Emma Goldman

De Metapedia

Emma Goldman

Emma Goldman (27 de junio de 1869 – 14 de mayo de 1940) fue una famosa activista judía en favor del Anarquismo y pionera del Feminismo en Estados Unidos.

Biografía

Emigró a Estados Unidos a los 16 años, dedicándose entonces al trabajo en las fábricas y a la agitación sindical de los obreros. Conoció y apoyó las actividades de otros anarquistas subversivos por lo cual en 1893 el gobierno estadounidense la recluyó en la penitenciaria de las Islas Blackwell. Se hizo famosa por sus manifiestos en favor del feminismo y la subversión anarquista contra el Estado. Al ser arrestada el 10 de septiembre de 1901, en relación al asesinato del presidente William McKinley perpetrado por un activista conocido suyo, Goldman replicó disgustada: ¿Tengo yo la culpa de que un loco haga una mala interpretación de mis palabras?. Con la llegada de la Primera Guerra Mundial, Goldman recomienda a los jóvenes estadounidenses no ir y es arrestada nuevamente.

En 1919 fue expulsada del país y deportada a Rusia. Vivió durante unos años en Europa, donde se dedicó por completo a la agitación política desde España hasta la Unión Soviética. Participó en la sublevación anarquista de Kronstadt. Cuando el débil matrimonio por conveniencia entre bolcheviques y anarquistas se rompe, Goldman es testigo de la represión de sus camaradas a manos de los rojos y huye a Canadá. El 14 de mayo de 1940 fallece en Toronto, aunque actualmente sus restos se conservan en Chicago.

Pensamiento

Sobre el matrimonio y las estadísticas matrimoniales de su época, Goldman opina lo siguiente.

Las palabras de Dante sobre el Infierno se aplican con igual fuerza al matrimonio: "Aquél que entra aquí deja atrás toda esperanza".

Que el matrimonio es un fracaso es algo que nadie, excepto los más obtusos, podría negar. Basta echar una mirada sobre las estadísticas de divorcio para darnos cuenta de cuán amargo puede ser realmente un matrimonio fracasado. Ni podrá hacerlo tampoco el estereotipado y filisteo argumento de que la permisividad de las leyes de divorcio y la creciente libertad de la mujer justifican el hecho de que: primero, uno de cada doce matrimonios termina en divorcio; segundo, desde 1870 los divorcios han aumentado de 28 a 73 por cada cien mil personas; tercero, que desde 1867, el adulterio, como motivo de divorcio, se ha incrementado 270,8 por ciento; cuarto, que el abandono conyugal se incrementó en 369,8 por ciento[1].

Referencias

  1. Goldman, Emma. Anarchism and Other Essays. Segunda edición. New York & London: Mother Earth Publishing Association, 1911. Pg 233-245.
Herramientas personales