Campaña electoral de Donald Trump

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
Artículo principal: Donald Trump
Donald Trump declaró que tenía intenciones de concurrir a las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016 el 16 de junio de 2015. Desde entonces hasta su victoria en las elecciones, el 8 de noviembre de 2016, su campaña dio mucho de qué hablar. Estuvo marcada por su tendencia a la polémica, sus declaraciones rompedoras y los movimientos a su favor y en contra.

La campaña electoral de Donald Trump fue especialmente relevante para la Alt Right, ya que se articuló y creció en torno a ella, y Trump contó con el apoyo de sus figuras más importantes, inclyendo a Andrew Anglin, dueño del Daily Stormer.

En este artículo se recoge información relacionada con la trayectoria de Trump en política, desde que anunció que tenía intención de presentarse a las elecciones, hasta que las ganó.

Primarias republicanas

Para poder presentarse un candidato a las elecciones presidenciales de Estados Unidos, primero necesita vencer en las primarias de un partido. Donald Trump anunció el 16 de junio de 2015, en un discurso en Nueva York, sus intenciones de concurrir por el Partido Republicano de Estados Unidos.

Comenzó entonces su carrera en las primarias. Empezó a crear polémica desde el primer momento. Ya en ese primer discurso en Nueva York lanzó afirmaciones que enfurecieron a los sectores marxistas culturales, ya que arremetió contra la inmigración ilegal, y dijo ya que quería construir el muro entre Estados Unidos y México.

Su principal oponente fue el senador de Texas Ted Cruz, que incluso le llevó ventaja al principio, porque venció en las primarias del estado de Iowa. Sus otros dos oponentes más importantes fueron el gobernador de Ohio, John Kasich, y el senador de Florida Marco Rubio.

Otros muchos políticos se presentaron a las primarias, pero se retiraron sin llegar a vencer en ningún sitio. Entre ellos destacaron el neurocirujano negro Ben Carson, de Michigan, que luego llegaría a formar parte de la administración de Trump; y Jeb Bush, de Florida, hermano de George W. Bush e hijo de George H. W. Bush.

Las primeras primarias republicanas se celebraron el 1 de febrero de 2016, en Iowa, y las últimas el 7 de junio de ese año, en seis estados, entre ellos California. Ted Cruz venció en 11 lugares, Marco Rubio en 3 y John Kasich sólo en su estado de Ohio. Trump se impuso a todos ellos, ya que venció en 37.

En la Covención Nacional del Partido Republicano de 2016, celebrada entre el 18 y el 21 de julio de 2016, Donald Trump quedó oficialmente designado como candidato a la presidencia por el Partido Republicano de Estados Unidos.

Carrera hacia la presidencia

Aunque al momento de su proclamación ningún analista le veía como favorito, logró no solo ganar en las internas contra 17 candidatos de su partido sino superar levemente a la candidata demócrata Hillary Clinton en las encuestas de intención de voto en agosto de 2015. Sin embargo, en abril de 2016, Trump se desplomó en las encuestas tras una serie de comentarios acerca de la masacre de homosexuales en Orlando que no cayeron bien en el electorado. Como consecuencia despidió a Corey Lewandowski del cargo de Jefe de Campaña. El judío era conocido por animarle a hacer comentarios polémicos acerca de los mexicanos y afroamericanos bajo el lema "dejen a Trump ser Trump".

A finales de julio de 2016, los dos candidatos volvieron a estar virtualmente igualados en las encuestas de intención de voto[1].

En octubre de 2016, Trump llegó a situarse dos puntos debajo de Clinton en las encuestas. Su popularidad cayó nuevamente después del primer debate presidencial, donde su rival se presentó con respuestas ensayadas para rebatir cada una de las propuestas y críticas de Trump, el cual no expuso ningún argumento nuevo. El 51% de los espectadores vieron ganadora a Clinton, frente al 26% que vio ganador a Trump en el debate.[2]

En el segundo debate, de acuerdo con una encuesta en la que participaron 1,300,000 personas, Trump superó levemente a Clinton según el 52% de los encuestados, mientras que el 48% vieron ganadora a la candidata demócrata.[3] A pesar de ello la mayoría de los medios dieron unánimemente ganadora a Clinton citando encuestas de CNN cuya audiencia es tradicionalmente seguidora del partido demócrata. Una situación similar se dio en el tercer debate.

A mediados de octubre de 2016, cuando Clinton había logrado una clara ventaja, los miles de correos electrónicos publicados por Wikileaks comenzaron a dañar gravemente su campaña. En ellos la entonces Secretaria de Estado llegó a afirmar textualmente que un político debe defender en público un punto de vista diferente al que en realidad tiene en privado. Pero además pudo verse con ejemplos concretos ya que admite que aboga por una política de fronteras abiertas y libre mercado en los correos, mientras en público ha sostenido justamente lo opuesto.[4] Clinton acusó a Rusia de la revelación de los correos.

A finales de octubre, Trump redujo a la mitad la diferencia de 8 puntos que le separaba de Clinton e incluso una encuesta de Los Ángeles Times le situaba dos puntos por encima de su rival demócrata.

Finalmente ganó las elecciones el 8 de noviembre. Hillary Clinton estuvo ligeramente por encima de Donald Trump en número de votos populares, pero Trump ganó por obtener la mayoría de votos electorales.

Como presidente, Donald Trump ha renunciado a cobrar los 400.000 dólares que se embolsa el presidente de los Estados Unidos por ocupar el Ejecutivo más importante del mundo. En una entrevista con la cadena CBS, aseguró que aceptaría la cantidad mínima que debe recibir por ley: un dólar al año.[5]

Posturas de Trump durante su campaña

Inmigración

Al anunciar su candidatura en junio de 2015, realizó varias declaraciones respecto a la inmigración mexicana que causaron indignación en la comunidad latina de los Estados Unidos. Al respecto dijo que "el gobierno mexicano está enviando deliberadamente hacia Estados Unidos a los peores individuos de México": "gente problemática que incluye a violadores, traficantes de droga y otros criminales". Asimismo, dijo que "los mayores proveedores de drogas ilícitas son los cárteles mexicanos que se las arreglan para introducir contrabandistas de droga" y que "los Estados Unidos se ha convertido en un vertedero de basura de México al igual que de muchas otras partes del mundo".[6]

Indicó además su deseo de construir un muro entre las fronteras de Estados Unidos y México, y que iba a obligar a México a pagar los costes de construcción.[7] Estas declaraciones causaron también que varias empresas (como NBC, Macy's, y Univisión) cortaran relaciones comerciales con Trump. En diciembre dijo que él y su país "no tienen tiempo de ser políticamente correctos" ya que el país ha perdido protagonismo y competitividad. También destacó que no descartaría la posibilidad de ser un candidato independiente a la presidencia si no ganara las internas dentro del Partido Republicano.

Trump argumentó que sus comentarios han sido "deliberadamente distorsionados por los medios de comunicación", e incluyó una transcripción de la parte pertinente de sus observaciones para referencia.[6]

No veo cómo puede haber lugar para malos entendidos o mala interpretación sobre la declaración que hice el 16 de junio durante mi discurso de anuncio presidencial" escribió Trump, agregando, "¿Cómo puede decirse más simple o más preciso? El Gobierno de México está forzando a su gente más indeseada a entrar a los Estados Unidos. Ellos son, en muchos casos, criminales, narcotraficantes, violadores, etc.

Aunque algunos críticos han caracterizado sus comentarios como "racistas", en su declaración, Trump dijo que no está en contra del pueblo mexicano:

Muchas personas fabulosas vienen de México y nuestro país es mejor por ello. Pero esas personas están aquí legalmente, y se ven seriamente perjudicadas por los que vienen en forma ilegal. Estoy orgulloso de decir que conozco a muchos mexicanos que trabajan duro -muchos de ellos están trabajando conmigo y para mí- y, al igual que nuestro país, mi organización es mejor debido a ello.[6]

Trump aclaró que es el gobierno mexicano el que "no es nuestro amigo" y que se está aprovechando de EE.UU. con los "malos acuerdos comerciales".

El Gobierno de México quiere una frontera abierta, siempre y cuando sea hacia una sola dirección: adentro de los Estados Unidos. No sólo nos están 'matando' en la frontera, sino también en el comercio... y con ello México está haciendo miles de millones de dólares. Tengo un gran respeto por México y el amor a su gente y gran espíritu de sus pueblos. El problema es, sin embargo, que sus líderes son mucho más inteligentes, más astutos, y mejores negociadores que los nuestros. Para los ciudadanos estadounidenses, a quienes yo representaré mucho mejor que cualquier otra persona como presidente, el gobierno mexicano no es nuestro amigo... ¿y por qué debería serlo cuando la relación es totalmente unilateral a su favor, tanto en la inmigración ilegal y el comercio?
Donald Trump.[6]

Además lamentó los Atentados de Bruselas de 2016 y prometió "ser muy, muy, muy duro con las fronteras" y "no permitir que entre nadie sin la documentación adecuada".

No hay asimilación, quieren la ley sharia, no quieren las leyes que tenemos. (...) La asimilación ha sido un desastre, se ve en París y Bruselas, y lo que ha pasado con Alemania, con la idea brillante de Angela Merkel de permitir entrar a tantas personas.[8]

Economía

Estados Unidos tiene un intercambio comercial desbalanceado con otros paí­ses. En 2015 importó 2,76 billones (en inglés, trillions) de dólares y servicios y exportó 2,22 billones. La diferencia de 540.000 millones de déficit comercial, siendo la séptima mayor registrada. Además, desde 1975 el país no ha reportado superávit comercial.

Para el magnate estadounidense, cuyo principal trabajo como empresario es negociar y cerrar acuerdos comerciales; su anuncio de que si es electo renegociará los acuerdos comerciales con México y China, ha vuelto a elevar su popularidad. Sostiene que su país pierde miles de millones de dólares en el balance comercial con dichos países y que él es la persona correcta para revertir la actual situación. Estados Unidos utiliza diplomáticos para cerrar acuerdos, mientras que Trump sostiene que el país cuenta con excelentes negociadores comerciales profesionales que son mas idóneos para ese trabajo.

Sus críticos cuestionan estos argumentos afirmando que los acuerdos comerciales por lo general tienen poco efecto en los empleos "ya sea positivo o negativo", en parte porque la economí­a estadounidense ya está abierta a la competencia extranjera. Fuerzas más grandes como enormes brechas salariales entre EE.UU. y los paí­ses en desarrollo, o la automatización que permite a las empresas reemplazar a los trabajadores, tienen un papel mucho mayor[9]. Pero Trump replica que China está devaluando artificialmente su moneda para que sus productos salgan mas baratos al cambio con otras monedas. Esa treta habría hecho que una gran cantidad de empresas occidentales hayan mudado sus fábricas a ese país. No culpa de ello a China, sino a los políticos estadounidenses que serían incompetentes.

Política internacional

En el discurso del 27 de abril de 2016 con el que presentó oficialmente su política exterior, Trump declaró estar contra el globalismo diciendo:

No subyugaremos más a este país, o a su pueblo, al falso canto del globalismo. Es el Estado Nacional y no el orden internacional, lo que permanece como la verdadera fundación de la felicidad y la armonía.

Este discurso advirtiendo sobre los peligros de la globalización, la perfidia de las élites financieras y las trampas del multiculturalismo se repitió en los meses siguientes de su campaña. Ningún candidato en el ciclo electoral había hecho un llamado tan directo al nacionalismo. Su oponente, Hillary Clinton, es la "globalista" y la describió como "un político que es esclavo de intereses más allá de las fronteras de la nación y ansiosa por permitir la entrada a las hordas extranjeras".[10]

Sobre la Invasión de Irak de 2003, dijo que fue negativo quitar a Saddam Hussein del poder, porque aunque "era un tipo malo", estaba matando terroristas y gracias a eso no existía la situación fuera de control que se vive hoy en Irak. Asegura que lo mismo sucedió en Libia, que ahora se ha convertido en un caos. A veces se busca simplemente derrocar al dictador sin pensar mucho en quién vendrá a substituirlo, pero eso no es lo mas conveniente para los intereses de EE.UU.. Por lo tanto, si fuera electo buscaría la colaboración con Asad aunque también sea "un tipo malo" y formaría coalición con Rusia para luchar contra el Estado Islámico[11].

El presidente ruso Putin calificó a Trump como "una realmente brillante y talentosa persona, sin lugar a ninguna duda... No es nuestro trabajo el juzgar sus cualidades, esa es tarea de los votantes estadounidenses, pero es líder absoluto de la carrera hacia la presidencia.". [12]. En contraste, el presidente venezolano Nicolás Maduro, ha calificado a Donald Trump de "ladrón", "bandido" y "enfermo mental"[13].

En 2015, Rusia advirtió de un posible plan para matar a Donald Trump, de acuerdo con la información "fuertemente encriptada" obtenida por los servicios secretos rusos del laptop que portaban cinco saudíes detenidos por las autoridades libanesas, acusados por el atentado contra un autobús francés que causo la muerte a 43 personas en la mañana del 23 de octubre de 2015[14].

En agosto de 2016, el jefe de campaña de Clinton acusó a Trump de ser "una marioneta de Putin", por cuestionar los costes del apoyo militar y económico que EE.UU. le brinda a la OTAN. Dijo que el candidato republicano estaba amenazando con abandonar la OTAN, dejando indefensos a los países de Europa del Este ante un eventual ataque ruso. También advirtió de sus sospechas de la existencia de financiamiento ruso a su campaña. Mencionó además que uno de los analistas presentados por Trump para hablar de asuntos de seguridad estaba en la nómina del Russia Times, un organismo de propaganda estatal. La misma persona aparecía sentada a unos pocos asientos de distancia de Vladimir Putin, durante un acto público.

Necesitamos que Donald Trump revele todos sus lazos financieros y si sus consejeros están manteniendo conversaciones con el Kremlin[15].
Robby Mook, jefe de campaña de Hillary Clinton

Terrorismo

En el campo de la lucha contra el terrorismo, la propuesta del candidato republicano es un calco de todo lo que Israel ha venido haciendo desde hace décadas. Esto incluye legalizar la tortura contra sospechosos, bombardear a sus líderes en sus hogares junto con sus familias, al tiempo que se construyen muros para evitar el ingreso de terroristas y los materiales que necesitan para cometer atentados. Donald Trump afirmó que de ser electo presidente, impulsaría cambios en las leyes que prohíben aplicar el método de tortura del "submarino" y otros métodos de interrogatorio similares porque en su opinión el no hacerlo les pone en desventaja estratégica frente a los extremistas del Estado Islámico[16].

También se ha pronunciado a favor de aniquilar a las esposas e hijos de los extremistas, lo que evidentemente supondría una violación al derecho internacional: "Necesitamos jugar el mismo juego que ellos", declaró en 2016 en una entrevista con el programa Face the Nation de la cadena CBS. A ese respecto ha afirmado reiteradamente que las tácticas que utiliza el Estado Islámico, como inmolaciones, decapitaciones públicas y ahogamientos en jaulas, son prueba de que su país necesita endurecer drásticamente sus tácticas.

es muy difícil derrotar sin contratiempos a alguien cuando nuestras reglas son muy blandas y las de ellos ilimitadas; ellos pueden hacer lo que quieren porque no tienen restricciones[16]
Donald Trump

En marzo de 2016, el ex-secretario de Defensa William Cohen le dijo a CNN:

la noción de que atacaríamos y mataríamos a las familias de terroristas es algo que infringe todo lo que Estados Unidos representa en este mundo[16].
William Cohen

Cohen advirtió que si el ejército llevara a cabo estas órdenes, podrían enfrentar un juicio parecido al de Núremberg, y dijo:

tenemos que sentirnos preocupados por el hecho de que puedes tener una orden dada por el comandante en jefe, la cual viola todo el sentido de la ley y el orden, la ley y el orden internacional, que haría que cualquiera de las personas que llevaran a cabo esa orden incurrirían en una violación del código penal internacional.[16]

El exdirector de la CIA, el general Michael Hayden, también declaró que "si llegara a emitir esa orden una vez en el gobierno, las fuerzas armadas estadounidenses se negarían a actuar". Y aclara: "Estás obligado a no seguir un orden ilegal. Eso sería en violación de todas las leyes internacionales del conflicto armado"[16].

Reacciones en contra del triunfo de Trump

Los dirigentes de la Unión Europea temieron que el primer efecto claro del triunfo republicano fuera el entierro definitivo del tratado de libre comercio que desde hace tres años negocian la UE y Estados Unidos, el llamado TTIP, ante la visión proteccionista de Trump. Angela Merkel acogió con preocupación la victoria de Trump, quien durante su campaña había criticado con dureza a la canciller por su política migratoria.

La victoria de Donald Trump (al igual que el Brexit, al que apoya), dejó en evidencia que los grandes medios de comunicación dominantes y al servicio del sistema globalista, han perdido credibilidad y han sufrido una estrepitosa derrota.[17] Pero significa también que toda la arquitectura geopolítica mundial, establecida al final de la Segunda Guerra Mundial, se vio trastocada..

Para atacar a Trump, los medios dieron gran difusión a algunas de sus declaraciones y propuestas que más controversia pueden causar dentro del ambiente político actual, y que son opuestas y consideradas como "nefastas" para la tendencia ideológica dominante. Sin embargo, estos ataques obedecieron sencillamente a la postura de Trump frente a la globalización económica, y no realmente a que los medios se crean el cuento de ser la encarnación de valores e ideales basados en lo que creen que es "justo y bueno". Eso último en todo caso es una mera fachada estratégica para movilizar al público ingenuo ya adoctrinado en su ideología. Necesitan atacar a toda costa cualquier mínima señal que aparente ser un peligro para su amo: el régimen económico, y la demonización política es el arma favorita de siempre.

Postura del nacionalismo blanco

Entre los nacionalistas blancos existieron opiniones diferentes sobre la candidatura de Trump, que fueron desde el apoyo hasta el escepticismo.[18] Así, por ejemplo, el comentador del National Alliance, Kevin Strom dijo: "No perdamos nuestro tiempo ayudando a Donald Trump"[19].

Aunque Trump se declara como un gran aliado y defensor de Israel, el líder nacionalista blanco David Duke apoyó en particular su postura anti-inmigracionista, y en febrero de 2016 dijo: "Votar en contra de Trump en este momento, es en realidad una traición a vuestra herencia"[20] y explica:

No estoy diciendo que apoyo a Trump en todo. De hecho, oficialmente no lo he respaldado. Pero apoyo su candidatura y apoyo que se vote por él como una medida estratégica. Ojalá que haga todo lo que esperamos de él.[20]
David Duke

En su sitio oficial, David Duke afirmó al respecto:

En este momento los medios sionistas están diciendo que "yo he apoyado a Donald Trump", lo cual es mentira. Me han citado por mi programa de radio como si hubiera dicho que lo apoyaba, cuando en realidad en mi show dije específica y claramente que no es así. Lo que dije es que me agrada su posición respecto a la inmigración y pienso que el hecho de que se haya atrevido a hablar de ello es algo bueno para incrementar la conciencia de la destrucción de Estados Unidos por medio de la inmigración masiva (...) No sé si apoyaré a Trump porque no he decidido aún si puedo confiar en que haga lo que ahora promete. Ronald Reagan llegó a la presidencia en parte por su promesa de detener la inmigración pero en cambio firmó la primera y más grande ley de amnistía. Una cosa es segura, no apoyaré a ninguno de los otros candidatos del partido republicano, incluso si no apoyo a Trump. Todos ellos son sub-sirvientes del extranjero gobierno de Israel y de psicópatas como Netanyahu. Me opongo al apoyo que Trump brinda al control sionista de la política exterior estadounidense. Si como dice Trump, él está 1000% dedicado a Israel, eso no deja mucho espacio para dedicarlo a Estados Unidos, ¿o sí?
David Duke.[21]

El movimiento activista de la Alt Right apoya a Trump. Trump también cuenta con el apoyo de nacionalistas europeos como Marine Le Pen del Frente Nacional francés, el primer ministro húngaro Viktor Orbán[22] y Nikolaos Michaloliakos de Amanecer Dorado, que definió su victoria como "positiva", y dijo que con ella comenzaba el momento "de los estados nacionales en contra de la globalización" [23].

Artículos relacionados

Referencias

  1. General Election: Trump vs. Clinton vs. Johnson
  2. The results are in: Actual scientific polls show a big win for Hillary Clinton in the first debate
  3. Online votes declare Trump debate winner, despite media consensus for Clinton
  4. Vídeo: Informe de Fox News (en inglés)
  5. La Vanguardia: Donald Trump renunciará a su salario de presidente y cobrará sólo un dólar por año
  6. 6,0 6,1 6,2 6,3 «Donald Trump just released an epic statement raging against Mexican immigrants and 'disease'» - Business Insider, 06 de julio de 2015. (en inglés)
  7. «Donald Trump insulta a los mexicanos al anunciar su candidatura» - El País, 17 de junio de 2015.
  8. Donald Trump aboga por la tortura tras los atentados en Bruselas
  9. Dudan que Donald Trump pueda romper acuerdos comerciales de EE.UU.
  10. The Washington Post: After Clinton, Trump’s real enemy is globalism
  11. Video: Fox News. Trump loves Putin, hates media.
  12. The Political Insider. Vladimir Putin Just Made A MASSIVE Donald Trump Announcement!
  13. Nicolás Maduro llama a Donald Trump un "enfermo mental"
  14. Russia Warns Of Donald Trump Assassination Plot, US Refuses To Hear
  15. Clinton Campaign Manager: Manafort May Be Out, But Trump Is Still "A Puppet For The Kremlin"
  16. 16,0 16,1 16,2 16,3 16,4 Trump promete cambiar leyes para permitir la tortura como técnica de interrogatorio
  17. Triunfo de Trump exhibe pérdida de credibilidad en los medios 'tradicionales'
  18. «White supremacist groups see Trump bump» - Politico, 12 de octubre de 2015. (en inglés)
  19. «Trumpery» - National Vanguard, 27 de febrero de 2016. (en inglés)
  20. 20,0 20,1 «David Duke: Voting against Trump is 'treason to your heritage'» - Político, 25 de febrero de 2016. (en inglés)
  21. «Dr. David Duke: The Zio Media Lies: I have not endorsed Donald Trump!» - David Duke, 25 de agosto de 2016. (en inglés)
  22. El País: Reacciones mundiales a la victoria de Trump: de la felicitación de Le Pen a la desconfianza en la UE
  23. Declaraciones de Michaloliakos tras la victoria de Donald Trump

Enlaces externos