El Secreto de Las Runas

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
Portada Edición de 1912

El Secreto de Las Runas es el título en castellano para uno de los libros de Guido von List. Publicado por primera vez en 1908 este texto forma parte de un conjunto de investigaciones sobre la grandeza del pasado nacional de los arios germanos, encargadas a su autor por la Sociedad List, y publicadas bajo el título de Guido-List-Bucherei.

Temas

Entre los temas que aborda el libro destacan los siguientes: el Futhark Armanen, Las Runas como sistema de escritura y como signos sagrados, Wotan como imagen mística de la vida divina, los misterios asociados al renacimiento del héroe, el Edda Hávamál y el Secreto vinculado a las Runas, los tres niveles de interpretación asociado al ciclo eterno de Wotan (nacimiento, desarrollo, muerte y renacimiento), significado e interpretación de antiguos símbolos arios como la cabeza de Gereón, la Cruz de Malta, o el Baphomet, los sigilos espirituales, los caracteres mágicos, los signos sagrados, los jeroglíficos arios, la antigua estratificación social teutónica (los Ingävonen, los Irmionen y los Istävonen), Kala y el Secreto de los Ocho (Heimliche Acht), la tradición armanista en skalders, minnesänger, rosacruces y otras asociaciones secretas como la Vehme o el Femegericht, el simbolismo en la heráldica, sistemas religiosos y cosmovisión armanista, wotanista, budista y greco-romana.

Guido-List-Bucherei

El Guido-List-Bücherei trata sumariamente sobre:

  1. Las runas y su sentido oculto
  2. La Sociedad Armanen y su sacerdocio secreto
  3. El significado esotérico del folclore y el paisaje austro-alemán
  4. La heráldica y el contenido oculto de los antiguos jeroglíficos arios
  5. y, por último, sobre el sentido esotérico del proto lenguaje de los arios.

Todos estos temas están ligados con aquello que de un modo impreciso puede llamarse el "desarrollo de la visión interior" o la "intravisión". Ese desarrollo, en el caso de List, describe una evolución fácilmente reconocible desde la publicación de su primera gran obra, la novela Carnuntum en 1888, hasta la aparición de El Secreto de Las Runas en 1908. Y entre ambos eventos un hito no menor, la ceguera temporal que sufriera List en 1902, y que figura, según sus propias palabras, como una época decisiva en la concepción interior del Secreto de las Runas -intravisión de la que emanará luego, seis años más tarde, y como resultado de la evolución de su pensamiento, la publicación de todas estas obras agrupadas en la colección List (Guido-List-Bücherei o simplemente GLB).

Contenido

Generalidades

Las claves de comprensión de El Secreto de Las Runas de Guido von List se despliegan a partir de la inteligencia de tres nociones o conceptos fundamentales de su filosofía. Estas nociones están íntimamente vinculadas entre sí y son transversales a toda la obra listiana a partir del Bücherei. Estos conceptos son, primero, los tres niveles de comprensión del todo -los que están sujetos, a su vez, a las tres fases fundamentales del ciclo natural de todas las cosas, las cuales son el nacimiento, desarrollo, muerte y renacimiento; segundo, la dualidad, trinidad y multiplicidad en que parece desenvolverse siempre la "unidad" del todo; y tercero, la ley interior de todo cuanto existe en ambos planos de la realidad, ley cuya forma se expresa en la noción de Destino (Schicksal). Todos los temas tratados y desarrollados en profundidad -e incluso aquellos que son tocados sólo tangencialmente- están abordados desde esta triple óptica de comprensión, fuera de la cual, además, no es posible hacer inteligencia alguna de El Secreto de Las Runas.

Los Tres Niveles de Comprensión

Futhark Armanen de Guido von List

De acuerdo con el planteamiento de List todo cuanto hay en el universo está sujeto a un proceso o ciclo permanente de transformaciones y cambio. Este proceso describe tres fases fundamentales -Nacer, Desarrollarse y Perecer para Volver a Nacer nuevamente. En la última de estas fases (el perecer para nacer nuevamente) este proceso describe una ascensión que da cuenta de un ciclo en espiral, por lo que la concepción del tiempo fundamental en List no supone una cadena en círculo, al modo griego o nietzscheano, sino un ciclo de transformaciones en el que cada renacimiento supone un ascenso o conquista que determina la necesidad del cumplimiento de esta última fase.

Como bien lo señala Hyranio Garbho en su Estudio Preliminar a la versión castellana de El Secreto de Las Runas:

"Ese proceso o ciclo se precisa en la fórmula del Venir-al-Ser, Permanecer-en-el-Ser y Abandonar-el-Ser para Venir-al-Ser nuevamente. En la propuesta de List, dado que se trata de una ascensión en espiral, cada nuevo 'nacimiento' marca a un 'ser' que no era antes, en la medida que no repite ni puede repetir al 'ser' precedente, sujeto como está a ascender y no a circular. Por eso que este 'nacimiento', este 'originarse' (Entstehen) supone más bien un movimiento hacia el 'ser' desde un 'no-ser', y que en el ciclo precedente necesariamente habría supuesto un desplazamiento desde el 'ser' hacia el 'no-ser'. El permanecer-en-el-ser es la etapa del desarrollo, la actividad, el gobierno; el momento o movimiento visible del 'Ser' en esta dinámica constante que describe la espiral... Permanecer-en-el-Ser es, así, Hacer, Actuar en la órbita del Gobierno (en la esfera del autoregirse por la ley que es Destino); pues todo cuánto tiene lugar en este orden de cosas, todo cuánto es puesto en movimiento en este plano visible de la realidad (un pensamiento, una emoción, etc.) puede ser sujetado o reducido a una 'acción', a un 'hacer' que tiene como base y fundamento a la ley que es destino, que es Gobierno. Finalmente, el abandono-del-Ser para venir-al-Ser-nuevamente (Vergehen zum Nichtsein) marca un movimiento que va desde el Ser hacia el no-Ser, pero donde este no-Ser representa un nuevo y simultáneo movimiento hacia un nuevo Ser, al tiempo que un ascenso en la espiral del ciclo constante de toda realidad. Abandonar-el-Ser supone, metafísicamente hablando, perder realidad en el alto sentido de esta expresión, esto es, en el que da cuenta de ambos planos de la realidad. Por ello, es tanto 'perecer', 'corromper', 'decaer', 'degradar' como 'desaparecer', 'volverse invisible' en el entendido de instalarse en la 'ausencia', en la 'nada', en lo que ya no tiene tiempo y no puede, por tanto, estar sometido a las leyes del tiempo".[1]

La Ley que es Destino

De acuerdo con Guido von List este ciclo permanente es natural. La ley que lo rige es Destino. Pues todos los seres tienden a él como a su propio cumplimiento. Pero este ciclo entraña todavía una significación más. De él se desprenden los tres niveles de comprensión a que están sujetas todas las cosas. Todos los seres, todas las cosas, todos los hechos, e incluso todas las palabras, en el devenir de su desarrollo, pueden explicarse en cualquiera de estos tres niveles de comprensión; pues todo nace, se desarrolla y decrece. Desde el significado de una palabra, pasando por el simbolismo de una imagen, o la propia vida de una persona. En la medida en que todo está sujeto a este ciclo permanente de transformaciones y cambios, todo es susceptible de ser interpretado en cualquiera de estos tres niveles de comprensión.

Así, la naturaleza de todo cuanto existe esta sujeta a este ciclo perenne de alteraciones y transformaciones. Pero ese devenir constante, ese eterno proceso de germinaciones, desarrollos, caídas y renacimientos acontece según una estructura metafísica que da cuenta de una dualidad, de una trinidad y de una multiplicidad que atraviesa a todos los seres y por la que todos los seres llegan a ser y dejan de ser en este ciclo perpetuo.

La Dualidad

La dualidad lo envuelve todo y la dualidad es siempre de contrarios o pares de opuestos: cielo y tierra, día y noche, masculino y femenino, luz y oscuridad, bien y mal, fuerza y debilidad, etc. A un nivel de la dualidad, en el así llamado plano invisible de las cosas, se despliegan los arquetipos, presididos en la cábala aria por el número Tres que es Uno , común a la tradiciones hindúes y germánica y que da origen en el pensamiento listiano a la Tríada Triunidad Triunitaria. En el otro nivel de la dualidad, en el plano ligado a la dimensión visible de las cosas, se despliega la Multiplicidad aparente, la del velo de maya en la tradición indostánica, que es la de una Multiplicidad que ora confluye en el uno, ora se dispersa. En el devenir de uno y otro nivel, en el desenvolvimiento paralelo de los planos Trino y Múltiple, El Secreto de Las Runas se despliega al modo pontificial de lo comunicante, a la manera de un puente que une y vincula los mundos, el real y el aparente, el invisible y el visible, en la forma de un arquetipo que se repite (lo uno en lo múltiple) y que señala el desplazamiento o movimiento de la transformación eterna, y su replica o duplicado en el otro plano de la realidad.

Metafísica y Tradición

Guido von List

De acuerdo con Hyranio Garbho El Secreto de Las Runas está asociado a una Metafísica y a una Tradición. Las Runas son arquetipos que hacen visible lo invisible; que enseñan y muestran el movimiento o estado de la transformación del otro plano para actuar en este plano. De allí que hayan sido usadas también con un sentido mántico; aunque su fuerte yace en una opera alquímica. En un pasaje de su Estudio Preliminar a la Versión Castellana de El Secreto de Las Runas podemos leer:

"Las Runas son así, transmisores de una realidad del todo desconocida e inaccesible para las atrofiadas mentes de la Edad Oscura. Ellas poseen la capacidad de abrirnos a la súper-consciencia del otro mundo, del otro plano, la dimensión arquetípica donde yace la verdadera esencia de todas las cosas. Pero ellas ostentan este poder porque en sustancia son la expresión mejor acabada de la eterna transformación o cambio continuo a que están sujetos todos los seres. Y esto es así porque ellas son el fruto de esta transformación, son la inteligencia del ciclo, en la medida en que su nacimiento tiene por origen la necesidad de captar en este plano el movimiento del otro. En efecto, antes de ser símbolos grabados en la madera o en la piedra, las runas supusieron un modo privilegiado de recepción o captación de la eterna transmutación y su sentido. Dado que existe en los organismos vivos zonas privilegiadas de recepción de los momentos o desplazamientos del ciclo y captación natural de su sentido (la clarividencia o alta comprensión), los sabios antiguos, los skalder primero y luego los minnesänger, comunicaron esto a través de las posiciones del cuerpo, las que describiendo una figura u otra se prestaban mejor para la recepción del mensaje o vibración (pues dicho sea en rigor, el eterno desplazamiento de todas las cosas, a través de sus tres fases, en todos los seres, vibra). Así, las runas constituyeron primero ciertas posiciones del cuerpo destinadas a captar el flujo universal, el eterno movimiento de todo lo que nace, se desarrolla y perece; y a través de ello el sentido de todo cuanto existe, en la síntesis de dieciocho movimientos (o runas) que son capaces de dar cuenta de todo acontecer. Luego las posiciones del cuerpo fueron dibujadas como símbolos y grabadas en la madera o la piedra, y transformadas en runas . También los chinos pretendieron algo similar con su Libro de Las Mutaciones. Allí el flujo universal es captado en sesenta y cuatro movimientos, cada uno de los cuales da lugar a uno de los sesenta y cuatro arquetipos que explican toda la realidad, tanto la que es manifestada como la que es inmanifestada" [2].

Según Friedrich Bernhard Marby, la captación del sentido del movimiento del Todo es la condición que hace posible el sentido mántico y alquímico que subyace en las runas. Pues la captación de ese sentido es comprensión superlativa y clarividente de la dualidad, la trinidad y la multiplicidad en que se manifiestan todos los seres y por las que todos los acontecimientos son posibles. La runa es así inteligencia en este acontecer del otro acontecer; esto es, visión interior (pues la runa, antes de ser un símbolo exterior es un arquetipo interno) en este plano de lo decidido en el otro. Lo que uno ve en sí es la Ley que es Destino. Esa ley esta inscrita en el Cielo y en la Tierra, esto es, en el arriba y en el abajo (como versa el primer principio del hermetismo), en el exterior y en el interior, en el plano visible y en el invisible, en lo manifestado y en lo inmanifestado. Así, la runa hace visible lo invisible, conecta el exterior con el interior, informa sobre el flujo de las cosas, y dicta la conducta sensata en este plano de la realidad. Por ello las runas constituyen un Sistema, esto es, un Futhark, y no son nunca la mera expresión aislada de símbolos inconexos e inconcomitantes, capaces de predecir de manera autónoma (esto es, cada uno de ellos tomados y considerados en forma independiente) una realidad cualquiera determinada, o un supuesto futuro asociada a ella. Pues las runas operan solidariamente en confabulación mística, anudando todos los momentos, enlazando todos los instantes, en la medida en que ellas son expresión del flujo universal de todo acontecer. Y esta es la sustancia comunicada por El Secreto de Las Runas, la esencia en ellas descubierta por la obra y la clarividencia de Guido von List. A esa esencia filosófica List agregará luego lo descubierto en el campo de un simbolismo mucho más amplio que implica e involucra a la heráldica, la arquitectura, el paisaje, el folclore germano, los dichos populares, e incluso el antiguo arte de la repostería alemana.

Versiones Castellanas

Portada del Secreto de Las Runas, Versión Castellana de Hyranio Garbho, publicada por Aurea Catena Editores

Existen dos traducciones del Secreto de Las Runas de Guido von List al Castellano: 1) La versión de Roberto Jaras publicada por Editorial Solar en 2008 ISBN 978-958-8300-41-2; y la Versión Castellana de Hyranio Garbho, con Introducción, Notas y Estudio Preliminar recientemente publicada por Aurea Catena Editores en 2013 ISBN 978-956-351-939-6.

Fuera de estas traducciones al castellano se conoce también otra traducción al inglés bajo el título de The Secret of the Runes de Stephen Flowers. Esta versión es la más famosa de las traducciones que existen del libro a otros idiomas y hasta antes de la aparición de las versiones castellanas de Jaras y Garbho era la única fuente de información sobre este texto para quienes eran hispanoparlantes y no tenían dominio del alemán, pero sí del inglés.

Existen también otras traducciones de El Secreto de Las Runas al francés y al portugués que circulan privilegiadamente por Internet. Pero son versiones parciales que sólo atienden al comentario que se hace en el libro sobre cada una de las runas.

Referencias

  1. Extracto del Estudio Preliminar a la Versión Castellana de Hyranio Garbho de El Secreto de Las Runas de Guido von List págs. 32 y 33 ISBN: 978-956-351-939-6
  2. Hyranio Garbho, Estudio Preliminar a la Versión Castellana de El Secreto de Las Runas de Guido von List págs 35 y 36. ISBN: 978-956-351-939-6

Artículos relacionados

Enlaces externos