Galeazzo Ciano

De Metapedia

Galeazzo Ciano

Galeazzo Ciano nació en Livorno, el 18 de marzo de 1903 y murió en Verno el 11 de enero de 1944. Fue un político italiano, conde de Cortellazzo y Buccari, yerno de Benito Mussolini y ministro de Asuntos Exteriores de Italia de 1936 a 1943.

Contenido

Biografía

Fue hijo del almirante italiano Constanzo Ciano, veterano de la Primera Guerra Mundial y uno de los primeros miembros del Partido Fascista. Integrado en el movimiento fascista junto con su padre Costanzo, tomó parte en la Marcha sobre Roma, en octubre de 1922. Durante los primeros años del gobierno fascista, Ciano fue asignado a diversos destinos diplomáticos en Latinoamérica y Asia.

En 1930 contrajo matrimonio con Edda Mussolini, hija del Duce, con lo que pasó a engrosar las filas de los principales jerarcas del régimen. Llegó a ocupar el ministerio de Prensa y Propaganda y participó en las operaciones contra Abisinia, actual Etiopía, en 1936.

A mediados de ese mismo año, pasó a ser titular del ministerio de Asuntos Exteriores, ejerciendo un papel destacado en las negociaciones que llevarían a la alianza de Italia con la Alemania de Hitler y el Japón, dando lugar a la unión de las potencias del Eje. Favoreció la intervención italiana en la Guerra Civil Española y acompañó a Mussolini en la Conferencia de Múnich en septiembre de 1938.

Segunda Guerra Mundial

No obstante, cuando Alemania entró en Polonia el 1 de septiembre de 1939 Ciano se mostró contrario a que Italia entrase al conflicto como aliado alemán o declarase la guerra a Gran Bretaña y Francia, estimulando por el contrario una política de no beligerancia. Tal conducta le causó ganarse desde entonces la desconfianza del ministro alemán de Asuntos Exteriores, Joachim von Ribbentrop.

Tras la entrada de Italia en la Segunda Guerra Mundial como aliado de Alemania (junio de 1940), Ciano empezó a demostrar molestia frente a la alianza germano-italiana, temiendo que una hegemonía alemana en Europa causara inevitablemente la pérdida de independencia italiana. Asimismo las primeras derrotas italianas de 1940 en sus campañas bélicas del norte de África y en Grecia le convencieron que el régimen fascista no tenía fuerza militar suficiente para equipararse en poderío con su aliado alemán.

Según las anotaciones de su mismo diario personal, hacia fines de 1942 y tras la derrota germano-italiana en la batalla de El Alamein, seguida por los desembarcos estadounidenses en Marruecos y la derrota alemana en Stalingrado, Ciano esperaba una paz separada de Italia con Gran Bretaña y Estados Unidos, como único recurso para rechazar la hegemonía alemana, salvar la independencia italiana, y liberar a Italia de un aliado que ya se perfilaba como perdedor en la guerra. Este era el pensamiento del traidor Ciano. No obstante, la postura decididamente pro alemana de Mussolini y la misma indecisión de Ciano (quien no deseaba perder su riqueza y privilegios en calidad de jerarca fascista y yerno del propio Mussolini) impidieron mayor desarrollo de estos planes.

Destitución

En febrero de 1943 cesó como ministro de Asuntos Exteriores, siendo reemplazado por el propio Mussolini, y luego nombrado embajador ante el Ciudad del Vaticano. Como seguía siendo miembro del Gran Consejo Fascista Ciano votó a favor de la destitución de Mussolini en la sesión de julio de 1943, aunque huyó a Alemania tras la detención del Duce por orden del rey Victor Manuel III y la formación del Gobierno presidido por el general Pietro Badoglio. Una vez en Alemania, fue hecho prisionero. Esperando, probablemente, que se le facilitase la huída a algún país neutral, Ciano proporcionó a los alemanes información que les resultó útil para llevar a cabo la operación destinada a liberar a Mussolini de su prisión en Gran Sasso.

Sin embargo, Ciano no tuvo oportunidad de trasladarse a ningún Estado neutral, debido a la gran desconfianza que hacia él sentían los jerarcas alemanes y fue entregado por Alemania a las autoridades de la República Social Italiana, el nuevo Estado que Mussolini estableció en el norte de Italia, ocupado por las tropas alemanas. Junto con otros cinco antiguos miembros del Gran Consejo Fascista que habían votado contra el Duce en julio de 1943, fue juzgado en el proceso de Verona (enero de 1944), acusado de alta traición y de colaboración con el enemigo. Condenado a muerte, fue ejecutado por un pelotón de fusilamiento, tras rechazar su suegro concederle un perdón.

Sus diarios, conservados por su esposa Edda Mussolini, fueron más tarde publicados poco antes del término de la Segunda Guerra Mundial, constituyendo una interesante fuente histórica sobre el fascismo italiano y la Segunda Guerra Mundial, en tanto muestran conversaciones de Ciano con diversos líderes políticos y militares de la época, incluyendo entrevistas con Joachim von Ribbentrop, Joseph Goebbels, Mussolini, Hitler, Pierre Laval, Alfred Jodl y Wilhelm Keitel.

Artículos relacionados

Herramientas personales