Independentismo catalán

De Metapedia

La ilegal bandera independentista catalana es un plagio que se inspira en la bandera de las barras, símbolo del Reino de Aragón.
Radicales catalanes quemando la bandera de España y retratos del rey en 2008.

El independentismo catalán o separatismo catalán es en la actualidad una corriente política izquierdista y antiblanca que busca la independencia de Cataluña y otras comunidades españolas respecto de España, llegando incluso a reclamar territorios que pertenecen actualmente a Francia y a Italia, para anexarlos a una entidad imaginaria que ellos denominan "Países catalanes".

Desde sus inicios y hasta la década de los ochenta recurrió al terrorismo y la lucha armada para lograr sus fines, buscando apoyos entre sus aliados de ETA, los grupos separatistas gallegos o hasta los comunistas de Stalin en 1926. Busca además la imposición obligatoria de la lengua y cultura catalanas en todo el territorio que reclama como suyo. Para ello utiliza fondos públicos para promover el odio a España y un persistente acoso social y legal de aquellas personas que prefieren hablar el idioma español, al que los independentistas denominan eufemísticamente "castellano".

Contenido

La gran mentira del nacionalismo catalán

Los así llamados catalanistas reivindican un pasado glorioso, donde su pueblo habría conquistado otros reinos (como el de Valencia, por ejemplo) y anexado territorios a la así llamada "nación catalana". Asimismo sostienen que el idioma catalán habría evolucionando directamente del latín. Sin embargo lo que el independentismo actualmente denomina idioma catalán, no es una lengua nativa de Cataluña, sino el idioma que les fue impuesto por la Corona de Aragón después de anexionarse Cataluña. A lo largo de la historia nunca ha existido de una "nación catalana" independiente[1]. Como sus propios defensores admiten, este es un fenómeno eminentemente desarrollado en el siglo XX, que tuvo sus tímidos inicios justo al final del siglo XIX. Los territorios sobre los que reclaman soberanía son realmente una serie de condados, regiones y otros reinos invadidos por los aragoneses, a los que le fueron impuestos un idioma derivado del occitano del cual deriva lo que el independentismo prefiere llamar "catalán". A veces pseudo-historiadores recurren a la falsificación al referirse al reino de Aragón como de "Aragón y Cataluña". Pero existe un amplio consenso histórico en cuanto a que ese no era el nombre oficial, sino que se le llamaba "Reino de Aragón".

El catalanismo radical no solo busca la construcción de una falsa nación basada en mitos y en distorsiones históricas[2]; conscientes de los grandes errores e incoherencias que muestra su inventada historia, tienen que desprestigiar la de España. Porque el catalanismo para justificarse a si mismo, tiene que buscar un chivo expiatorio al que imputar la culpa de todos los males de los que adolece.

En su libro "Historias ocultadas del nacionalismo catalán" Javier Barraycoa pone de relieve la falsedad y manipulación histórica en que se basan los independentistas catalanes, tomando como realidades multiseculares toda una serie de hechos que en realidad se han incorporado al imaginario catalanista sólo muy recientemente.

Hoy, en Cataluña, se toman como realidades multiseculares toda una serie de hechos que en realidad se han incorporado al imaginario catalanista sólo muy recientemente. (...) El propio catalanismo, con apenas un siglo de historia, pretende encarnar el alma de una Cataluña casi milenaria, reconfigurando no sólo la historia de Cataluña sino la del propio catalanismo. (...) El catalanismo inventa Cataluña y cree sus mentiras a pies juntillas. Todo lo que se oponga al envoltorio virtual, fantasmagórico, que absorbe las almas, las historias y los entornos del catalán concreto debe desaparecer.
Javier Barraycoa, Historias ocultadas del nacionalismo catalán

La Diada de Cataluña y sus mitos

Dentro de las manipulaciones, tergiversaciones, falacias y falsedades históricas, se aprovecha la fecha del 11 de septiembre, festividad de la Diada de Cataluña, para deformar la realidad de lo ocurrido. La Guerra de Sucesión no tuvo un cariz nacionalista, catalanista y separatista, lo que realmente tuvo fue un carácter meramente sucesorio y antifrancés.

Los catalanes eran partidarios del segundo hijo del emperador Leopoldo I, el archiduque Carlos, que era sobrino de la reina de España, Mariana de Neuburg, en contra del nieto del rey francés Luis XIV, Felipe de Anjou, de la Casa de Borbón y que sería proclamado como Felipe V.

Como sea que la historia catalana se ha escrito y se sigue escribiendo con apasionamiento, con romanticismo, con fanatismo, con parcialidad y con miras políticas, uno de los grandes prosistas catalanes contemporáneos, Josep Pla se preguntaba: “¿Tendremos algún día en Cataluña una auténtica y objetiva historia? ¿Cuándo tendremos una Historia que no contenga las memeces de las historias puramente románticas que van saliendo?”.

El documento más importante de aquel 11 de septiembre de 1714 es el Bando o Pregón que se divulgó en esa fecha y que salió publicado en el libro Los Fueros de Cataluña de José Coroleu y José Pella Forgás, abogados del ilustre Colegio de Barcelona. Fue editado en Barcelona en 1878. El Bando auténtico y completo vio la luz en el 2º Tomo de la Historia del memorable sitio de Barcelona, de Editorial Bruguera.

Dice así:

PREGÓN. Se hace saber a todos generalmente, de parte de los tres Excelentísimos Comunes, considerando el parecer de los Señores de la Junta de Gobierno, personas asociadas, nobles, ciudadanos y oficiales de guerra, que separadamente están impidiendo que los enemigos se internen en la ciudad; atendiendo que la deplorable infelicidad de esta ciudad, en la que hoy reside la libertad de todo el Principado y de toda España, está expuesta al último extremo de someterse a una entera esclavitud. Notifican, amonestan y exhortan, representando así a los padres de la patria que se afligen de la desgracia irreparable que amenaza el favor e injusto encono de las armas franco-españolas, haciendo seria reflexión del estado en que los enemigos del Rey N.S., de nuestra libertad y patria, están apostados ocupando todas las brechas, cortaduras, baluartes del Portal Nou, Sta. Clara, Llevant y Sta. Eulalia. Se hace saber, que si luego, inmediatamente de oído el presente pregón, todos los naturales, habitantes y demás gentes hábiles para el ejercicio de las armas no se presentan en las plazas de Junqueras, Born y Plaza de Palacio, a fin de que unidos con todos los Señores que representan los Comunes, se pueda rechazar los enemigos, haciendo el último esfuerzo, esperando que Dios misericordioso, mejorará la suerte. Se hace también saber, que siendo la esclavitud cierta y forzosa, en obligación de sus cargos, explican, declaran y protestan los presentes, y DAN TESTIMONIO A LAS GENERACIONES VENIDERAS, de que han ejecutado las últimas exhortaciones y esfuerzos, QUEJÁNDOSE DE TODOS LOS MALES, RUINAS Y DESOLACIONES QUE SOBREVENGAN A NUESTRA COMÚN Y AFLIGIDA PATRIA, Y EXTERMINE TODOS LOS HONORES Y PRIVILEGIOS, quedando esclavos con los demás españoles engañados y todos en esclavitud del dominio francés; pero así y todo se confía, que todos como verdaderos hijos de la patria, amantes de la libertad, acudirán a los lugares señalados, a fin de derramar gloriosamente su sangre y su vida por su Rey, por su honor, por la patria y por la libertad de toda España, y finalmente dicen y hacen saber, que si después de una hora de publicado el pregón, no comparezca gente suficiente para ejecutar la ideada empresa, es forzoso, preciso y necesario llamar y pedir capitulación a los enemigos, antes de llegar la noche, para no exponer a la más lamentable ruina de la Ciudad, para no exponerla a un saqueo general que profane los Santos Templos, y al sacrificio de niños, mujeres y a los religiosos. Y para que a todos sea generalmente notorio, que con voz alta, clara e inteligible sea publicado por todas las calles de la presente ciudad. Dado en la casa de la Excelentísima Ciudad, residiendo en el Portal de S. Antonio, presentes los mencionados Excelentísimos Señores y personas asociadas, a 11 de Septiembre, a las 3 de la tarde, de 1714.

Imposición del idioma catalán

Terroristas de Terra Lliure, organización catalanista que fue aliada de ETA y utilizó sus métodos para aterrorizar a la población civil en la década de los setentas y ochentas cometiendo mas de 200 atentados.
Los independentistas del ERC realizando un homenaje en 2009 al fundador de Terra Lliure. El acto tuvo lugar en un local cedido por el ayuntamiento de Barcelona que hizo oídos sordos a las protestas de las víctimas del terrorismo.

Los independentistas asumen una posición ambigua con respecto a estas medidas dado que en el pasado se "opusieron" a la supuesta prohibición del idioma catalán por parte del Franquismo. Por un lado apoyan la imposición del catalán y por otro intentan de manera hipócrita el negar que esta se está llevando a cabo. Algunas medidas concretas de esta política son las siguientes.

  • La televisión está intervenida por regulaciones que obligan a transmitir en catalán un cierto número de horas diarias en horarios de máxima audiencia. Asimismo se obliga a los cines a traducir al catalán el 50% de la películas que exhiben al público.
  • Los centros educativos públicos son obligados a enseñar las materias en catalán.
  • Se prohíbe la existencia de escuelas privadas donde no se enseñe el catalán.
  • El ayuntamiento multa a los comercios que rotulen o atiendan al público solo en español, mientras que no hacen nada a aquellos que coloquen carteles en otros idiomas sin subtitular al catalán, como es el caso del inglés, francés, alemán y sobre todo el árabe; bastante habituales en el centro de Barcelona.
  • El comerciante u oficinista que atiende al público está obligado por ley a saber catalán. Esto impide a muchos españoles el conseguir puestos de trabajo relacionados con la atención al público en Cataluña.
  • Las aerolíneas han sido sancionadas para que impongan el catalán.

Todo esto motivado meramente por intereses de los políticos catalanistas que quieren perpetuarse en el poder. Mientras tanto, la casi totalidad de los catalanes saben también español y por ello no habría necesidad real de ninguna de estas medidas.

Como ha señalado en varias ocasiones el actual presidente del gobierno Mariano Rajoy, si un ciudadano español quiere abrir una tienda en Dinamarca donde se atiende en español, tiene todo el derecho legal de hacerlo. Pero paradójicamente, el mismo ciudadano no podría abrir esa misma tienda en Cataluña, porque la ley se lo prohíbe. O sea que lo que los independentistas persiguen es penalizar el hablar español en España.

Décadas de intolerancia y terror

La acción violenta de los independentistas en contra de aquellos que aspiran a ejercer su derecho de hablar español en tierras españolas no es nada nuevo en Cataluña. Ya en 1981, un grupo de 2300 intelectuales de diferentes ámbitos culturales y políticos firman el llamado Manifiesto de los 2300. El mismo denunciaba la discriminación de los hispanoparlantes en Cataluña, exponiendo problemas tan actuales como el derecho a la enseñanza en lengua materna, la exclusión del español en los documentos oficiales o la pretensión de los catalanistas de unir la lengua valenciana con el catalán. Dicho manifiesto enfadó tanto al grupo terrorista independentista Terra LLiure que el 21 de mayo de aquel año secuestraron y tirotearon en la rodilla al entonces profesor y hoy periodista Federico Jiménez Lo Santos. Junto con éste también secuestraron a otra profesora que fue liberada poco después.

Los independentistas de Terra LLiure cometieron mas de 200 atentados tomando de rehenes a los propios catalates con la esperanza de que el estado español sucumbiera al terror y las amenazas. Pero a diferencia de ETA que logró apoyo popular en algunos sectores de la sociedad vasca y un gran número de victimas incluyendo algunos policías y militares, Terra LLiure se desenvolvió de forma mucho mas torpe e ineficaz, consiguiendo asesinar únicamente a una anciana de 62 años y el desprecio de la inmensa mayoría de la sociedad catalana. Viendo frustrados sus objetivos la organización se autodisolvió en la década de los noventas. En 2009 los independentistas de ERC comenzaron a preparar el terreno para reescribir la vergonzosa historia de Terra LLiure a los ojos de las futuras generaciones al rendirle un sentido homenaje a Martí Martó[3], fundador de la banda terrorista abatido a tiros por la policía en 1979. El ayuntamiento de Barcelona prestó un local para la realización del acto consistente en la exaltación y reivindicación de este personaje, pese a las quejas de AVT (asociación catalana de víctimas del terrorismo).

Inmigración

Otra política que pone de manifiesto la intolerancia del ayuntamiento es intentar obligar a los extranjeros a hablar catalán. Los mismos se espera que sean asimilados reemplazando sus idiomas y costumbres por las catalanas y en ningún caso por las españolas. Para tales fines se ha dispuesto que las unidades de "integración de inmigrantes" (eufemismo utilizado para encubrir la política asimilacionista) utilicen el catalán y no el español, lo cual limita sus posibilidades de reales de encontrar trabajo en España.

Dado que los independentistas niegan la realidad de que Cataluña está en España, consideran a los ciudadanos españoles de otras comunidades autónomas como "extranjeros" a los que hay que asimilar. Pese a estar en su propio país, se les aplica la así llamada "integración", que incluye el promover la coacción social para obligarles a adoptar el catalán. Los partidos políticos catalanistas adoctrinan al pueblo para ejercer presión continua sobre estos españoles así como contra aquellos nacidos en otros países fuera de España.

Dejando a un lado cuestiones políticas, dado que la casi totalidad de los catalanes hablan también español, para alguien que ya sabe español resulta inútil aprender catalán. Así lo explicó en su momento la defensora del pueblo María Luisa Cava, al considerar un hecho que los inmigrantes se integran perfectamente en Cataluña hablando solamente español[4].

Victimismo independentista

La caza de brujas desatada por los independentistas contra cualquiera que hable español se justifica por medio del victimismo. La justificación de tal coacción es que el catalán es una "lengua oprimida". Como si las lenguas fuesen entidades con existencia propia y con capacidad para tener derechos. Se justifica de este modo el atropello de los derechos individuales de los ciudadanos españoles que viven en Cataluña.

Propaganda independentista en las aulas usando dinero público

Falsificación histórica en las aulas públicas. Se enseña que Cataluña y el Reino de Aragón formaban una supuesta "Corona Catalano-Aragonesa" la cual en realidad no existió, sino que los aragoneses se anexaron Cataluña y otros territorios como Sicilia y Cerdeña por diversos medios.

Debido a que los independentistas sospechan en gran medida por las encuestas, que un referéndum por la independencia no tendría los resultados deseados, exigen autonomía como medio de pavimentar el camino hacia una independencia que los catalanes no quieren. Una autonomía con amplios poderes como la que les otorgó el ex presidente Zapatero les permite usar el dinero de impuestos para sus fines partidistas. Se usa a los ayuntamientos para la propaganda independentista, acosar y sancionar a quienes quieren hablar español en España, así como para la falsificación de la historia y el lavado de cerebro a los niños desde la escuela pública. Se manipula a los escolares con fines políticos desde las aulas, enseñándoles mapas donde Cataluña aparece separada de España y se les explica que es una nación, lo cual acaba causando profunda confusión y desinformación. Los libros de texto sobre historia están sesgados y manipulados, victimizando a Cataluña y buscando generar un sentimiento de odio anti español.

Encuestas

En un sondeo del Centro de Estudios de Opinión de la Generalitat de Catalunya publicado en noviembre de 2010, el 25,2% de los catalanes se declara independentista. Estas cifras estaban lejos de la encuesta que realizó el Instituto Noxa para La Vanguardia la semana siguiente de la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut (julio de 2010) y poco antes de la multitudinaria manifestación del 10 de julio en Barcelona que eleva el número de personas que afirmaban tener inquietudes independentistas al 47%, cifra que se redujo tres meses después al 40% según el mismo Instituto Noxa. El CIS, incluyó esta pregunta en un sondeo realizado en el 2001 y le dio como resultado que el 35,9 de consultados no rechazaban esta opción. En cualquier caso, en las consultas electorales realizadas hasta ahora ERC, el único partido con representación parlamentaria que se declara independentista, nunca ha cosechado más del 15% de los votos.

En 2012, el 29% de los encuestados se declararon a favor de un estado independiente, 30% a favor de un estado federal y el 27,8 prefería seguir constituyendo una comunidad autónoma[5].

Referencias

Artículos relacionados

Enlaces externos

El valenciano y el catalán

Vídeos

Documental de VEO7 sobre las víctimas del catalanismo

Entrevista de TVE

TVE admite que la así llamada "Corona Catalano-Aragonesa"
de la que hablan los independentistas, "jamás existió".
Herramientas personales