Ley rusa contra la propaganda homosexual

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar

En junio de 2013 fue adoptada en Rusia una ley contra la propaganda homosexual, que condena la difusión de cualquier apología o "información positiva" del homosexualismo dirigida a menores de edad con multas y penas de cárcel. La legislación, que prohíbe desinformar a menores sobre «relaciones sexuales no tradicionales», fue aprobada por la Duma el 11 de junio de 2013,[1] por la cámara alta de la Asamblea Federal el 27 de junio y finalmente fue promulgada por el presidente Vladímir Putin dos días después.

Ley federal contra la propaganda homosexualista

Un primer intento de introducir una ley en contra de la propaganda homosexualista se produjo el 8 de mayo de 2009, cuando la Duma rechazó una propuesta de ley que prohibía la propaganda homosexualista en Rusia con 90 votos a favor, frente a los 226 necesarios. La propuesta, iniciada en 2007 por un miembro del partido Rusia Justa, incluía la pérdida del derecho a tener un puesto de trabajo en la educación o en el ejército durante dos a cinco años a todos aquellos que «demostrasen abiertamente un estilo de vida y una orientación homosexual». De acuerdo a Interfax, los parlamentarios decidieron que la «propaganda gay» no era peligrosa para la sociedad y, por lo tanto, no podía ser castigada bajo el código penal.

En 2010 se aprobó la ley «Sobre la protección de niños frente a información dañina para su salud y desarrollo», que prohibía la distribución de material dañino a menores. Este material incluye aquel que «produzca miedo, horror o pánico en los niños», la pornografía, junto con materiales que ensalzan la violencia, actividades ilegales, las drogas o las autolesiones. Una enmienda introducida en 2012 creaba un sistema de calificación obligatorio para materiales distribuidos por una «red de información y telecomunicaciones» (lo que cubre la televisión e Internet) y establecía una lista negra de páginas web que ensalzan el abuso de drogas, el suicidio o contienen pornografía infantil.

A finales de 2012, el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, confirmaba que no consideraba necesaria una ley de propaganda homosexual a nivel federal. En enero de 2013 se había devuelto la propuesta de ley a la fase preparatoria de forma indefinida. Sin embargo, en junio de 2013, la Duma adoptó por unanimidad (436 votos a favor, uno en contra y una abstención) una nueva ley contra la «propaganda homosexualista», que prohibía en todo el territorio nacional la distribución de «propaganda de relaciones sexuales no tradicionales» a menores, concepto que no queda definido con exactitud. El texto no menciona explícitamente la homosexualidad, sino que usa el eufemismo «relaciones sexuales no tradicionales».44 48 El paso por la Cámara Alta fue a finales de ese mismo mes, con 137 votos favorables y una abstención, a la vez que se votaba la prohibición de la adopción extranjera de niños rusos por parejas del mismo sexo o solteros (131 votos a favor y ninguno en contra).49 La ley fue firmada por el presidente Vladímir Putin dos días después, entrando en vigor.

La ley es en realidad una enmienda a «Sobre la protección de niños ...», que simplemente amplía los supuestos de los que se debe proteger a los menores. Uno de los autores del estatuto, Yelena Mizulina, presidenta del Comité de la familia, las mujeres y los niños en la Duma, comentó a los legisladores durante la preparación de la ley, que "las relaciones sexuales tradicionales entre un hombre y una mujer [...] necesitan una protección especial." Mizulina afirmaba que una encuesta reciente mostraba que el 88% de la población apoyaban la ley. El presidente Putin realizó algunos comentarios sobre la ley antes de su aprobación en una visita a Ámsterdam en abril de 2013, "Quiero que todo el mundo entienda que en Rusia no hay infracciones a los derechos de las minorías sexuales. son personas, igual que los demás, y poseen todos los derechos y libertades... ¿Puede imaginar una organización promoviendo la pedofilia en Rusia? Creo que las personas de muchas regiones rusas se habrían levantado en armas [...] Lo mismo es válido para las minorías sexuales: no me puedo imaginar la aprobación de lo matrimonios homosexuales en Chechenia. ¿Puede imaginárselo? Habría resultado en muertos." Putin también mencionó que las uniones homosexuales no producen hijos y que estaba preocupado por la baja tasa de natalidad rusa.

La ley ordena multas de hasta 5 000 rublos a los ciudadanos condenados y en el caso de los funcionarios públicos, grupo que incluye a los profesores y educadores públicos, las multas son de hasta 50 000 rublos.57 Organizaciones y negocios podrán ser multados con hasta 1 millón de rublos y se les puede prohibir el funcionamiento hasta 90 días. Los extranjeros pueden ser arrestados y detenidos hasta 15 días, y posteriormente deportados, así como multados con hasta 100 000 rublos. Los ciudadanos rusos que empleen Internet u otros medios de comunicación masiva para promocionar «relaciones no tradicionales» pueden ser multados con hasta 100 000 rublos.

Cerca del 90% de los rusos apoyan la ley según una encuesta realizada en junio de 2013 por el Centro pan ruso para el estudio de la opinión pública (VTsIOM).

El ministro ruso de asuntos exteriores, Serguéi Lavrov, en una discusión con su homólogo neerlandés, Frans Timmermans, defendió la ley afirmando que pretendía proteger a la mayoría cristiana del país contra la discriminación que sufre por parte de grupos que tratan de «imponer sus puntos de vista minoritarios», recordando además que «[Los rusos] no tenemos ni un solo compromiso internacional común con la Unión Europea que permita la propaganda de la homosexualidad».

Algunos países del entorno ruso han planteado sus propias leyes contra la propaganda homosexual. Moldavia aprobaba su propia ley el 12 de julio de 2012, que prohíbe «la distribución de información pública [...] destinada a la propagación de la prostitución, la pedofilia, la pornografía o de cualquier otra relación que no sea el matrimonio o la familia». La ley moldava fue derogada tras sólo tres meses de vigencia, «como contrapartida a la firma de un acuerdo comercial con la Unión Europea». En Lituania existe desde octubre de 2010 una ley prohíbe la «"manifestación y promoción" de contenidos publicitarios referidos a [la] "orientación sexual"». Una ley anterior, similar a la rusa, planteada en marzo de 2010, fue rechazada gracias a la presidenta Dalia Grybauskaite y presiones de la Comisión Europea. Una petición para la recogida de firmas para una ley similar fue rechazada por la Comisión Electoral Central de Lituania en agosto de 2013. En agosto de 2013, el diputado Aldan Smaiyl del parlamento kazajo anunció su intención de introducir una ley similar en el país para prohibir «bares gays, manifestaciones y todas y cada una de estas relaciones repugnantes». Ucrania tiene una ley similar a la rusa en tramitación y en Armenia se discutió una ley contra la propaganda homosexual, aunque se acabó retirando. En marzo de 2014, el gobierno de Kirguistán discutía una ley que prohibía «crear una actitud positiva hacia orientaciones sexuales no tradicionales», definiendo «relaciones no tradicionales» como «la sodomía, el lesbianismo y otras formas de comportamiento sexual no tradicional»; las penas irían de los seis meses de prisión y una sanción de hasta 5.000 som, hasta un año de cárcel y 6.000 som, si la información está destinada a menores.

Referencias

Artículos relacionados