Mark Weber

De Metapedia

Mark Weber

Mark Edward Weber (Portland, Oregon, 9 de octubre de 1951) es un historiador y académico revisionista de origen estadounidense. Director del Institute for Historical Review desde 1995, participó en infinidad de debates sobre revisionismo en Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Suecia, Irán y otros países. Ha sido autor de cientos de artículos, críticas y ensayos sobre temas históricos, políticos y sociales. Sus trabajos han aparecido en una variedad de periódicos y en diversas lenguas. Es un vigoroso defensor de la Libertad de expresión en Internet y del Revisionismo Histórico.

Contenido

Biografía

Nació, se crió y educó en la ciudad de Portland, emigrando posteriormente a Alemania donde vivió y trabajo durante dos años y medio. Estudió historia en la Universidad de Illinois y en la Universidad de Munich, tras lo cual retornó a Oregon, Estados Unidos. Se graduó con honores en la Universidad del Estado de Portland, obteniendo el título de Licenciado en Historia. También obtuvo el título de Master en historia europea moderna, por la Universidad de Indiana en 1977.

En 1988 testificó durante 5 días ante la Corte Provincial de Toronto, como un reconocido testigo experto en la política del Tercer Reich con relación a los judíos en la época de la guerra.

Durante los cinco años que vivió en Washington D. C. realizó un minucioso y extenso estudio del Archivo Nacional en la Biblioteca del Congreso.

Weber ha estado relacionado con el Institute for Historical Review desde 1991, participado en innumerables programas radiales y televisivos a lo largo de Estados Unidos y en el extranjero. Debatió sobre el Holocausto judío con figuras del exterminacionismo como por ejemplo Michael Shermer, entre otros.

A partir de 1995 se convierte en director del centro, que se dedica a la publicación de material revisionista en general, y también a la difusión del Revisionismo del Holocausto.

Actualmente tiene dos hijos, un varón nacido en 1998 y una hija que nació en 1996.

Opiniones y criticas

Desde que comenzó a dirigir el Institute for Historical Review, Weber ha sido objeto de infinidad de críticas, comentarios en los medios y presiones para no difundir el Revisionismo del Holocausto. Aunque se opone al uso político de ese evento histórico como justificación para el Holocausto palestino, colabora con el victimismo judío citando como auténtico al Diario de Goebbels; documento amañado según Arthur Butz y la mayoría de los revisionistas. Al mismo tiempo Weber rechaza otros aspectos de la leyenda tales como el supuesto uso de cámaras de gas.

Liga Antidifamación

Irv Rubin fue presidente de la ADL entre 1987 y 2002 cuando acusado de diversos cargos por terrorismo y asesinato se suicidó mientras esperaba juicio..

Por regla general, el Lobby judío suele intentar desacreditar a los escritores revisionistas por su falta de titulación como historiadores, pretendiendo estar muy preocupados por la rigurosidad metodológica de los trabajos. Sin embargo, al tratarse de un historiador profesional con diversos títulos universitarios, la Liga Antidifamación le critica de cualquier modo catalogándolo de "negacionista profesional".[1] También es criticada su antigua colaboración con la National Alliance a finales de los años 70s, al ser esta una organización tildada de neonazi por parte de la ADL. Weber es criticado también por oponerse a la cuotificación de becas públicas con base en el origen social de los candidatos, ya que considera injusto que no sean otorgadas a los candidatos mas capacitados independientemente de su origen. La ADL también cita su preocupación sobre la inmigración y sus dudas sobre la factibilidad de asimilar a la población negra de los Estados Unidos dentro de la comunidad blanca, adoptando sus costumbres y cultura.

Joseph Sobran

El periodista Joseph Sobran, quién por años ha sido columnista y revisor editorial senior, dijo lo siguiente acerca de Mark Weber en 2002.

Si yo soy “valiente”, ¿que dirías de Mark Weber y el Institute for Historical Review? Ellos han sido difamados mucho peor que yo; encima se les ha amenazado de muerte. Sus oficinas fueron atacadas con bombas. ¿Se les ha dado al menos crédito por su coraje? No, en absoluto. Ellos siguen siendo universalmente vilificados. Cuando conocí a Mark hace unos años, esperaba encontrarme con un antisemita fanático, loco de atar, tal es la reputación de los “negacionistas del Holocausto”. Me impresionó inmediatamente y en lo sucesivo, que era exactamente lo opuesto: un hombre de modales suaves, buen humor, inteligente, educado y que suele hablar con moderación y mesura, aún acerca de sus enemigos que quisieran verlo muerto. Lo mismo se aplica a otros miembros del Institute for Historical Review. En muchos años de relación con ellos, nunca he oído a ninguno de ellos decir algo que pudiera sonar no razonable o intolerante a una persona que no tenga prejuicios contra ellos.[2]

Robert Faurisson

Prof. Robert Faurisson

Uno de los mas prominentes revisionistas del Holocausto a nivel mundial, el profesor Robert Faurisson, no considera que Weber sea la persona adecuada para dirigir el Institute for Historical Review. Aunque el instituto publica material revisionista del Holocausto, este no se manifiesta oficialmente como partidario de dicha corriente, sino que lo difunde como una rama mas del revisionismo[3] (es decir, "no somos negacionistas"). Esto ha llevado a que Weber no tomara una posición clara respecto del Holocausto desde el principio. Es mas, llegó a declarar que si bien el antisionismo es políticamente correcto, no ocurre lo mismo con la negación del Holocausto. Por lo cual, esta a veces puede convertirse en un obstáculo mas que una ayuda.[4] A esto agregaba una valoración sobre las grandes dificultades que supone combatir la creencia en el Holocausto tan promocionada en la sociedad occidental, expuesta a una avalancha interminable de propaganda judía y de las organizaciones sionistas.[5]

Esta clase de declaraciones indignaron a Robert Faurisson que en 1993, le pidió que aclarara su posición ya que la misma es una forma velada de abandonar la lucha en un tema considerado decisivo por los fundadores del instituto. El profesor francés sostuvo además que solo recibió evasivas y respuestas ambiguas a su petición. Fue por ello que volvió a insistir sobre el tema. En una de sus últimas cartas, Faurisson, que había empezado a dudar de que Weber sea un revisionista del Holocausto, le hizo las siguientes preguntas directas:

  1. ¿Cree usted que los alemanes decidieron y planearon una destrucción física de los judíos de Europa? (el crimen concreto)
  2. ¿Cree usted en la existencia y uso por parte de los alemanes de cámaras de gas homicidas o furgonetas de gas? (las armas concretas del crimen concreto).

Weber se pronunció públicamente al respecto el 23 de diciembre de 2003, diciendo:

No creo en las alegaciones sobre supuestas cámaras de gas. ("I don’t believe the claims about the alleged Nazi gas chambers")

Sin embargo, Faurisson no quedó satisfecho completamente, ni con sus declaraciones ni con muchos otros aspectos de las actividades de Weber al frente del IHR, por lo cual en 2009, dijo que no lo considera la persona idónea para dirigir el instituto.[4]

Referencias

Artículos relacionados

Enlaces externos

Videos

Herramientas personales