150 genios opinan sobre los judíos

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
Portada del libro
150 genios opinan sobre los judíos es una recopilación de citas sobre los judíos realizada por CEDADE. Entre las personalidades que opinan en el libro se cuentan Pedro El Grande, Ludwig Van Beethoven, Nicolás I, Alfonso X, Gustavo Adolfo Becquer, etc. En el prólogo de la obra se afirma que las citas son todas auténticas y que se ha prestado especial cuidado a no sacar de contexto los dichos.

Algunas citas

"El sufrimiento, que es el escudo del judío, lo ha convertido en estos días en el amo de los amos del planeta."
Ralph Waldo Emerson. Filósofo norteamericano. Año 1861.
"Odian el nombre de Cristo y tienen un secreto e innato rencor contra los pueblos entre los cuales viven"
Francisc Bacon. Lord Verulan. Célebre escritor y filósofo inglés.
"La ruina de los campesinos en estas provincias son los judíos. Son inmensas sanguijuelas chupando a estas desafortunadas provincias, al punto de agotamiento."
Nicolás I. Zar de Rusia. Siglo XIX.

A. Golistyn, envió una circular a los jefes de gobernaciones el 6 de marzo de 1817, donde ordenaba que "de aquí en adelante los judíos no sean acusados de asesinar niños cristianos, sin evidencia, y sobre el mero prejuicio de que necesitan de sangre cristiana". El zar Nicolás I se negó a firmar la circular de Golistyn, considerando que "hay entre los judíos salvajes fanáticos o sectas que requieren sangre cristiana para su ritual".

Gustavo Adolfo Becquer, uno de los más conocidos poetas españoles y el mejor del Romanticismo. Nació en Sevilla en 1836 y falleció en 1870. En su obra "La Rosa de pasión" nos presenta un crimen ritual judío. La obra es bella y emotiva. Dicho corto relato se halla incluido dentro de sus famosas "Rimas y leyendas".

En una de las callejas más oscuras y tortuosas de la ciudad imperial, empotrada y casi escondida entre la alta torre morisca de una antigua parroquia mozárabe y los sombríos y blasonados muros de una casa solariega, tenía hace muchos años su habitación raquítica, tenebrosa y miserable como su dueño, un judío llamado Daniel Leví.

Era este judío rencoroso y vengativo, como todos los de su raza, pero más que ninguno engañador e hipócrita.

-¡Ella es! -murmuró entre dientes el barquero-. ¡No parece sino que esta noche anda revuelta toda esa endiablada raza de judíos ! ... ¿Dónde diantres se tendrán dada cita con Satanás, que todos acuden a mi barca, teniendo tan cerca el puente?...

Artículos relacionados

Enlaces externos