Antifascismo

De Metapedia

(Redirigido desde Antinazismo)
Un símbolo antifascista.

El antifascismo (o movimiento "antifa") es la oposición a ideologías, organizaciones, gobiernos y personas tanto de extrema derecha, religiosas, fascistas, nacionalsocialistas, etc. identificadas indistinta y erróneamente entre sí. En los últimos 30 años, los autodenominados antifascistas, han desarrollado una forma de activismo organizado, intolerante y violento, con características propias que los distinguen de aquellos que simplemente se oponen al fascismo. De forma sistemática su accionar consiste en radicalizar a los jóvenes y boicotear el derecho a manifestarse de sus rivales políticos. En su pretensión de situarse por encima de los jueces, estos individuos desalineados deciden quién tiene permiso o no para expresar tales o cuales ideas.

Contenido

Ideología

No están circunscritos propiamente por una ideología en particular, aunque muy a menudo tienen lazos con organizaciones del movimiento obrero, socialistas, anarquistas o comunistas. En el ámbito de los activistas políticos de extrema izquierda, el antifascismo ha servido de lugar de encuentro y colaboración entre organizaciones marxistas-leninistas, anarquistas y militantes de partidos diversos y otros no encuadrados ideológicamente.

Algunos grupos antifascistas son: corrientes de izquierdas, anarquistas, Redskins, Sharp, RASH, AFA, capitalistas y disidentes de las tendencias políticas predominantes. También se han declarado como antifascistas la mayoría de los grupos terroristas de extrema izquierda europeos como ETA, Resistencia Galega, EGGC, FRAP, GRAPO, los alemanes de la Fracción del Ejército Rojo o las Brigadas Rojas italianas.

Características

Propaganda antifascista en la que se intenta asociar la pedofilia con la religión católica y ésta al fascismo[1].
Propaganda RASH antirreligiosa incitando a destruir iglesias[1].

Con frecuencia grupos autodenominados antifacistas se caracterizan por su extrema violencia en las calles, protagonizando choques con la policía y las fuerzas del orden, en forma reiterada[2]. A pesar de que buena parte de su retórica reclama la "oposición a la intolerancia, el autoritarismo, la represión y la discriminación", sus movilizaciones y manifestaciones casi siempre derivan en episodios de destrucción de la propiedad privada, destrucción de instalaciones públicas y ataque físico e intimidación de personas que no comparten sus ideas políticas[3][4]. Los grupos Skin antifascistas suelen llevar la cabeza rapada, utilizan símbolos y banderas con los colores blanco, rojo y negro; al tiempo que se refieren a sus compañeros como camaradas. Dentro de una estética militarista, que incluye botas, insignias y banderas, han copiado la mayoría de los elementos que identifican a sus rivales, skins nacionalistas o nacionalsocialistas. También acostumbran llevar la cara o la cabeza cubierta por pasamontañas, gorras, gafas o cualquier elemento que oculte su identidad y asegure su impunidad en los ataques. Incluso han copiado la música y adaptado la letra de la canción "Alarma soy fascista" del grupo Skin nacionalsocialista Batallón de Castigo, que al mejor estilo de las hinchadas de fútbol, lo han transformado en "Alarma antifascistas". Los antifascistas surgen como una reacción a verdaderos movimientos políticos, a los cuales copian. Se presentan como su antítesis ideológica, cuando en realidad carecen de ella, por tratarse de grupos heterogéneos que no están de acuerdo entre si, en casi nada. Si bien procuran destruir a los que califican de "nazis", al ser un movimiento reactivo, la razón de la existencia del antifascismo desaparecería si lograran sus objetivos, pues las ideas o movimientos a los que se oponen, constituyen el único elemento que da origen y mantiene unido al antifascismo.

Incidentes entre antifascistas y nacionalistas

Afiche antifascista incitando a la violencia[5]

En las últimas décadas, Europa ha experimentado un resurgimiento de las corrientes de corte fascista, motivado por la crisis económica, desempleo, inmigración ilegal masiva y diversos problemas que los gobiernos no han sido capaces de subsanar. Se suceden las marchas y manifestaciones de grupos Nacionalistas en las calles. Como parte de su modus operandi, los antifascistas (también llamados por los medios como "grupos antisistema") no toleran el ejercicio democrático pacífico de sus rivales, y suelen presentarse en los lugares en donde han sido anunciados los actos políticos, con el objeto de boicotearlos. Dicha táctica de provocación es llevada adelante de forma recurrente, a pesar de que se sabe de antemano que suele acabar en choques violentos, con muertos y heridos en ambos bandos. Carentes de la más básica comprensión del significado del término, los antifascistas etiquetan de "fascista" y atacan a un amplio espectro de grupos nacionalistas, conservadores o de derechas a los que se refieren indistintamente como "fachas" o "nazis".

Madrid, 2007

Parte del arsenal confiscado por la policía a manifestantes antifascistas que se dirigían a disolver una manifestación de derechas convocada en el centro de Madrid en 2007. Al año siguiente 5 jovenes presuntamente de ultraderecha resultaron heridos por antifascistas que les atacaron con hachas y bates de baseball[3].
El presidente José Luis Zapatero ofrece sus condolencias a un esbirro de Carlos Palomino. Una evidencia clara de la contradicción e hipocresía de los "antisistema" que se codean con el Sistema.

En 2007, partidarios de Democracia Nacional organizaron una manifestación contra la inmigración en Madrid, bajo los lemas "Compórtate o márchate" y "No al racismo anti-español", la cual cumplía con los permisos requeridos conforme a la ley. Antifascistas de "Coordinadora Antifascista" e "Izquierda Castellana" (grupos violentos criminales directamente relacionados con ETA, Batasuna, el terrorismo, el separatismo y la violencia callejera vasca), idearon reunirse a la misma hora para sabotear la manifestación. En el video completo del metro de Madrid[6] se puede observar a un grupo de aproximadamente 50 o 60 antifascistas armados con puños americanos (nudillos de metal), gases, navajas y nunchakus, que buscaban a algún manifestante solitario a quién linchar cobardemente, encontrando a uno de ellos en el metro quien se dirigía a la manifestación. Se trataba de un militar y patriota de 23 años llamado Josué Estébanez de la Hija quien fue previamente seguido y provocado mediante insultos, amenazas de muerte y otras agresiones antes de ser acorralado por el grupo antifascista dentro de un vagón. Dentro de él, los antifascistas muestran un lenguaje corporal agresivo, prepotente e intimidatorio y a uno de ellos se le ve colocándose un puño americano. Carlos Javier Palomino, un joven antifascista de 16 años con antecedentes de drogadicción, vandalismo y robo[7], entra al vagón bloqueando la salida a Josué con su brazo y observa la marca de la sudadera que llevaba la cual identificó inmediatamente como "ropa fascista" (la marca era Three Stroke, popular entre los nacionalistas españoles, razón por la cual Josué fue identificado como manifestante), éste le tomó de la prenda y presuntamente le dijo: "dame tu sudadera y todo lo que tengas". En seguida Josué, viéndose rodeado por este grupo y ante la inminencia de un ataque contra su persona debido al conocimiento previo de la propia naturaleza violenta del antifascismo, es presa del instinto de supervivencia y con el fin de mantener su integridad física, apuñala a Carlos en el corazón con un arma blanca, lo que tiempo después le ocasionó la muerte. Luego los antifascistas intentaron agredir a Josué mediante escupitajos y golpes, estando él todavía en el vagón. Después de una persecución iniciada con el uso de un extintor de parte de uno de los agresores, los antifascistas alcanzaron a Josué y comenzaron a golpearlo causándole heridas en la cara, costillas rotas, además de apuñalarlo dos veces por lo que tuvo que ser intervenido quirúrgicamente. Nadie fue detenido ni procesado por esta grave agresión. Otras siete personas resultaron heridas, una de ellas de gravedad. Josué Estébanez fue finalmente condenado a 26 años de prisión en 2010. El caso fue manejado por la prensa, el gobierno y la justicia con hipocresía y manipulado convenientemente de modo que se mostraba a Josué como único agresor y sin ningún motivo. Se afirmó que Josué "buscaba la confrontación ya que los estaba esperando con la navaja en la mano", sin embargo, la videograbación del metro demuestra que el grupo de antifascistas estaba esperando a Josué antes de que el tren llegara a la estación, colocándose los nudillos y preparándose para el ataque, lo que indica que ya estaban todos avisados por teléfono de que Josué arribaría a dicha estación.[8]

En noviembre de ese mismo año, los antifascistas convocaron una manifestación en Plaza Sol (centro de Madrid), donde se acababa de realizar un acto político del partido nacionalsocialista Alianza Nacional. La policía detuvo a los izquierdistas radicales llegando a incautarles hasta 70 armas blancas de todo tipo, incluyendo bates de baseball, sprays de gas paralizante, navajas, puños americanos y cadenas[9].

Madrid, 2008

En 2008, las organizaciones nacional-revolucionarias Nación y Revolución y Combat España convocaron una manifestación en Madrid. Varias decenas de militantes se reunieron en la céntrica plaza Tirso de Molina, para lo cual contaban con la autorización de la Delegación de Gobierno en Madrid. Los antifascistas ingresaron a la plaza a la hora en que estaban convocados los grupos de derechas y comenzaron los intercambios de insultos entre ambos bandos. Antes de producirse una escalada de violencia, la policía desalojó a los grupos ultraderechistas hacia la Plaza Mayor, para evitar un enfrentamiento directo con sus rivales. Los antifascistas respondieron lanzando objetos a la policía y montando barricadas con contenedores de basura a los que encendieron fuego. Fueron necesarias varias dotaciones de bomberos para acabar con las llamas. La acción de las fuerzas del orden consiguió dispersarlos por varias calles adyacentes a la plaza. Los antifascistas, durante su huida de las cargas policiales, provocaron bastantes destrozos en el mobiliario urbano y en numerosos comercios y bancos. Mas tarde declararían lo siguiente a medios periodísticos: "No podemos ni vamos a permitir que grupos fascistas, nazis o xenófobos se manifiesten tranquilamente en el centro de nuestra ciudad, en nuestra Plaza de Tirso de Molina"[10]. Posteriormente, en junio de ese mismo año, cinco jóvenes presuntamente de ultraderecha resultaron heridos de gravedad al ser atacados con hachas, cuchillos y bates de beisbol por varios antifascistas encapuchados en el distrito madrileño de San Blas. Testigos aseguraron que los agresores "se ensañaron" con los heridos y que iban "no con ánimo de asustarles", sino "de matarles"[3].

Hamburgo, 2009

En 2009, el Partido Nacional Democrático alemán, organizó una manifestación en Hamburgo, donde 90 simpatizantes patriotas fueron cercados por unos 6000 antifascistas. La policía era el único obstáculo de los violentos para perpetrar una masacre. Los manifestantes lanzaron piedras y otros objetos contra la policía e incendiaron barricadas y contenedores de basura cerca de la principal estación de la ciudad. Los agentes respondieron cargando con sus porras e incluso se realizó un disparo de advertencia cuando los manifestantes atacaron un coche patrulla[11].

Moscú, 2009

En noviembre de 2009, fue asesinado el cabeza rapada Ivan Khutorskoy, uno de los fundadores del movimiento antifascista RASH. En Moscú el joven de 26 años fue abatido a tiros en la cabeza.

Dresde, 2010

En 2010, miles de nacionalistas alemanes y nacionalsocialistas, con el apoyo del Partido Nacional Democrático Alemán, marcharon hacia la ciudad de Dresde en ocasión del 65º aniversario de la Masacre de Dresde, perpetrada por los Aliados durante la Segunda Guerra Mundial en la que murieron miles de civiles. Las organizaciones antifascistas se fijaron como meta el impedir la marcha, causando graves incidentes[12].

Madrid, 2010

En Madrid se hizo público un vídeo captado por las cámaras de seguridad del metro, en el que un joven de ideología fascista fue agredido físicamente por un antifascista. Ambos se conocían de foros en Internet y fue necesaria la intervención de dos agentes que viajaban de paisano para poner fin a la paliza[4].

Londres, 2010

En Londres los antifascistas utilizaron nuevamente la violencia al intentar disolver una manifestación de unos 2000 militantes de la English Defence League (EDL), un movimiento pseudonacionalista, de extrema derecha, que se opone a la creciente inmigración islámica en Inglaterra, el uso de la sharia y el fundamentalismo musulmán. La policía culpó a los antifascistas de la violencia, en particular a los 1500 militantes de Unite Against Fascism (Unidos Contra el Fascismo) que atacaron a los agentes mientras acusaban a la EDL de racismo. El incidente se saldó con 75 detenidos y varios heridos[13].

Grecia, 2013

El 17 de septiembre de 2013, el rapero antifascista Pavlos Fyssas es asesinado a la salida de un bar por un simpatizante de Amanecer Dorado. Parte de la cúpula del partido, incluyendo a su líder Nikolaos Michaloliakos, fueron ingresados a prisión de manera preventiva mientras se investiga su posible implicación.

El 1 de noviembre, los miembros de Amanecer Dorado, George Fountouli y Manolis Kapeloni, fueron asesinados de varios disparos en el pecho y tórax por dos desconocidos desde una motocicleta. Sin embargo, hasta la fecha el crimen quedó impune.

Francia, 2016

El 3 de mayo de 2016 en la localidad francesa de Tarbes, a la salida de una discoteca un grupo de al menos una docena de antifascistas atacan cobarde y brutalmente a un joven francés de 23 años llamado Luigi Guardiera quien era militante del Frente Nacional, provocándole la muerte.[14]

Referencias

Artículos relacionados

Enlaces externos

Vídeos

Herramientas personales
Otros idiomas