Vísperas de la Guerra Civil Española

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar

Por Leonardo Castagnino


Decálogo comunista en las vísperas

El Partido Comunista Español (CPE), dominado por la Komintern soviética, representada en España por Largo Caballero, publicaba su decálogo el 27 de febrero de 1936:

1 – Eliminación del presidente Zamora.

2 – Empleo de medidas coactivas y opresivas contra los oficiales

3 – Expropiación de las fincas rústicas, nacionalización de todos los Bancos y sociedades económicas.

4 – Destrucción de Iglesias y casas religiosas.

5 – Separación de Marruecos de España y creación de un estado soviético marroquí independiente.

6 – Exterminio de la burguesía y supresión de la prensa burguesa.

7 – Terror general.

8 – Creación de milicias armadas como primeras unidades del ejército Rojo.

9 – Asalto revolucionario al Poder por medio de un Gobierno de dictadura proletaria.

10 – Guerra contra Portugal, a fin de crear una república soviética ibérica.

Los periódicos de izquierda y los discursos revolucionarios repetían casi literalmente ese decálogo, que en varios de sus puntos se cumplieron con premura.

El "Lenin español"

El primero de mayo de 1936 (vísperas de la Guerra Civil Española) fue otro motivo àr festejos que tanto organizaba el Frente Popular y en especial la agrupación comunista.

Se incendiaron varias iglesias y edificios religiosas en Granada, Sevilla, Alicante y en Cuenca se tomó por asalto el local de la CEDA, todo con su cuota de muertos y heridos.

Gabrie Jackson en su obra “La República Española y la Guerra Civil”, dice que “En Madrid y en las grandes ciudades industriales, cada semana tenían lugar grandes desfiles exigiendo el dominio del proletariado, y los socialistas de izquierda hablaban del paralelo entre la Rusia de 1917 y la España de 1936, con Azaña haciendo el papel de Kerenski y Largo Caballero el de Lenin”

En rigor de verdad, que Largo Caballero fuese “el Lenin español” no hubiera preocupado demasiado a la derecha. Lenin pretendía extender la revolución a toda Europa, pero con autonomía de cada país. El problema resultaba que lo que pretendía Largo Caballero era que España cayera en manos de Stalin, quien tenia como meta que España fuera parte de las Repúblicas Socialistas Soviéticas, y a la par convertirla en cabeza de puente para integrar a toda Europa bajo su tutela.

Fuentes:

Artículos relacionados

Enlaces externos