Mohamed Alí Seineldín

De Metapedia

Héroe de Malvinas: Mohamed Alí Seineldín
Me di por muerto en Malvinas. El resto de mi vida lo pongo al servicio de mi Patria luchando por un proyecto Nacional, para que la presente generación, si aceptare este desafío, lo enarbole como bandera de Victoria. En más de una década de cárcel, el sistema tan solo ha logrado encerrar mis ochenta kilos de carne y huesos. Mi espíritu siempre ha vivido en libertad. Mientras haya tan solo un grupo de argentinos, que resistan a ser conquistados, la Patria vive.


Mohamed Alí Seineldin (Concepción del Uruguay, Provincia de Entre Rios; 12 de noviembre de 1933 - 2 de septiembre de 2009; Buenos Aires) fue un militar argentino, oficial del arma de infantería egresado del Colegio Militar de la Nación, paracaidista, comando, buzo Táctico de la Infantería de Marina egresado en Mar del Plata, oficial de Estado Mayor de la Escuela Superior de Guerra. Instruyó y dirigió las fuerzas de elite de la República de Panamá. Fue instructor de numerosos comandos de oficiales y suboficiales argentinos en el Colegio Militar y en la Escuela de Infantería instruyó a hombres de las tres FFAA y de las fuerzas de seguridad. El 2 de abril de 1982 comandó al heroico regimiento de Infantería 25 que peleó bravamente y asestó muchas bajas a los británicos. Los soldados veteranos aún hoy veneran a Seindelín, porque recuerdan que los acompañó en las trincheras.

Fue condenado a cadena perpetua por el levantamiento carapintada de diciembre de 1990. Pero en el 2003 recibió el indulto presidencial de Eduardo Duhalde. Mezcla de cruzado y falangista, el coronel Mohamed Ali Seineldin encarna al prototipo de militar católico y nacionalista de Argentina. A diferencia de algunos de sus pares no fue denunciado por corrupción, ni asesinato de opositores, ni torturas durante la dictadura de 1976 a 1983.

Murió el 2 de septiembre de 2009, de un ataque cardíaco a los 75 años. La ministro de Defensa de Argentina, la ex terrorista Nilda Garré, prohibió que reciba los honores de militar atento a su jerarquía.

Contenido

Carrera militar

Sus estudios primarios y secundarios los realizó en Concordia, ciudad hasta donde se trasladó su familia. En 1957 egresó del colegio militar de la Nación, con el grado de Subteniente del arma de infantería. Su primer destino militar fue en la ciudad de Monte Caseros, en Corrientes; posteriormente, prestó servicios en la Escuela de Suboficiales "Sargento Cabral" y en el Colegio Militar de la Nación, establecimientos de formación de los futuros suboficiales y oficiales del Ejército Argentino.

Más tarde fue jefe de una compañía de paracaidistas en Catamarca. Cuando completó sus estudios superiores en la Escuela Superior de Guerra, se le otorgó el título de Oficial de Estado Mayor. Luego se desempeñó como profesor en esta misma escuela. Colaboró en los planes de estudio de diversos organismos de la Policía Federal Argentina. Fue jefe de los cursos de "Comandos" del Ejército; y participó en el operativo Independencia de la Provincia de Tucumán.

Como consecuencia de su manifiesta oposición al relevo del Comandante en Jefe del Ejército, General Numa Laplane, por cuanto vislumbraba que este episodio no era aislado sino que formaba arte de una estrategia para el desplazamiento del Gobierno Nacional, fue relevado de sus funciones en la Escuela de Infantería, en 1975. No obstante, fue seleccionado para la formación y conducción de una unidad especial de "Comandos" para la prevención de atentados terroristas durante la realización de la Copa Mundial de Fútbol de 1978.

En oportunidad de suscitarse el conflicto con Chile, fue trasladado hacia la Patagonia. En 1981 y 1982 fue Jefe del Regimiento de Infantería 25, en Sarmiento, provincia de Chubut. El 2 de Abril de 1982 compartió, con esta Unidad militar, el honor del desembarco en las Islas Malvinas; las páginas de gloria que este Regimiento logró se forjaron con los actos del heroísmo y los éxitos en el cumplimiento de las misiones asignadas.

Luego de su ascenso al grado de Coronel, en 1984, fue asignado a la República de Panamá como Agregado Militar, por el Gobierno Nacional. En ese cargo se desempeñó durante 1985 y 1986; concluido ese período y, por especial solicitud del Gobierno de Panamá, le fue extendida su comisión en ese país en el carácter de "Asesor Militar". Desde ese puesto clave, contribuyó a la formación del Ejército de Panamá, comenzando con sus Institutos de Formación. Cuando los Estados Unidos invadieron Panamá, en 1998, fue el único militar argentino que rechazó públicamente esta arbitrariedad.

Alzamiento carapintada

En 1988, Seineldín encabezó la rebelión militar carapintada de Villa Martelli, durante la presidencia del marxista Raúl Alfonsín. La rebelión concluyó con un acuerdo entre el líder carapintada y el Gral. Isidro Cáceres (jefe del ejército).

Seineldín, fue el líder del alzamiento carapintada contra el gobierno pro estadounidense de Carlos Menem del 3 de diciembre de 1990, donde unos 50 soldados se hicieron con el control de instalaciones militares de la provincia Buenos Aires. El mismo día, el gobierno declaró el estado de sitio durante 60 días. Los rebeldes se rindieron el 4 de diciembre y ese mismo día se levantó el estado de sitio.

Un tribunal militar condenó a los oficiales rebeldes a períodos de cárcel que oscilaban entre los 12 años y el "encarcelamiento indefinido".

Su participación en los Pronunciamientos militares argentinos tuvieron el único objetivo de impedir la disolución de las Fuerzas Armadas, espiritualmente afectadas tras Malvinas y la lucha contra la Subversión. Conocedor de los planes internacionales para con Latinoamérica, buscó, a través de éstas manifestaciones, impedir que se cumplieran los esquemas contra las Fuerzas Armadas propuestas por el señor el ex presidente de Estados Unidos Bush, en su "Manual para destruir a las Fuerzas Armadas de Latinoamérica".

Desde el 3 de diciembre de 1990 cumplió condena por "tiempo indeterminado", en el Penal Militar de Campo de Mayo, por amar a su Patria y ser fiel al Ejército de la Nación Argentina. El 20 de mayo de 2003, con un indulto del ex Presidente Eduardo Duhalde, recupera su libertad.

Posiciones

Se consideraba a sí mismo un oficial encuadrado dentro de la rama nacionalista del Ejército argentino, vinculada históricamente a José de San Martín, Juan Manuel de Rosas y Juan Domingo Perón. Por esto último muchos simpatizantes del Partido Justicialista reivindican públicamente su figura y lo consideran un auténtico héroe nacional de la guerra malvinense, además de haber sido condecorado por el propio General en vida. Era Presidente Honorario del Comando Superior Peronista.

También:

Panamá

En medio del silencio del generalato de escritorio, el coronel Seineldín, vistiendo uniforme de combate, el 20 de diciembre de 1989, leyó un pronunciamiento de solidaridad con el pueblo y las Fuerzas de Defensa de la hermana República de Panamá titulado: Severa condena a la agresión imperialista en Panamá. El general Isidro Bonifacio Cáceres no dudó en aplicar 10 días de prisión a quien había osado defender la soberanía nacional de la tierra de Torrijos, fragmento de la Patria Grande Latinoamericana.

A continuación transcribimos los aspectos más salientes del comunicado de Seineldín:

"Con dolor espiritual comparto la justa indignación y el sufrimiento de las Fuerzas de Defensa y el Pueblo de la hermana república de Panamá, martirizados por la agresión al principio de soberanía nacional que dio fundamento a todos los estados de América, incluido el de la potencia agresora.

Como militar argentino he desarrollado una prolongada misión profesional en Panamá, contribuyendo a la consolidación de sus fuerzas armadas y en cumplimiento de objetivos superiores de la política exterior argentina.

De la misma manera que en 1982 la república de Panamá se solidarizó con la causa de Malvinas, hoy nuestra hombría de bien nos obliga a declarar públicamente lo siguiente:

  1. Se ha quebrado el principio de autodeterminación de los pueblos.
  2. Se ha roto la solidaridad debida entre los Estados americanos, ejerciéndose de hecho la intervención directa en asuntos internos de una Nación soberana, en violación del Derecho internacional y americano.
  3. Se ha creado un precedente peligroso, que afectará la seguridad hemisférica.
  4. Se han generado serias dudas acerca de la sinceridad de las intenciones del cumplimiento del Tratado Torrijos-Carter, que importa el reintegro a Panamá de la plena soberanía sobre el Canal.

Señores Jefes, Oficiales y Suboficiales del Ejército Argentino, compatriotas argentinos y americanos todos:

La causa de Panamá es la Causa de Malvinas.

Ayer fue Hungría y Suez.

En 1982, Afganistán y Islas Malvinas.

Hoy es Rumania y Panamá.

Fortalezcamos nuestro ánimo e iluminemos nuestra inteligencia frete a los hechos actuales y eventuales futuros, reflexionando con el Libertador San Martín a propósito del bloqueo anglofrancés a nuestras tierras: Lo que no puedo concebir es que haya americanos que, por un indigno espíritu de partido, se unan al extranjero para humillar a la Patria; una tal felonía ni el sepulcro los hará desaparecer.

El año 2000 nos encontrará unidos o dominados. ¡Latinoamericanos, ahora o nunca!"

Entrevista

(Entrevista concedida a el diario "El Mundo" en donde por primera vez habla con la prensa escrita española de lo que vivió durante la guerra de Malvinas)


Pregunta.- ¿ Por qué dieron el salto de ocupar las islas ?

Respuesta.- En 1977 yo me presenté en el Estado Mayor del Ejército para preparar la hipótesis de guerra Malvinas. Mi jefe la rechazó y me dijo: "No podemos ir contra Gran Bretaña, contra Estados Unidos". Me trató como si estuviera borracho. Sin embargo, cinco años después sucedió la recuperación. Entonces, hay que concluir que en lo de Malvinas actuó la Providencia, yo creo en la Providencia.

P.- ¿ No hubo una planificación estratégica ?

R.- La operación no estaba preparada, fue improvisada. Era una operación más política que militar. Hay guerras que se preparan durante 20 años pero ésta se montó en 2 meses. Iba a ser el 24 de mayo, así el 25 de mayo (fecha de la independencia de España) festejábamos una nueva independencia, esta vez de Inglaterra. Pero los ingleses se alertaron y hubo que adelantarla al 2 de abril.

P.- ¿ Los militares argentinos estaban preparados ?

R.- Las instrucciones que recibí eran ocupar las islas y evitar muertes de ingleses, porque las diferencias se iban a arreglar en los foros internacionales. Nuestros jefes pensaban que esas islas a Gran Bretaña le daban pérdidas económicas. Y que Londres iba a terminar aceptando la presencia argentina. Sin embargo fue al revés. En el medio del camino hubo que cambiar de una operación política a una militar.

P.- ¿ Qué papel cumplió Estados Unidos, que tenía excelentes relaciones con la dictadura argentina ?

R.- Hubo un acuerdo del Gobierno militar con alguien de los Estados Unidos, que indujo a Argentina a atacar pero nunca vamos a saber quién fue. Igual le pasó a Saddam Hussein cuando invadió Kuwait. Existió una trampa que preparó el imperio angloamericano, Estados Unidos e Inglaterra. No se olvide que para los estadounidenses la reina de Inglaterra es el papa. Nunca los americanos renunciaron a ese papado. Ellos estaban por independizar las islas - aún hoy lo quieren hacer - y considerarlas un Estado autónomo. A partir de ese momento Argentina nunca recuperaría las islas.

P.- ¿ Cómo entró en combates su regimiento ?

R.- Desembarcamos y hubo algunas escaramuzas. Luego parte de mi regimiento - eran 1.000 hombres - enfrentó en Puerto Darwin el desembarco de los ingleses. Yo estaba lejos, a muchos kilómetros. Mis soldados causaron muchas bajas a los ingleses. Por ejemplo, liquidaron al jefe de los paracaidistas y derribaron helicópteros. Y luego sufrimos muchos heridos, estábamos muy dispersos.

P.- ¿ Cuántos de sus soldados murieron en total ?

R.- Doce hombres que pelearon duro. Y hubo 35 heridos. El 90% de mis hombres atropelló a la bala, o sea que la bala no los atropelló a ellos, y pelearon heroicamente. El único regimiento con soldados de apenas 18 años era el nuestro. El uniforme les quedaba grande, pero pelearon como leones. Los ingleses creían que eran fuerzas especiales y como sufrieron muchas bajas se replegaron.

P.- ¿ Por qué Argentina perdió la guerra ?

R.- Perdimos una batalla. La guerra se sigue desarrollando. Esa batalla se perdió porque no hubo planificación. La primera fase, de recuperación, fue exitosa. La segunda, de defensa, falló porque de entrada nos bloquearon el abastecimiento, con aviones satelitales, submarinos atómicos, etc. Quedamos encerrados y no pudimos defenderlas.

P.- ¿ Cómo sobrevive un jefe militar a la derrota ?

R.- Una derrota es lo peor que le puede suceder a un soldado. Es una marca tremenda en el corazón. Yo siempre digo que preferiría haber muerto en las Malvinas a no volver a casa derrotados. Pero las muertes heroicas son privilegio de las buenas personas. Se ve que no soy buena persona porque no me lo otorgaron (Se ríe). Morir en combate, morir por una causa noble, es una santificación.

Artículos de opinión

Por Dios y la Patria

(Federico Carlos Scharn y Vidal, director del blog Cristiandad y Patria)


"El coronel Seineldín estuvo destacado como Director Fundador del Colegio Militar de la República de Panamá. Organizador de los Comandos Argentinos, luchó contra la guerrilla subversiva marxista en el "Operativo Tucumán". Comandó el Regimiento 25 de Infantería de Chubut - que dejó en las turbas malvineras un puñado de héroes dignos de admirar como el Tnte. Roberto Estévez; Suboficiales: Ávila, García, Castro, Oviedo y los soldados: Austin, Allende, Guiraudo, Carrascul, Zabala, Ortega y Cabrera.

A él se debe en nombre del "Operativo Rosario", debido que al llegar la noche histórica del desembarco, el mar del Atlántico Sur, estaba con intenso oleaje que sacudía a todos los barcos, incluso destruyó el helicóptero que sería el vehículo en que nuestro Coronel utilizaría con sus comandos para tomar la casa del Gobernador y, que en último momento, Büsser dispuso el cambio operacional: Giachino por Seineldín y éste a tomar la Pista de Puerto Argentino. ¡ Vaya designio de la Divina Providencia !

Era la invocación a la Santísima Virgen del Rosario, que amparó bajo su mando a la Reconquista de Buenos Aires en 1806 y 1807. Aceptado este nombre por el Comando Central, las aguas se calmaron milagrosamente ! Permaneció durante toda la guerra protegiendo a sus soldados y soportando diariamente todos los bombardeos para destruir la Pista.

Regresó con los cautivos y con certeza fija de volver. Y después de la pérdida de una Batalla, se producirá sin cesar la guerra. El "golpe a la Junta" de Nicolaides y Bignone. Meses después: entregar el gobierno a Alfonsín-Caputto con quienes comenzaría la "Desmalvinización" y la destrucción de las FF.AA. La entrega territorial del Sur, a los chilenos, precedido por un aterrador Plebiscito. La Paz con Chile estaba firmada en Montevideo, por tiempo indeterminado, con la anuencia del Cardenal Samoré y sin la urgencia de "la entrega" inmediata...

El Coronel dedicó sus esfuerzos para salvar las FF.AA., en el gobierno de Menem: "Intenté por todos los medios que pudieran finalizar los problemas, que habían agravado seriamente en esto de la Defensa Nacional, pero las mentiras y engaños de políticos y generales hicieron que quedará "encerrado". No tuve otra salida, que encabezar el Pronunciamiento del 3 de diciembre de 1990, del cual me hice responsable: "Operativo Virgen de Luján".

El Proyecto Nacional fue "bastardeado, abandonado y traicionado. Y reitero, me hice responsable del mismo". El 4 de diciembre, Menem decidió fusilarlo. Salvado, gracias a la intervención del Vaticano y el Dr. Frondizi.

Luego cumplió un total 12 años de prisión con un puñado de camaradas. Éste Director lo acompañó permanentemente en sus prisiones: en el glorioso Regimiento "Patricios", Magdalena, Campo de Mayo. Incansable Docente de la Patria.

Admiramos al Héroe de Malvinas, al Soldado Incorruptible, al Padre y Esposo ejemplar, con el dolor de su querido hijo Mariano, perdido en plena juventud y al Amigo, que nos duele en la ausencia, mientras trabaja silenciosamente en nuestra tierra generosa del interior para sobrevivir. Los que pertenecemos a la Iglesia Militante estamos unidos permanentemente por el Santo Rosario diario que el siempre admiró y desgrana con pasión.

El escribió sobre "Malvinas, un sentimiento": "Me atrevo a decir que los Escolásticos decían que los Sentimientos eran: "movimientos del Corazón", sí, allí donde Dios ha inscripto una ley que distingue el bien del mal y que es nuestra Conciencia y debajo de él, esta nuestra Religiosidad que permanentemente solicita a la "Santísima Trinidad" -igual que el destructor que comandaba Büsser en Malvinas– que no nos desampare en estas horas inciertas en que vive la república".

POR DIOS Y LA PATRIA ! ¡Gloria a la Gesta de Malvinas, del 2 de abril de 1982!"

¡ Presente ! ¡ Malvinas Volveremos !

(Martía Delicia Rearte de Giachino, Mendoza, 6 de septiembre de 2009)


En agosto de 1982, conocimos con mi esposo al coronel Seindeldín. Vuelto de Malvinas, todavía con el recuerdo intacto y dolorido de la Guerra, con su porte imponente de soldado, con su voz acostumbrada al mando, que a veces se dulcificada con el silencio de la muerte, con la humildad que se respiraba en su presencia y con aquellas palabras que nunca olvidaremos: "Yo estoy muerto. Vivo por la vida de su hijo".

¿Qué extraño destino nos unió desde aquel momento, antes del desembarco el 2 de abril, en que fueran cambiadas las misiones entre el Capitán Giachino y el Coronel Seineldín?

¿Que extraño destino hizo que fuera el Coronel Seineldín, el que diera la última asistencia espiritual al Capitán Giachino, en aquella mañana gloriosa para la Argentina que había sido redimida por la sangre de ese hijo que tanto la amaba?

Extraño destino, solo comprensible, para las almas grandes, iluminadas por la FE.

Por eso el coronel sabía que su vida tenía un precio altísimo y por eso la vivía haciendo honor a aquel por el cual vivía.

Sus méritos y sus errores, su honestidad, sus sacrificios,su rosario, su trato, tal vez ingenuo sin querer ver el mal, ni la, mentira, ni la arrogancia, ni la cobardía, de los mismos, que no pudieron rendirle, avergonzados, la postrer despedida, estarán ya en el CIELO, pasando revista a sus Comandos, recuperando en un abrazo, su vida, de aquel que se la había entregado con dignidad y valor, esperando el instante supremo de la ETERNIDAD, presentando armas ante la SANTÍSIMA VIRGEN y con su vozarrón, acompañado de 649 roncas gargantas, aquel sapucay malvinero;

¡¡¡ PRESENTE !!!

¡¡¡ MALVINAS VOLVEREMOS !!!

Tema del Grupo Almafuerte a Seineldín

Siempre me opuse a que me pase.

Tener que callar la verdad por miedo.

Por eso perdí amigos y me gané el desprecio,

de los muchos jodidos que hay en mi suelo.


Prefiero a José Larralde, que al Che Guevara.


Guardo de un hombre grande,

guerrero nacional que hoy tienen preso.

Puede haber caballo verde más no uno de ellos honesto.

Y en ésta, mi canción, lo manifiesto.


Estas verdades me llegan por intuición,

pues jamás nunca a mi me hablo el corazón.

Y sigo en esta huella cumpliendo mi destino.

Será pecado sentirse argentino.

No lo sé!!!

Diganmelo ustedes.

Malditos mentidores.


Estas verdades me llegan por intuición,

pues jamás nunca a mi me hablo el corazón.

Y sigo en esta huella cumpliendo mi destino.

Será pecado sentirse argentino.

No lo sé!!!

Diganmelo ustedes.

Malditos mentidores.


Y sigo en esta huella cumpliendo mi destino.

Será pecado sentirse argentino.

No lo sé!!!

Artículos relacionados

Enlaces externos

Videos

Audio

Herramientas personales