Germán Busch Becerra

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
Germán Busch durante su juventud.

Germán Busch Becerra (1904-1939) fue un militar y político boliviano, auténtico nacionalista de su tiempo. Este líder trató de aplicar un nacionalismo militar de carácter social para levantar a su país de las cenizas. Sus medidas son elogiadas por consenso entre los más ávidos intelectuales bolivianos de la Historiografía.

Vida personal

Su lugar de nacimiento es motivo de discusión entre los expertos. El historiador Robert Brockmann sostiene que Busch fue dado a luz en el departamento del Beni, pero Herland Vaca Díez, su descentiente, asegura que nació en el departamento Santa Cruz. La madre de Busch fue Raquel Becerra: «Cuando estaba embarazada del futuro presidente, se dirigía en una embarcación desde Beni hacia San Javier, cerca de la población de El Carmen del Iténez, aún en Beni. Allí sintió los dolores de parto y desembarcaron en un lugar cercano, en un rancho que se llama La Pampita».[1]

Presidencia

En 1936 comenzó a ser presidente provisorio de facto tras derrocar a José Luis Tejada Sorzano. Luego de ello transfirió el poder a David Toro, para quien trabajó como Jefe de Estado Mayor. Este último no ganó el apoyo de la población indígena y el ejército, quienes se oponían duramente contra él por sus medidas a favor de la oligarquía. El 13 de julio de 1937, Busch genera un movimiento político con el apoyo de oficiales militares. Apoyado también por los ciudadanos, obliga a Toro a dimitir y asume la presidencia provisoria a sus 3 años.[2]

Para la Convención Nacional de mayo de 1938, convocó a elecciones. En ese encuentro se aprobó la nueva Constitución Política del Estado. Esta pasó a la historia como una de las más importantes debido a su contenido social. Dicho organismo lo eligió Presidente Constitucional hasta el 6 de agosto de 1942 (Art 1. Ley del 27 de mayo de 1938). Ese mismo año, el 21 de julio, la Convención Nacional aprueba la firma del Tratado de Paz, Amistad y Límites entre Bolivia y Paraguay, lo que pone fin oficial a la Guerra del Chaco. Busch había establecido medidas claras para direccionar el tratado, relacionadas más que todo con la salida de Bolivia al río Paraguay. El 24 de septiembre Busch decreta la creación del departamento de Pando, ubicado en el territorio de lo que antiguamente era el departamento del Acre.[2]

Para 1939, la Asamblea estaba en equilibrio, y eso impedía que Busch desarrolle proyectos para el país, por lo que se declaró dictador el 24 de abril. Durante los 4 meses siguientes, realizaría los cambios más importantes de su mandato. Sin embargo, el 23 de agosto de 1939 murió, presumiblemente por suicidio; pero algunos sostienen la versión de que fue asesinado. Su importancia fue tal, que una provincia del departamento de Santa Cruz lleva su nombre: la Germán Busch, cuya capital es Puerto Suárez y limita con Brasil, al oriente.[2]

Como medidas clave de su breve gobierno (1937-1939) están la nacionalización del Banco Central, la nacionalización de las ganancias mineras (monopolizadas por los barones del estaño previamente), la creación del Banco Minero, el primer Código de Trabajo de Bolivia (base de la actual Ley General del Trabajo), la Constitución de 1938, la abolición de la esclavitud y el pongueaje, la estatización de YPFB (Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos), las regalías del 11% para regiones que produzcan petróleo, la reapertura de la UAGRM (Universidad Autónoma Gabriel René Moreno), la vinculación ferroviaria de Bolivia con Brasil y Argentina mediante el departamento de Santa Cruz y la firma de la paz total con Paraguay.[2]

Inmigración Judía

Probablemente esta sea la faceta más inocente de Busch, quien no supo diagnosticar la cuestión judía a la hora de aplicar políticas públicas, pero a pesar de ello no perjudicó mucho al país. Este presidente fue el responsable de la acogida boliviana a la inmigración judía alemana y europea en general mientras Hitler dominaba en la Alemania Nacionalsocialista. Entre 1938 y 1940 llegaron aproximadamente 7.000 u 8.000 judíos a Bolivia. La mayoría se asentó en las ciudades de La Paz y Cochabamba (oeste y centro del país),[1] es decir, la población hebrea encontraba más viable asentarse en zonas andinas y vallunas. En el departamento de Santa Cruz es bien conocido el asentamiento judío de la provincia Vallegrande, donde ahora quedan pocos individuos de dicha raza.

Muchos judíos intentaron adaptarse a la vida agraria, pero fracasaron y varios terminaron yéndose a otros países latinoamericanos o regresando a su lugar de origen; hubo disputas incluso entre judíos de origen alemán y austriaco.[1]

El 9 de junio de 1938, el gobierno boliviano emitió un decreto que daba la bienvenida a Bolivia a los migrantes judíos. A pesar de ello, hubo dificultades, porque el país no tiene acceso por mar, y los hebreos tuvieron que atravesar Brasil, Argentina o Chile para llegar. Problemas como la desorganización, corrupción y burocracia bolivianas complicaban la llegada de esta ola migratoria, pero lo que más impedía eso eran las oficinas europeas y los consulados alemanes.[1]

La posición del gobierno boliviano se basó en la idea de que no se podía incluir al país en "odios y persecuciones", según avala el historiador estadounidense Herbert Klein. El decreto pro inmigración judía era también avalado por sendas declaraciones oficiales bolivianas contra la persecución a judíos, pero también aclarando la necesidad de recibir a otros migrantes que ayuden a la modernización del país.[1]

Referencias

  1. 1,0 1,1 1,2 1,3 1,4 «Adhemar Manjón, La vida y muerte de Germán Busch genera disensos» - El Deber, 20 de julio de 2017.
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 «Germán Busch Becerra» - Wikipedia, 17 de abril de 2020.