Cristianismo

De Metapedia

(Redirigido desde Cristiandad)
La cruz del calvario de Cristo es el símbolo que identifica a los cristianos.

El cristianismo es una religión monoteísta y universal que profesa el reconocimiento de Jesús de Nazaret como figura central de la fe y como fundador de su Iglesia. Los fieles cristianos creen que Jesús es el "Hijo de Dios" y el "Mesías" (o "Cristo") profetizado en el Antiguo Testamento, el libro sagrado del judaísmo, muriendo para redención de los pecados del género humano y resucitando luego de ello, al tercer día.

Dentro de sus escritos sagrados, el Cristianismo comparte con el judaísmo el Tanaj, llamado Antiguo Testamento por los cristianos, y considera a Abraham como patriarca, por este motivo es una religión abrahámica, junto al judaísmo y al islam.

La palabra "cristianismo" proviene del griego χριστιανους, christianóus, "cristiano", la cual voz a su vez proviene del título en griego dado a Jesús, Χριστός, Christós, que significa "Ungido", traducido del hebreo mashiaj, "Mesías".

Desde que el cristianismo se convirtió en la religión oficial del Imperio Romano en el siglo IV, ha influido de manera significativa y dominante en la cultura occidental y en muchas otras culturas a través del mundo. En la actualidad cuenta con más de 2.100 millones de fieles, que se acerca a un tercio de la población mundial, y lo cual la hace la religión con más fieles en el mundo.

Contenido

Etimología y observaciones terminológicas

El término "cristianismo" hace referencia a las enseñanzas de Cristo Jesús, y a su seguimiento. En griego, "cristo" significa "ungido", en referencia a los reyes hebreos, que eran ungidos con aceite como acto consagratorio.

Cristianismo y catolicismo no son sinónimos. Todos los católicos son cristianos, pero no todos los cristianos son católicos, ya que el cristianismo abarca en sí muchas denominaciones.

Historia

Orígenes

Sus inicios datan del año 33 aproximadamente, fecha en la que se cree fue crucificado en Jerusalén a manos de los romanos Jesús de Nazaret (Yeshua ben Yosef) un predicador judío autoproclamado Mesías de Israel. Inicialmente, las comunidades primitivas cristianas surgen como una pequeña secta apocalíptica del judaísmo, en la región de Palestina, Medio Oriente, bajo el control romano. Estos primeros cristianos se llamaban a sí mismos "Nazarenos" o "los del Camino" y acudían a las sinagogas, como todos los otros grupos dentro del judaísmo tradicional (época del segundo templo). Enseñaban que Yeshua el Nazareno era el Mesías anunciado por los profetas hebreos, que fue crucificado por las autoridades romanas a instancia de las judías (los fariseos) y que resucitó después de tres días. Como regla de vida enseñan la Torá y las enseñanzas de Jesús.

Posteriormente el cristianismo tuvo sus centros de predicación en Asia Menor, región de caos étnico donde adquirió algunas influencias helénicas, se sincretizó con cultos antiguos y dinamizó su expansión para finalmente penetrar al Imperio romano bajo las enseñanzas de un judío de ciudadanía romana llamado Schaul de Tarso, más conocido como "San Pablo", de educación helenística y cosmopolita, aunque criado bajo el integrismo judío más recalcitrante. Solamente a partir de las enseñanzas de Pablo de Tarso, quien se autoproclamó como "Apóstol de los gentiles", el cristianismo comienza a ser formalmente predicado a los no judíos. Debido a su doctrina de salvación, el cristianismo resulta extremadamente atractivo para las masas de esclavos, expandiéndose rápidamente entre las capas más bajas e ignorantes de la población del Imperio. Posteriormente se esparció por todo el mundo antiguo.

En la Edad Media

Existe una clara distinción entre el cristianismo primitivo y el cristianismo medieval. Cuando entró en contacto con los pueblos europeos, el cristianismo con el paso del tiempo sufrió diversos cambios respecto a sus doctrinas y tradiciones originales que se tradujeron en una "europeización" impulsada por el sincretismo religioso con las tradiciones precristianas nativas (paganismo). Este sincretismo se originó en buena parte debido al esfuerzo de la Iglesia por difundir el culto cristiano a las masas renuentes a la evangelización y apegadas a sus antiguas costumbres. De este modo, el paganismo europeo gradualmente se introdujo en el culto cristiano hasta el punto en que las mayores festividades pre-cristianas como el solsticio de invierno o de verano se conviertieron en festividades oficiales de la iglesia, cambiando sólo de nombre y de su significado ritual original. Asimismo, imágenes de santos y mártires empezaron a aparecer, primero como monumentos conmemorativos, y luego reverenciadas en culto a la usanza greco-romana, algo estrictamente prohibido por la iconoclasia bíblica y por los primeros cristianos. También, muchas iglesias católicas fueron construidas en antiguos sitios sagrados paganos y la arquitectura católica tendía a imitar la arquitectura pre-cristiana: Domos solares, obeliscos e incluso cruces, tienen orígenes paganos. El catolicismo tiene así, aún todavía, una carga pagana importante, que fue adquiriendo con el paso de los siglos, por eso suele decirse que es "más compatible" con el espíritu ario, que por ejemplo, el protestantismo, el cual, con su reforma, intentó renovar la espiritualidad semítica y eliminar el contenido pagano dentro del catolicismo.

En ciertos momentos de la Edad Media, brotaron atisbos espirituales que parecen asistir a una simple repetición de la antigua mentalidad pagana bajo "formas" diferentes, pero siempre plagadas de folclore europeo y signos esotéricos que no tienen vinculación alguna con los orígenes del cristianismo. Incluso en el seno del cristianismo, el elemento indoeuropeo y el elemento semita se enfrentaron, de ahí que el cristianismo medieval mostrara un carácter típicamente antisemita. Sin embargo, estas amalgamas espirituales nunca terminaron de estabilizarse en el inconsciente colectivo europeo. Estos atisbos "cristianos" de carácter genuinamente ario, se manifestaron, por ejemplo, en instituciones como la caballería, la nobleza y el Sacro Imperio Romano Germánico, también en las distintas órdenes militares como los caballeros teutónicos, los templarios y los hospitalarios, así como en grupos heréticos como los cátaros, los alquimistas, los rosacruces; el arte gótico de las catedrales, y hasta cierto punto algunas órdenes religiosas que acumularon sabiduría y conocimiento, como los franciscanos, benedictinos, cistercienses, etc. expresiones todas que fueron coronadas con el Renacimiento.

Ramas principales

Referencias

Artículos relacionados

Enlaces externos

Herramientas personales