Socialdemocracia

De Metapedia

"La socialdemocracia es la antesala del comunismo".

La socialdemocracia es una ideología política que surgió a finales del siglo XIX a partir del movimiento socialista. La socialdemocracia moderna es diferente del socialismo en el significado tradicional de pretender acabar con el predominio del sistema capitalista, o en el marxismo de pretender reemplazarlo por completo; en vez de ello, los socialdemócratas pretenden reformar el capitalismo democráticamente. El término también es utilizado para referirse a la forma particular de sociedad que los socialdemócratas defienden. La socialdemocracia es, en realidad, una forma enmascarada del marxismo.

Contenido

Orígenes de la socialdemocracia

La socialdemocracia surge a finales del siglo XIX y principios del siglo XX del seno del marxismo. Creían que la transición a una sociedad socialista podía lograrse mejor mediante una evolución dentro de la democracia representativa que por una revolución violenta o algún otro medio alternativo al de elecciones democráticas. Con anterioridad, se describía a los socialdemócratas como socialistas reformistas (dado que abogaban por el desarrollo del socialismo a través de reformas parlamentarias graduales) en contraste con los socialistas revolucionarios, que pretendían alcanzar el socialismo mediante una revolución obrera a través de la cual la mayoría social, representada por la clase trabajadora asalariada y en alianza con otros sectores básicos de la sociedad como el campesinado y los soldados rasos, accediese a la conquista de la propiedad sobre los medios de producción y del poder político, de los que se ven excluidos bajo el capitalismo, organizando una férrea resistencia, conocida como dictadura del proletariado, contra aquellos elementos de la vieja clase dominante que a través de agentes reaccionarios tratarán de recuperar, si es necesario mediante la violencia y el sabotaje, la hegemonía política y económica que era fuente de su modo de vida y sus privilegios.

La necesidad de articular políticamente el movimiento proletario hizo que en las conclusiones de la Conferencia de Londres que dio origen a la creación de la Asociación Internacional de Trabajadores (AIT, 1864) se aconsejara la creación de partidos políticos revolucionarios. Estos partidos serían los defensores de las ideas sostenidas por la Internacional, inspiradas prioritariamente en el pensamiento marxista, y se articularían como "vanguardia organizada de las fuerzas proletarias". El primer partido socialdemócrata fue el alemán (SPD, 1869), señalado como ejemplo a seguir por los propios líderes de la Internacional.

Marxismo

En la época de su fundación, todos estos partidos nacionales tuvieron planteamientos ideológicos muy semejantes, inspirados en el triunfante marxismo, una vez expulsados los anarquistas de la II Internacional (1896). Inicialmente los partidos socialdemócratas incluyeron socialistas revolucionarios como Rosa Luxemburgo y Lenin, moderados o centristas que defendía la ortodoxia o camino intermedio como Karl Kautsky y Jean Jaurès y partidarios de una aproximación gradual y evolucionaria como Eduard Bernstein.

Sin embargo, pronto se abrió una profunda brecha ideológica del arte de Bernstein quien expuso una serie de críticas a la línea marxista en su obra Las premisas del socialismo y las tareas de la socialdemocracia (1899), donde se condenaban la práctica revolucionaria y la aspiración a una dictadura del proletariado, y analizaba la posibilidad de transformación del capitalismo al socialismo mediante un proceso de reformas políticas y económicas; la consecución de estas reformas debían figurar en adelante como objetivo prioritario del movimiento obrero, por lo que no debían excluirse la utilización de la confrontación electoral y la presencia parlamentaria de los partidos socialdemócratas. Aunque las tesis de Bernstein fueron condenadas por casi todos los partidos, su posicionamiento (denunciado por los continuistas como revisionismo) tuvo una amplia influencia en el socialismo internacional.

Críticas a la Socialdemocracia

  • Los comunistas y socialistas de la izquierda más dura afirman que la socialdemocracia abandonó la tesis de transformación gradual de la sociedad capitalista a una sociedad igualitaria, pues en la mayoría de los países donde los socialdemócratas han gobernado, mientras aplican sus planes de bienestar social (cada vez más reducidos), el capitalismo sigue desarrollándose salvajemente, generando monopolios, concentración de riqueza y desigualdad.
  • La derecha política afirma que los socialdemócratas fomentan burocracias estatales mantenidas con una excesiva carga impositiva a los ciudadanos, son críticos del Estado de Bienestar, sistema económico característico de la socialdemocracia, argumentando que este supone un riesgo moral, ya que los individuos se ven desligados de las consecuencias económicas de sus actos, y además son forzados a subvencionar el consumo de otros.
  • Desde el mundo religioso las críticas apuntan a las políticas progresistas de los socialdemócratas, como por ejemplo, la aceptación e integración de la homosexualidad como algo normal en la sociedad (y su unión legal) y la enseñanza de los diferentes métodos de anticoncepción a la juventud desde una edad temprana.
  • Para el nacionalismo, la socialdemocracia es refugio de comunistas y extremistas de izquierda que utilizan una plataforma política que se muestra "renovada" pero que gradualmente sigue expandiendo ideas de fuerte inspiración marxista que son, indudablemente, negativas para la sociedad. La socialdemocracia es la antesala del comunismo.

Artículos relacionados

Herramientas personales
Otros idiomas