Resistencia francesa

De Metapedia

Miembros de la Resistencia francesa detenidos por la Milicia del gobierno de Vichy en julio de 1944.

La Resistencia francesa en la Segunda Guerra Mundial fue un conjunto de organizaciones y movimientos que se opusieron a la ocupación alemana de Francia mediante asesinatos y actos de terrorismo que el propio Charles De Gaulle y Henri Giraud llegarían a declarar ilegítimos. Entre sus miembros destacados se contaron Paul Rassinier y el banquero, izquierdista de origen judío, Stéphane Hessel.

Tal como lo admite la historia oficial, una elevada proporción sus integrantes eran de origen judío. No obstante, muchos franceses no se opusieron a la ocupación, sino todo lo contrario; formaron un gobierno que colaboró con las fuerzas de ocupación. A este régimen se lo denominó la Francia de Vichy.

Contenido

Surgimiento

Tras la caída de Francia, en 1940 y quedar esta bajo ocupación provisional de Alemania, no surgió ninguna resistencia hasta el inicio de la Operación Barbarroja contra la Unión Soviética. Aquellos resistentes no irían ni con Charles De Gaulle, ni con la Francia Libre, sino con Iósif Stalin que había declarado la "Gran Guerra Patriótica".

La estrategia que usarían sería la de asesinar por la espalda a militares alemanes, vichystas franceses o colaboradores. Eso pondría nerviosa a la Wehrmacht que tomaría represalias contra presos. De esa manera la población quedaría horrorizada y así la pondrían en contra de los ocupantes, por lo tanto Alemania distraería tropas que podrían estar en otros escenarios bélicos. Lo que no sabían los comunistas es que en Francia, después de una ocupación pacífica, se pasaría a vivir en una guerra de terrorismo y contra-terrorismo, en la cual pagaría en su mayor parte las vidas de los civiles franceses que nada tendrían que ver con aquello. El propio Charles De Gaulle condenaría los actos innobles de la llamada Resistencia Francesa, y es que los resistentes galos, a diferencia de la Resistencia Polaca o los partisanos soviéticos que tuvieron un gran papel en la caída del Tercer Reich, no aportaron prácticamente nada a la victoria de los Aliados, sólo una matanza innecesaria que podría haberse evitado.

Campaña de atentados

Desde ese momento la Resistencia Francesa iniciaría una cadena de atentados terroristas contra las tropas de ocupación, aunque en una medida muy pobre y desorganizada comparada con otras resistencias europeas o asiáticas contra el Eje. Las actividades de los resistentes no pasaron a ser más que simples sabotajes, un casi nulo espionaje y las voladuras de trenes, las cuales para matar a los pocos alemanes que iban a bordo tenían que morir un montón de franceses inocentes. Uno de los mayores problemas de la Resistencia Francesa, es que entre resistentes comunistas, izquierdistas o derechistas existía una gran rivalidad, por lo que ellos mismos delataban a los de otra "resistencia" a los alemanes para así acaparar más poder.

Desde su surgimiento hasta el mes de agosto de 1942, la resistencia había matado a 54 militares alemanes. Sin embargo, la Francia de Vichy empezó a participar en la lucha contra la resistencia. Philippe Pétain fundó en el verano de 1942 el Servicio de Represión de Actividades Antinacionales para luchar contra los comunistas y colaborar así junto a los alemanes y la Gendarmería Francesa. El resultado fue un éxito, pues los vichystas franceses llegaron a detener a 5.560 miembros de la Resistencia y a capturar 40 toneladas de armas ilegales.

Para los meses previos al Desembarco de Normandía, la resistencia efectuó un total de 1.751 atentados, de los cuales 1.472 fueron dirigidos contra franceses, y sólo 307 contra los alemanes. La estadística que elaboró el gobierno francés, es que la llamada "resistencia francesa", mataba a un 83% de franceses, frente a un 17% de alemanes.

Al llegar junio, la Wehrmacht realizó por primera vez desde que estaba en Francia una ofensiva contra la resistencia. Este acto se realizó el 2 de junio en Mount-Mounchet, y por supuesto con ayuda de la Milicia francesa, el resultado fue otra victoria para el Eje en su lucha contra los guerrilleros.

Alemania para vaciar Francia de tropas que eran más útiles en el Frente del Este, intercambió soldados germanos con tropas de distintas nacionalidades de la Unión Soviética, por lo que Francia se llenó de rusos, ucranianos, armenios, georgianos, azerís, tártaros, kirguises y uzbekestanís, los cuales se mostraron más duros que los alemanes respecto a la Resistencia Francesa. Tan fácil era hacer frente a los grupos resistentes, que los alemanes no desplegaron ninguna división en Francia, las únicas que había estaban en la costa para hacer frente a una posible invasión aliada.

Crímenes de guerra de la Resistencia

Los crímenes de la Resistencia Francesa llegaron a su punto álgido en 1944. El caso más famoso fue la Matanza de Voiron, todo ocurrió cuando un jefe de la Milicia fue asesinado en su casa por los resistentes junto al resto de su familia. No sólo le mataron a él, sino a su esposa, a la abuela, los hijos y bebés. Gente inocente empezó a ser asesinada por la resistencia ese mismo año, incluyendo cinco niños a tiro de pistola. Entre estos, cuatro tenían 8, 6, 3 y 1 años, y el otro fue un bebé de 3 meses.

Una de las causas de estos crímenes es que dadas las características heterogéneas de la Resistencia, y su desorganización, podían entrar en ella todo tipo de locos y enfermos mentales. Uno de ellos fue el caso de Marcel Petiot, que según documentos recientemente desclasificados por la CIA, trabajó como informante para los Aliados[1]. Aprovechaba el ambiente de la guerra para cometer los crímenes más macabros. Su forma de matar consistía en secuestrar a personas, matarlas y descuartizarlas en su casa. La policía llegó a encontrar 14 cadáveres en su hogar mientras los estaba quemando. Aunque él alegó que su número de víctimas mortales fue de 63 personas, después de aquello fue ejecutado en la guillotina.

Desembarco aliado en Normandía

El 6 de junio de 1944 llegó la invasión esperada. Durante las horas previas al Desembarco de Normandía los actos de la resistencia se concentraron exclusivamente en molestar a los alemanes. Las acciones ese día fueron el sabotaje de vías férreas, el corte de las líneas telefónicas, marcar señalizaciones para ayudar a los aviones angloamericanos o provocar el caos entre el interior y las playas donde se mantenía una sangrienta batalla. Ese día, muchos de los paracaidistas americanos que quedaron desperdigados por los bosques de Normandía, salvaron la vida gracias a los resistentes, ya que muchos los ocultaron en sus hogares o escondites para que no les vieran los alemanes. Después del Día D, los primeros resistentes dejaron de serlo, al estar ya en zona aliada.

Entre junio y julio de 1944, la Resistencia Francesa efectuó 8.000 atentados aprovechando la venida de las tropas aliadas. Entre estos actos 7.000 fueron dirigidos contra franceses y sólo 1.000 contra alemanes.

El éxito más notable que tuvo la resistencia en su corta historia de la "liberación" fue el asesinato del secretario general de información y propaganda en Vichy, Philippe Henriot, el 28 de junio.

Liberación de París

El momento de la Resistencia Francesa llegó el 21 de agosto de 1944, con el Levantamiento de París ante la proximidad de los ejércitos Aliados. Los resistentes parisinos se lanzaron a las calles contra los alemanes y ocuparon algunos edificios con francotiradores. Aunque el objetivo era hacer una revolución que se extendiera por toda la ciudad, no lo lograron, pues los alemanes supieron defenderse bien y la sofocaron en la mayoría de los casos. El 25 de agosto de 1944, los Aliados liberaban París y la Resistencia Francesa los recibió con una gran ovación y alegría. La lucha armada en la clandestinidad había terminado.

Los vencedores escriben la historia

Después de la guerra se intentó mitificar a la Resistencia Francesa con la definición de héroes, pero la verdad es que no se parecieron en nada a las otras resistencias de Europa, como la polaca que luchaba por su patria, ya que estuvieron más preocupados en matar franceses que alemanes, y en sustituir la ocupación alemana por la soviética en lugar de liberar el país.

Referencias

Bibliografía

  • Caballero Jurado, Carlos. ¿Hitler o Napoleón?: Los mitos de la Resistencia: Francia 1940-1941. García Hispán Editor. 2000. Pg 213-254.
  • Caballero Jurado, Carlos. Contra Stalin y De Gaulle: Guerra Civil e Invasión: Francia 1943-1944. García Hispán Editor. 2001. Pg 281-356.
  • Vich Sáez, Sergi. La Francia de Vichy, una zona entre dos fuegos. Revista Historia y Vida Nº461. 2006. Pg 84-92.

Artículos relacionados

Enlaces externos

Herramientas personales
Otros idiomas