Elie Wiesel

De Metapedia

Elie Wiesel durante una conferencia en 2003

Eliezer Wiesel (Elie Wiesel) nació el 30 de septiembre de 1928 y falleció el 2 de julio de 2016 en Nueva York. Fue un escritor y activista político judío que afirmó durante mucho tiempo haber sido prisionero de los campos de concentración alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, recientemente se ha descubierto que Wiesel sería el presunto usurpador de la identidad de un judío llamado Lazar Wiesel tatuado con el número "A-7713", quien incluso también habría sido el verdadero autor de la novela que más fama le dio a Elie Wiesel, La noche (1956-1958), y por la que recibió en 1986 el Premio Nobel de la Paz.[1]

Bajo estas pretensiones, Wiesel ha dedicado toda su vida a escribir y a hablar del presunto Holocausto obteniendo ganancias de 25.000 dólares por cada discurso de 45 minutos sobre el tema.

Contenido

Biografía

Wiesel nació el 30 de septiembre 1928 en Rumania. Estudió en la universidad de la Sorbona, en París, y posteriormente trabajó en periódicos de Israel, Francia y Estados Unidos, donde se estableció desde 1956.

Elie Wiesel afirmó que a los 16 años fue capturado por los alemanes. El 16 de mayo de 1944, la familia Wiesel (incluyendo a los hermanos Abraham y Lazar Wiesel) fue trasladada en un tren rumbo al campo de concentración de Birkenau, posteriormente llegó a Auschwitz y Buchenwald, sin embargo, ningún miembro de esta familia tenía el nombre de Elie.

El 8 de julio de 2008, en un juicio del Estado de California contra Eric Hunt, Elie Wiesel declaró bajo juramento que fue marcado con el tatuaje con el número A-7713.[2]

Pregunta: ¿Y este libro que usted escribió, La Noche, es un relato verídico de su experiencia durante la Segunda Guerra Mundial?

Elie Wiesel: Sí, es un relato verídico. Cada palabra en él es verdad. [...]

P: ¿Y cuál fue el número tatuado en su brazo izquierdo?

E.W.: Mi número fue el A-7713. El de mi padre fue el A-7712.

Controversia

Fotografía del campo de Buchenwald tomada el día de su liberación, el 16 de abril de 1945. Elie Wiesel ha afirmado ser el hombre que se encuentra en la segunda fila de literas, el séptimo contando desde la izquierda, y que en ese entonces tenía 17 años de edad. Miklós Grüner se encuentra en la primera fila de literas, el primero en la parte inferior izquierda. Grüner dice que ningún Wiesel se encuentra en esa fotografía
Miklós Grüner mostrando sus investigaciones sobre Wiesel.
A la izquierda Elie Wiesel a la edad de 15 años, al centro el hombre de la foto tomada en la liberación de Buchenwald, que según Wiesel es él a la edad de 17 años. A la derecha otra fotografía tomada a los 58 años. Puede observarse que el personaje del medio no parece un adolescente de 17 años sino un hombre en sus 20s o 30s. Además existen claras diferencias en la disposición de las cejas y la nariz, a la vez que cuenta con entradas importantes en el cabello y sus labios no presentan los bordes rectos y forma en "V" debajo de la nariz, como en las otras dos fotografías.

El judío Miklós Grüner que posee toda la documentación oficial y fotografías de la época que le acreditan a si mismo como sobreviviente de los campos de concentración, sostiene que Elie Wiesel es un farsante que se hace pasar por su amigo Lazar Wiesel. Aunque Elie dice haber sido tatuado con el número de Lazar, de acuerdo con el Museo del Holocausto la fecha de nacimiento de Lazar no coincide con la suya, habiendo una diferencia de casi 15 años.

Con referencia a las abundantes leyendas de atrocidad diseminadas por individuos como Elie Wiesel, Grüner explica que los relatos de Elie sobre pilas de bebés muertos siendo lanzados a fosas ardientes no son mas que descaradas mentiras ("Jamás he visto fosas abiertas con llamas donde se lanzaba a los niños" - "I had never seen ditches with open fire where children were burning.").

Historia

Un judío llamado Miklós Grüner con 15 años de edad, fue deportado desde Hungría hacia Birkenau junto a su madre, su padre y sus dos hermanos. Luego él, su hermano mayor y su padre fueron tatuados en el brazo con un número de identificación y fueron enviados a realizar trabajos forzados en una fábrica de combustible sintético donde el padre habría muerto seis meses después. Después de eso, su hermano mayor fue enviado a Mauthausen, por lo que el joven Grüner se quedó solo, se ignora lo que ocurrió con su madre y su hermano menor, aunque Grüner ha afirmado que fueron "asesinados inmediatamente", pero es probable que hayan sido separados y más tarde hayan muerto debido a las complicaciones de la guerra. Dos prisioneros judíos mayores que él, cuidaron del joven Grüner, eran los hermanos Lazar y Abraham Wiesel que provenían también de Hungría y eran amigos de su padre.[1]

Durante los siguientes meses, Miklós Grüner y Lazar Wiesel se convirtieron en grandes amigos. Lazar Wiesel tenía 31 años de edad en 1944. Grüner sostiene que no ha olvidado el número que los nazis tatuaron en el brazo de Lazar: "A-7713". En enero de 1945, debido a que los soviéticos se estaban acercando, la mayoría de los prisioneros prefirieron marcharse con los alemanes en lugar de ser liberados por los soviéticos y de este modo fueron trasladados a Buchenwald. Este traslado, realizado a veces a pie y a veces por tren, duró cerca de tres meses, y se cree que durante ese tiempo más de la mitad de los prisioneros murieron entre los cuales se encontraba Abraham, el hermano mayor de Lazar Wiesel. El 16 de abril de 1945, los soldados estadounidenses liberaron Buchenwald. Puesto que Grüner enfermó de tuberculosis, fue enviado a una clínica suiza y luego fue separado de Lazar. Después de su recuperación, Grüner emigró a Australia mientras su hermano mayor, quien también sobrevivió a la guerra, se estableció en Suecia.[1]

En 1986, Grüner, residiendo en Australia, fue contactado por un periódico sueco y se le invitó para ir a Suecia con el fin de reunirse con su viejo amigo. Le dijeron que su nombre era Elie Wiesel. Grüner respondió que él no conocía a nadie con ese nombre, pero le dijeron que Elie Wiesel era la misma persona a la que Grüner había conocido en los campos de concentración bajo el nombre de Lazar Wiesel y que tenía el número A-7713 tatuado en el brazo. Grüner, convencido de que era el mismo Lazar, viajó a Suecia el 14 de diciembre de 1986 para reunirse con su amigo:

Estaba muy contento por la idea de reunirme con Lazar, pero cuando salí del avión, me sorprendí de ver a un hombre al que no reconocí, alguien que no hablaba ni siquiera húngaro sino que hablaba inglés con un marcado acento francés… Así que nuestra reunión finalizó en diez minutos. Como despedida, el hombre me regaló un libro titulado "La Noche" del cual afirmaba ser el autor. Acepté el libro del cual no sabía nada, pero luego les dije a todos que ese hombre no es la persona que pretende ser.
Miklós Grüner[1]
Imágenes de Elie Wiesel con el antebrazo izquierdo descubierto. No tiene el tatuaje A-7713

Según menciona Grüner, durante esa extraña reunión Elie Wiesel se rehusó a mostrarle su tatuaje en su brazo, alegando que no deseaba exhibir su cuerpo. Grüner añade que Elie Wiesel mostró después su tatuaje a un periodista israelí a quien Grüner visitó, pero el periodista le dijo que no tuvo tiempo de identificar el número, pero que ciertamente eso que tenía en el brazo no era un tatuaje.

Después de mi encuentro con Elie Wiesel, investigué por veinte años y descubrí que el hombre que se hacía llamar Elie Wiesel nunca estuvo en un campo de concentración y no figura en ninguna lista oficial de prisioneros.
Miklós Grüner[1]

Investigación

Grüner incluso descubrió que el libro que Elie Wiesel le obsequió en 1986, fue de hecho escrito en húngaro en 1955 por Lazar Wiesel y fue publicado bajo el título A Világ Hallgat, que significa aproximadamente "El silencio del mundo". El libro fue luego acortado y reescrito tanto en francés como en inglés para ser publicado bajo la autoría de Elie Wiesel en 1958, con el título en francés La Nuit y en inglés como Night ("La noche"). Elie Wiesel vendió más de diez millones de copias en todo el mundo.[1] En 1986 recibió por esa obra el Premio Nobel de la Paz, entre otros premios, a pedido de 83 diputados del Parlamento de la República Federal de Alemania. La concesión del premio, según los parlamentarios, daría mucho aliento a todos aquéllos que se juegan activamente por el proceso de reconciliación. Recibió el Premio Nobel de la Paz, a pesar de que en 1968, Elie Wiesel había escrito ya algunas líneas que evidentemente no son muy pacifistas:

Cada judío debería guardar, en algún lugar de su corazón, una zona para el odio, ese odio sano, varonil contra todo aquello que representa el alemán y que forma parte de la esencia de lo alemán. Todo lo demás sería traición a los muertos.
Elie Wiesel[3]

Un discurso que deja en claro de donde viene el odio realmente. Por un lado, cualquier cuestionamiento al Holocausto se interpreta como "discurso de odio", lo cual se castiga con penas de prisión, y por otro los políticos alemanes otorgan premios a quien promueve explícitamente el odio contra todo el pueblo alemán.

Grüner añade:

Elie Wiesel nunca quiso reunirse conmigo otra vez. Se convirtió en alguien muy existoso; gana 25.000 dólares por cada discurso de 45 minutos sobre el Holocausto. He reportado oficialmente al FBI que Elie Wiesel es un impostor pero no he tenido respuesta. Incluso me he quejado con la Real Academia Sueca de Ciencias pero sin ningún resultado. Los medios de comunicación de EE.UU. y de Suecia que he tratado de contactar, son indiferentes a mis palabras. He recibido llamadas anónimas diciéndome que podría recibir un tiro si no me callo, pero ya no tengo miedo de morir. He enviado toda la documentación a cuatro países diferentes y, si muero repentinamente, ellos lo harán público. El mundo debe saber que Elie Wiesel es un impostor y yo voy a decírselo, yo voy a publicar la verdad en un libro llamado The Story of a Stolen Nobel Prize Identity ("La historia de un Premio Nobel robado").[1]

En su libro, Grüner revela que en octubre de 2003 recibió una carta del Museo del Holocausto que establece que de acuerdo con sus registros la persona tatuada con el número A-7713 nació el 4 de septiembre de 1913 y no el 30 de septiembre de 1928. Por lo tanto hay una diferencia de 15 años entre Elie y la persona que el afirma ser. Asimismo el número A-7712, que Elie dice que fue asignado a su padre Shlomo, en realidad figura en los registros como asignado a Abraham Wiesel, hermano mayor de Lazar.

Liberaciones múltiples

De acuerdo con el New York Times del domingo 4 de enero de 1987, Elie Wiesel "recordó" personalmente "el día en que los soviéticos llegaron a Auschwitz". Sin embargo en otro discurso en el Club de la Prensa Nacional en Washington D.C., reproducido por la Agencia Telegráfica Judía el 11 de abril de 1983, afirmó que él "era uno de los supervivientes del campo de Dachau, liberado por el ejército norteamericano" el 15 de abril de 1945. Así que Elie Wiesel se convirtió en el único prisionero de la guerra con la discutible distinción de haber sido liberado dos veces en dos campos diferentes durante la Segunda Guerra Mundial. En su libro[4] Wiesel explica:

Las cosas no son tan simples, Rebbe, algunos sucesos tienen lugar a pesar de que no sean verdad; otros lo son a pesar de que jamás ocurrieron.
Elie Wiesel, Legend of Our Time, New York, 1982

Las fosas con llamas de Elie Wiesel

De acuerdo con las declaraciones de Elie Wiesel, él había estado internado en Auschwitz desde abril de 1944 hasta enero de 1945. En su Informe de vivencias, La Nuit, no menciona las cámaras de gas ni una vez (En la versión alemana, Die Nacht zu begraben, Elischa ("Para enterrar la noche, Elisha"), falsificada en forma alevosa por la editorial Ullstein y el traductor Curt Meyer-Clason, aparecen repentinamente las cámaras de gas; cada vez que el original hablaba de "crématoire", Meyer-Clason lo traduce por "cámara de gas"). Esto significa que Wiesel posiblemente no supo nada de las cámaras de gas, puesto que de lo contrario las habría mencionado.

Aún después de la guerra circulaban en la propaganda, además de las cámaras de gas, varios otros métodos de matanza. Una de ellas era la incineración en cuerpo vivo. Esta variante del mito del exterminio se mantuvo en los círculos judíos hasta alrededor de 1960. Pero Elie Wiesel cometió en sus Informes testimoniales un grave error: en lugar de presentar el absurdo de las cámaras de gas, presentó aquel otro de las "fosas en llamas". Según refiere Robert Faurisson, debió elegir entre varias mentiras de propaganda aliada, y eligió la equivocada, puesto que, tanto los cuerpos que ocupaban el fondo y el medio de dichas fosas no habrían podido incinerarse debido a la falta de oxígeno que habría requerido el fuego.

En lugar de las "cámaras de gas", Wiesel mencionó estas fosas de incineración, cosa que ningún otro testigo hizo:

No lejos de nosotros surgían llamas desde una fosa, llamas gigantescas. Estaban quemando algo allí. Un camión maniobró hasta la fosa y descargó su carga en ella. Eran niños pequeños. ¡Bebés! Sí, yo lo había visto, con mis propios ojos... niños en las llamas (¿es de extrañar que desde entonces no pueda conciliar el sueño?). Hacia allá íbamos pues. Un poco más allá se encontraba otra fosa mayor, para adultos... -Padre-, dije yo, -si esto es así, no quiero esperar más. Me precipito en la alambrada eléctrica. Esto es mejor que vegetar durante horas en las llamas.-

Pero Wiesel se habría salvado milagrosamente:

A nuestra fila sólo le faltaban unos quince pasos. Yo me mordía los labios, para que mi padre no oyera el castañetear de mis dientes. Faltaban diez pasos. Ocho, siete. Marchábamos lentamente, como detrás del coche fúnebre de nuestro propio entierro. Sólo faltaban cuatro pasos. Tres pasos. Estaba ahora muy cerca la fosa con sus llamas. Reuní todas mis fuerzas, para escapar de las filas y tirarme en las alambradas. En lo profundo de mi corazón, me despedía de mi padre, de todo el universo, y sin querer, se formaban palabras y surgían como murmullo de los labios: Yitgadal veyitkadach chmé raba... Su nombre sea elevado y santificado. Mi corazón estaba por estallar. Había llegado el momento. Estaba ante el ángel de la muerte... No. Dos pasos antes de la fosa nos ordenaron volvernos atrás, y se nos mandó entrar en una barraca.
La Nuit, Editions de minuit, 1958, p. 57-60.

Fundación Elie Wiesel

Elie Wiesel creó una fundación que lleva su mismo nombre en 1986. La misma está dedicada a tareas de propaganda y difusión del Holocausto mediante la realización de los programas de "sensibilización" a la lucha contra el antisemitismo entre jóvenes, así como la organización de competiciones y conferencias.[5]

A fines del año 2008, la Fundación Elie Wiesel fue víctima de la estafa multimillonaria del judío Bernard Madoff. La fundación, en una nota informativa comunicó que ha perdido prácticamente todos sus fondos, que supone "la casi totalidad de los activos de la fundación", cerca de 15,2 millones de dólares.[5]

Referencias

  1. 1,0 1,1 1,2 1,3 1,4 1,5 1,6 Auschwitz Survivor Claims Elie Wiesel is an Impostor
  2. Superior Court of California. County of San Francisco. Before the Honorable Robert Donder, Judge Presiding, Department Number 23. People of the State of California, Plaintiff, vs. Eric Hunt, Defendant. Testimony of Elie Wiesel, July 8, 2008, p. 7 and 13.
  3. Elie Wiesel, Legends of Our Time (New York, 1968, p. 177 y sgs.)
  4. Wiesel, Elie, Legend of Our Time New York, 1982
  5. 5,0 5,1 La Fundación Elie Wiesel pierde casi todos sus activos por la estafa de Madoff - El Mundo, 25 de diciembre de 2008.

Artículos relacionados

Enlaces externos

Vídeos

Herramientas personales