Organisation de l'Armée Secrète

De Metapedia

(Redirigido desde OAS)
Emblema de la OAS
Cartel propagandístico de la OAS

Organisation de l'Armée Secrète (OAS), -Organización del Ejército Secreto en español- es una organización nacionalista francesa dirigida por el General Raoul Salan, nacida en 1961 tras el intento de golpe de estado llevado a cabo por Maurice Challe, André Zeller y Edmond Jouhaud. En sus filas contó con un elevado número de militantes conservadores, liberales, derechistas y fascistas, reclutados principalmente en Orán y Argel. Tras el fracaso de sus planes en contra de Charles de Gaulle y el independentismo argelino, la mayoría de sus miembros se exiliaron en el sur de Francia, donde años más tarde se encontraron las bases militantes del Front National.

Contenido

Antecedentes

Durante la Guerra de Argelia un grupo de europeos residentes en África creó La Main Rouge, una organización paramilitar clandestina cuyo objetivo era evitar el avance del Frente de Liberación Nacional (FLN), famosa coalición de nacionalistas y socialistas argelinos que buscaban la independencia de su país. Rápidamente esta agrupación fue infiltrada y colonizada por los servicios de inteligencia franceses, quienes usaron el sello como pantalla para llevar a cabo una serie de secuestros y asesinatos de simpatizantes y miembros del FLN dispersos por el norte de África y Europa (esta acción se denominó "Operación Omo").

En 1960, después de que el presidente Charles de Gaulle renunciara a la causa de la Argelia Francesa, La Main Rouge se disolvió. La población europea abandonada en África se agrupó en torno al Front pour l'Algérie Française (FAF) y organizaron manifestaciones masivas para exigir que Argelia siguiera siendo francesa. La respuesta del gobierno gaullista fue prohibir al FAF, organización que contaba con casi un millón de adherentes. Esas acciones del presidente de Gaulle deliberadamente anti-europeas en Argelia empujaron a la población local a refugiarse en la clandestinidad. Surgieron así redes de resistencia integradas casi en su totalidad por militares (France-Résurrection y Légion Nationaliste) que trataron infructuosamente de detener al FLN imitando las técnicas de La Main Rouge, aunque optando más por los atentados y sabotajes que por los secuestros y emboscadas. Jeune Nation, otra red clandestina de resistencia, apostó por hacer algo que después imitaría la OAS: integrar a la población civil en la lucha contra la insurrección.

Nacimiento

Curiosamente la OAS nació en un céntrico hotel madrileño en enero de 1961. Sus miembros fundadores eran exiliados que se encontraban perseguidos por el gobierno francés luego de haber protagonizado una violenta y masiva insurrección para repudiar la idea de que se desarrollase un referéndum para decidir sobre el destino de Argelia. Se ha rumoreado con que la OAS –como la Operación Gladio en Italia– nació financiada por la CIA, pero nunca hubo una confirmación oficial sobre el asunto.

En un principio el grupo no pasó de ser una pequeña célula de hombres con más presencia en Francia que en Argelia, capitaneados por Pierre Lagaillarde, un civil treintañero, veterano de la Guerra de Argelia y ex-diputado francés por la provincia africana. Sus acciones más ruidosas de ese periodo fueron los asesinatos de un abogado pro-independentista y del alcalde socialista de Evian, por haber ambos manifestado su apoyo al FLN.

Organización interna

La organización clandestina estaba compuesta por tres ramas: la Organisation des Masses (ODM), dirigida por el Coronel Jean Gardes y encargada de reclutar a gente con experiencia en combate, la Action Psychologique et Propagande (APP), a cargo del entonces dirigente estudiantil Jean-Jacques Susini y cuyo objetivo era desarrollar la guerra psicológica, y la Organisation, Renseignement et Opération (ORO), cuerpo coordinado por diversos combatientes y cuya función era llevar a cabo tareas de inteligencia y acciones militares, algo que sería calificado como "terrorismo" por los críticos dispuestos a negarles legitimidad a la OAS. La APP operaba a través de los Comandos Z, que eran pequeños grupos de militantes que realizaban acciones propagandísticas (como pegar carteles, realizar comunicaciones radiales piratas, inventar y difundir rumores para demonizar al FLN, etc.), mientras que la ORO lo hacía a través de los Comandos Delta, verdaderos escuadrones de la muerte.

El General Raoul Salan era el Comandante en Jefe del ejército, en tanto que el General Edmond Jouhaud, el Coronel Yves Godard, y el Coronel Pierre Château-Jobert, eran, respectivamente, los comandantes superiores en las regiones de Orán, Argel y Constantina. El Teniente Roger Degueldre y el médico Jean-Claude Perez fueron hombres claves en materia de formación, entrenamiento y coordinación de los Comandos Delta.

La OAS también tenía una rama que operaba en Francia (la OAS-Métropole). Su misión era colaborar con tareas logísticas, difundir propaganda anti-independentista, conseguir financiamiento y organizar atentados y sabotajes en territorio europeo. También se encargaba de coordinar las acciones con otras organizaciones simpatizantes de la causa de la Argelia francesa como Jeune Nation de Pierre Sidos y Maquis-Résurrection-Patrie de Marcel Bouyer. La rama madrileña de la OAS fue desbaratada entre octubre y noviembre de 1961 por acción de la Guardia Civil.

Guerra contra-revolucionaria

Militantes de la OAS en Argelia

La OAS comenzó a destacarse entre las diversas redes de resistencia europea en Argelia después del fallido Putsch de los Generales, un famoso intento por derrocar a Charles de Gaulle mediante un golpe de Estado orquestado en abril de 1961. A partir de ese episodio (el cual obligó al General Raoul Salan a pasar a la clandestinidad) los hombres de la OAS responsables de la propaganda intensificaron sus esfuerzos para aumentar el número de colaboradores entre sus filas, seduciendo no sólo a guardianes y guerreros, sino también a civiles interesados en evitar el triunfo del FLN.

La campaña militar de la OAS se desarrolló imitando las tácticas y estrategias de la Resistencia Francesa, por lo que se multiplicaron los atentados con explosivos plásticos, el secuestro, la tortura y el asesinato de enemigos, y la realización de actos de sabotaje. Entre las víctimas de la OAS aparecen el cónsul británico Alfred Fox, el pintor René Sintès, y el dirigente político William Lévy. También el ejército secreto cobró notoriedad por sus intentos de asesinato de los intelectuales André Malraux y Jean-Paul Sartre, como también del presidente Charles de Gaulle.

La OAS pudo demostrar que eran una representación auténticamente nacional y popular recién en marzo de 1962. Tras la firma de los Acuerdos de Evian –prácticamente un armisticio francés y una declaración de independencia argelina que se formalizaría en julio de ese año–, el General Salan llamó a desconocer ese arreglo por considerarlo "un crimen en contra de la historia" de la nación francesa (el diario progresista Le Monde fabularía una historia que sostenía que para la OAS las tropas francesas se habían convertido en una fuerza de ocupación en Argelia). El mensaje caló hondo entre la gente, y la población de Bab el Oued, una barriada habitada por obreros de ascendencia europea en Argel, se alzó en armas. Una brigada de gendarmería se acercó para calmar el tumulto, pero fue repelida por miembros de un Comando Delta apostado en el interior del arrabal. La frustración de las tropas francesas ante una población que había escogido unirse masivamente a la resistencia llevó a los hombres leales al gobierno de de Gaulle a organizar los tiroteos de la calle de Isly, una absurda masacre ejecutada para atemorizar a la población civil que demandaban en las calles el levantamiento del bloqueo a Bab el Oued (en aquella ocasión el gobierno francés obró deliberadamente en contra de la población a la cual debía proteger y abiertamente a favor de los intereses del FLN). El asedio de los gendarmes se extendió por casi dos semanas, y requirió del auxilio de hombres de la Legión Extranjera y de la Armada Francesa para doblegar a la OAS.

A partir de abril de 1962, vale decir tras la derrota de la OAS, comenzó el éxodo masivo hacia Francia de los europeos y los harkis –musulmanes que habían colaborado con los franceses– que habitaban en Argelia. La OAS permaneció activa promoviendo una campaña de tierra arrasada que acabó con bibliotecas, hospitales, rutas, puentes y muelles, y que liquidó a un importante número de profesionales argelinos. Apenas tres días después de que los últimos miembros de la OAS abandonasen Argelia, el ejército de ese país llevó a cabo la infame Masacre de Orán que no fue más que una orgía de torturas, asesinatos y destrucción a la vista de todos y en contra de los europeos que aún permanecían en la ciudad (meses más tarde el FLN desarrollaría otro proceso masivo de asesinatos contra los harkis que no pudieron emigrar fuera de Argelia).

Ideología

Algo que caracterizó a la OAS fue su ideología difusa. Esto se debió a que no constituyó un partido o movimiento político, sino más bien una coalición estratégica integrada por diversos grupos que buscaban frenar al FLN a través de la lucha armada. Dentro de la OAS –y alrededor de ella– habían musulmanes y judíos dispuestos a colaborar a título personal con la organización (la colectividad judía argelina, oficialmente, permaneció neutral en la contienda, buscando comerciar con todos los grupos beligerantes y esperando la resolución del conflicto para escoger al bando ganador con el cual alinearse). También hubo antiguos republicanos españoles exiliados que temían que la eurofobia del FLN arrasase con ellos y con las vidas que habían construido en el norte de África.

Sin embargo el grueso de la gente de la OAS eran los "pied-noirs" o "pies negros", quienes eran inmigrantes europeos, mayormente cristianos, que desde 1830 poblaban Argelia. La OAS sedujo especialmente a aquellos que cultivaban sentimientos nacionalistas: así habían nacionalistas franceses (que veían la pérdida de Argelia como un símbolo de decadencia de su país) y nacionalistas europeos (que interpretaban al conflicto como un choque entre la libertad occidental en contra de la tiranía oriental). También habían misticistas que se sumaban a la OAS para defender al mundo cristiano del materialismo islámico-marxista, como si se tratase de una nueva Cruzada.

Represión

La OAS tuvo dos grandes enemigos: el FLN y el Estado francés (aunque, en rigor de la verdad, su auténtico rival fue el gobierno gaullista). En Europa las fuerzas de defensa y seguridad francesas manifestaron una gran hostilidad hacia la OAS, situación que fue inversa en África. Debido a ello el gobierno autorizó la creación de divisiones militares y policiales especiales en Argelia cuyo objetivo era eliminar a la OAS.

Sin embargo la lucha estatal contra la OAS la encabezó el Mouvement Pour la Communauté (MPC), un invento gaullista para difundir propaganda anti-colonial en Argelia. El MPC tenía un brazo armado llamado Le Talion, que fuese apodado "Les Barbouzes" por los defensores de la causa de la Argelia francesa ("barbouze" es el término francés para "barbudo": al ser Le Talion una fuerza clandestina se suponía que sus miembros debían operar con discreción, sin embargo éstos solían hacer lo contrario, por lo que frecuentemente eran caricaturizados como hombres caminando con obvias barbas postizas por las calles, y de allí se gestó el apodo).

Le Talion era una organización asesorada por agentes de los servicios de inteligencia francesa, mucho de los cuales habían integrado La Main Rouge. De todos modos, siendo un grupo ilegal, sus miembros fueron reclutados irregularmente para borrar toda evidencia de vínculos con el gobierno francés: en Le Talion habían boxeadores y karatecas aventureros, exiliados vietnamitas, antiguos colaboracionistas buscando su indulto, musulmanes, y un gran número de delincuentes comunes dispuestos a cambiar la prisión por el mercenarismo.

Famosos por sus técnicas y tácticas de lucha contra-terrorista aplicadas contra la OAS (lo que incluía atentados, secuestros, torturas y desapariciones), Le Talion se destacó también por haber colaborado estrechamente con el FLN, redactando listas negras y enviando información a los enemigos de la Argelia francesa. Tras la independencia de Argelia, muchos de los miembros de Le Talion terminaron incorporados a los Servicios de Acción Cívica, una suerte de guardia pretoriana gaullista y servicio de inteligencia paralelo que tardó veinte años en ser disuelto.

Los últimos días

Desde julio de 1962 la OAS siguió operando en territorio francés, aunque muchos de sus miembros se exiliaron en el extranjero (España y Argentina fueron los destinos predilectos). Su principal misión era derrocar y/o asesinar al presidente de Gaulle. Gilles Buscia, el último de los fugitivos de la organización que era considerado un peligro para la seguridad nacional, fue capturado en 1965, oficializándose así la aniquilación de la OAS.

Se estima que la OAS llegó a tener unos 1.500 efectivos, 70% de los cuales fueron civiles (gente proveniente especialmente de sectores populares y de clase media) y el resto militares (habían muchos legionarios y paracaidistas). El número de detenidos por supuesta colaboración o participación en la OAS se elevó hasta 10.000, recibiendo condenas aproximadamente el 36% de ellos. A partir de 1964 los indultos se multiplicaron, y para 1968 los últimos prisioneros de la OAS fueron liberados (fue después del Mayo francés, en una jugada gaullista para atemorizar a los comunistas). En 1974 fueron rehabilitados públicamente, y en 1982 se les revirtió la degradación de sus rangos militares a todos los soldados y oficiales que habían pertenecido a la OAS.

Las cifras sobre la cantidad de víctimas mortales generadas por la OAS oscila entre las 2.000 y las 12.000 personas, siendo el último número una invención del propio de Gaulle, pensada para demonizar a la organización presentándola como una fuerza violenta, sanguinaria y genocida.

Mitos

Propagandistas de izquierda como Marie Monique Robin y Horacio Verbitsky han difundido el mito de que las Fuerzas Armadas argentinas contrataron a miembros de la OAS para que los instruyesen en técnicas y tácticas de contra-insurgencia, dando a entender que los militares argentinos se asociaron deliberadamente con una organización calificada como terrorista. Sin embargo eso es una patraña: la instrucción en contra-insurgencia que recibieron los militares argentinos provino de efectivos del propio ejército francés, el cual las había desarrollado a partir de la década de 1950 en el marco de su lucha en contra de los independentistas indochinos. La Main Rouge es el más diáfano ejemplo de ello.

Otro mito con más sustento es el llamado "Tesoro de la OAS", lo cual haría referencia al dinero para el financiamiento de las actividades de la OAS que no llegó a ser gastado antes de julio de 1962 y que habría circulado por bancos europeos, africanos y americanos. El asesinato del veterano de guerra Jacques Roseau en 1993 por parte de tres miembros de la OAS reintrodujo las especulaciones sobre la existencia del dinero y su destino final.

Artículos relacionados

Herramientas personales