Consecuencias de la masacre de Gaza

De Metapedia

Entre el 27 de diciembre de 2008 y el 18 de enero de 2009 se desarrolló un conflicto en la Franja de Gaza, que causó el mayor número de bajas en 60 años de conflicto árabe-israelí. Fue conocido mundialmente como la Masacre de Gaza.[1][2]

Las consecuencias de la masacre de Gaza fueron tan variadas como la propia naturaleza del conflicto árabe-israelí en el que está enmarcado. Las principales consecuencias se derivaron de los daños producidos en la Franja de Gaza como consecuencia del incremento de las hostilidades durante el conflicto; del número y la naturaleza de las víctimas producidas, principalmente en el bando palestino; las acusaciones por parte de diversas organizaciones internacionales contra Israel por la posible comisión de crímenes de guerra y uso de armamento prohibido durante la contienda como por ejemplo fósforo blanco usado por el ejército israelí; la situación en la que quedó la Franja de Gaza y los ataques llevados a cabo por el ejército hebreo en Gaza tras la retirada completa de las tropas israelíes el 21 de enero de 2009; y las diferentes consecuencias diplomáticas y políticas que se derivaron del conflicto; además de las labores de recontrucción de Gaza, dificultadas por la situación política en la que se encuentra el territorio costero tras el conflicto.

Contenido

Víctimas

Los dos bandos sufrieron un número de víctimas desigual acorde a las características del conflicto y al poder militar de ambos contendientes. Las víctimas palestinas, más del millar, se produjeron principalmente durante los intensos bombardeos de la Fuerza Aérea Israelí sobre las principales poblaciones de la Franja de Gaza, provocando cientos de víctimas civiles principalmente niños. Las bajas israelíes durante el conflicto, trece, se derivaron principalmente por el denominado fuego amigo.

Palestinos

Las cuatro fuentes principales de información son las siguientes: el Ministerio de Salud de la Franja de Gaza, el ejército israelí y las organizaciones no gubernamentales del Centro Palestino para los Derecho Humanos (PCHR en sus siglas en inglés) y la organización israelí pro-derechos humanos B'Tselem.

Según los datos aportados, el número de palestinos muertos durante los 22 días que duró la ofensiva se situó en torno a los 1.400, exceptuando los datos proporcionados por el ejército israelí que reducían esta cifra a menos de 1.200.

Víctimas civiles

Según el Ministerio de Sanidad de Hamás en Gaza, al menos 414 niños, 110 mujeres y 97 ancianos murieron en el conflicto.[3][4]<[5][6][7] Treinta y dos de los niños habrían muerto en las primeras 48 horas de ofensiva.[8] También murieron al menos 13 miembros del personal médico de Gaza, cuatro miembros de Naciones Unidas y tres periodistas, según datos del Centro Palestino para los Derechos Humanos y de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU.[9]

Se reportó la muerte de dos ciudadanos extranjeros: una mujer ucraniana y su hijo perecieron a causa de los bombardeos israelíes,[10] y tres futbolistas palestinos murieron cuando estaban en sus casas.[11]

De los 5.500 heridos, al menos 1.855 son niños y 795 son mujeres, según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU. Al menos treinta miembros del personal médico de Gaza resultaron heridos a consecuencia de los once ataques producidos contra ambulancias, y de los proyectiles que impactaron sobre hospitales y centros de salud de la Franja.

El Centro Palestino para los Derechos Humanos (PCHR en inglés) hizo público el 19 de marzo de 2009 su informe definitivo sobre el número de palestinos fallecidos durante el conflicto. Dicho informe cifró en 1.417 el total de palestinos muertos entre el 27 de diciembre y el 18 de enero; de ellos 926 eran civiles; entre ellos se encontraban 313 niños, un tercio del total de civiles fallecidos, y 116 mujeres. 255 de los fallecidos eran oficiales de la policía civil de Gaza, un 18% del total; de ellos, 240 murieron en bombardeos los primeros días del conflicto. El número definitivo de milicianos palestinos muertos durante el Conflicto fue de 236.[12]

Según las cifras manejadas por el PCHR, los civiles representaron el 65% por ciento de los 1.417 muertos palestinos; dos de cada tres palestinos muertos en la masacre fueron civiles. Los policías civiles, que según Israel son milicianos, aunque otras fuentes los consideran civiles, supusieron el 18% de los fallecidos; los milicianos muertos, miembros de las Brigadas de Ezzeldin Al-Qassam, Yihad Islámica Palestina y otros grupos palestinos, constituyeron el 17% restante. La lista completa con los nombres de los fallecidos puede consultarse aquí (en árabe).

Combatientes de Hamas muertos

El 29 de diciembre de 2008 el ministro del Interior en la Franja de Gaza, Ihab Al-Ghusein, denunció que muchos de los muertos producidos por los bombardeos israelíes eran ciudadanos gazacíes trabajando, no milicianos lanzando cohetes. Al-Ghusein afirmó que la mayoría de los muertos producidos en los edificios gubernamentales eran empleados ministeriales.

El ejército israelí tuvo que reconocer el día 19 de enero de 2009 que 500 muertos serían milicianos, aunque no se dieron cifras de muertos totales. De confirmarse el número de 1.400 supondría que por cada miliciano muerto habrían fallecido dos civiles.

Conforme fue adelantando el recuento de bajas palestinas hecho por las criminales Fuerzas de Defensa Israelíes, las cifras se fueron acercando a las aportadas desde fuentes palestinas. El 25 de marzo de 2009, se hizo público un informe en el que el ejército israelí reconocía un número de 1.370 bajas palestinas.

Israelíes

Tras el inicio de la ofensiva terrestre, un soldado israelí murió y otro resultó herido grave a consecuencia de los combates ocurridos el día 4 de enero en el campo de refugiados de Jabalia. El 5 de enero, cuatro soldados israelíes resultaron muertos y otros 24 heridos a consecuencia del fuego amigo: un carro de combate disparó sobre un edificio supuestamente abandonado en el campo de refugiados de Jabalia, lo que provocó su colapso sobre las personas que se encontraban a su alrededor, entre ellos tres de los soldados israelíes. El otro, un oficial, murió en otro incidente de fuego amigo en las proximidades de Beit Hanoun. Según testigos palestinos, algunas unidades del ejército israelí habrían actuado infiltradas en las zonas urbanas gazacíes disfrazadas de milicianos de Hamás, lo que podría explicar los ataques de fuego amigo entre miembros del ejército israelí.[13]

Un día más tarde, un ingeniero del ejército israelí murió en combate con milicianos palestinos en el norte de la Franja de Gaza. Al menos unos 242 soldados israelíes resultaron heridos de distinta consideración en el tiempo que duró la ofensiva terrestre, entre ellos varios en estado crítico.[14]

El 8 de enero, un oficial del ejército israelí murió y otro resultó herido leve cuando un misil antitanque lanzado por las milicias palestinas impactó contra su unidad mientras se encontraba patrullando en las inmediaciones del antiguo asentamiento israelí de Netzarim. Era la primera vez en la ofensiva que los milicianos palestinos utilizaban misiles antitanque contra soldados israelíes; este tipo de arma fue muy utilizada por Hezbollah durante la Guerra del Líbano de 2006 contra el ejército israelí.[15] El mismo día, otros dos soldados israelíes murieron en dos diferentes enfrentamientos con milicianos palestinos en el norte de la Franja de Gaza.[16] Los miembros del ejército israelí muertos tras el inicio de la ofensiva terrestre hasta la declaración de alto el fuego fueron un total de nueve.

El 27 de enero un suboficial israelí murió y otros tres soldados resultaron heridos, uno de ellos grave, tras la explosión de una bomba accionada por milicianos palestinos cerca del paso de Kissufim. La unidad a la que pertenecían se encontraba patrullando a lo largo de la frontera ente Israel y la Franja de Gaza. Este incidente fue el primero en el que resultó muerto un soldado israelí tras el alto el fuego.

Consecuencias en la Franja de Gaza

Destrucción de la infraestructura

A consecuencia de los bombardeos de la aviación israelí y de los posteriores combates terrestres, la infraestructura de las principales ciudades gazacíes fue totalmente destruida. Fuentes del gobierno de Hamás en la Franja estiman que unos 5.000 bloques de vivienda, dieciséis edificios gubernamentales y veinte mezquitas han sido destruidas; 22.000 edificios han sido dañados o destruidos, y 20.000 viviendas fueron dañadas.[17] Ya el día 29 de diciembre, tercero desde que comenzaran los bombardeos, el portavoz de la policía en la Franja de Gaza Islam Shahwan reconoció que al menos el 95% de los edificios relacionados con la seguridad de la Franja habían sido destruidos. Según un informe del Centro Palestino para los Derechos Humanos, fueron destruidas además las oficinas de 10 organizaciones caritativas, 121 talleres, 5 fábricas de hormigón, 60 comisarías de policía, 5 edificios de prensa, 2 centros de salud y 29 escuelas.[18]

Según algunos diplomáticos occidentales, la reconstrucción de la Franja de Gaza costará más de 1.600 millones de dólares. Naciones Unidas anunció que mandaría una misión a la Franja para evaluar las necesidades de la población.

En un informe hecho público el 20 de enero, Cáritas Jerusalén afirmó que al menos una sexta parte de los edificios de Gaza habrían sido destruidos en la criminal ofensiva. Entre ellos, la organización subraya la destrucción de viviendas, centros de salud, escuelas y su propia clínica Cáritas en Al Maghazi, que fue destruida en un bombardeo el 9 de enero.[19]

Además de los edificios destruidos, ha quedado sobre el terreno un número indeterminado de proyectiles sin explotar. El 20 de enero, según fuentes médicas palestinas, dos niños murieron en Ciudad de Gaza cuando estaban jugando con una bomba lanzada por el ejército israelí que no había echo explosión. A raíz de este incidente, las autoridades en la Franja advirtieron a la población de que no tocase ningún objeto que no fuera conocido.[20]

Situación humanitaria de la población gazací tras la ofensiva

En la visita que el secretario general de Naciones Unidas realizó a la Franja de Gaza el 20 de enero de 2009, Ban Ki-Moon calificó de "desgarradora" la situación del territorio costero.[21]

Según Cáritas Jerusalén, al menos cuatro de cada cinco habitantes de la Franja, unos 1,2 millones de personas aproximadamente, necesitarían algún tipo de ayuda humanitaria de forma inmediata tras el fin del conflicto. También se señaló desde la organización el "grave impacto psicológico" que el conflicto ha provocado a "un número inmenso de familias", que han perdido a alguno de sus miembros.

El 21 de enero, tras la declaración de alto el fuego, Médicos Sin Fronteras (MSF) anunció que reabría sus tres clínicas en la Franja de Gaza, y que un equipo quirúrgico propio estaba ayudando en el Hospital Al-Shifa, el principal de la Franja. MSF también levantó dos hospitales de campaña cerca de una de sus clínicas, con dos salas de operaciones y una unidad de cuidados intensivos, y anunció la reanudación de su trabajo en las localidades de Jan Yunis y Beit Lahiya. También pudo recibir el 19 de enero un cargamento de 21 toneladas de material médico.[22]

Un comunicado del Comité Internacional de la Cruz Roja del 21 de enero de 2009 advertía de que la munición sin estallar sobre el terreno suponía "una amenaza para los civiles y para la labor humanitaria", y que esta presencia podría "demorar la recuperación y reconstrucción económica en la Franja de Gaza". En el mismo comunicado, el CICR anunció su intención de suministrar colchones, mantas y baterías a las personas que perdieron su casa durante el conflicto, para "satisfacer sus necesidades más inmediatas".[23] A día 21 de enero de 2009, más de 18.600 personas se alojaban en los 33 refugios de la UNRWA en la Franja de Gaza.

Labores de reconstrucción

Tras la destrucción producida por el conflicto en la Fraja de Gaza, inmediatamente tras la declaración del alto el fuego comenzaron los contactos diplomáticos para recaudar dinero y coordinar los esfuerzos necesarios para la reconstrucción de la infraestructura de la Franja de Gaza.

Estas labores de reconstrucción tienen una dificultad añadida: la Unión Europea, Israel, Estados Unidos y otros estados consideran a Hamás una organización terrorista, por lo que no existen contactos directos entre estos entes y la organización islamista, que gobierna la Franja de Gaza. La comisionada de relaciones exteriores de la Unión Europea, Benita Ferrero-Waldner, afirmó el 19 de enero que la reconstrucción comenzará sólo cuando la Unión Europea tenga un "socio palestino aceptable". Es decir, un lacayo.

El líder de Hamás en el exilio, Khaled Meshaal afirmó el 22 de enero que la organización islamista debería supervisar las labores de reconstrucción y controlar los fondos destinados a ello. "Somos responsables directos de la situación de nuestro pueblo en Gaza y Hamás trabajará en dos sentidos: el primero será recuperar las bajas y proveer refugios a los palestinos que han abandonado sus casas. La otra será reconstruir la Franja y demoler las casas". Meshaal instó a la comunidad internacional a colaborar con su organización, al tiempo que exigió la apertura de los pasos fronterizos del territorio.[24] El mismo día, el portavoz de la organización islamista en Gaza, Taher Al Nou-Nou, anunció la aprobación de una serie de ayudas económicas para la reconstrucción del territorio costero, por importe de unos 40 millones de dólares que saldrían directamente de las arcas de la organización. Las familias cuyas casas fueron completamente destruidas recibirían una ayuda de 4.000 dólares, y las que resultaron parcialmente destruidas, 2.000 dólares.[25]

El 19 de enero, el rey Abdullah de Arabia Saudí anunció que su país donaría 1.000 millones de dólares para la reconstrucción de Gaza. "Una gota de sangre palestina es más valiosa que todos los tesoros del mundo", afirmó.[26]

Acusaciones de crímenes de guerra y uso de armamento prohibido

Uso de fósforo blanco

La UNRWA, Amnistía Internacional y Human Rights Watch denunciaron el uso del fósforo blanco contra la población civil

Miembros de Amnistía Internacional, que entraron en la Franja de Gaza el 19 de enero de 2009, calificaron de "crimen de guerra" el uso de fósforo blanco por parte del ejército israelí en su criminal ofensiva. Donatella Rovera, miembro de AI, calificó de "indiscriminado" el uso de dicha sustancia en los barrios civiles densamente poblados de Gaza. El fósforo blanco arde en contacto con el oxígeno, por lo que no puede ser apagado con agua. Dos de los edificios afectados por el fósforo blanco fueron el cuartel general de la UNRWA en Gaza y el hospital Al-Quds, causando incendios que no pudieron ser apagados con los medios que existían sobre el terreno, lo que provocó la pérdida de todas las reservas humanitarias del almacén de la UNRWA.[27]

Previamente al final del conflicto, el 10 de enero la organización Human Rights Watch solicitó al ejército israelí que dejase de emplear fósforo blanco sobre los barrios densamente poblados de Gaza, pues "viola el requerimiento de la legislación humanitaria internacional de tomar todas las precauciones posibles para evitar heridos y muertos entre la población civil". Según la misma organización, los proyectiles de fósforo blanco utilizados por el ejército israelí liberaban la carga en el aire, generando un área de efecto de entre 125 y 250 metros, magnificando la posibilidad de provocar víctimas y daños a infraestructuras o edificios civiles.[28]

Un portavoz del ejército israelí declaró al respecto que no se iban a dar detalles sobre el tipo de armamento empleado en el conflicto".[29]

DIME

Dos médicos noruegos que estuvieron trabajando durante once días en la Franja de Gaza afirmaron que existían claros indicios del uso de un arma conocida como DIME (Dense Inert Metal Explosive).[30]

Uranio empobrecido

El embajador de Arabia Saudí en Austria, el Príncipe Mansour Al-Saud expresó en su nombre y en el del resto de embajadores árabes en Viena su "preocupación por las informaciones de que se han encontrado restos de uranio empobrecido en víctimas palestinas" en la Franja de Gaza. Al-Saud solicitó al director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Mohamed el-Baradei, la apertura de una investigación para "confirmar la presencia de uranio empobrecido en el armamento utilizado por el ejército israelí en la Franja de Gaza".

El ejército israelí declinó realizar ningún comentario al respecto.[31] Tras recibir la carta de los embajadores árabes, la portavoz de la OIEA Melissa Fleming anunció que investigarían las acusaciones "para tener una mayor capacidad de acción".[32]

Amnistía Internacional acusó a Israel de poner en peligro a la población civil palestina, incluyendo su uso como escudos humanos. Malcolm Smart, del programa de AI en Oriente Medio y África del Norte denunció: "nuestras fuentes en Gaza nos informaron de que los soldados israelíes han entrado [en la Franja de Gaza] y tomado posiciones en varias casas de palestinos, obligando a las familias a permanecer en una habitación de la planta baja, mientras usan el resto de su casa como base militar y puesto de francotirador. Esto incrementa claramente los riesgos para las familias palestinas e indica que efectivamente están siendo usadas como escudos humanos".[33]

El 23 de marzo de 2009, un grupo de expertos en derechos humanos de Naciones Unidas publicó un informe en el que denunciaban el uso de escudos humanos por parte de las Fuerzas de Defensa de Israel durante la ofensiva en Gaza. Concretamente relataron que el 15 de enero de 2009, un grupo de soldados israelíes ordenó a un chico palestino de once años del barrio gazací de Tel al-Hawa a que caminara delante de ellos mientras registraban diferentes viviendas. Radhika Coomaraswamy, enviada de Naciones Unidas para la protección de los niños en conflictos armados, que visitó Gaza durante cinco días tras el conflicto declaró: "las violaciones se produjeron diariamente, son demasiado numerosas para enumerarlas".[34]

Crímenes de guerra

Las Fuerzas de Defensa de Israel fueron acusados de haber cometido crímenes de guerra durante la duración del conflicto. El 22 de enero de 2009, el relator especial de Naciones Unidas sobre Derechos Humanos en Cisjordania y la Franja de Gaza, Richard Falk, anunció que existían pruebas de que Israel cometió crímenes de guerra durante la ofensiva. Falk afirmó: "la evidencia de la violación de la ley humanitaria es tan clara que no tengo ninguna duda de la necesidad de una investigación independiente que demuestre que Israel ha cometido crímenes de guerra".[35][36] El 24 de enero, el director de la UNRWA en Gaza, John Ging solicitó la apertura de una investigación independiente sobre la posible comisión de crímenes de guerra.[37]

Tras el alto el fuego se sucedieron las manifestaciones de diversas organizaciones solicitando la apertura de juicios contra miembros de las Fuerzas de Defensa de Israel por crímenes de guerra.[38][39][40] El ejército israelí tomó medidas para prevenir estas acciones: el Censor Militar prohibió el 23 de enero la publicación de los nombres y fotografías de miembros del ejército relacionados con la ofensiva con rango de comandante de batallón hacia abajo, pues dio por hecho que las identidades de los miembros de mayor rango relacionados con la operación eran de conocimiento público.

Con esta medida, según el diario israelí Ha'aretz, el ejército pretendía proteger a sus miembros de posibles acusaciones posteriores de comisión de crímenes de guerra.[41] También según el mismo periódico, el ejército aprobó una serie de medidas para proporcionar ayuda legal y soporte a los oficiales que fueran acusados de comisión de crímenes de guerra.[42]

El 5 de enero, el Fiscal Jefe del Tribunal Penal Internacional (TPI) Luis Moreno Ocampo anunció su intención de investigar las acusaciones por posibles crímenes de guerra cometidos durante el conflicto de Gaza. Tras este anuncio, Ocampo afirmó que el trabajo del Tribunal se centraría en tres aspectos: analizar si la Autoridad Nacional Palestina tiene poder legal para reconocer la autoridad del TPI; decidir si efectivamente se cometieron crímenes de guerra durante la ofensiva, e investigar si los gobiernos implicados están llevando actualmente investigaciones al respecto.[43]

El 18 de marzo de 2009 los diarios Ha'aretz y Yediot Ahronot, así como por las radios pública y militar israelíes difundieron los testimonios de algunos soldados israelíes que reconocieron haber matado a civiles palestinos indefensos, que no suponían amenaza alguna para la seguridad de las tropas israelíes, y haber destruido intencionadamente propiedades palestinas siguiendo órdenes de combate.[44] Otros soldados consultados posteriormente por Yediot Ahronot desmintieron dichas afirmaciones, afirmando que aunque "la moralidad en la guerra puede ser interpretada de diferentes formas", sólo fueron "unos pocos idiotas" los soldados que actuaron de forma inmoral".[45]

Tras conocerse estos testimonios, el ejército israelí anunció la apertura de una investigación para comprobar la veracidad de dichos testimonios. Un portavoz del ejército hebreo afirmó: "las Fuerzas de Defensa de Israel comprobarán la veracidad [de los testimonios] e investigarán si es necesario".[46] Hasta el presente, dicha investigación no fue realizada.

Investigación de los ataques contra edificios de Naciones Unidas

Al menos cuatro edificios de Naciones Unidas sufrieron daños provocados por proyectiles lanzados por el ejército israelí. Tres de ellos eran escuelas de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA en sus siglas en inglés), y el otro fue el cuartel general de la misma Agencia en Gaza. Estos ataques provocaron la muerte de unos 43 palestinos, que se refugiaban en el interior de las escuelas, así como la destrucción de la ayuda humanitaria que se encontraba en los almacenes del cuartel general de la UNRWA.

Tras el ataque sobre la escuela Al-Fakhoura de la UNRWA en Jabalia el 6 de enero que costó la vida de al menos cuarenta personas, el portavoz de la UNRWA Christopher Gunness anunció que solicitaría a Naciones Unidas una investigación imparcial sobre dicho incidente, el tercero de la ofensiva en el que resultó afectada una escuela de Naciones Unidas. "Es la única forma de clarificar lo sucedido", dijo Gunness.[47][48][49]

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, anunció en una visita a la Franja de Gaza tras la declaración de alto el fuego que iniciaría una "profunda investigación" para aclarar los "totalmente inaceptables ataques contra las Naciones Unidas".[50][51] Esta investigación será independiente a la iniciada por el relator especial de Naciones Unidas sobre Derechos Humanos en Cisjordania y la Franja de Gaza, Richard Falk.[52]

Elecciones israelíes de 2009

Según las encuestas realizadas antes y después del conflicto, la población israelí habría premiado a los partidos en el Gobierno que llevaron a cabo la masacre en la Franja de Gaza, aumentando la intención de voto del partido centrista Kadima, al que pertenecen el primer ministro Ehud Ólmert y la criminal ministra de asuntos exteriores Tzipi Livni, y del Partido Laborista, al que pertenece el ministro de defensa Ehud Barak.

En una encuesta realizada para el diario Ha'aretz el 25 de diciembre de 2008, dos días antes del inicio de los bombardeos, Kadima obtendría 26 escaños, por 11 del Partido Laborista y 30 del derechista Likud. El 23 de enero de 2009, tras el alto el fuego bilateral, se hicieron públicas dos encuestas. La primera de ellas, para Yedioth Ahronoth, otorgaba 25 escaños para Kadima, 17 para el Partido Laborista, y 29 para el Likud. La segunda, para Ma'ariv, daba 24 escaños a Kadima, 16 para el Partido Laborista y 28 para el Likud. Según estos datos, el partido más beneficiado electoralmente por la ofensiva sobre Gaza sería el Partido Laborista de Ehud Barak, que ganaría 6 escaños respecto a las encuestas hechas antes del inicio de la ofensiva. El Kadima de Tzipi Livni también recortaría un par de escaños al Likud respecto a las encuestas previas al conflicto.

El 12 de enero de 2009, el Comité Central para las Elecciones aprobó una moción presentada por los partidos religiosos extremistas Israel Beitenu y Mafdal mediante la que prohibió a los partidos árabes Lista Árabe Unida-Ta'al y Balad participar en las elecciones israelíes de febrero de 2009. El Comité aprobó por 21 votos a favor, 8 en contra y dos abstenciones la exclusión de los partidos árabes. Los líderes de los partidos árabes denunciaron que se había prohibido su participación en las elecciones por sus críticas a la ofensiva israelí en la Franja de Gaza, calificaron a Israel de "país racista", y anunciaron su intención de acudir a la Corte Suprema de Israel.[53]

Consecuencias diplomáticas

Ruptura de relaciones

Cuatro países rompieron sus relaciones con Israel tras la ofensiva israelí sobre Gaza: Venezuela, Bolivia, Qatar y Mauritania.

El presidente de Venezuela Hugo Chávez anunció el 7 de enero de 2009 la expulsión del embajador de Israel en Caracas como forma de protesta ante "las flagrantes violaciones del Derecho Internacional en las que ha incurrido el Estado de Israel [durante su ofensiva sobre Gaza]".[54] El 15 de enero Venezuela decidía romper sus relaciones diplomáticas con Israel "ante la gravedad de las atrocidades contra el pueblo palestino", según afirmaba un comunicado de la cancillería venezolana.[55]

El día anterior al comunicado de la cancillería de Venezuela, el 14 de enero, el presidente de Bolivia Evo Morales anunció la ruptura de relaciones diplomáticas de su país con Israel en protesta por "estos graves hechos de atentados a la vida y a la humanidad [refiriéndose a la ofensiva israelí sobre Gaza]".[56]

El 16 de enero Qatar y Mauritania anunciaron la "suspensión" de sus relaciones diplomáticas con Israel, tras el llamamiento del presidente de Siria Bashar al Assad y del líder de Hamás en el exilio Khaled Meshaal instando a los países árabes que mantenían relaciones con Israel a romperlas. Mauritania había llamado a consultas a su embajador en Tel Aviv la semana anterior a consecuencia de la genocida ofensiva del estado hebreo sobre Gaza.[57]

Relaciones con Turquía

Como consecuencia de la ofensiva israelí sobre la Franja de Gaza, las relaciones entre Turquía e Israel se resintieron de forma importante. Turquía había sido un aliado de Israel y Estados Unidos en la región,[58] y había servido como mediador entre el estado hebreo y Siria.[59] Tras la ofensiva israelí sobre Gaza, la mediación de Turquía entre Israel y Siria se congeló,[60] y las declaraciones efectuadas por el primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan se radicalizaron, considerando la ofensiva israelí un "crimen contra la humanidad" y una "falta de respeto hacia Turquía" y su esfuerzo de mediación.[61] Erdogan afirmó que fue Israel quien rompió la tregua de seis meses: "Israel no hizo nada para levantar el bloqueo y abrir los puestos fronterizos a pesar del acuerdo, y provocó a Hamás y a los gazacíes", y calificó de "inaceptables" las consecuencias producidas por la ofensiva israelí sobre la población civil gazací.[62] También sostuvo que el estado hebreo debería haber sido excluido de Naciones Unidas mientras mantuvo su ofensiva sobre Gaza.[63][64]

El 29 de enero, el primer ministro Recep Tayyip Erdogan protagonizó un incidente con el presidente israelí Shimon Peres en el Foro de Davos a causa de la masacre llevada a cabo por el ejército israelí en la Franja de Gaza. Erdogan abandonó una sesión en la que tomaba parte antes de que finalizase, expresando su enfado por las declaraciones hechas por Peres acerca de la actuación de Israel en Gaza.[65]

Conversaciones con Siria

Entre 2008 se produjo un acercamiento histórico entre Israel y Siria. Estos dos estados, que se han enfrentando en varias guerras y han sido tradicionalmente enemigos, abrieron un período de conversaciones de paz bajo la mediación turca. El primer ministro israelí Ehud Ólmert anunció que Israel debía estar preparado para hacer "concesiones dolorosas" a Siria, mientras que el ministro de asuntos exteriores sirio Walid Muallem confirmó que el gobierno israelí se había comprometido a retirarse de los Altos del Golán, territorio sirio ocupado por Israel en la Guerra de los seis días.

Tras el inicio de la ofensiva israelí sobre Gaza, Turquía anunció la congelación de su mediación entre Israel y Siria, y un representante del presidente sirio Bashar al Assad anunció la interrupción de las conversaciones de paz con Israel a consecuencia de la agresión israelí en Gaza. El 26 de enero de 2009, durante el alto el fuego entre Israel y Hamás, el presidente sirio Bashar al Assad afirmó que dialogaría con "cualquier primer ministro" elegido en las elecciones israelíes de 2009, siempre y cuando éste ordenase la retirada israelí de los Altos del Golán: "si quienquiera que sea elegido en Israel no ordena la retirada de los Altos del Golán, no habrá negociaciones".

El paradero de Gilad Shalit

Moussa Abu Marzuk, uno de los principales miembros de Hamás, afirmó en una entrevista al periódico Al-Sharq al-Awsat: "Israel deberá investigar sobre el paradero de Gilad Shalit" tras su ofensiva sobre la Franja de Gaza. Marzuk también anunció que "el asunto de Shalit" cobrará más importancia en el futuro. Respecto a la posibilidad de que Shalit fuese herido durante los bombardeos afirmó: "puede que fuera herido o puede que no, ya no nos importa".

La ministra de Asuntos Exteriores israelí y candidata de Kadima a las elecciones, Tzipi Livni, afirmó que la liberación de Gilad Shalit es "la prioridad absoluta" de la actual agenda del Gobierno israelí.

Según información recogida por Europa Press el 22 de enero, el gobierno de Ehud Ólmert, que se había negado hasta ese momento a negociar con Hamás para lograr la liberación de Shalit, apostó entonces por lograr un canje de prisioneros con la organización islamista. Según declaraciones de un alto cargo del ejecutivo hebreo, "no hay otra opción que la de pagar el precio". Ese reconocimiento israelí era una gran victoria de Hamas.

Sin embargo, las negociaciones para la liberación de Gilad Shalit se empantanaron tras las elecciones israelíes de 2009, sin haberse logrado un acuerdo para su liberación hasta el momento, a pesar de los esfuerzos por parte de las diplomacias israelí y egipcia.[66] Ayman Taha, miembro de Hamás, anunció el 29 de marzo de 2009 que las negociaciones para liberar a Gilad Shalit "no permanecerán abiertas para siempre". "Es posible que anunciemos el fin de las negociaciones y la congelación de todos los contactos hasta nuevo aviso, y el destino de Shalit permanecerá desconocido", afirmó.[67]

Antisionismo

La criminal ofensiva israelí sobre la Franja de Gaza provocó el recrudecimiento de los ataques antisionistas en varias partes del mundo, aunque Israel, en papel de víctima, afirma que son ataques antisemitas:[68] según una agencia judía, se triplicaron los ataques antisemitas en enero de 2009 respecto al mismo mes del año anterior, debido a la ofensiva sobre Gaza. En el Reino Unido, una sinagoga fue atacada con cócteles molotov al noroeste de Londres, y en varias zonas frecuentadas por judíos aparecieron pintadas en contra de Israel.[69] En Francia fueron atacadas sinagogas de Toulouse, Saint Denis (al norte de París) y Schiltigheim (al norte de Estrasburgo), y un restaurante kosher sufrió un ataque con cócteles molotov. En Helsingborg, localidad del sur de Suecia, una congregación judía fue atacada. Se desataba una ola mundial de repudio contra Israel con motivo de la Masacre de Gaza.

Varios grupos judíos estadounidenses expresaron en una carta al primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan su preocupación por el incremento de los ataques antisemitas en Turquía como consecuencia de la operación militar israelí en Gaza. Entre ellos destacaron la colgada de carteles antiisraelíes en Estambul, la agresión contra una sinagoga en la localidad de Izmir y las protestas ocurridas delante de la embajada israelí en Turquía. En Estados Unidos, cuatro sinagogas fueron atacadas el 10 de enero en Chicago. Los agresores tiraron piedras contra las ventanas y puertas de las sinagogas, y pintaron en sus muros consignas antisionistas.

El presidente de la organización judía "Liga Antidifamación", que opera como lobby israelí en Estados Unidos, Abraham Foxman declaró el 7 de febrero de 2009 que la ofensiva israelí sobre Gaza había desencadenado "los peores, más intensos y más globales" ataques antisemitas en décadas. Israel necesitaba urgentemente, ante la vista de todo el mundo, pasar de victimario para víctima.

Consecuencias para Hamás

Consecuencias militares

La capacidad militar de Hamás no fue seriamente dañada durante la ofensiva israelí. Pero dos importantes líderes considerados representantes del ala más dura de la organización, como el profesor Nizar Rayyan y el ministro del interior Said Siam, fueron muertos mediante los denominados asesinatos selectivos del ejército israelí.

Tras el alto el fuego, Hamás se rearmó nuevamente. Los túneles entre la Franja de Gaza y Egipto que permanecieron en pie fueron reabiertos, y aquellos que pudieron ser recuperados fueron reparados rápidamente.

Consecuencias políticas

Inmediatamente tras la declaración del alto el fuego y de la retirada del ejército israelí, comenzó el despliegue de agentes de los cuerpos policiales de Hamás por las principales ciudades de la Franja de Gaza y se reanudó el trabajo en los ministerios e instituciones públicas, retomando la organización islamista el control del territorio costero que ostentaba antes del inicio del conflicto.[70][71]

Sin ninguna duda la operación del ejército israelí sobre la Franja de Gaza no sirvió para debilitar el apoyo del pueblo palestino a Hamás y, por el contrario, contribuyó al refuerzo de su liderazgo en Gaza.

A pesar de que Ehud Ólmert, primer ministro israelí, afirmó el 18 de enero, cuando su gabinete aprobó el alto el fuego: "hemos infringido a Hamás un duro golpe", El 23 de enero, el director de la UNRWA en Gaza, John Ging, declaró que la ofensiva israelí sobre la Franja de Gaza había fortalecido a Hamas.[72]

El 20 de enero, dos días tras el alto el fuego decretado por ambas partes, miles de simpatizantes de Hamás se manifestaron en apoyo de la organización islamista delante de las ruinas del Consejo Legislativo Palestino en Gaza, bombardeado durante el conflicto. Mushir al-Masri, portavoz de Hamás, afirmó: "con toda la confianza digo al Pueblo palestino y a la heroica resistencia que hemos vencido en esta batalla". "Hoy Hamás es más fuerte que nunca, la que ha perdido es la ocupación (israelí)".[73]

Consecuencias diplomáticas

La comunidad internacional y Hamás

Israel y su aliado Estados Unidos, han exigido a Hamás el reconocimiento de Israel como una condición previa al inicio de conversaciones. Sin embargo, esta condición no es idéntica en todos los gobiernos de importancia diplomática en el conflicto árabe-israelí. Tras el alto el fuego, el ministro de exteriores de Francia, Bernard Kouchner, afirmó que su gobierno estaría dispuesto a dialogar con Hamás, por lo que Francia no exigiría a Hamás el reconocimiento de Israel para dialogar con la organización islamista, lo que fue duramente criticado desde Israel.[74][75]

El ex Primer Ministro del Reino Unido Tony Blair, actual enviado del Cuarteto de Mediadores para Oriente Medio, se manifestó el 31 de enero a favor de incluir a Hamás en las conversaciones de paz tras la ofensiva sobre Gaza: "estoy convencido de que es importante que encontremos una vía para incluir a Hamás en este proceso", declaró Blair.[76] El ministro de asuntos exteriores irlandés Micheál Martin, manifestó el 3 de febrero que la Unión Europea debería lograr algún tipo de compromiso con Hamás, en el marco de la política europea en el conflicto árabe-israelí: "Europa debe ser flexible en los términos en los que se acerca a este conflicto... no debemos ser absolutistas", afirmó.[77]

Relaciones diplomáticas de Hamás con los estados árabes

La relación de Hamás con los países árabes no ha variado de forma sustancial tras el conflicto. La organización islamista mantiene tradicionalmente una relación estrecha con los gobiernos de los países árabes de Siria e Irán, mientras que su relación con otros países árabes más próximos a Estados Unidos e Israel es más tensa, como Egipto o Jordania. Por ello Hamás fue excluido de la mayor parte de los foros creados tras el conflicto para coordinar la reconstrucción de la Franja de Gaza, a pesar de ser el gobernante legítimo del territorio costero.

Uno de los aliados más próximos de Hamás entre los países árabes es Siria. Tras un encuentro entre el presidente sirio Bashar al Assad y los líderes de Hamás exiliados en Siria, entre ellos Khaled Meshaal, el presidente sirio felicitó al pueblo palestino por su resistencia victoriosa en Gaza. Assad afirmó que "Siria es un compañero en la victoria alcanzada por el Pueblo palestino".[78] Por su parte, cinco miembros del parlamento iraní anunciaron su intención de viajar a la Franja de Gaza para felicitar al pueblo palestino por su resistencia contra la ofensiva sionista.[79]

Relación Hamás - Al Fatah

El 19 de enero se llevó a cabo una reunión de presidentes de países árabes en Arabia Saudí, en la que se planteó el futuro de la Franja de Gaza. En ella, Mahmud Abbas, presidente de la Autoridad Nacional Palestina y del partido laico Al Fatah, afirmó la necesidad de alcanzar un gobierno de unidad nacional Hamás-Al Fatah: "lo que se requiere (en la Franja de Gaza), si queremos ponernos de acuerdo y espero que así sea, es un Gobierno de unidad nacional que gestione el levantamiento del bloqueo israelí, la apertura de pasos fronterizos, la reconstrucción y la celebración de elecciones legislativas y presidenciales simultáneas".[80] El primer ministro en Gaza, Ismail Haniye, considerado miembro del ala moderada de Hamás, declaró al respecto que el alto el fuego "tiene que abrir una puerta para el diálogo y la reconciliación interna".

En las negociaciones por lograr un alto el fuego duradero, el diario londinense Asharq al-Awsat anunció que representantes de Hamás habrían sugerido que el Paso de Rafah fuese controlado por representantes de la ANP, lo que podría incluir a miembros de Al Fatah, aunque según la información del periódico estos deberían ser residentes de la Franja de Gaza y no de Cisjordania.[81]

Varios días más tarde, Osama Hamdan, representante de Hamás en Líbano, anunció que para lograr la reconciliación entre su organización y Al Fatah debía finalizar el proceso de paz entre la ANP de Al Fatah e Israel.[82]

Durante el desarrollo del conflicto, miembros de Hamás ejecutaron y arrestaron a algunos palestinos por haber colaborado con el ejército israelí. Algunos de los que llevaron a cabo estas ejecuciones reconocieron los hechos, justificándolos en que los ejecutados habían reconocido haber pasado información al Shin Bet, el servicio de inteligencia israelí.

Moussa Abu Marzuk reconoció que su organización ejecutó durante la ofensiva a varios palestinos sospechosos de haber colaborado con el ejército israelí. Según su testimonio, alguno de los ejecutados habrían marcado objetivos para que fueran bombardeados por la Fuerza Aérea Israelí. Un acto de verdadera traición al pueblo palestino.

Referencias

  1. El ataque aéreo de Israel causa una matanza de más de 270 palestinos en Gaza
  2. Israel bombardea Gaza y deja al menos 155 muertos
  3. Field Update on Gaza from the Humanitarian Coordinator
  4. Gaza Tragedy: 280 Children, 98 Women, 97 Elderly Killed Among 905 Martyrs
  5. Palestinian medical sources: 507 now killed in Gaza
  6. Médicos Gaza dicen cifra muertos en ofensiva suman más de 1.000
  7. FACTBOX-Developments in Gaza fighting, Jan 17
  8. OPT: Protection of civilians weekly report 24 - 31 Dec 2008, sur ReliefWeb daté du 31 décembre 2008
  9. Health services close to collapse in Gaza
  10. Gaza death toll of 765 includes Ukrainian mother, baby; nearly 100 Ukrainians evacuated
  11. Three Palestinian soccer players killed in Gaza violence
  12. Confirmed figures reveal the true extent of the destruction inflicted upon the Gaza Strip; Israel’s offensive resulted in 1,417 dead, including 926 civilians, 255 police officers, and 236 fighters.
  13. Guerra Sucia en la Franja de Gaza ABC, 13 de enero de 2009.
  14. IDF soldier killed, another seriously wounded in Gaza ground operation
  15. Third Israeli soldier killed in Gaza over last 24 hours
  16. IDF soldier killed by sniper fire in Gaza
  17. Gran parte de la Franja de Gaza quedó en ruinas
  18. IOF Offensive on the Gaza Strip Makes it Like Earthquake Zone and Claims Civilian and Property PCHR, 22 de enero de 2009.
  19. El frágil alto el fuego en Gaza permite a Cáritas realizar su labor de ayuda a los damnificados.
  20. Mueren dos niños en Gaza al jugar con una bomba israelí en la capital
  21. Califica Ban de 'desgarradora' la situación en Gaza W Radio, 20 de enero de 2009.
  22. Gaza: MSF aumenta sus actividades médicas tras el alto al fuego Médicos Sin Fronteras, 21 de enero de 2009.
  23. Gaza: las municiones sin estallar son una amenaza para los civiles y para la labor humanitaria Comité Internacional de la Cruz Roja, 21 de enero de 2009.
  24. El líder de Hamás afirma que el movimiento debería controlar los fondos para la reconstrucción de Gaza Europa Press, 22 de enero de 2009.
  25. Hamás anuncia ayudas de hasta 4.000 euros por familia afectada en Gaza, para ganar apoyos
  26. Arabia Saudí donará 1.000 millones para reconstruir Gaza
  27. Israel used white phosphorus in Gaza civilian areas
  28. Israel: Stop Unlawful Use of White Phosphorus in Gaza
  29. Human Rights Watch: Israel using white phosphorus munitions in Gaza
  30. Dos médicos noruegos denuncian que Israel utiliza un explosivo experimental en Gaza
  31. Arab states say Israel used ammo in Gaza that contained depleted uranium
  32. IAEA investigará acusación sobre uso de armas con uranio en Gaza
  33. Gaza civilians endangered by the military tactics of both sides Amnistía Internacional, 8 de enero de 2009.
  34. 'IDF troops used 11-year-old boy as human shield in Gaza'
  35. UN human rights official: Gaza evokes memories of Warsaw Ghetto Haaretz, 23 de enero de 2009.
  36. La ONU acusa a Israel de crímenes de guerra en su ofensiva contra Gaza Público, 22 de enero de 2009.
  37. UNRWA wants probe of Gaza 'war crimes' JPost, 24 de enero de 2009.
  38. wanted: Tzipi Livni
  39. Outcry Over Israel's War Crimes Jonathan Cook, 9 de enero de 2009
  40. Israel debe ser juzgado por la Corte Penal Internacional - Petición universal Tlaxcala, 19 de enero de 2009.
  41. IDF censor bans naming officers involved in Gaza op Ha'aretz, 23 de enero de 2009.
  42. Israel to approve aid for IDF officers accused of Gaza war crimes Haaretz, 23 de enero de 2009.
  43. International Criminal Court to consider Gaza investigation Los Angeles Times, 5 de febrero de 2008.
  44. Soldados admiten haber matado civiles indefensos en Gaza
  45. IDF soldiers refute claims of immoral conduct in Gaza
  46. IDF orders probe into allegations over Gaza war
  47. UN seeks Israel Gaza school hit probe
  48. UNWRA raises war crimes charge as Israeli attacks shadow truce talks
  49. U.N. agency demands Israel support claims about militants at school
  50. UN chief demands investigation into Israeli attack on Gaza headquarters
  51. Ban Ki-moon pide que se investigue la muerte de civiles en Gaza
  52. UN to probe Gaza compound attack Al Yazira, 30 de enero de 2009.
  53. Arab parties disqualified from elections Ynet News, 12 de enero de 2009.
  54. Chávez expulsa al embajador de Israel El País, 7 de enero de 2009.
  55. Venezuela rompe relaciones diplomáticas con Israel El País, 15 de enero de 2009.
  56. Bolivia rompe con Israel BBC Mundo, 14 de enero de 2009.
  57. Qatar y Mauritania anuncian la suspensión de relaciones con Israel Europa Press, 16 de enero de 2009.
  58. Turkey, Israel and the US The Nation, 23 de agosto de 2002.
  59. Israeli-Syrian peace talks to resume in Turkey AFP, 29 de julio de 2008.
  60. Turkey freezes Israel-Syria mediation Jpost, 29 de diciembre de 2009.
  61. Gaza dents Turkey-Israel ties Chicago Sun-Times, 13 de enero de 2009.
  62. Reaction of Turkish Politics to Israeli Airstrikes on Gaza Turkish Weekly, 31 de diciembre de 2008.
  63. Turkey: Israel must be barred from UN Press TV, 16 de enero de 2009.
  64. Erdogan: Israel broke 6-month truce JPost, 25 de enero de 2009.
  65. Erdogan y Peres protagonizan un incidente en Davos El País, 29 de enero de 2009.
  66. Report: Hamas to present new list of prisoners Ynet News, 19 de junio de 2009.
  67. Hamas: Shalit deal won't remain on table forever Ha'aretz, 30 de marzo de 2009.
  68. Gaza conflict fuels anti-Semitic attacks across Europe
  69. Police warn British Jews of revenge attacks
  70. Hamás retoma el control en Gaza mientras Israel se va
  71. Hamas recupera el control de las calles de Gaza con la retirada del Ejército israelí La Vanguardia, 19 de enero de 2009.
  72. UNRWA chief: Israeli offensive in Gaza boosted extremists Ha'aretz, 23 de enero de 2009.
  73. Hamas holds victory rallies
  74. France ready to talk to Hamas 'when they accept peace process' France 24, 20 de enero de 2009.
  75. France may talk to Hamas even if group doesn't recognize Israel Ha'aretz, 20 de enero de 2009.
  76. Blair: Hamas should be part of peace process Ha'aretz, 31 de enero de 2009.
  77. Martin hints EU may need to be flexible on Hamas The Irish Times, 3 de febrero de 2009.
  78. Assad: Hamas defeated Israel in Gaza Ynet News, 24 de enero de 2009.
  79. Iran MPs plan Gaza visit to praise Hamas resistance against 'Zionist offensive' Ha'aretz, 26 de enero de 2009.
  80. Abbas llama a levantar un Gobierno palestino de unidad nacional El País, 29 de enero de 2009.
  81. Hamas agrees to allow Fatah forces to patrol Rafah crossing Ha'aretz, 24 de enero de 2009.
  82. Hamas: No reconciliation with Fatah until it ends Israel peace talks Ha'aretz, 25 de enero de 2009.

Artículos relacionados

Enlaces externos

Herramientas personales