Brexit

De Metapedia

Británicos celebrando la salida de su país de la Unión Europea.
El término Brexit (del inglés: British Exit: "salida británica") significa la salida de Reino Unido de la Unión Europea. El 23 de junio de 2016 mediante referéndum los británicos decidieron abandonar la Unión Europea con un 51,9 % de los votos a favor frente a un 48,1 % que abogó por la permanencia.[1] El resultado no fue uniforme en todo el Reino Unido; votándose a favor del Brexit en Inglaterra (a excepción de Londres) y Gales y en contra en Escocia, Irlanda del Norte, Gibraltar y otras localidades que no han padecido tanto la llegada masiva de inmigrantes.

Hasta ahora, nunca antes un país miembro había abandonado esta unión política y económica que, desde sus inicios, sólo se había expandido.

Contenido

Causas

Los motivos esgrimidos para abandonar la Unión Europea fueron:

  1. La pérdida de soberanía ya que todas las leyes que dicta la unión deben ser acatadas aunque vayan contra los intereses nacionales. Tales leyes se imponen sobre las legislaciones locales de los países miembros, tal cual fue acordado en 1972, como requisito para que los británicos fueran admitidos. Entre 2009 y 2015, Reino Unido fue el país miembro mas derrotado en las votaciones, particularmente cada vez que intentaba defenderse en lo referente al presupuesto o las laxas políticas migratorias. En contraste, Francia fue derrotada menos del 1% de las veces.
  2. La Crisis migratoria en Europa que junto con el efecto llamada de Angela Merkel y la libre circulación de personas en la zona Schengen impiden a Reino Unido mantener seguras sus fronteras y evitar la llegada masiva de inmigrantes. Esto se ha visto agravado con la admisión de nuevos miembros que incluyen a países con baja renta per cápita como Rumanía, Bulgaria, Polonia e incluso se está negociando el ingreso de Turquía, país ubicado en Asia y de mayoría musulmana.
  3. Las elevadas contribuciones económicas que la unión exige a los británicos por ser considerados nación rica. Esto es, mas de £13.000 millones al año que después se despilfarran en rescates a países pobres como Grecia.

Consecuencias

La decisión precipitó la renuncia del primer ministro David Cameron qué había defendido la permanencia del país en la U.E. A continuación comenzará un período de negociaciones que se extenderá a lo largo de los próximos dos años. En ese lapso se establecerán las nuevas condiciones para comerciar con los países miembros una vez que se abandone la unión. También se debe decidir el destino de los extranjeros que actualmente trabajan en Reino Unido amparados en el pasaporte comunitario y de los británicos que trabajan en otras partes de Europa.

Dado el estrecho margen de votos que determinó el resultado de la votación, actualmente los derrotados en el referéndum están planteando volver a repetirlo en los próximos dos años con el fin de revertirlo, probablemente durante el período de negociaciones. La iniciativa contradice la promesa de Cameron de no repetir la votación, sea cual fuere el resultado. Una promesa hecha cuando las encuestas daban ganadora a la opción de la permanencia y que tras la renuncia del Primer Ministro puede ser dejada de lado para volver a votar hasta lograr el resultado deseado.

Desprestigio mediático

Por su parte, los medios de comunicación, como era de preverse, no pudieron evitar mostrar su tendenciosidad a favor del globalismo y el mercado único, ya que con propósito de deslegitimar el resultado y manipular la opinión pública, no tardaron en publicar los diversos efectos negativos que traería el brexit, por ejemplo, que la salida de la U.E. podría desestabilizar al país económicamente con pérdida de empleos y una mayor incertidumbre en la bolsa de valores (la libra sufrió una caída histórica del 10.17% ante el dólar), entre otras advertencias castastrofistas[2]. Sin embargo, recordemos que la no pertenencia a dicha entidad de países como Islandia, Noruega o Suiza no les ha impedido gozar de altos estándares económicos.

Ante estas advertencias, como escenarios probables de lo que ocurra con la economía del Reino Unido se encuentran, por un lado, que el país en efecto sufra al inicio una caída para luego recuperarse y continuar desarrollándose en su independencia, o bien, por el otro, que las grandes empresas y los poderes internacionales hagan lo que esté a su alcance para castigar económicamente al Reino Unido, sumiendo al país en una gran crisis, de manera que éste se reincorpore a la UE y a su vez se aleccione al resto de países miembros para que no sigan el mismo camino.

También fue difundido un análisis según el cual mostraba las presuntas características del electorado en el referéndum.[3] De acuerdo con éste, la mayoría de quienes votaron a favor de la salida de la UE serían personas sin estudios superiores, localizadas en áreas rurales y adultos mayores. Por el contrario, a favor de la permanencia habrían sido gente con mayores niveles de educación, de zonas urbanas y jóvenes. Aunque estos datos pueden ser verídicos, especialmente en cuanto a la localización urbana o rural, no se matiza en ningún sentido y se induce a generalizar de forma falaz que las personas a favor de la salida son simplemente "ignorantes" y que los votantes en contra son "cultos".

Asimismo, se hizo público el factor étnico, ya que la mayoría de quienes votaron a favor de la salida de la UE fueron europeos nativos (de raza europea o blancos), mientras que quienes votaron a favor de la permanencia fueron principalmente inmigrantes africanos, asiáticos y musulmanes. Esto ha dado material a marxistas culturales y antiblancos para alegar que el brexit se basa en el "racismo".[4][5] También los medios han utilizado demagogia para asociar y encasillar el deseo de dejar la UE exclusivamente a grupos y partidos que llaman de "ultraderecha", cuando en realidad existen partidos de las más diversas posturas políticas que también apoyan la salida de la UE.

Para el pueblo llano, la Unión Europea sólo ha significado una herramienta para forzar a los países europeos a abrir sus fronteras a una imparable inmigración masiva predominantemente desde el Tercer Mundo amenazando con ello a Europa de sustitución étnica. En ese sentido, el brexit significa un gran avance contra el genocidio europeo.[6]

Por último, en otros párrafos se puede leer que: "La salida de Reino Unido constituye un duro golpe para el proyecto europeo, en cuyos orígenes estuvo la idea de evitar otra gran guerra en el continente tras el desangramiento que supuso la Segunda Guerra Mundial".[7] Con lo cual se induce a pensar que sin la Unión Europea, una guerra mundial sería casi inevitable.

Personalidades a favor

En el lado de los partidarios del Brexit, algunos miembros del Gobierno, como el ministro de Justicia, Michael Gove, o el titular de Alimentación, Agricultura y Pesca, George Eustice apoyan el Brexit. También diputadas laboristas como Gisela Stuart y el ex alcalde de Londres Boris Johnson, que ha sido el rostro más visible del equipo de Leave. El líder del UKIP, Nigel Farage, también defiende el Brexit, pero no forma parte de la campaña oficial.

Entre los políticos internacionales que apoyan el Brexit está el magnate y candidato a la nominación a la Casa Blanca por el partido conservador Donald Trump. También la líder del Frente Nacional francés, Marine Le Pen, se ha manifestado en favor de que Reino Unido abandone la UE y ha asegurado que ella desea lo mismo para Francia.

Entre los artistas a favor se encuentran el cantante del grupo The Who, Roger Daltrey y John Cleese, uno de los actores de los Monty Python, quien ha acusado a los burócratas de Bruselas de hacer desaparecer "toda señal de democracia" en el seno de la UE.[8]

Referencias

Artículos relacionados

Enlaces externos

Herramientas personales
Otros idiomas