Binjamin Wilkomirski

De Metapedia

Binjamin Wilkomirski

Binjamin Wilkomirski es el nombre ficticio con el cual se hizo famoso el suizo Bruno Dössekker (nacido en 1941 con el nombre Bruno Grosjean), clarinetista de profesión, es más conocido como otro falso sobreviviente del Holocausto y autor de varios libros. Recibió diversos premios literarios judíos, además del respaldo y promoción del Lobby que se ocupa de la propaganda del Holocausto, incluyendo al Museo del Holocausto en los Estados Unidos y la historiadora judía Deborah Lipstadt. En 1995, un periodista suizo demostró que sus supuestas memorias publicadas originalmente en alemán bajo el título "Fragmentos: Memorias de una niñez del tiempo de la guerra (1939-1948)" eran una falsificación y que Wilkomirski ni siquiera era judío.

Contenido

La historia

Según Wilkomirski, el era un niño judío nacido en Letonia que fue separado de sus padres cuando tenía 3 años y enviado al campo de concentración de Majdanek y posteriormente a Auschwitz, donde vivió en unas condiciones infernales. En una de sus mas bizarras escenas, escribe en su libro que dos niños polacos expuestos al hambre extrema, acabaron comiéndose sus propios dedos de las manos ya que, según el autor, no sentían dolor debido al frío. Argumenta que, liberado al final de la guerra, fue adoptado por la familia suiza Dössekker, de donde obtuvo el nombre Bruno Dössekker. Titula su libro "Fragmentos" porque dice que estos recuerdos le vienen a la mente en forma de fragmentos inconexos. De hecho, desde el principio no dejaba de llamar la atención que un niño de tan corta edad pueda recordar tal número de experiencias como para escribir todo un libro y que sobreviva a la guerra en unas condiciones tan hostiles. Sin embargo, sus memorias recibieron inmediatamente todo el apoyo de la maquinaria propagandística del Lobby judío. Fue promovido por el Holocaust Memorial Museum estadounidense y ganó el Premio al Libro Judío Nacional de 1996. En Francia obtuvo el premio Memorias de la Shoah y en Gran Bretaña, el Premio Trimestral a la Literatura Judía. Traducida a 9 idiomas, su obra se vendió muy bien, sobretodo en los países de habla inglesa y en Suiza. Participó en reputados programas de radio y televisión como 60 Minutes, BBC y apareció en revistas como The New Yorker y Granta, presentándose como "testigo experto" del Holocausto. Los críticos le compararon con Elie Wiesel, Ana Frank y Primo Levi[1]. En sus apariciones ante los medios aprovechó para complementar el relato del libro con otras fábulas, como el haber sido víctima de insoportables experimentos médicos que los nazis practicaban a indefensos niños judíos[2]. Estos relatos fueron "corroborados" por otra supuesta víctima, Laura Grabowski, que dijo conocer a Wilkomirski en su niñez, cuando ella misma fue víctima de la misma clase de experimentos, perpetrados personalmente por Josef Mengele y sus cómplices. Luego de escribir sus memorias, mezcladas con relatos sobre abuso ritual satánico[3], ella también sería desenmascarada. Wilkomirsky y Grabowski dictaban charlas sobre sus experiencias juntos y por separado, en diversas tertulias y programas televisivos.

Develando el fraude

En agosto de 1998, el periodista judío suizo Daniel Ganzfried cuestionó la veracidad del libro "Fragments" en un artículo publicado en el semanario suizo Weltwoche. Argumentó que Wilkomirski conocía los campos de concentración "sólo como turista" y que, lejos de haber nacido en Letonia, era realmente el hijo ilegítimo de una madre soltera suiza de nombre Yvonne Grosjean. El niño fue enviado a un orfanato en Adelboden (Suiza) de donde fue adoptado por el adinerado matrimonio Dössekkers que no tenía hijos propios. En sus apariciones en los medios, al igual que muchos otros, Wilkomirski insistía en que era un auténtico sobreviviente del Holocausto que había sido secretamente cambiado por Bruno Grosjean a su arribo a Suiza. Sus defensores condenaron a Ganzfried, exigiéndole que demostrara sus acusaciones con mas pruebas. También recibió varias quejas de otros judíos que decían que al desacreditar a Wilkomirski como sobreviviente, le estaba dando alas a quienes niegan el Holocausto[4].

En abril de 1999, Suhrkamp Verlag, una de las editoras de Wilkomirski, decidió abrir una investigación por su cuenta para asegurarse de que la obra era auténtica antes de emprender acciones contra Ganzfried. Contrató al historiador Stefan Maechler para que realice una investigación independiente. En marzo de 2000, su informe estuvo terminado. En un completo y detallado análisis, Maechler concluye que los episodios relatados por Wilkomirski no se corresponden con los hechos históricos. La escritora Elena Lappin y el periodista Blake Eskin publicaron sus propias investigaciones en que coinciden con las conclusiones de Maechler. Sin embargo, la fiscal del cantón de Zurich no presentó cargos contra Wilkomirski por fraude, a pesar de que las pruebas de ADN que había ordenado demostraron que Wilkomirski y Grosjean eran la misma persona[5].

¿A quién le importa si no era cierto?

Si bien en la actualidad existe un consenso de la amplia mayoría de los expertos en cuanto a que "Fragments" es una obra de ficción y un fraude, algunos no quieren renunciar a su poder emocional como herramienta adoctrinadora y explican que "sus méritos residen en una feroz visión, una poderosa narrativa, la acumulación de imágenes indelebles y la inolvidable manera en que la voz de un pequeño niño se expresa en un mundo de adultos sin sentimientos, durante la guerra y después de ella"[6][7].

La profesora judía Deborah Lipstadt, autora del libro anti revisionista "Negando el Holocausto", ha dictado clase sobre memorias del Holocausto usando el libro "Fragments" de Wilkormiski en la seria y prestigiosa Universidad de Emory, donde es docente. Confrontada con la evidencia que prueba que Wilkomirski pasó la guerra en la comodidad de Suiza, posteriormente al cuidado de una familia adinerada, y que no era judío, como afirmaba; dijo que esas revelaciones "podrían complicar las cosas de algún modo, pero (la obra) es aún poderosa"[8]. En otras palabras: ¿a quien le importa si hablamos de hechos históricos o ficción, en lo que al Holocausto respecta?

Arthur Samuelson, editor de Wilkomirski en los Estados Unidos mediante la casa Schocken Books, también estuvo de acuerdo con ese punto de vista. Declaró que la diferencia entre los hechos y la ficción no interesaba y se refirió a "Fragments" como "un bello y refrescante libro", agregando que "sólo es un fraude si decimos que es una historia real... Me gustaría reeditarlo en la categoría obras de ficción. Tal vez no sea verídico, en ese caso el autor es aún mejor escritor.".

A través del caso Wilkomirski, una vez mas somos testigos de la total impunidad legal y social de que disfrutan los mentirosos que favorecen a los intereses de la propaganda del Holocausto. Sin nada que perder, a lo largo de los últimos 70 años infinidad de presuntos testigos relataron sus fábulas y amasaron fortunas. Mientras que, por otro lado, los escépticos son perseguidos y extraditados para ser juzgados, por expresar públicamente su falta de fe. La difusión masiva de películas y literatura en favor de la historia oficial ha dado sus frutos en los gobiernos democráticos occidentales, porque se asume que la mayor parte de los espectadores no investiga ni se cuestiona esas historias con razonamiento crítico.

"Un Museo en construcción en Washington. 65 millones de personas ven 'La lista de Schindler'. El presidente de Alemania pide disculpas a Israel. ¿Entonces que se puede decir de esos tipos que dicen que el Holocausto no ocurrió? Ellos son simplemente un movimiento marginal de charlatanes."[4]
Michael Berenbaum, profesor judío, director de cine y ex director del Museo del Holocausto.

Referencias

  1. Holocaust Museum's "Literature" expert wrote words in 1997 that he now wished he hadn't (hint: Binjamin Wilkomirski has been exposed as a fraud).
  2. Stefan Maechler: The Wilkomirski Affair: A Study in Biographical Truth, New York: Schocken Books, 2001, ISBN 0-8052-1135-7
  3. Cornerstone, vol. 28, no. 117, 1999, Pg 12-16 y 18, ISSN 0275-2743.
  4. 4,0 4,1 Arthur R. Butz on Binjamin Wilkomirski
  5. Neue Zürcher Zeitung, 13 de diciembre de 2002.
  6. Zeitlin, Froma: Catastrophe and Meaning. The Holocaust and the Twentieth Century. The University of Chicago Press. 2003. ISBN 0-226-67611-0, Pg 177.
  7. Suleiman, Susan Rubin: Crises of Memory and the Second World War. Harvard University Press. 2006. ISBN 0-674-02206-8, Pg 170.
  8. Index on Binjamin Wilkomirski

Artículos relacionados

Enlaces externos

Herramientas personales
Otros idiomas