Madres de Plaza de Mayo

De Metapedia

9.000 o 30.000?
Las Madres de Plaza de Mayo es una asociación marxista formada durante el Proceso de Reorganización Nacional de la República Argentina con el supuesto fin de recuperar con vida a subversivos desaparecidos. El verdadero motivo es el de continuar la lucha terrorista llevada a cabo por sus hijos.

Las Madres de Plaza de Mayo se encuentran actualmente divididas en dos grupos, el grupo mayoritario, denominado Madres de Plaza de Mayo (presidido por Hebe de Bonafini), y las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora (presidido por Marta Ocampo de Vásquez) que acusan a Bonafini de autoritaria.

Contenido

Diferencias

Las diferencias de la separación fueron políticas, con críticas a la conducción de Hebe de Bonafini sobre la asociación por falta de democracia interna y personalismo. Las otras Madres en cambio acusaron a la ONG Línea fundadora de pertenecer al partido político oficialista y sus aliados, y de apoyar al presidente argentino de ese momento, Raúl Alfonsín.

Línea Fundadora representa a las madres y familiares que recibieron las reparaciones establecidas por la Ley 24.411 (que incluyó una indemnización económica rechazada por la otra agrupación de las Madres) y aceptan la Ley 24.231 que crea la figura del detenido-desaparecido.

Mito

El mito sobre la cifra de personas detenidas-desaparecidas en Argentina afirma que son unas 30.000 personas. Es el número que obtuvieron los organismos de derechos humanos a partir de las denuncias y la estimación de casos no denunciados. Sin embargo según el libro Nunca Más, informe de la organización marxista CONADEP (Comisión Nacional de Desaparecidos), los desaparecidos no llegan a 9.000 personas.

Madres de Plaza de Mayo: corrupción y apología del terrorismo

Artículo de opinión

Madres de Plaza de Mayo: corrupción agravada, por Oscar Poe


Mucho se habla de una organización que reivindicaba legítimamente el derecho a saber el destino de sus hijos, desaparecidos en la dictadura militar -aunque varios desde antes de 1976-, y ello se extendió hasta el supuesto retorno de la democracia nativa, acontecido en 1983.

Historia

Las Madres de Plaza de Mayo es una asociación formada durante el último gobierno militar de la República Argentina -1976 / 1983- con el fin de recuperar con vida a los detenidos desaparecidos, inicialmente, y luego establecer quiénes fueron los responsables de los crímenes de lesa humanidad y promover su enjuiciamiento. Posteriormente tratan de continuar lo que ellas entienden como la lucha que intentaron llevar a cabo sus hijos, mediante la misma asociación, con su propia radio, universidad (UPMPM), café literario, plan de vivienda social, guardería infantil y programa de televisión. Todos financiados con el dinero del Estado que a su vez pagó fuertes indemnizaciones en concepto reparación hacia los parientes directos -doscientos cincuenta mil dólares por cada desaparecido. El que tiene tres o cuatro como alguna de ellas... millonarias, sin hijos, sin justicia, pero millonarias-, motos todos ellos que sin mediar consulta alguna hacia el pueblo lo han realizado y continúan haciéndolo con nulo control sobre los destinos en cuanto a los múltiples subsidios.

Las Madres de Plaza de Mayo se encuentran actualmente divididas en dos grupos: el grupo mayoritario, denominado «Madres de Plaza de Mayo» (presidido por Hebe de Bonafini), y las «Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora» -sector separado en 1986 y presidido por Marta Ocampo de Vásquez debido a las fuertes discrepancias con Hebe de Bonafini y sus asociadas-.

La diferencia entre las líneas

Las diferencias de la separación fueron políticas, con críticas a la conducción de Hebe de Bonafini sobre la asociación por supuesta falta de democracia interna y personalismo. Las otras Madres en cambio acusaron a Línea fundadora de pertenecer al partido político oficialista y sus aliados, y de apoyar al presidente argentino de ese momento, Raúl Alfonsín.

Línea Fundadora representa a las madres y familiares que recibieron las reparaciones establecidas por la Ley 24.411 (que incluyó una indemnización económica rechazada por la otra agrupación de las Madres) y aceptan la Ley 24.231 que crea la figura del detenido-desaparecido, Así como sobre la necesidad de preservar la memoria y tener en vista perspectivas históricas.

Por otra parte la agrupación Madres de Plaza de Mayo no aceptaba -en principio- la reparación histórica monetaria, porque no reconoce la muerte de los detenidos-desaparecidos, pero luego recibieron millones de dólares bajo distintos subsidios que iban dirigidos a múltiples actividades, por lo que su poder creció al amparo de tal cadena de felicidad, sin tener que dar ni rendir cuentas a nadie. Otra organización que ha usufructuado el papel de víctimas se llaman asimisma Abuelas de Plaza de Mayo, que también ha recibido toneladas de dinero que sale indirectamente del bolsillo del pueblo, más por detrás hay muchas organizaciones que se han montado en tal orgía con dinero ajeno, todas bajo el dudoso rótulo de los "derechos humanos", que en verdad están totalmente torcidos.

La verdad que no se dice

Lo cierto de todo ésto es que en su momento, allá por fines del `60, muchos jóvenes con buenas intenciones pensaron que el camino de la liberación era la revolución armada, y que el comunismo la panacea ideal para el pueblo. Ellos lucharon tras dichos ideales a sabiendas que podían morir, pues el accionar como guerrillero podía depararles tal destino, por lo que eran conscientes de ello.

La sociedad silenciosa, a su vez, que en principio sentía una sensación de simpatía para con los audaces jóvenes, mas luego y viendo que la situación empeoraba, poco a poco cambió tal empatía por el distanciamiento. La mayoría que era peronista o radical no creía ni en tal ideología y menos en el tipo de lucha violenta emprendida: rechazaba de plano la sangre derramada.

Los actores de derecha, que también eran una fracción menor de la sociedad, fueron escalando posiciones por el vacío producido de moderados, y es entonces que la llamada guerra sucia recrudece y se institucionaliza cuando asumen el poder total con el golpe de estado de 1976.

Por entonces la mayoría silenciosa solo baja la cabeza, tal vez por asumir su culpa en todo ésto, más también confundida por no visualizar la salida a tamaña crisis de destino. Sufre las consecuencias de quedar en medio de dos posiciones antagónicas, a las que no reconoce como su expresión, su idea de organización social ni convivencia.

Tras la crisis financiera posterior a 1981 la situación económica empuja a las quejas, con paros y algo de movimiento político tradicional, y en tal escalada estaba hasta que aparece el conflicto por las Islas Malvinas, "salida hacia adelante" de una dictadura fraccionada por diputas internas y mucha corrupción.

A la pérdida de tal conflicto bélico -nunca formalmente se declaró la guerra- le sucede la crisis final del mal llamado proceso de reorganización nacional, que no reorganizó nada y menos con sentido nacional.

Vuelve la democracia, a las apuradas y firmando lo que sea para asumir el poder, y es entonces que uno con aspecto paternalista asume como presidente, y entre sus ropajes trae un halo de izquierda light, un coqueteo con tal sector por ser políticamente de progresista y ello atrae votos. Mientras tanto el juicio por todo lo sucedido se impulsa a medias, más diciendo que haciendo, pero que en el fondo se trataba de parecer ser un GATOPARDISMO a la criolla, de dejar que el tiempo sepulte lo sucedido.

Poco a luego la izquierda se desilusiona alejándose del gobierno, considerando que éste más trababa que apoyaba, y así tal poder transitorio que era a su vez de transición se encaminó a sobrevivir, hasta que la sumatoria de malas decisiones lo acorralaron en una de las peores crisis económicas que tuvo Argentina desde su nacimiento. Alfonsín termina por trasladar el poder de manera anticipada al nuevo gobierno, que era encarnado por un pícaro denominado Menem, quien también coqueteo con la izquierda, aunque puntualizó mucho en parecer ser la salvación mágica de la nación. Menem a poco de asumir logra afirmarse tras encolumnarse por detrás de los intereses internacionales más poderosos, siendo su política exterior solo un apéndice más del Departamento de Estado.

Fin de Menem, tras cumplir dos mandatos, y viene otro que dice pero no hace, y dura poco, por lo que Argentina cae en una crisis casi de disolución en el 2001.

Luego y por temor se elige alguien que podía enderezar la situación, y es allí que tal asume con el voto temerosos del congreso nacional, quienes más lo elegían para salvar su trasero que en pos de reconstruir la nación. Luego que tras poner cierto orden, muy de la mano afortunada más que el del saber, Argentina comienza a salir en soledad de la crisis. En un momento dado, de tantas protestas por todos lados, el gobierno a través del Ministro del Interior intenta poner mano firme, y el resultado fueron dos muertos que empujaron a elecciones anticipadas.

Tras mucho manoseo, de parte del presidente, que supo dividir en tres al peronismo para que Carlos Menem no volviese a ser presidente, asume el poder un elegido por su dedo: Néstor Kirchner.

A poco de asumir el mismo se abocó a consolidar su propio poder, por lo que sumaba de todo, y es entonces que le dio lugar a las organizaciones de izquierda, por sobre todo a aquellas que tenían buena prensa y que podían respaldarlo en su poder. Las Madres de Plaza de Mayo eran una marca que le daba entidad, por ello las absorbió, y tras ellas a otras, pues le servían para su propio propósito: El de pasar a ser del poder permanente.

Sabiendo que el dinero tienta, máxime sin control de gastos, les dio para que se corrompan, cosa que hicieron de manera veloz. La primera víctima de tal accionar fue de falsedad ideológica, de traicionar los ideales de los propios hijos o nietos muertos, manoseando a tal punto todo ello que las supuestas víctimas indirectas terminaron haciendo las mismas cosas por la que se levantaron en armas sus hijos, nietos, y demás muertos por nada.

Kirchner en los tiempos de plomo, en el sur, no participó en nada que tenga que ver con el conflicto entre las dos facciones, y solo se dedicó como abogado a acumular dinero, llegando a ser uno de los principales prestamistas de la ciudad de Santa Cruz, y según se ha comprobado con estrechos vínculos eclesiásticos y militares.

La corrupción entre las organizaciones que reivindicaban sus muertos y demás, era ante la luz de todos, por sobre en especial el periodismo, quienes se callaron y no difundieron lo que sabían, no solo por el compromiso ideológico con mezcla de lástima, sino por temor a ser señalados por la misma "jefa" de la organización ya criminosa: Hebe de Bonafini.

Solo un grave incidente pudo romper con el sello de silencio, y fue cuando el doble parricida Sergio Schoklender es señalado como ladrón de los fondos de las Madres de Plaza de Mayo, pero que ante tal acusación el mismo fue a la justicia y su vez acusó: Declaró señalando los delitos realizados por Hebe de Bonafini y adjuntas -incluyendo a su hija-.

El tal Sergio -acusado y condenado por asesinar a sus padres junto a su hermano- supo ingresar a tal organismo de la mano de doña Hebe, y según parece ello sucede en una oscura relación entre ambos, donde el sociópata entró como especie de hijo postizo, pero con el agregado del síndrome de Edipo. Hay que recordar que tal oscuro personaje estuvo muchos años en la cárcel, donde además de aprovechar para recibirse de abogado, es de suponer que tenía relaciones sexuales con los otros presos, así que sobarla a ella no le era mucho esfuerzo. Por ello él llegó a administrar los millones de dólares que la tal Hebe conseguía presionando al que sea, incluso al gobernador de la pobre provincia de Misiones, que le dio más de trescientos mil dólares -960 mil pesos- en un acto público, con la escusa de construir casas en el programa denominado "sueños compartidos".

Tras la denuncia del tal Schoklender toda la causa quedó en la nada, estando el ladrón aún suelto y disfrutando de su Porche, Ferrari, casa en Country, yate, avión, y vaya a saber que más.

Mientras tanto doña Hebe solo declaraciones en contra de aquel realiza, pero se cuida de no hacerlas judiciales, y a todo ésto el gobierno no actúa como parte afectada -de defender nuestros dineros-, y tampoco lo realiza de oficio la Justicia, que de seguro recibió su parte para quedarse donde está: Cómplice directa de la extendida corrupción.

Actos y acciones actuales

Doña Hebe, la "jefa", le debe tanto al gobierno actual, por el encubrimiento agravado que ha realizado tapando la corrupción de aquella, que está obligada a salir en defensa de la gestión actual inmiscuyéndose en asuntos bien complejos, pues sabe bien que si Cristina Fernández cae por destitución, ella va presa hasta que el infierno quede hecho hielo.

03/01/13 - Hebe de Bonafini atacó a la Corte: "Cuando nos cansemos entraremos a Tribunales"

La titular de Madres dijo que lo harán para ver si los jueces "tienen pelotas". "Esta Corte que de Suprema no tiene nada", agregó. Criticó a Lorenzetti y también apuntó contra Elena Highton y Carmen Argibay: "Repudio esas dos mujeres". Aunque diferenció a Zaffaroni: "Es lo más grande que tenemos"... (¿será de nalgas?).

Luego de realizar la tradicional ronda de los jueves, Hebe de Bonafini se dirigió a los Tribunales de la Ciudad para realizar un breve acto donde embistió contra la Corte Suprema de Justicia.

La titular de la Fundación realizó una advertencia al poder judicial, si no fallan a favor del Gobierno en torno a la Ley de Medios. “Vendremos cada jueves a esta puerta y cuando nos cansemos entraremos a los Tribunales a ver si estos señores se ponen las pelotas que no tienen para hacer lo que tiene que hacer, porque lo único que tienen es miedo a los medios”, afirmó Hebe.

Al tiempo que anunció que harán "todas las marchas necesarias para que la ley se aplique".

“Nosotras estamos convencidas de hacer este acto, que lo decidimos anteayer, con el repudio más profundo a esta Suprema Corte, que de suprema no tiene nada y de corte tiene menos”, afirmó la titular de Madres de Plaza de Mayo.

Ante unas 50 personas con banderas de La Cámpora y de su fundación, Bonafini criticó al presidente del máximo tribunal, Ricardo Lorenzetti, y mencionó que "al casamiento de sus hijos y a fin de año no nos invita a nosotros, lo invita a Magnetto, convencidos de su propia clase".

Además, sin nombrarlas, también cuestionó a las dos integrantes de la Corte Carmen Argibay y Elena Highton de Nolasco. “Lamentó que haya dos mujeres entre ellos, también repudio esas dos mujeres que no son capaces de ponerse al frente y decir renunciamos, no queremos esta Suprema Corte”.

El único integrante de la CSJ que se salvó de las críticas de Bonafini fue Eugenio Zaffaroni, de quien dijo “es lo más grande que tenemos”.

Para la titular de Madres “este pueblo, que salió a la calle, nos va a acompañar a condenar a la Corte que desecha la Ley de Medios, porque está al lado de los represores, del mismo que secuestró, torturó, violó y aceptó los campos de concentración”.

Desde las escalinatas del Palacio de Justicia, Bonafini concluyó asegurando que los magistrados "son pagos por los medios".

4 de enero de 2013 - Bonafini sube el tono de sus amenazas a la Corte

Anunció que revelará "quiénes son" los jueces del máximo tribunal; exceptuó a Zaffaroni; silencio del Gobierno y fuertes críticas de la oposición.

La presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, redobló ayer sus amenazas a la Corte Suprema para que apruebe la constitucionalidad de la ley de medios. Anunció que está encabezando una "exhaustiva investigación" sobre cada uno de sus jueces y que cada jueves revelará "quiénes son" en realidad.

No adelantó de dónde obtendrá la información ni quiénes están trabajando con ella en su búsqueda, pero dijo: "Nosotros siempre nos hemos destacado por haber sido investigadoras. Tenemos gente que trabaja muy bien, así que estamos preparando eso". Sólo exceptuó a Raúl Zaffaroni, el único ministro que votó por poner fin a la medida cautelar que protege al Grupo Clarín y es quien mejor relación tiene con el Gobierno . A él lo definió como un juez "muy probo". Del resto dijo que estaban "comprometidos con los que fueron represores, comprometidos con los grandes medios, a los que les tienen miedo o son socios".

La relación del Gobierno con la Corte atraviesa su momento más crítico. El Poder Ejecutivo acusa al máximo tribunal de favorecer al Grupo Clarín, y los jueces denuncian que el Gobierno los presiona. En las últimas semanas, ministros de la Corte dejaron trascender incluso que están preocupados por supuestos seguimientos por la calle, teléfonos pinchados y campañas de desprestigio en medios oficialistas.

13 de enero de 2013 - La Asociación Madres de Plaza de Mayo oculta al Estado datos esenciales

(por Hugo Alconada Mon para el diario La Nación.)

La Inspección General de Justicia (IGJ) se encuentra desde hace años en condiciones técnicas de retirarles las personerías jurídicas a la Asociación y a la Fundación Madres de Plaza de Mayo, decisión que se mantiene congelada por razones políticas, según surge de los registros internos del organismo sobre ambas entidades a los que accedió La Nación y los parámetros previstos por la ley orgánica de la IGJ.

De tomar esa decisión, la IGJ determinaría la muerte jurídica automática de las dos grandes columnas en las que se apoya la entidad que preside Hebe de Bonafini , envuelta en un escándalo por la presunta defraudación millonaria con fondos públicos destinados a la construcción de viviendas sociales.

Sin personería jurídica, las Madres no podrían operar con cuentas bancarias, ser titulares de inmuebles ni recibir subsidios. Por el contrario, las entidades deberían liquidarse y disolverse -vender sus activos y saldar sus deudas-, designándose liquidadores responsables sin vínculo previo con esas organizaciones.

En el caso de la asociación, el expediente abierto en la IGJ es el número 1663654. Se encuentra activo desde hace casi 13 años. Pero es delgado. Sólo incluye el acta de constitución, presentada en marzo de 1999. Desde entonces, ese legajo sólo registra un par de movimientos, incluido un oficio que remitió la Justicia. Después de aquel primer movimiento en 1999, la entidad que lidera Bonafini incumplió con toda la normativa vigente y los plazos previstos por la IGJ. Nunca presentó balances, tampoco acompañó la declaración jurada para el re empadronamiento no cumplió con la normativa anti lavado, ni comunicó los cambios de nombres en su comisión directiva.

Además, la asociación nunca informó con 15 días de anticipación la celebración de asambleas, como dispone la normativa vigente. Sólo por eso, la IGJ puede requerirle al Ministerio de Justicia que le retire su autorización para funcionar, "como pasa con cualquier entidad que no haya celebrado una asamblea ordinaria durante dos o más períodos", precisó una fuente del organismo oficial a LA NACION.

La lista de documentos pendientes de la asociación civil es larga, al punto de que en su página oficial de Internet, la IGJ informa que esa entidad de Madres "no tiene trámites" presentados. Aun así, la entidad presenta una notable confusión informativa con su otro pilar, la Fundación que lideró Sergio Schoklender durante años.

El contraste entre la situación irregular de la Asociación que lidera Bonafini y las Madres de Plaza de Mayo Línea fundadora es notable. Con el número de registro 353014, esta última se encuentra al día con sus presentaciones de asambleas, balances y declaraciones juradas. No tiene oficios, reconstrucciones, ni sumarios, como así tampoco ningún paso por la secretaría privada del número 1 de la IGJ.

A diferencia de la Asociación que lidera Bonafini, también, la Fundación -con el número de entidad 1757199- sí presentó algunos documentos, aunque fuera de los plazos establecidos y, varios de ellos, luego de que estallara el escándalo, en mayo de 2011, por el que además se encuentra vigente la inhibición general de sus bienes.

La Fundación, por ejemplo, presentó su balance correspondiente a 2008 en agosto de 2009, y de 2009 en mayo de 2010. Pero por esa época, en la que incumplía con plazos y requerimientos, la entidad se presentó ante la IGJ para pedirle que le retirara la personería a la Sociedad Rural Argentina, por algunas de las mismas razones por las que el organismo debería retirársela (de lo que se informa por separado).

Entre sus incumplimientos, y a pesar de los $ 750 millones girados por el Gobierno para distintas obras, la Fundación jamás cumplió con las resoluciones vigentes de la IGJ para la prevención y lucha del lavado de activos. En particular, no informó el origen y licitud de los fondos de las donaciones recibidas ni el carácter de personas expuestas políticamente (PEP) de los miembros de su Consejo de Administración, e incumplió con la obligación anual de presentar una declaración jurada con detalles sobre el estado de cumplimiento de la normativa anti lavado. Por el contrario, presentó, ya con el plazo vencido, su declaración jurada que impuso el organismo para el re empadronamiento de las entidades, fueran comerciales o sin fines de lucro.

En el caso de la Fundación, la sensibilidad política del expediente queda claro en los movimientos que exhibe su legajo en el sistema informático interno de la IGJ, conocido por sus funcionarios y empleados por las siglas ARGA. De allí surge que todos los últimos trámites y presentaciones terminaron acumulados sobre el escritorio del número uno de la IGJ, Norberto Berner, desde el 29 de octubre último. Según consta en ese mismo sistema, como parte del "proceso de análisis".

Así, por ejemplo, la Fundación comunicó los nombres de su nueva comisión directiva y el cambio de sede en agosto de 2011. En julio de ese año, tras la pelea entre Bonafini y Schoklender, más el desplazamiento de varios de sus colaboradores, notificó a la IGJ una tercera comisión directiva. Y cuatro meses después, acompañó su declaración jurada. Todo se encuentra en manos de Berner, sin que haya dispuesto desde entonces la aprobación o denegatoria de ese trámite mediante un acto administrativo.

El número uno de la IGJ, que responde políticamente a La Cámpora, también mantiene bajo su control directo desde octubre pasado las dos informaciones sumarias que abrió el organismo en junio y julio de 2011, poco después de que estallara el escándalo.

Registrados bajo los códigos 4018419 y 4018704, ambas informaciones sumarias fueron iniciadas bajo el mando del antecesor de Berner al frente del organismo, Marcelo Mamberti, cuyo padrino político era el entonces jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.

Ambas informaciones sumarias desaceleraron su ritmo cuando Fernández perdió la pulseada por el control político de la Fundación a manos del ministro de Planificación, Julio De Vido, y su equipo, y del entonces ministro de Economía, Amado Boudou, quien colocó al frente del fideicomiso a su ex secretario privado, Aybar Roberto Domínguez, al que también le otorgó un poder para que se encargara de pagar las expensas en su departamento de Puerto Madero.

Desde entonces, sin embargo, ya fuera en manos de las Madres, de funcionarios públicos o allegados al actual vicepresidente, la Fundación no ha presentado los balances correspondientes a 2010 y 2011, los más sensibles y sujetos a la investigación penal en manos del oprobioso juez Norberto Oyarbide.

24 de enero de 2013 - Bonafini empezó con su amenaza extorsiva y empezó a revelar la historia de los jueces

En su tradicional discurso de los jueves, la titular de Madres de Plaza de Mayo hizo público el currículum de uno de los jueces de la Corte Suprema. "El pueblo lo evaluará", dijo.

A comienzos de enero, Hebe de Bonafini renovó su presión contra el máximo tribunal debido a que éste impulsa la causa de corrupción donde ella es la principal responsable / culpable. Como lo hiciera en 2010 –cuando amenazó con "tomar el Palacio de Tribunales"–, el disparador (que era excusa) de sus diatribas fue la Ley de Medios, cuya aplicación plena aún está trabada en la Justicia.

"Cuando nos hartemos, vamos a entrar", lanzó el primer jueves de 2013, ocasión en que mudó la tradicional ronda que hace su agrupación en la plaza que le da nombre a Tribunales, algo que realizó también para evitar los insultos de la gente, quien ya harta de verla enarbolar las banderas de los derechos humanos con la izquierda mientras que con la derecha se llena los bolsillos, está comenzando a reaccionar increpándola.

Una semana después, en el mismo escenario, prometió que en tanto no haya una respuesta de ese cuerpo a la demanda que planteaban (que en el fondo es que se deje "congelado" todo el asunto de la corrupción), las Madres expondrían la historia de cada magistrado.

"Ya estamos trabajando con la historia de cada juez", adelantó entonces, y explicó que el objetivo de esa suerte de escrache era "que el pueblo sepa quiénes son cada uno", porque reflejará "con quién se acomodan y quién les paga" a los magistrados.

Este jueves, la dirigente cumplió. Tras la ronda habitual –que se hizo en Plaza de Mayo debido al calor–, Bonafini leyó públicamente el currículum de Carmen María Argibay.

Antes de pensar, y al referirse a la promesa que había hecho, dijo que en la Corte Suprema hay jueces "buenos, hay malos y regulares".

"Las Madres no vamos a hacer ninguna apreciación", indicó, y reiteró que será "el pueblo" el que evalúe la conducta de los jueces. Luego procedió a la lectura del historial de la magistrada.

26 de febrero de 2013 - Bonafini declaró en la causa Schoklender: Se afanaron todo

La titular de Madres de Plaza de Mayo prestó testimonio ante Oyarbide. Es por el desvío de fondos de la fundación. No hizo declaraciones a la prensa.

La titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, dijo hoy que los hermanos Pablo Guillermo y Sergio Mauricio Schoklender "se afanaron todo" de la Fundación y que fue "traicionada y defraudada".

Bonafini declaró como testigo en la causa por el desvío de fondos de la Fundación y dijo que si bien firmó las actas de directorio sospechadas, era Sergio Schoklender quien las confeccionaba y que ella confiaba en su contenido, informaron a DyN fuentes judiciales.

En la causa se investiga la defraudación con fondos públicos en la construcción de viviendas sociales del programa "Sueños Compartidos" de su Fundación, por la cual están procesados y detenidos Sergio y Pablo Schoklender. Bonafini arribó a los tribunales federales de Retiro poco después de las 10 y declaró ante el juez federal Norberto Oyarbide por casi tres horas.

La titular de Madres respondió todas las preguntas que se le hicieron en el juzgado, informaron fuentes judiciales y no hizo declaraciones a la prensa.

Bonafini fue citada como testigo luego de que Oyarbide procesó y dictó la prisión preventiva como supuesto jefe de una asociación ilícita al ex apoderado de la Fundación, Sergio Schoklender, y también a su hermano Pablo y al contador Alejandro Gotkin como organizadores.

Tribunales. Bonafini ingresó a las oficinas del juzgado, ubicadas en el tercer piso de los tribunales federales del barrio porteño de Retiro, junto a su abogado Eduardo Fachal.

La titular de la Asociación prestó “declaración testimonial” en la causa, aunque "no hay ningún elemento que la vincule con la investigación”, según aseguró hace una semana el fiscal federal Jorge Di Lello, quien había pedido esta declaración.

El juez Oyarbide citó en días sucesivos a varias integrantes de la Fundación Madres de Plaza de Mayo a prestar testimonial y el jueves lo hará Mercedes de Melonio, firmante de parte de la documentación involucrada.

En cambio, la ex ministra de Economía y asesora financiera de la entidad Felisa Miceli fue citada a prestar declaración indagatoria y no testimonial el 5 de abril, mientras que cuatro días más tarde deberá hacerlo en igual calidad Rubén Brizuela, jefe de seguridad de Sergio Schoklender.

A doña Hebe y su pandilla

Estamos de acuerdo en que la Corte Suprema no da ni asco, que solo defienden su posición de privilegiados, pero a diferencia de vuestra actitud diferimos qué es lo que debe hacer aquella en función de la sociedad, y más discrepamos con el peor miembro de la corte, el tal Zaffaroni, un tipo de personaje intelectual y físicamente promiscuo, al que le solicitamos su renuncia o que le destituyan y enjuicien. A la par sabemos que la ofensiva de Doña Hebe se debe al avance que está realizando la justicia investigando a la organización Madres de Plaza de Mayo, donde entre otras deudas está la falta de aporte patronal hacia todo el personal que trabaja o a trabajado para dicha organización de torcidos humanos, adeudando hasta la fecha 170 millones de pesos a los trabajadores. Luego, el desquicio en la cadena de felicidad, es de tal magnitud que cuando se termine de descubrir el escándalo será internacional. Por ello su táctica en éste momento es como la del tero: Canta lejos de donde pone el huevo... o sea: hace lío con la escusa de la ley de medios o cualquiera cuando en verdad trata de frenar la investigación sobre los cohechos que tal organización ha generado y aún genera. Para peor y de lo que ningún medio profesional dice, el tener información comprometedora de los miembros de la Corte Suprema y no presentar la denuncia como se debe es incurrir en el delito de ocultamiento, además de otro acto delictual evidente: la extorsión.

Por otra parte usted, doña Hebe, considera que le debemos algo, y en verdad es al revés: Usted nos debe dinero por ladrona. Por ello, por todo lo expuesto, usted y todos los que están en la cadena de felicidad a costa del dinero del pueblo, han caído en una CORRUPCIÓN AGRAVADA por estafar a la nación toda tras el velo de ser "víctimas", por usufructuar a los asesinados como método para hacerse del dinero nuestro, por manchar todo un proceso de limpieza iniciado en su momento que era esclarecedor para generaciones venideras, por usar la sangre de sus hijos para robar.

(Un tema que es curiosidad... ¿se acordará aún del nombre de sus hijos y la causa por la que murieron?).

Por último, la decepción es tan grande que hace a un enojo igualmente profundo, con deseos muy oscuros para con usted y los cincuenta seguidores pagos que tiene, una pequeña fracción muy ruidosa a la que ya estamos harto de escuchar, y solo ambicionamos que se haga justicia, que es mandarlos bien al sur bajo un régimen de trabajos forzados, a ver si con ello rescatamos algo de todo lo que nos estafaron, tanto en material como moral.

Por ahí un pobre periodista dice que el Estado Argentino le debe mucho a usted, y no es así. Quien le debe algo son aquellos que se apropiaron del poder con un golpe de estado, por lo tanto el Estado Argentino democrático quedó apartado por uno ilegal, lo que significa que nosotros no debemos asumir nada de aquel, y si darle el lugar para que los demandantes le quiten a los delincuentes con uniformes todo lo que poseen, desde la libertad tanto como patrimonio, extendiéndose a sus familiares directos si la suma no es suficiente.

La mayoría silenciosa no le debemos un corno, fuimos víctimas directas de una confrontación inventada entre dos bandos (ver: "Subversión en Argentina. La verdad oculta"), y si no asumimos postura en favor de ninguno -pues de haber apoyado a los que dieron el golpe aún estaríamos bajo tal régimen- es por que no creíamos en la lucha emprendida por sus hijos, y que es muy posible que sus hijos lo hayan realizado con buen espíritu, más de haber triunfado tal segmento pequeño la Argentina hubiera caído en un régimen similar al que impuso Stalin, cuestión que no nos agradaba ni nos entusiasma. Sus hijos, señora de baja estirpe, de lengua viperina y demasiado colesterol, sabían del riesgo, por lo tanto su muerte no era un acto no previsto: murieron por lo que creían y yo más millones más no le debemos ni el saludo, pues con tal accionar perdimos años de vida, mucha sangre, además de implantarse por entonces la semilla de la delincuencia estructural actual, y un claro retroceso en el concierto de las naciones civilizadas.

"NO HAY PERDÓN NI VERDAD SIN JUSTICIA"... ¿No es así?

Artículos relacionados

Enlaces externos

Videos

Herramientas personales