Aborto

De Metapedia

El aborto (del latín abortus) es la interrupción del desarrollo del feto durante el embarazo, ya sea de forma natural o inducida.

El término "aborto espontáneo" se refiere a los hechos que se presentan de manera natural, o al menos sin que medie voluntad de eliminar al nasciturus (el que ha de nacer) por parte de la madre o por parte del médico que atiende el trabajo de parto.

A través de la historia, el aborto inducido ha sido frecuente materia de controversia por sus implicaciones éticas, morales y sociales. Ha sido prohibido o limitado en sociedades diversas y permitido en otras, aunque los abortos continúan siendo comunes incluso donde la presión social y/o la ley se oponen a él.

Los abortos en condiciones sanitarias inadecuadas son una causa mayor de mortalidad femenina, y representan, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), un total aproximado de 70.000 muertes al año, es decir, alrededor del 13 por ciento del total de las muertes maternas.

Contenido

Apoyo del gran capital al aborto

La preocupación que ha generado el crecimiento de la población mundial, ha venido acompañado de grandes inversiones en capital (por ejemplo el Population Council) que se dedican a la investigación de métodos que lideren a una reducción de la población mundial.

De este modo, el aborto se ha convertido en una práctica que, junto a otras más generalizadas como la esterilización, los métodos anticonceptivos, la planificación familiar y la promoción del homosexualismo, pretenden la reducción de la población mundial.

En la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo, El Cairo (Egipto), 1994, los países desarrollados llevaron a cabo una política internacional para fomentar, la planificación familiar y, especialmente, el aborto.

Fijando incluso un límite para la población del planeta, en 7.270 millones. El promotor de esta "luminosa" idea no es otro que el "Fondo para la Población de la Naciones Unidas", fundación creada a iniciativa de los Estados Unidos para camuflar sus intereses en las campañas contra la natalidad, "especialmente en el Tercer Mundo y a nivel global". Sin embargo, resulta llamativo que dichas campañas resulten más exitosas justamente en el Primer Mundo, y hayan perjudicado gravemente, la natalidad de los países blancos (Ver: Genocidio blanco), mientras que en las naciones del Tercer Mundo apenas tienen consecuencias significativas, ya que sus poblaciones siguen en constante crecimiento.

El 16 de marzo de 1994, poco antes de la Conferencia de El Cairo, el departamento de Estado norteamericano ordenó a sus embajadas que insistieran a sus gobiernos anfitriones en que los Estados Unidos consideraban el acceso al aborto voluntario un derecho fundamental de todas las mujeres, y, a comienzos del segundo mandato de Clinton, en febrero de 1997, el Congreso de los Estados Unidos aprobó una ley presupuestaria de 385 millones de dólares (53.900 millones de pesetas) destinados a la planificación familiar y al aborto.

El "Documento 2000" del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, aprobado el 10 de diciembre de 1974 por el presidente Gerald Ford resulta esclarecedor de está política, cuando dice en sus apartados:

Punto 19: Los actuales factores de población en los países menos desarrollados suponen un riesgo político e incluso problemas de seguridad nacional para los Estados Unidos".

Punto 30: Los países con interés político y estratégico especial para los Estados Unidos son India, Bangla Desh, Pakistán, Nigeria, México, Indonesia, Brasil, Filipinas, Tailandia, Egipto, Turquía, Etiopía y Colombia (...) El presidente y el secretario de Estado deben tratar específicamente del control de la población mundial como un asunto de la máxima importancia en sus contactos regulares con jefes de otros gobiernos, particularmente de países en desarrollo".

Punto 33: Debemos tener cuidado de que nuestras actividades no den a los países en desarrollo la apariencia de políticas de un país industrializado contra países en desarrollo. Hay que asegurar su apoyo en este terreno. Los líderes del Tercer Mundo deben figurar a la cabeza y recibir el aplauso por los programas eficaces".

Punto 34: Para tranquilizar a otros respecto de nuestras intenciones, debemos hacer énfasis en el derecho de los individuos y las parejas a decidir libre y responsablemente el número y el espaciamiento de sus hijos, el derecho a recibir la información, educación y nuestro continuo interés en mejorar el bienestar de todo el mundo. Debemos utilizar la autoridad del Plan Mundial de Población de las Naciones Unidas".

El hecho de que muchas de las grandes empresas y multinacionales que apoyan el aborto también apoyen a los movimientos homosexualistas revela que estas prácticas están financiadas con el objetivo de la reducción de la población y no como parte de un asunto de derechos. Entre ellas destacan:

  • Starbucks
  • Heineken
  • Adidas
  • Nike
  • Campbell's
  • McDonald's
  • Procter & Gamble
  • Wal-Mart
  • Shell
  • Toyota
  • Barclays
  • Dell
  • Google
  • Apple
  • Microsoft
  • Facebook
  • Banana Republic
  • Levi's
  • Budweiser
  • Smirnoff
  • Absolute
  • Ben & Jerry's
  • Avon
  • Converse
  • Netflix

Comunismo y aborto

A lo largo de la historia los comunistas han visualizado el aborto como una extensión de las teorías de Marx, sobre todo en cuanto a la abolición de la familia visualizada como un método burgués.

Al igual que en Estados Unidos, en la URSS se advocó el derecho del aborto como un "derecho de la mujer".

Nacionalsocialismo y eugenesia

La doctrina nacionalsocialista, heredera de la cosmovisión europea originaria, es, en principio, contraria al aborto, ya que constituye una agresión contra la natalidad de la raza aria. Sin embargo, esta doctrina al ser también eugenésica y vitalista, no sólo busca la protección de la vida de la raza, sino también la seguridad de una calidad de vida para el individuo, y por ende, la calidad de la raza. De esta manera, el nacionalsocialismo acepta la aplicación del aborto únicamente en los siguientes casos:

  • Cuando hay riesgo para la vida de la madre.
  • Cuando existe evidencia de una deformidad, malformaciones congénitas o enfermedades hereditarias. En caso de que tal dolencia no represente una pérdida significativa de la calidad de vida y una carga innecesaria para la economía familiar, puede optarse por una esterilización obligatoria tras el nacimiento, para impedir que la dolencia se perpetúe.

Por lo tanto, para el nacionalsocialismo no es justificable la aplicación del aborto en los siguientes casos:

  • Por motivos socioeconómicos.
  • Por irresponsabilidad de los padres.
  • Por violación sexual.

En estos casos siempre es preferible dar en adopción al producto, lo que representa una opción favorable y positiva contra el fenómeno del aborto. La organización Lebensborn de la SS sirvió históricamente a estos efectos.

Enlaces externos

A favor de la legalidad del aborto

Contrarios a la legalidad del aborto

Artículos relacionados

Herramientas personales
Otros idiomas