Federico García Lorca

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
Federico García Lorca

Federico García Lorca nació en Fuente Vaqueros, Granada, España, el 5 de junio de 1898 y murió el 16 de agosto de 1936. Perteneció a la Generación del 27. Fue prosista, poeta y dramaturgo. Sus obras se siguen representando hoy en día como en los años treinta y los estudios sobre estas proliferan por todo el mundo. Lorca presta una especial atención al mundo femenino, así como a la frustración amorosa o el amor imposible. Fue asesinado por sus propios primos, Miguel y Horacio Roldán, con colaboración de los miembros de Acción Popular Juan Luis Trescastro y Ruíz Alonso, con motivo de rencillas familiares que tenían con sus propios parientes, los Lorca.

Teatro

La influencia del teatro clásico español es evidente en su obra. De él toma la fusión de la música, la representación, la danza, el arte, etc. Los autores que más influencia ejercen sobre Lorca son Tirso de Molina, Calderón de la Barca y Lope de Vega. Federico García Lorca funda la compañía teatral “La Barraca” en 1931. Formada por estudiantes universitarios. Se propone dar a conocer el teatro clásico español en ciudades y pueblos que, habitualmente, no tienen acceso a este tipo de espectáculo. De su obra destacan:

  • Los títeres de Cachiporra. Tragicomedia de don Cristóbal y la señá Rosita.
  • Mariana Pineda.
  • La zapatera prodigiosa.
  • Amor de don Perlimplín con Belisa en su jardín.
  • El público
  • Así que pasen cinco años
  • Bodas de sangre
  • Yerma
  • Doña Rosita la soltera
  • La casa de Bernarda Alba

El amor en la vida de García Lorca

Ian Gibson, célebre biógrafo por excelencia de Federico García Lorca, hace un repaso por todos los amores que ocuparon un hueco en el corazón y la humanidad del poeta. En su fantástico trabajo que titula “Lorca y el mundo gay”[1], comienza relatando los primeros amores frustrados del escritor y explica como estos dieron paso a una serie de descarnadas y apasionadas relaciones homosexuales. Según Gibson, aunque el poeta nunca expuso su homosexualidad en su obra, esta puede leerse entre líneas.

Lorca fue pretendiente de la bella joven María Luisa Natera, pero esta le rechazaría por considerarle demasiado afeminado[1].

Mas tarde el joven se traslada a Madrid para cursar sus estudios universitarios. Fue admitido en una residencia de estudiantes donde conoció al que se convertiría en su gran amor imposible y perenne obsesión: el pintor surrealista Salvador Dalí. Este era por entonces un muchacho tímido y retraído que descubrió en Lorca una fuente de inspiración para su pintura. Ambos vivieron una relación de amistad que terminó pronto debido a que Dalí, al no ser homosexual, rechazó los reclamos amorosos de Lorca:

Lorca era homosexual, eso lo sabe todo el mundo, y estaba locamente enamorado de mí. Intentó liarse conmigo un par de veces... y yo estaba extremadamente molesto, porque no era homosexual, y no estaba dispuesto a ceder. Además, eso duele. Así que eso quedó en nada. Pero me sentí terriblemente halagado por el prestigio de sus atenciones. En lo más profundo de mí, sentía que él era un gran poeta y le debo un minúsculo pedazo del culo del Divino Dalí[2]

El siguiente en la lista de amores del poeta fue el joven escultor Emilio Aladrén, con fama de guapo y simpático, dejó a Lorca al borde del suicidio cuando le abandona para casarse con una mujer. Se había aprovechado del famoso poeta para darse a conocer entre los famosos del mundo artístico.

El último gran amor que se conoce de Lorca fue un estudiante de ingeniería y militante del PSOE llamado Rafael Rodríguez Rapún, nacido en 1912. El muchacho se unió a la famosa compañía teatral ambulante dirigida por Lorca, “La Barraca”, y el poeta enseguida lo nombró su secretario personal. Se dice que Rodríguez se encontró absolutamente enamorado de Lorca, posibilitando esa relación de amor duradera que Federico buscó durante toda su vida. Como última prueba de amor, Rapún se suicidó justo un año después de la muerte de Lorca[1].

Amor, amor
que está herido.
Herido de amor huido;
herido,
muerto de amor.
Decid a todos que ha sido
el ruiseñor.
Bisturí de cuatro filos,
garganta rota y olvido.
Cógeme la mano, amor,
que vengo muy mal herido,
herido de amor huido,
¡herido !
¡muerto de amor !
Herido de amor, Federico García Lorca

Poeta en Nueva York

Poeta en Nueva York fue un poemario adscrito al Surrealismo escrito por Lorca entre el 1929 y el 1930, y que no sería publicado hasta el 1940 ya que estaba considerado arte degenerado. También describe La Habana (Cuba) en el poema final, evocando su viaje a Cuba por su presunta conexión con la extrema izquierda.

En este poemario vanguardista, existe una sección en la que el autor alaba a los negros de América:

Los negros

En esta sección muestra su solidaridad con los negros norteamericanos, denunciando su situación social y reivindicando su raza, de la que alaba su vitalidad y su pureza primigenia.

Norma y paraíso de los negros: existen dos versiones manuscritas en la Fundación García Lorca, sin fechar. En este poema muestra la dicotomía del pueblo afroamericano, lo que odian y lo que aman, lo que tienen y lo que esperan, el paraíso que añoran y que no pueden tener en la tierra a la que fueron conducidos sus antepasados. La añoranza de un paraíso perdido entronca con otros poemas en que añora la infancia perdida, la inocencia perdida, el amor perdido.

El rey de Harlem: fechado el 5 de agosto de 1929, apareció en la revista Los Cuatro Vientos en 1933. Está dividido en tres partes, que expresan por un lado la penosa situación en que viven los negros, por otra alude a su liberación y, por último, manifiesta de nuevo la injusticia cometida contra esta raza, a la que desea un porvenir de libertad y esperanza.

Iglesia abandonada (Balada de la Gran Guerra): fechado en Nueva York el 29 de noviembre de 1929 con el subtítulo Recuerdo de la Guerra, se conserva un manuscrito en la Fundación García Lorca, y se publicó en la revista Poesía en 1933. Este poema se centra en la muerte, entremezclando los horrores de la guerra con las almas de los difuntos –está escrito en noviembre, mes de los muertos–, como alude las dos partes del título, sintetizados en la figura de un hijo perdido, por el que llora desesperadamente

¿Apoyo al alzamiento militar de 1936?

El hispanista Ian Gibson entrevistó a Luis Rosales (poeta falangista e íntimo amigo de Federico) en 1966 con una grabadora escondida. Esto es lo que dijo Luis Rosales:"Yo ya sabía que Federico tenía una mentalidad de derechas. Ahora, ninguno de nosotros ha ni yo haría nunca unas declaraciones que perjudicaran en ese sentido. Él tenía interés en oír las noticias y entonces yo oía las noticas muchos días con él (Sobre los últimos acontecimientos antes del alzamiento militar), de que no es solamente que yo conocía ya sus ideas, es que he conocido sus reacciones y estaba deseando, naturalmente, que viniera un movimiento que interviniera por eso. La verdad es que la mentalidad de Federico en los últimos momentos era que lo que quería ya era que viniera una dictadura y que barriera toda esta violencia que había desatada en España, porque en España había, antes de la Guerra Civil, hubo desatada una violencia muy grande por unos y otros, de modo que no es que él fuera de derecha, tampoco sería eso verdad. Él era partidario de una dictadura militar que terminara con el sistema de violencia, de muerte en la calle, de asesinatos públicos, de venganza"[3].

La muerte de Lorca

Mucho se ha dicho sobre la muerte de Federico García Lorca, entre otras versiones está la de que fue asesinado porque era homosexual o porque era republicano. Si bien Lorca era homosexual y apoyó a la república, ninguna de estas versiones es cierta. El historiador Miguel Caballero Pérez en su libro Las trece últimas horas de García Lorca, indica que García Lorca nunca militó en ningún partido y que la izquierda se ha hecho una apropiación indebida de la figura de Lorca. Sus amistades povenían desde Falange hasta partidos de izquierdas. A Lorca no le interesaba la política, la política era un tema que él odiaba. Entabló amistad con el mismo José Antonio Primo de Rivera, también tenía algunas relaciones con el escritor falangista Dionisio Ridruejo y tenía una profunda amistad con el poeta (también falangista) Luis Rosales. Lorca se encontraba en Madrid el mismo día en el que fueron asesinados el teniente Castillo y José Calvo Sotelo. Estos sucesos provocaron que cogiese un tren para Granada huyendo del turbulento y cada vez más peligroso ambiente de Madrid. El 14 de Julio de 1936 llegó a casa de sus padres en Granada donde también vivían los hermanos Rosales (José y el ya citado Luis Rosales). El mayor, José, era uno de los fundadores de Falange y jefe provincial. El día 9 de agosto irrumpió un grupo de gente armada, los Roldán (Miguel y Horacio Roldán), primos de García Lorca y sobrinos de una tía carnal suya. Durante el registro fue maltratado el padre de Lorca, después los padres del poeta deciden que este se esconda en la casa de los hermanos falangistas, Rosales. La idea de alojarlo en la casa de los Rosales era porque allí pensaban que iva a estar seguro, nadie se iva a atrever a ir a la casa de los Rosales a detener a Lorca, ingenuo error porque el 16 de agosto Ruíz Alonso, Juan Luís Trescastro y Federico Martín Lagos (este último, Falangista) se presentan con la idea de detener a Lorca. Quien llevaba el protagonismo de todo era Ruíz Alonso que llegó en 1932 a Granada y no conocía las rencillas personales que tenían los Roldán. En conclusión, el asesinato de García Lorca fue una "Vendetta" entre Familia. En el asesinato de García Lorca confluyen los deseos de venganza de los Roldán hacia sus parientes, los Lorca. Entre los motivos que empujaban a esta venganza fue la "venganza literaria" que hizo Lorca hacia sus parientes en el libro La casa de Bernarda Alba, producto de 75 años de rencillas personales, económicas y de política local. A raíz de la publicación de la obra en Julio de 1936, la familia Roldán estuvo esperando la venganza. En el asesinato también colaboraron Juan Luis Trescastro y Ruíz Alonso (miembros de Acción popular, que era un partido de derechas monárquico) para quitarle prestigio y poder a los falangistas granadinos liderados por los Rosales y para ganarse el favor del gobernador civil, además de querer dejar en evidencia a Falange y a José Rosales que era -no hay que olvidar- uno de los fundadores de Falange, que en la casa de este último se alojaba un rojo.

Referencias

Fuentes

  • Las trece últimas horas de García Lorca

Enlaces externos