Fidel Castro

De Metapedia

Fidel Castro

Fidel Alejandro Castro Ruz nació en la Provincia de Holguín, Cuba, el 13 de agosto de 1926 y falleció en La Habana, el 25 de noviembre de 2016.[1] Gobernó la isla como dictador bajo los cargos de Primer Ministro (1959-1976) y Presidente de Cuba (1976-2008). Hasta su muerte ejerció como Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba y como Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba.

Condecorado por la Unión Soviética con la Orden de Lenin y con una fortuna personal estimada en 900 millones de dólares, el dictador cubano figuraba en la lista de los 10 lideres mas ricos del mundo publicada por la revista Forbes en 2006.[2] Según John Jairo Velásquez, mano derecha del narcotraficante Pablo Escobar Gaviria, Fidel y Raúl Castro habrían logrado enormes ingresos traficando droga hacia los EE.UU.[3][4]

Tras su fallecimiento diversas figuras de la izquierda le elogiaron y se jactaron de que no fue nunca castigado en vida por sus crímenes. En contraste, para el presidente estadounidense Donald Trump, será recordado por su "legado de fusilamientos, robo, sufrimiento inimaginable, pobreza y negación de derechos humanos fundamentales". Fue un "brutal dictador" que "oprimió a su propio pueblo". Por otra parte, la sobrina de la líder del Frente Nacional francés, Marion Le Pen, dijo "ni una lágrima por Fidel Castro": "El FN siempre ha combatido al comunismo y totalitarismo".

Contenido

Carrera en la política

Fidel Castro frente a la estatua del masón José Martí.

Castro se inició en la vida pública como político opositor y destacó especialmente tras el asalto al cuartel Moncada en 1953, por el que fue condenado a prisión. Tras ser indultado se exilió en México, donde planeó la invasión guerrillera de 1956.

Llegó al poder tras encabezar la revolución cubana, que el 1 de enero de 1959 derrocó al régimen de Fulgencio Batista e impidió que el presidente democráticamente electo, Andrés Rivero Agüero, asumiera el cargo. Castro fue nombrado entonces Primer Ministro, el 27 de febrero del mismo año por el presidente provisional Manuel Urrutia Lleó, a quién el nuevo ministro convirtió en figura decorativa de cara a lograr una mejor relación con EE.UU. Urrutia vio sus poderes paulatinamente arrebatados por el dictador cubano a la vez que la revolución experimentó un vuelco hacia posiciones de extrema izquierda. Tal situación forzó la huida al exilio de Urrutia, rumbo a los EE.UU.

Castro lideró en 1961 la adopción del marxismo por el gobierno revolucionario, estableciendo el primer estado socialista de América. Tras las reformas de 1976, fue electo presidente del Consejo de Estado de Cuba y del Consejo de Ministros por la dictadura marxista. Desde la fundación del Partido Comunista en 1965, fue el Primer Secretario del mismo, hasta su muerte.

El 19 de febrero de 2008, en una carta publicada en el diario Granma, anunció que no se presentaría ni aceptaría el puesto de presidente y comandante en la reunión de la Asamblea Nacional del Poder Popular del 24 de febrero del mismo año. Como se ha mencionado, permanece como Primer Secretario del Partido Comunista conservando el poder real de Cuba.

Crisis de los misiles

Fidel Castro y Nikita Kruschev
Artículo principal: Crisis de los misiles

La Unión Soviética apoyó al gobierno revolucionario de Cuba al mando de Fidel Castro, mientras que la operación fracasada de Bahía de Cochinos que dio muestras inequívocas de la oposición de Estados Unidos a un gobierno comunista a escasos kilómetros de sus costas. Ante esto, los soviéticos vieron en Cuba la base necesaria para el apoyo a nuevas oleadas revolucionarias pro-soviéticas en países americanos, así como por su cercanía a Florida, una base militar desde donde poder amenazar a los Estados Unidos sin que éstos tuvieran tiempo de reacción, igualando así la amenaza que significaba para los soviéticos los misiles estadounidenses emplazados en Turquía, estado fronterizo de los soviéticos. Por ello, el líder soviético Nikita Kruschev y su gobierno decidieron asegurar la isla con la instalación de bases de misiles, con capacidad para alcanzar a los Estados Unidos y dispuestos para llevar cabezas nucleares. El gobierno cubano, ante la posible existencia de un plan para la invasión directa de los Estados Unidos tras la fallida invasión mercenaria, acepta el emplazamiento a pesar de su inicial oposición a que el acuerdo fuese secreto.

La instalación fue descubierta por las fotografías de un avión espía estadounidense, tras lo que Kennedy ordenó establecer una cuarentena y un cerco alrededor de la isla, desplegándose barcos y aviones de guerra estadounidenses. Kruschev dirigió un mensaje a Kennedy el 24 de octubre: "...la Unión Soviética ve el bloqueo como una agresión y no instruirá a los barcos que se desvíen"; pero en las primeras horas de la mañana, los buques soviéticos disminuyeron la velocidad y regresaron o alteraron sus rutas.

Ante la problemática de tal enfrentamiento en el contexto de la Guerra Fría, un desquiciado Castro, que poco se importaba por la suerte del pueblo cubano, en carta de 26 de octubre, dice a Kruschev que emplee el armamento nuclear.

Sin embargo, Kruschev propuso a Kennedy el desmantelamiento de las bases soviéticas de misiles nucleares en Cuba, a cambio de la garantía de que Estados Unidos no invadiría a Cuba ni apoyaría operaciones con ese fin, y del desmantelamiento de las bases de misiles nucleares estadounidenses en Turquía, condiciones que Kennedy aceptó. Castro se sintió molesto por no tener en cuenta la opinión de Cuba en las negociaciones.

Asesinato de John F. Kennedy

Artículo principal: Cita con la muerte y Teorías sobre el asesinato de John F. Kennedy

Un documental que explora la muerte de John F. Kennedy plantea que su asesinato fue dirigido y financiado por Cuba. Según el realizador alemán Wilfried Huismann, autor del documental "Cita con la muerte", fueron los servicios secretos de Fidel Castro quienes ordenaron en su embajada en México a Lee Harvey Oswald asesinar al ex presidente estadounidense.[5][6]

Tales afirmaciones constituyen una de muchas teorías sobre el asesinato de John F. Kennedy, debido a que todavía está sujeto a especulaciones, siendo origen de un gran número de teorías sobre conspiración.

Opositores

Sus opositores critican el sistema de partido único, propio del comunismo al estilo soviético calificando a Castro como un déspota y dictador ya que sostienen que Castro:

  • ha cometido numerosas violaciones a los derechos humanos.
  • no ha cumplido las promesas que hizo antes de llegar al poder.
  • en la Constitución de 1940 (votada por todo el pueblo cubano) no se había establecido el sistema socialista que estableció Castro en la isla.
  • ha tolerado la corrupción de los burócratas del estado.
  • ha administrado mal la economía de Cuba.

Así pues, las supuestas conquistas de la revolución son una ficción.

Vida lujosa

Castro fumando.

"En contra de lo que siempre dice, nunca ha renunciado al confort del capitalismo ni ha elegido vivir con austeridad", escribe Juan Reinaldo Sánchez, que durante 17 años fue guardaespaldas de Fidel Castro y que ahora publica un libro sobre la vida privada del líder de la revolución cubana.[7]

Yates lujosos, una veintena de residencias repartidas por toda la isla o partidas de caza "a lo Luis XV", tanto en las frondosas provincias del norte como en los privilegiados fondos marinos, son algunos de los detalles que saca a la luz "La cara oculta de Fidel Castro", escrito junto al periodista francés Axel Gyldén y que estará en las librerías francesas el próximo día 28.[7]

El comandante se cuidó mucho de mantener lejos de la vista de los cubanos su vida privada, "el secreto mejor guardado de la Revolución", asegura Juan Reinaldo Sánchez, según los extractos del libro difundidos a la prensa.[7]

El hombre que acompañó casi a diario a Fidel entre 1977 y 1994 describe el lujoso yate del líder, "Aquarama II", copiado del de un allegado del régimen de Fulgencio Batista (presidente de Cuba entre 1940-1944 y de facto en 1952-1959), con cuatro motores, que le regaló el dirigente soviético Leónidas Breznev.

Fondeado en su puerto privado de Bahía de Cochinos, cada paseo del barco implica todo un despliegue, que incluye otros dos navíos, uno de ellos totalmente medicalizado, una patrullera militar y varios aviones en alerta para evitar que el comandante sufra un atentado.

En general, el "Aquarama II" sirve para dar agradables paseos marítimos, pero también para ir a Cayo Piedra, una pequeña isla situada en el sureste de Cuba, un "paraíso para millonarios" en el que Castro reposa rodeado de lujo.

"Fidel Castro ha dado a entender que la Revolución no le dio ningún respiro, ningún placer; que ignoraba y despreciaba el concepto burgués de vacaciones. Mentía", afirma Sánchez.

El guardaespaldas relata que él estuvo "cientos de veces" en ese "pequeño paraíso", donde era el encargado de escoltar al comandante durante sus numerosas batidas de caza submarina en unos fondos marinos casi vírgenes.

En cuanto el tiempo era clemente, Fidel y su esposa Dalia acudían casi cada fin de semana a Cayo Piedra, mientras que en la temporada de lluvias el comandante prefería la caza del pato en la mansión "La Deseada", situada en la provincia de Pinar del Río.

"En agosto, los Castro se instalaban durante un mes en su isla de ensueño", desde la que el líder acudía a La Habana en helicóptero si algún imperativo así lo exigía, añade.

Ningún cubano de a pie penetró en la secreta isla de Castro, a la que solo un reducido grupo de privilegiados, casi todos extranjeros, fueron invitados.

Reinaldo Sánchez recuerda al expresidente colombiano Alfonso López Michelsen, al empresario francés Gérard Bourgoin, conocido como el "rey del pollo", el propietario de la CNN Ted Turner o el dictador de la República Democrática Alemana Erich Honecker.

Aunque los más habituales del lugar eran el escritor Gabriel García Márquez y el héroe de la revolución Antonio Núñez Jiménez.

En una de esas visitas, indica el autor, Fidel propuso a "Gabo" lanzarse a la conquista de la presidencia colombiana con el apoyo de Cuba, pero el escritor "prefería disfrutar de los placeres de la vida quedándose confortablemente al margen de la política".

Lo que no consiguió con García Márquez, tener un peón en Colombia, lo logró años más tarde con Hugo Chávez en Venezuela, señala Reinaldo Sánchez, quien asegura que el líder cubano "siempre tuvo en la línea de mira el petróleo" de ese país.

"Sabía que era la clave para financiar su sueño internacionalista de oponerse a Estados Unidos", agrega.

"La cara oculta de Fidel Castro" no describe solo el lujo de la vida del dictador cubano, sino que también analiza otros aspectos de su régimen, la dinastía familiar, seguida por la de su hermano Raúl Castro.

El ex guardaespaldas también se centra en la costumbre que tenía Fidel de grabar a todos sus colaboradores y allegados o su intento por extender la revolución a Nicaragua.

Estadísticas de crímenes del castrismo

La organización Archivo Cuba documenta 8.190 asesinatos cometidos por el régimen de Castro.[8][9][10] De esa cifra, 5.775 personas fueron ejecutadas y 1.234 asesinadas extrajudiciales. Otras 984 fueron víctimas de homicidios dentro de las prisiones. Unas 8.190 personas han sido asesinadas por el régimen de Fidel Castro desde su llegada al poder en 1959, y otras 200 han desaparecido, según María Werlau, directora ejecutiva de Archivo Cuba, un proyecto dedicado a documentar los crímenes de gobierno cubano.[8][9]

De acuerdo con una investigación del Archivo, de los 8.190 muertos, 5.775 fueron ejecutados y 1.234 asesinados extrajudiciales. Otros 984 fueron víctimas de homicidios provocados dentro de las prisiones.[8]

Las muertes "comenzaron con procesos sumarios y ejecuciones masivas en el paredón, que eran difundidos por los medios de comunicación para crear miedo", "El régimen de Castro ha mostrado desde sus comienzos un profundo desprecio por la vida humana", afirmó Werlau. De acuerdo con los testimonios recogidos, murieron campesinos, mujeres embarazadas, extranjeros e incluso hubo miembros del propio aparato comunista, "cuyos cadáveres se paseaban y eran insultados, como método de propaganda interna".

Después, añadió, "Castro se dio cuenta de que tenía que cuidar la imagen internacional" y "ya no le convenía llevar a cabo esas ejecuciones masivas porque el miedo ya estaba instaurado y podían hacerlo cuando quisieran".

La directora ejecutiva de Archivo Cuba explicó que el proyecto documenta los casos de su registro a través de indagaciones y entrevistas a familiares de las víctimas.

La cifra de homicidios comprobada hasta ahora evidencia que durante el mandato Castro han muerto "más personas que durante la dictadura de Augusto Pinochet (en Chile)", afirmó.

Según Werlau, el número de víctimas bajo el actual régimen cubano es aún mayor que la revelada por la investigación, pero el proceso de documentación es lento y ambicioso.

El registro no sólo busca reflejar las muertes que se han producido desde 1959, sino ampliar sus datos hasta el año 1952, cuando comenzó la dictadura de Fulgencio Batista, para que "todos sean considerados como víctimas y no haya rencor", dijo.

"Yo quiero contar la historia de las víctimas, que ellas hablen por sí mismas", afirmó Werlau, que desarrolla desde 2001 la investigación junto con el profesor Armando Lago. Archivo Cuba expone sus resultados en el sitio Archivo Cuba.[8]

Las investigaciones del proyecto revelan que muchos niños han sido blanco del "sistema represivo". Hasta el momento existen 93 casos documentados.

La causa de estas muertes han sido en su mayoría los asesinatos extrajudiciales (31), seguido de 27 asesinatos por intentar huir de Cuba (tres de ellos accidentales); 22 por ejecuciones, 12 por haber sido considerados "rebeldes en combate", y un caso por negligencia médica dentro de una prisión.

Por otro lado, hasta el momento 216 mujeres y niñas han muerto "por razones políticas". La mayoría cuando intentaban salir de la Isla de forma ilegal y fueron interceptadas por guardafronteras cubanos que dispararon contra las embarcaciones.

En cuanto a las prisiones, la investigación ha revelado 159 asesinatos, 209 muertes por negligencia médica, 264 suicidios, 21 accidentes y 331 por "supuestas causas naturales".[9]

"La tasa de muerte en los presidios es mayor que la del resto de la población", dijo Werlau.

La ley cubana vigente contempla la posibilidad de aplicar la pena de muerte para muchos delitos. Es la medida que "desde siempre" ha asumido el régimen de Castro para advertir a los ciudadanos que "ellos son los únicos que mandan ahí y hacen lo que quieren", comentó.

Las cifras reveladas por Archivo Cuba este martes no incluyen a personas que han fallecido al intentar escapar de la Isla por vía marítima. No obstante, señaló Werlau, aunque no existen estadísticas precisas al respecto los cálculos apuntan a unas 20.000 muertes por esa causa.

Werlau criticó "el silencio" que mantienen algunos sectores sociales de varios países ante "estos crímenes contra la humanidad". Lamentó que, pese a las reiteradas denuncias de la disidencia cubana en foros internacionales, todavía "existe un profundo desconocimiento del enorme costo en vidas de la llamada revolución cubana y esto, de alguna manera, contribuye a que persevere la ignorancia sobre la esencia violenta del régimen de Castro".

A ello, dijo, se une la fuerza de la propaganda castrista "que invierte millones de dólares y lleva una campaña de relaciones públicas en el mundo muy buena", en contraste con "las rencillas tontas" del exilio, que distancian a los cubanos "de dentro y de fuera".

Referencias

  1. «Muere Fidel Castro a la edad de 90 años» - RT, 26 de noviembre de 2016.
  2. «Fidel Castro, más rico que las reinas de Inglaterra y Holanda» - La Nación, 06 de mayo de 2006.
  3. «Fidel y Raúl Castro Vinculados al Narcotráfico» - Contacto Magazine
  4. «La relación 'secreta' entre Pablo Escobar y Fidel Castro» - La Prensa, 29 de noviembre de 2016.
  5. «Culpan a Cuba por muerte de Kennedy» - BBC, 05 de enero de 2006.
  6. «Castro disparó primero» - El País, 04 de enero de 2006.
  7. 7,0 7,1 7,2 «La vida oculta de Fidel Castro, revelada en un libro» - El Mundo, 21 de mayo de 2014.
  8. 8,0 8,1 8,2 8,3 «La organización Archivo Cuba documenta 8.190 asesinatos cometidos por el régimen de Castro» - Cuba Encuentro, 07 de marzo de 2007.
  9. 9,0 9,1 9,2 «El régimen de Castro acumula más de 8.000 víctimas» - Infobae, 06 de marzo de 2007.
  10. «Documentan 8 mil muertos durante régimen de Castro» - El Universal, 07 de marzo de 2007.

Bibliografía

Documentales

Fuentes

Artículos relacionados

Enlaces externos

Herramientas personales