Paleoconservadurismo

De Metapedia

(Redirigido desde Paleoconservatismo)

El paleoconservadurismo (en donde el sufijo "paleo" significa "antiguo") es una filosofía política conservadora de origen norteamericano que promueve la defensa de las tradiciones, la reducción del Estado y el fortalecimiento de la sociedad civil, el anti-imperialismo y el identitarismo.

Económicamente se opone tanto al liberalismo capitalista como al socialismo estatista, y propone alternativas cercanas al distributismo. Esta postura los convierte en críticos tanto del consumismo como del asistencialismo, y en promotores del principio de subsidiariedad.

Contenido

Orígenes

El paleoconservadurismo está fuertemente asociado a la historia política estadounidense, siendo la expresión más convincente del costado tradicionalista de su idiosincrasia. Tiene por ello un parentesco formal con el carlismo español, el integralismo lusitano, el alto torysmo británico, el neoderechismo francés y el conservadurismo revolucionario alemán.

Juan Donoso Cortés, Charles Maurras y Gilbert Keith Chesterton son influencias evidentes en este movimiento, sin embargo los teóricos paleoconservadores prefieren señalar a autores norteamericanos como sus precursores: John C. Calhoun como expresión del espíritu sureño, T. S. Eliot como manifestación del anglo-catolicismo, Charles Hodge como la exposición más lograda del protestantismo, Edward O. Wilson como el aporte sociobiológico, y Russell Kirk como la sistematización de la sabiduría conservadora.

Los paleoconservadores se consideran herederos directos de la Old Right, que fue una coalición político-cultural que reunió a diversas personalidades que se oponían a las políticas keynesianas del New Deal de Franklin Delano Roosevelt.

Conceptos fundamentales

El paleoconservadurismo parte de la idea de que la familia es el concepto básico para entender a la sociedad. Este principio transforma al movimiento en enemigos naturales del feminismo y del homosexualismo.

Otra cuestión importante es su rechazo del cosmopolitismo ilustrado en favor del localismo: los paleoconservadores tienden a ser regionalistas y/o nacionalistas, pero no en un estilo jacobino. De allí se deriva un fuerte rechazo hacia el intervencionismo estadounidense y un profundo desprecio hacia el imperialismo estadounidense (lo que se traduce generalmente en una defensa del concepto de República).

Antropológicamente, el paleoconservadurismo concibe al hombre como un animal tan racional como creyente, con más capacidad para cooperar entre sí que para competir. Por ello esta filosofía política pone a la comunidad por sobre el individuo, pero se cuida de sugerir que el Estado debería estar por sobre la comunidad. También defienden una concepción organicista de la sociedad.

Política

Los paleoconservadores tienden a percibirse como “anti-federalistas”. En la tradición política norteamericana un federalista es un centralista que busca que todos los territorios de un país respondan a un mismo mandato emitido desde un único lugar y sin contemplar las opiniones de los afectados. Lo contrario a eso sería dotar de una enorme autonomía a cada territorio.

La tecnocracia y la burocracia son vistas por el paleoconservadurismo como fracasos políticos, promovidos por sociedades que le rinden un culto indebido al Estado.

Algo clave en el movimiento paleoconservador es la idea de fusionar ética con política, exigiendo que todo aquel que ejerza un cargo público emita opiniones sobre asuntos morales. En este aspecto normalmente los paleoconservadores tienen opiniones pro-vida (oposición al aborto en todas sus formas, rechazo de los matrimonios entre homosexuales, e impugnación absoluta a la cultura de las drogas).

En relación al sionismo, los paleoconservadores suelen repudiarlo por haberse convertido en una manifestación del imperialimo capitalista.

Identitarismo

El paleoconservadurismo es esencialmente identitario, por lo que suele enfatizar el asunto de la preservación de la raza blanca y de la cultura occidental. El discurso paleoconservador suele apelar a la ciencia para demostrar las diferencias insalvables entre las diversas razas humanas –especialmente en materia de inteligencia–, lo que provoca, naturalmente, que se promueva el repudio a toda iniciativa de discriminación positiva, y se preconice la adopción de políticas demográficas de carácter etnopluralista.

También los paleoconservadores consideran a la inmigración (sobre todo a la inmigración de gente de países de países subdesarrollados a países desarrollados, o de países no blancos a países blancos) como fuente de toda clase de conflictos sociales, por lo que sostienen que la finalización de esa práctica es una cuestión urgente para garantizar el futuro de Occidente. Esto los convierte en feroces adversarios del multiculturalismo.

Diferencias con el neoconservadurismo

Los paleoconservadores suelen coincidir con los neoconservadores en materia de seguridad (ambos, especialmente en los EEUU, suelen defender la pena de muerte y el derecho a portar armas). Sin embargo los primeros se oponen a la idea de la creación de un Estado policial, algo que no parecería ser el caso de los segundos.

En materia de protección ambiental y bienestar animal los neos y paleoconservadores también difieren: los primeros suelen manifestar escaso respeto por los seres vivos y el planeta en el que habitan, mientras que los segundos suelen manifestar lo contrario.

En relación al populismo, si bien los paleoconservadores no son enemigos acérrimos de esa expresión política (como si lo son los neoconservadores), no promueven ni recomiendan su defensa.

De todos modos han habido innumerables intentos por hacer coincidir a las dos tradiciones conservadoras, buscando subrayar las coincidencias antes que las discordancias.

Representantes

Publicaciones

Herramientas personales
Otros idiomas