Facundo Quiroga

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
Facundo Quiroga

Juan Facundo Quiroga, alias "El Tigre de los Llanos" (1788, 16 de febrero de 1835) fue un caudillo argentino partidario de un gobierno federal durante las guerras civiles argentinas posteriores a la declaración de la independencia.

Hijo de la Patria

Es oportuno revalorizar en toda su dimensión, la gigantesca figura noble, idealista y valiente de este dilecto hijo de la Patria, que nació en los albores del año 1788 en San Antonio de los Llanos al sur de la Rioja: Facundo Quiroga. Hijo de Don José Prudencio Quiroga y de Juana Rosa de Argañaraz y Vergara, en las horas decisivas y gloriosas de nuestra historia, lo tendrían como el principal protagonista determinante de la historia de la construcción de la patria.

Revolución de mayo de 1810

A partir de esa fecha nacen dos grandes partidos políticos, el unitario y el federal, y en honor a la verdad histórica debemos remitirnos a los valores que cada uno de ellos representaban, y debemos decir también que la "historia oficial", en una permanente amnesia se ha escrito con una total ausencia del sentido de justicia, olvidándose de mencionar los crímenes y torturas cometidos por el general unitario José María Paz y sus lugartenientes, Araoz de Lamadrid y otros contra tropas desarmadas, civiles y ancianos, entre las que se encontraban la madre de Facundo Quiroga, que tuvo que sufrir toda clase de vejaciones, como asimismo sus hijos y mujer que tuvieron que pasar a Chile, a parte del saqueo sufrido sobre sus propiedades.

Los Unitarios

Con sus valores extranjerizantes y aristocráticos se declararon contra la Iglesia Católica, Rivadavia al año y tres meses de gobierno impone su reforma eclesiástica que incluía la supresión de conventos, secularización de cementerios, disminución de los derechos y privilegios del clero entre otras cosas, y eran esencialmente oligárquicos representando lo ficticio y lo doctrinario a Rivadavia se lo conocía como el "padre de la oligarquía" que oprimía a las clases inferiores, a las que ignoraba por completo, Rivadavia fue elegido en el año 1815 para que viaje a Europa con la misión de buscarnos un rey, intentó traer a Carlos IV que destronado por su hijo Fernando VII, pasaba miserias en Roma, Rivadavia, estaba asociado al capital inglés para la explotación minera, a su vez relacionado íntimamente con los hacendados de la provincia de Buenos Aires.

Los unitarios consideraban que lo esencial no era tener una nacionalidad propia, sino ser culto y civilizados, y en base a esta forma de pensar se perdió la provincia de Tarija que se incorporó a Bolivia, y mas tarde se perdió La Banda Oriental...

El General José de San Martín en una carta que le escribió al chileno Palazuelos en el año 1847 dijo de Rivadavia lo siguiente: "seria cosa de no acabar si se enumerasen las locu-ras de aquel visionario y la admiración de un grupo numeroso de mis compatriotas creyendo im-provisar en Buenos Aires las civilización europea con solo los decretos que diariamente llenaba lo que se llamaba archivo oficial...."

Los Federales

El Brigadier General Juan Facundo Quiroga, es el ilustre defensor de la causa de los pueblos, y el caudillo que luchó por la causa federal llevando las banderas del Federalismo auténtico y revolucionario hasta la cumbre más alta del estoicismo de sus nobles ideales, derramando su sangre generosa en los campos de batalla del Tala, Rincón de Valladares, Rodeo de Chacon, La Tablada, Oncativo, La Ciudadela y en otros tantos episodios bélicos de nuestra independencia, luchando como un tigre, es por ello que el federalismo nació como un sentimiento y no como una doctrina porque el federalismo es el espíritu de la tierra por eso es democrático, el federalismo es patria porque nos da sentido de realidad a nuestra idiosin-crasia y a nuestras raíces históricas.

La Rioja, 1820. Juan Facundo Quiroga y sus Montoneros

El tigre de los llanos es el auténtico patriarca de la federación, como capitán de las milicias interviene con su ejercito de gauchos en algunos conflictos locales, despertando la admiración y el respeto por sus hazañas y actos de heroísmo en defensa del suelo patrio.

Año 1825

Rivadavia envía al General Gregorio Aráoz de Lamadrid con un ejército para que presione a Quiroga a que entregue las minas de oro y plata de Famatina que estaban bajo su custodia porque las mismas deberían ser entregadas para su explotación a un grupo de técnicos venidos de Inglaterra, conforme a un acuerdo que Rivadavia firmó en un viaje que realizó a Londres. La única respuesta que obtuvo por parte de Quiroga fue: ¡prefiero morir frente a mis hombres o barrer al enemigo de la patria, y Rivadavia es el enemigo de la patria!. De esta forma se desató la guerra en contra de su voluntad, Quiroga defendía la libertad de su provincia al defender la causa del federalismo en defensa de las fuentes de trabajo y de una Constitución Federal.

Año 1826

Facundo parte con sus montoneros hacia el norte para enfrentarse con Lamadrid. Que disponía de un gran ejército y estaba confiado de que su sola presencia harían intimidar al mejor de los valientes, pero se equivocó, se enfrentó al "Tigre de los Llanos", al hombre que a los gritos decía Vencer o Morir", y en la batalla del Tala cerca de Tucumán, los montoneros riojanos en un combate violento y lleno de actos de heroísmo, vencieron a las tropas unitarias, el propio Lamadrid quedó gravemente herido.

Año 1827

Rivadavia en su último intento por derrotar a Quiroga, envía nuevamente a Lamadrid para que lo ataque, y en la batalla de Rincón, se produce un feroz enfrentamiento, donde las montoneras de Facundo vuelven a vencer, provocando de esta forma la destrucción del plan unitario y la caída y renuncia de Rivadavia.

Facundo y sus montoneros vuelven victoriosos a La Rioja, ha llegado a uno de sus grandes momentos nacionales, se ha convertido en el jefe virtual del partido federal, y su influencia es decisiva en todas las provincias.

Juan Manuel de Rosas, por ese entonces es todavía un oscuro estanciero bonaerense.

Año 1828

El 01 de Diciembre de 1828, asume el general unitario Juan Lavalle, y ordena el fusilamiento del coronel federal Don Manuel Dorrego, ocurrido el día 13 de Diciembre de 1828 a las 15:15 horas en Navarro provincia de Buenos Aires.

Facundo Quiroga en nombre de la causa federal le declaró la guerra.

Año 1829

Asume Juan Manuel de Rosas, que ha llegado al poder apoyado por todas las clases sociales y por una imperiosa necesidad de orden y paz.

Los restos del Coronel Manuel Dorrego fueron traídos desde Navarro al cementerio de la Recoleta, en donde Rosas lee una de las mas bellas oraciones fúnebres que pasó a la historia y dijo:

"...Dorrego, victima ilustre de las disensiones civiles, descansa en paz! La Patria, el honor y la religión han sido satisfechos hoy, al tributarse estos últimos honores en la memoria de quien ha sido sentenciado a morir en el silencio de las leyes, que la mancha más negra de la historia de los argentinos ha sido ya lavada por las lágrimas de un pueblo justo, agradecido y sensible", y agrega: "Vuestra tumba rodeada en estos momentos de los representantes de la provincia, de la magistratura, de los venerables sacerdotes, de los guerreros de la independencia y de vuestros compatriotas dolientes, forma el monumento glorioso que el gobierno de Buenos Aires os ha consagrado ante el mundo civilizado, monumento que advertirá hasta las últimas generaciones, que el pueblo porteño no ha sido cómplice en vuestro infortunio".

Rosas lee sus postreras palabras "Allá ante el eterno árbitro del mundo donde la justicia domina, vuestras acciones han sido ya juzgadas, lo serán también las de vuestros jefes, y la inocencia y el crimen no serán confundi-dos...¡Descansa en paz entre los justos!"

Año 1830

El general unitario José Maria Paz, gobernaba Córdoba y disponía de un gran ejército, compuesto por los mejores soldados que habían combatido en la guerra contra el Brasil, envió sus tropas a derrocar a las autoridades de las provincias vecinas, llegando a dominar a nueve estados, y era eviden-te que su intención final era invadir la provincia de Buenos Aires.

Año 1831

Facundo Quiroga esta en Buenos Aires, y su genio previsor le decía que la causa del partido federal estaba en peligro, dado el poder militar que tenía Paz, por lo tanto le solicitó a Rosas le facilite una partida de los colorados del monte para presentar batalla, Rosas le negó este pedido ¿Sería tal vez para no dejar indefensa la ciudad? ¿ o tal vez por desconfianza, en la creencia de que Paz era imbatible?. Facundo insiste nuevamente, y Rosas accedió solamente darle trescientos forajidos sacados de las prisiones, sin disciplina ni espíritu militar, y con ellos se fue de Buenos Aires El Tigre De Los Llanos, montado en su fiel caballo moro a las provincias de cuyo, allá se iba el quijote gaucho que gritaba "nada me vencerá", atravesando los campos solitarios de La Pampa, exponiéndose al hambre y la sed, con el único fin, con el único afán, y con el único deseo ferviente de presentar batalla y vencer al ejercito de Paz. La misión que llevaba era recuperar todas las provincias en manos unitarias, la consigna ¡vencer todos o morir todos por la patria! ...

Año 1834

Facundo Quiroga finaliza su campaña con total éxito, el ejército de Paz fue derrotado ampliamente, conquistó nuevamente el dominio de Mendoza, San Juan, San Luis, Tucumán, La Rioja, y sus aliados Santiago del Estero y Córdoba, dueño de casi toda la República, había vuelto a Buenos Aires con un prestigio y un poder inmenso al solo efecto de plantearle a Rosas que el país estaba pacificado, y había llegado el momento de convocar a un congreso de todas las provincias para que impulsen la sanción de una Constitución federal para la Argentina, partiendo de la base de la unión de las provincias en un proyecto común, por el cual se establecería la forma republicana y federal de gobierno, que seria años más tarde la base de nuestra Constitución nacional.

Juan Manuel de Rosas tenía otra postura, dos días después de que Facundo Quiroga emprendiera el viaje hacia el norte en una misión encomendada por el gobierno de Buenos Aires para mediar en un conflicto entre Salta y Tucumán, Quiroga en el viaje recibe una carta en-viada por Rosas de fecha 20 de Diciembre de 1834, y que se constituye en uno de los docu-mentos mas importantes para la historia política del País, porque permite comprender con exactitud la posición de Rosas al respecto, y dice textualmente Rosas "que aun no era el momento oportuno para organizar el país bajo una constitución, y que hay que dejar al tiempo facilitar una evolución natural de los hechos."

Facundo Quiroga llevaba esta carta bajo su chaqueta dentro de su camisa el día del crimen de Barranca Yaco, y apareció tiempo después manchado con la sangre del tigre riojano, y en buen estado de conservación.

Facundo Quiroga, fue un valiente guerrero y un demócrata por naturaleza, jamás en su espíritu existió el ánimo de perpetuarse en el poder, ni apoyar ninguna tiranía, incluso nunca tuvo cargos públicos porque rechazó todos los ofrecimientos que le habían formulado, su lucha siempre estuvo orientada contra los enemigos de la patria, a los cuales los venció a todos "en los campos de batalla y no desde un escritorio."

El genio de Facundo Quiroga y no el de Rosas, fue el verdadero vencedor de la anarquía, si tenemos en cuenta que había partido de Buenos Aires tan solo con trescientos forajidos, atravesando desiertos y montañas, triunfando siempre y libertando provincias terminando con el gran ejército unitario y estableciendo la paz en la República ¡ Suya fue la gloria!...

Facundo Quiroga fue un idealista puro y estoico, era como el árbol que tiene raíz, y no como aquellos políticos histriones que son como los camalotes que flotan en el río –van donde la corriente los lleva- "esa es la diferencia entre un idealista valiente y un hipócrita."

Barraca Yaco ¡Pasión y muerte!

16 de febrero de 1835. Mediodía con calor tormentoso.

El crimen cobarde brutal y traicionero se acaba de cometer, el responsable moral del crimen -si lo hubo - no aparecerá nunca, Juan Manuel de Rosas procesó y condenó a los autores materiales, Santos Pérez, sus lacayos y los Reynafe ¿había algún mandante superior? -los sospechosos son varios el enigma subsiste, indudablemente, en ese momento de la vida política del país, para Rosas el mejor Quiroga, era un Quiroga muerto, y muerto brutal y misteriosamente, cuando la noticia del crimen llegó a Buenos Aires, Rosas acepta ser gobernante y se hace conceder la suma del poder público y promete tremendas venganzas contra los unitarios.

Pero fuera del buen provecho que sacó de BARRANCA YACO, no hay ningún indicio serio de su culpabilidad. Entonces ¿Estanislao López y su ministro Cullen que cuando se enteraron de la noticia de la muerte de Facundo hicieron un festejo? ¿Encarnación Escurra? ¿Entonces quien?....

Pero sea cual fuere el autor intelectual, se olvidó que el comandante Quiroga siempre decía: "A mí nadie me mata," y es cierto porque después del crimen traicionero de Barranca Yaco lo que nunca imaginaron sus asesinos intelectuales y materiales, es que Facundo no moriría, porque ese día trágico de nuestra historia, nace otro Facundo Quiroga. Nace el hombre inmortal que sobrevive en el alma y en los corazones de todos aquellos argentinos que no hayan sido castrados intelectual ni espiritualmente.

por José Alberto Novau, investigador histórico revisionista

Artículos relacionados

Enlaces externos