Julio Meinvielle

De Metapedia

Julio Meinvielle

Julio Ramón Meinvielle (1905-1973) fue un sacerdote y escritor argentino. Sus libros influenciaron al nacionalismo católico.

Al igual que Rodolfo Irazusta, fue un crítico de la usura judía, citando como inspirador al economista Werner Sombart, perteneciente a la escuela histórica alemana. Afirmó que el judaísmo tenía como objetivo la destrucción del cristianismo y sostuvo que todo tipo de males que le sucediesen a la Iglesia tendrían su base en la acción judaica. Compartía con los diversos movimientos nacionalistas la idea de que el comunismo y el capitalismo eran creaciones judías como parte de su plan para dominar el mundo. Expuso estas tesis en su obra El judío en el misterio de la Historia (1936), y dio a su pensamiento una dimensión argentina, al considerar a Buenos Aires, una "Babilonia moderna", dominada por el lobby judío de las finanzas.

Opositor al nacionalsocialismo, lo criticó desde el catolicismo integral en su obra El nazismo y la Iglesia católica, en la cual acusa al Tercer Reich de perseguir a la Iglesia. Asisimo criticó el racismo nacionalsocialista por ser anticristiano y lo consideraba "positivista" y "cientificista". A su vez, consideraba que el fascismo constituía la traducción política del panteísmo hegeliano y también, siguiendo las enseñanzas de la encíclica Mit brennender Sorge, caracterizaba al nacionalsocialismo como un movimiento cultural formalmente precristiano y esencialmente pagano, en su pretensión de recrear los mitos nórdicos de las antiguas divinidades germánicas.[1]

Contenido

Biografía

Nació en Buenos Aires, Argentina el 31 de agosto de 1905. Estudió en el Seminario Pontificio de Villa Devoto y se doctoró en teología y filosofía. El 20 de diciembre de 1930 fue ordenado sacerdote.

A partir de su trabajo en la parroquia Nuestra Señora de la Salud del barrio de Versailles de la Ciudad de Buenos Aires da el puntapié a una iniciativa de campamentos juveniles parroquiales, que se difunde entre otros colegas del sacerdocio.

Años después, promueve la creación de la Unión Scouts Católicos Argentinos (USCA), la cual lo elige como su primer secretario y, el 7 de abril de 1937 es reconocida por el Cardenal Santiago Luis Copello, obispo primado de la Argentina, como asociación privada de fieles de la Iglesia Católica.[2]

Luego, funda el Ateneo Popular de Versailles, en la calle Roma 950, del que fuera presidente hasta su muerte.

Falleció el 2 de agosto de 1973 víctima de un accidente en la Avenida Nueve de Julio.

Artículo de opinión

Un juicio sobre Meinvielle

(por Alberto Buela, marzo de 2003)


El 17 de octubre de 1981 llegué a París por primera vez y luego del económico viaje en micro desde el aeropuerto de Orly, descendí a unas cuadras de la Casa Argentina en la Cité Universitaire, marchando a pie hasta la misma, pero unos trescientos metros antes de llegar observé una manifestación frente a la entrada de la Cité y dada la fecha pensé como Borges: "Estos peronistas son incorregibles, hasta acá vienen a festejar el día de la lealtad". Pero me equivoqué, eran iraníes partidarios del imán Komeini y contrarios a Bani Sar, un reformista pronorteamericano.

Me inscribí en la Sorbona, la de verdad, no la Patrick Lumumba de la calle Guillaume 28 donde se doctoró la mayoría de los socialdemócratas argentinos como el ex canciller Dante Caputo. Ni en las Écoles Pratiques des Hautes Études como tantos de nuestros filósofos investigadores del Conicet. Allí, bajo la dirección de Pierre Aubenque, uno de los especialistas más profundos de Aristóteles en el siglo XX, obtuve el DEA (Diplome d´études approfondie) con dos seminarios complementarios, uno bajo la dirección de Pierre Hadot sobre Eros et Afrodite chez Plotin y otro dictado por Pierre Boutang sobre L´ontologie de l´origine, además del dirigido por él sobre Métaphysique livre Z.

Y a propósito del seminario dirigido por Pierre Boutang me viene a cuento la anécdota que paso a relatar.

Cursaba yo su seminario regularmente y de manera aplicada, el hombre era vehemente en la exposición pero al mismo tiempo un disperso que comenzaba hablando de Aristóteles o Scheler y terminaba siempre con una contundente crítica al gobierno socialista de Mitterrand. Se notaba en él un compromiso existencial con los destinos de Francia. No era para menos, después me enteré que siendo joven había sido secretario de Charles Maurras, que tenía en su haber la mejor traducción de la Divina Comedia al francés, también de la Apología de Sócrates, y una treintena de obras entre novelas, obras de teatro y ensayos filosóficos. Su encono con la democracia me recuerda que estando una mañana dando clase el sol le dio en la cara y entonces solicitó a uno de los oyentes: "Señor, corra las cortinas que el sol me jode (m´embête) como la democracia".

Años después comprendí la decisión de mi agudo director de tesis que siendo él socialista me instó a cursar con un monárquico un seminario del DEA. Claro está, mi crítica a la democracia liberal coincidía con la de Boutang.

Participando en su seminario de manera bastante activa debido sobre todo a los comentarios y observaciones que sobre Aristóteles y Max Scheler podía hacer, teniendo en cuenta que éste último está más traducido al castellano que al francés y que sobre el primero contaba con los comentarios griegos de Alejandro de Afrodisia en la Biblioteca Leon Robin del Centre de Recherches sur la pensée antique, que yo leía antes de cada sesión del seminario. En una palabra, no eran tantos los méritos propios sino la sabiduría de los antiguos sobre los que me había subido a los hombro.

Para mi sorpresa un día me convocó a su despacho luego de la sesión y me preguntó de donde sacaba mis comentarios sobre Aristóteles ante lo cual le dije la verdad y añadí: "Pero yo estudié Aristóteles antes de venir acá con Conrado Eggers Lang y con el cura Meinvielle". "El Padre Julio Meinvielle, respondió,... el teólogo más profundo del siglo XX, porque le otorgó a la teología mayor funcionalidad político-social que ningún otro. Fue el primero en desarmar el andamiaje teórico de Jacques Maritain y su engendro: la democracia cristiana".

Terminando ya el seminario, cuando nosotros estábamos en plena guerra de las Malvinas, me invitó a cenar junto con el entonces viejísimo abad Luc Lefebvre el fundador y director hasta su muerte de "La Pensée Catholique", participó de la cena el joven profesor Philippe Veysset.

Boutang, espléndido y dicharachero realizó todo un racconto de su vida política, estaba contento porque acababa de terminar su voluminosa obra sobre Maurras que saldría publicada dos años después bajo el título Maurras, la destinée et l´oeuvre. El viejo abad comenzó luego a hablar de Meinvielle y su polémica con Maritain y las cartas de Garrigou-Lagrange, e hizo una larga exposición a la que Boutang asentía cada tanto, hasta que de golpe explotó: "Vea, Maurras me dijo una vez, Meinvielle es la inteligencia más profunda que ha dado la Francia en lo que va del siglo". Ante semejante afirmación suavemente le observé: "Profesor, Meinvielle era argentino". "Mire joven, me respondió: Si yo fuera abogado le diría que para nosotros vale más el ius sanguinis que el ius solis, pero como soy filósofo y francés le digo que el valor universal de Meinvielle lo hace más francés que argentino. El producto argentino hasta ahora es más pintoresco (tango y gauchos) que universal. Meinvielle ha sido, que conozca, el primero que rompió ese cliché conmoviendo con sus observaciones y críticas a lo mejor de la inteligencia europea".

Esta apropiación lisa y llanamente de un autor cuando lo consideran valioso, que los europeos realizan cotidianamente otorgando miles de cartas de ciudadanía a científicos, artistas y pensadores, muestra el peso internacional de Meinvielle, afirmado sin tapujos ni vergüenzas por un filósofo de la altura de Pierre Boutang (1916- 2000).

La defensa de la argentinidad de Meinvielle la dejamos como final abierto para que la complete cualquiera de nuestros lectores. Simplemente decimos que era un hijo de nuestra tierra, educado en nuestra tradición más genuina, prueba de ello la da un pariente suyo, el poeta campero Omar Meinvielle, autor de "El Lunar de mi Tropilla". El Padre Meinvielle recibió una esmerada educación en el seminario metropolitano de Buenos Aires en su mejor época, la de los Castellani, Derisi, Sepich, Lavagnino, Garay y tantos otros. Tuvo un sobrino que llegó a obispo y varios más, otros muchos sacerdotes e innumerables hijos espirituales laicos, como Carlos Sacheri, mártir. Vemos pues, como el origen francés de la familia no le impidió dar auténticos hijos de la tierra argentina.

En estos momentos, en Francia, son best-seller de Ediciones Cherí, dos de sus libros traducidos al francés: De Lammenais a Maritain y De la Cábala al progresismo.

Bibliografía de Meinvielle

  • El comunismo en la revolución anticristiana
  • Prólogo y comentarios a la Carta Encíclica PACEM IN TERRIS
  • Concepción católica de la economía
  • Concepción católica de la política
  • Discurso del Padre Julio Meinvielle en la Sociedad Rural
  • Entre la Iglesia y el Tercer Reich
  • Iglesia y Mundo Moderno
  • De Lamennais a Maritain
  • Crítica de la concepción de Maritain sobre la persona humana
  • El judío en el misterio de la historia (Das Judentum im Geheimnis der Geschichte)
  • Que Saldrá de la España que Sangra
  • En torno al progresismo cristiano
  • La libertad religiosa

Referencias

  1. [1]
  2. C. Buela, "El Padre Julio: un alma grande", Conferencia pronunciada en la Capilla de "Ntra. Sra. de la Merced", el 2 de agosto de 1976, tercer aniversario de la muerte del R. P. Dr. Julio Meinvielle. Publicada en revista Verbo, nº 196, setiembre 1979

Enlace externos

Herramientas personales
Otros idiomas