Hebreos

De Metapedia

Los hebreos (del latín hebræus, éste del hebreo ‘ibrī, y éste quizá del acadio ẖapiru[m], 'paria') fueron un antiguo pueblo semita del Próximo Oriente y ancestros de los israelitas y los judíos (principalmente sefarditas). Según la Biblia y las tradiciones hebraicas, los hebreos son originarios de Mesopotamia, de Ur en Caldea. Eran nómadas, vivían en tiendas, llevando manadas de cabras y ovejas, utilizando asnos, mulas y camellos como portadores. Una crisis económica pudo impulsar a Terah, padre de Abraham, a dejar la ciudad para ir a la de Harran, en el Alto Éufrates. De allí, algunos de ellos emigran hacia Canaán, prometido por Dios, según la Biblia, a los descendientes del patriarca Abraham (c. 1750 AEC).

Historia

Los hebreos formaban un pequeño pueblo formado legendariamente por doce tribus nómadas, clánicas y patriarcales que vivían en el desierto y cuya unidad era más religiosa que política. Carecía de importancia en número, riqueza, cultura material, poder militar e influencia política. Los hebreos primitivos no creían en un único dios. Su teología no era monoteísta sino henoteísta: creían en varios dioses, pero sólo adoraban al dios de su tribu. El motivo era supersticioso: si no adoraban al dios con el que "se aliaban", éste los aplastaría sin misericordia. Los dioses eran territoriales, su poder cubría un territorio determinado así como el de los reyes sobre la Tierra. El concepto de un único dios que con su poder alcanza a todo el universo es muy posterior, de la época de los profetas, quienes denostaron a los otros dioses como ídolos que "tienen ojos y no ven, tienen boca y no hablan". En ese período, el primitivo henoteísmo hebreo se transformó en el riguroso monoteísmo judío actual. Entre muchos de los nombres que aparecen en el Antiguo Testamento para nominar al dios hebreo se encuentra el nombre Elohim (אֱלֹהִ֔ים). Este nombre es una palabra plural, que si bien puede referirse a "dioses", también tiene una forma singular, Eloha (אֱלֹהַ).

Los hebreos remontan las raíces de su historia alrededor de 1700 AEC con Abraham, el patriarca fundador del monoteísmo abrahámico (judaísmo, cristianismo e islam) era un pastor-ganadero y hombre de negocios babilonio. Su lugar de nacimiento era llamado "Ur de los Caldeos", que corresponde con la ciudad-estado de Ur, de Sumeria, la primera de las civilizaciones de la humanidad. Abraham y su gente salieron del país, probablemente expulsados por sus propios compatriotas babilonios, y emprendieron una migración que los llevó primero a Harán (actual sur de Turquía) y luego a la población de Shechem (la actual Nablus, Cisjordania), en Canaán, situada en un importante nudo de rutas comerciales donde se vendían uvas, aceitunas, trigo, ganado, cerámica y otras mercancías. El Antiguo Testamento nos cuenta que Canaán fue azotada por una hambruna, de modo que Abraham y su gente pusieron rumbo al rico Egipto, cruzaron el embudo de Sinaí-Suez y fueron bien acogidos: Abraham hizo pasar a su mujer Sara por su hermana para evitar que lo asesinaran, vendiéndola al Faraón a cambio de bueyes, asnos, sirvientes y camellos. No obstante y por las acciones de Abraham, Jehová castigó a Egipto con siete plagas, tras las cuales el Faraón descubrió el engaño y los judíos fueron expulsados de nuevo (Génesis 12:17-20). El proxeneta circunstancial hizo lo mismo con Abimelec rey de Gerar a quien le confesó, después de haber descubierto el engaño, que Sara era realmente su media hermana por parte de su padre (Génesis 20:2-12) y acabó con su tribu en Hebrón, actual Cisjordania.

Artículos relacionados

Herramientas personales