Pablo Iglesias Turrión

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
Pablo Iglesias
Venezuela es una de las democracias más saludables del mundo.[1]

— Pablo Iglesias Turrión.

Pablo Manuel Iglesias Turrión (Madrid, 17 de octubre de 1978), conocido como Pablo Iglesias, es un politólogo, político y presentador de televisión español, fue uno de los fundadores de Podemos en 2014 y secretario general del partido desde 2014 hasta el 5 de mayo de 2021.

Dimitió como ministro y vicepresidente del Gobierno para ser candidato a presidir la Comunidad de Madrid.

El 15 de marzo de 2021, tras la derrota que sufrió en Madrid a manos de Isabel Díaz Ayuso, anunció que dimitía de todos sus cargos y se retiraba de la política.

Trayectoria

Año 2013. Pablo Iglesias conmemora en Madrid a la figura de Hugo Chávez años después de su fallecimiento.[2]
Pablo Iglesias, en una visita al Muro de las Lamentaciones de Jerusalén en 2014.

Profesor universitario y eurodiputado entre 2014 y 2015, ha colaborado con la Fundación Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS). Presenta además los programas de debate político Fort Apache (Hispan TV) y La Tuerka (Público TV) y es tertuliano de televisión y director de contenidos y creatividad de Producciones Con Mano Izquierda. Se posiciona en la izquierda política.

Aunque con su discurso populista culpa a los ricos de los problemas del país, Iglesias reportó ingresos por casi setenta mil euros en 2013. El periodista español Carlos Cuesta explica: "Según las tablas de la declaración de la renta del ministerio de Hacienda, lo que él gana lo ganan el 3%. Ahora, que le explique al 97% restante que él no es rico".[3]

En su niñez fue adoctrinado en el pensamiento marxista por su madre, por lo que a los 14 años de edad se afilió a la Unión de Juventudes Comunistas de España (UJCE), organización en la que permaneció hasta los 21. Admirador confeso del populismo latinoamericano, su campaña política ha sido financiada en parte por el gobierno chavista de Venezuela.[4][5]

Artículo de opinión

Carta abierta a Pablo Iglesias, por Enrique de Diego, en Rambla Libre, 20 de octubre de 2018 (on line)[6]

"Eres un canalla, Pablo, conspirando a la luz del día contra la unidad de España y el interés general. Eres el mal absoluto en ausencia de todo bien. No sale de ti más que ponzoña y detritus, nunca nada positivo, ni civilizado, que mejore la situación de la especie y de las personas, nada para para el bien de España y los españoles. Careces de la más remota idea de los mecanismos de generación de riqueza y todas tus pulsiones son para extender el mal y la pobreza. Hablas en nombre de la gente a la que estás dispuesta a hundir en nombre de clichés y tópicos y estulticias tardomarxistas. Amas tanto a los pobres que estás dispuesto a generarlo por millones, pero enriqueciéndote tú a costa del estropicio.

Tienes de la izquierda en la que militas en grado superlativo la hipocresía. Porque la izquierda es el sumum de la hipocresía. Mientras la derecha es la laboriosidad, el esfuerzo, la iniciativa, el espíritu de sacrificio, la izquierda es la depredación parasitaria incluyendo en el brebaje dosis estomagantes de hipocresía. Execrabas a los políticos que se aislaban en chalets y mansiones, porque tú ibas a seguir viviendo en Vallecas, como declaraste a Ana Rosa Quintana haciendo footing. Eres más falso que un Judas de plástico. Ahora ya tienes mansión en un sitio exclusivo, en la pedanía de La Navata. Y declarabas que “la Policía no protege a la gente. Son matones al servicio de los ricos“. Con tus hordas podemitas, montabas escraches en las casas de los demás, atemorizando a sus familias, y a eso le llamabas “jarabe democrático“. Y ahora resulta que eres lo que Ernst Hemingway llamaba un "cobardica".

Anda por ahí un vídeo en el que, al calor de alguna ingesta de alcohol, muestras tus instintos criminales hablando de razzias para poner en práctica la “justicia revolucionaria“, destilando el odio ideológico del acomplejado. Por mucho menos se acusa a otros de delito de odio. Y después de tanta bravata de aprendiz de chequista, de bolivariano de cuarta, resulta que hay que protegerte con cargo al contribuyente las veinticuatro horas del día, con ocho guardias civiles y cuatro policías nacionales. ¿De quién? Los que practican la coacción, la violencia política y el crimen son tus huestes de politoxicómanos, adictos a la marihuana y al marxismo de cloaca, como patentes de corso para medrar. Quienes agreden y matan son tus degenerados conmilitones, como Rodrigo Lanza, al que fuiste a hacer la ola por dejar tetrapléjico a un policía local. Tú eres el amigo de los terroristas y de los integristas musulmanes. ¿A quién temes para temblar de una manera tan histérica? Tus miedos atávicos de macarra nos van a costar a los españoles, a los que quieres dejar sin Patria, demoledor privilegio que sólo pueden permitirse los muy ricos, 290.000 euros, y si todos los senadores y diputados solicitan tu privilegio de cacique y de jerarca, 200 millones de euros anuales. En propiedad, es eso para lo que sirve esa escombrera de Podemos, para depredar el Presupuesto.

Eres una estafa monumental. Decías que venías a combatir el bipartidismo y ahora, mal padre, que no has sabido proteger a tus hijos en el embarazo, y que conspiras de continuo para dejarles un mundo peor, mucho peor, te ofrecer como lacayo al PSOE para un gobierno de coalición futuro, que no te ofrecen para desangrarte y para que te arrastres mendicante de cárcel en cárcel a la búsqueda de protagonismo mediático.

¡Oh! Esa inmensa hipocresía de la izquierda. Ese engaño permanente. Funcionarios de partido hundiendo a las gentes sencillas con el agravante insufrible de hablar en su nombre. Ese Pablo Echenique que ya se ha instalado en el Barrio de Salamanca haciendo obras sin licencia, como tenía a su asistente sin contrato. Distancia infinita entre el dicho y el hecho. O esa Isabel Celaá que tiene un mansión en Neguri de 2 millones de euros -310 m2 a 100 m de la playa- pagando 0 de Ibi. Esa tendencia estomagante de la izquierda a la manipulación como Susana Díaz que exige que se pida perdón a los niños andaluces, cuando debería ser ella la que se lo pidiera a todos y cada uno por el desastre educativo al que ha llevado la opresión adoctrinadora garrula.

Y mientras tú, Pablo, mejoras y te enriqueces, tus esfuerzos son para sacar unos Presupuestos que agreden a la propiedad privada, que asedian y empobrecen a los autónomos, que arruinan a las clases medias, que pondrán aún más en riesgo las pensiones, que dan vueltas a la tuerca de la bota malaya de la opresión fiscal. Con el dinero de otros hacen fiesta los devotos, así es la izquierda. ¿A qué tienes miedo, canalla, para ir tan protegido? Del único que puedes y debes tener miedo es de ti mismo, escoria ideológica."

Referencias

Artículos relacionados

Vídeos