Eva Braun

De Metapedia

Artículo destacado
Eva Braun
Si Hitler hubiera sido una mala persona, mi hija Eva jamás hubiera salido con él.

—Fritz Braun, padre de Eva Braun, ante el tribunal de desnazificación

Nacida en Múnich como Eva Anna Paula Braun el 6 de febrero de 1912 y fallecida como Eva Anna Paula Hitler el 30 de abril de 1945, en Berlín. Se casó con Adolf Hitler en las últimas horas del Tercer Reich, es conocida por ser la única esposa del Führer. Hitler le propuso salir de Berlín cuando los rusos estaban acercándose al Führerbunker pero Eva Braun no aceptó y se quedó junto con su marido. Es una persona poco conocida, y muchas veces no solo es criticada por las fuerzas contrarias al Nacionalsocialismo sino que es poco apreciada por los propios militantes nacionalsocialistas o del entorno 'fascista'.

Contenido

Biografía

Eva nació en Munich, Baviera, en el seno de una familia de clase media y católica. Era la segunda hija de Franziska Kronburger, una modista y de Fritz Braun, un maestro de escuela.

Infancia

Segunda de tres hijas, sus padres se separaron un año debido a que el padre estuvo luchando en la Primera Guerra Mundial, ausente durante años, y no pudo volver a casa hasta 1919, pero poco después volvió a unirse el matrimonio ya para siempre, que no se había divorciado al ser católico. Eva no destacó en nada especial en el ámbito escolar. Estudió en una escuela católica en la frontera austro-alemana, estudiando luego contabilidad y mecanografía y más tarde ballet.

Adolescencia y primer contacto con Hitler

El taller de Heinrich Hoffmann

El primer encuentro de Eva y Hitler tuvo lugar en 1929, en el taller de Heinrich Hoffmann, el fotógrafo que luego sería privado de Hitler, entonces era un fotógrafo de prensa y de personas, y nacionalsocialista convencido desde el primer momento, entrando en el DAP en 1920 (6 meses después de Hitler) donde se hizo cargo del semanario El buen alemán.

Hitler conoció a Hoffmann a través de Dietrich Eckart, y una petición de una revista americana de obtener una foto de Hitler en 1922. En esa época Hitler no deseaba ser fotografiado.

En 1926 fue quien propuso poner fotografía en el Volkische Beobachter, órgano oficial del NSDAP. Tras el Putsch de Münich de 1923, y una vez liberado Hitler, el NSDAP empezó a ser realmente conocido, y el taller de Hoffmann era ya oficialmente el encargado de las fotos, creciendo, y necesitando más personal... entre las nuevas empleadas entra en 1929 Eva Braun como 'aprendiz de laboratoriode fotos'. Hoffmann fue esencial en todo el proceso de la vida de Eva Braun, y además de ser un absoluto nacionalsocialista y amigo de Hitler, tenía como yerno a Baldur von Schirach, el que fuera jefe de la Hitlerjugend. La amistad de Hoffmann y Hitler era muy profunda, aunque el fotógrafo jamás tuvo funciones oficiales ni en el Partido. Pero tenía conversaciones con Hitler de todos los temas políticos y acceso a su intimidad. Aunque entró de aprendiz técnia, en aquellos primeros años Eva Braun estaba interesada por el mundo femenino y de la moda, pero allí su trabajo fue sobre todo conocer la maquinaria de fotos que evolucionaba mucho en aquellos años, lo que hizo que Eva se aficionara tremendamente a la foto y el ciner, afición que la dominó todo el resto de su vida, y tuvo oportunidades para hcer mucho cine y fotos en su vida con Hitler. Ya en octubre de 1929 se vieron en el taller de Hoffmann, Hitler y Eva Braun. Hitler iba bajo el pseudónimo de Sr. Wolf para evitar la fama entre los trabajadores del taller, y Eva no le reconoció esa vez, tuvo que ser Hoffmann el que la dijo quien era el Sr. Wolf. Hitler tenía 40 años y Eva unos 17 años. hitler iba a menudo al taller y quedó prendido de Eva, a la que llevaba pequeños regalos o la invitaba a la ópera junto a otros camaradas. En aquellos años Hitler estaba en plena lucha electoral, y Otto Wegener, primer jefe del Estado Mayor de las SA dejó escrito que Hitler un día le dijo: "No puedo casarme, ya tengo una esposa; Alemania. Ya estoy casado con el pueblo alemán, con su destino... No, no puedo casarme, no debo hacerlo".

Relación dificultosa

Eva Braun con Adolf Hitler.

La relación entre amobos no era ni oficial ni nada más que amable, y así siguió hasta 1932, pero de todas formas la relación era ya evidente para los dirigentes máximos del NSDAP, y en 1930 Bormann ya investigó si la familia de Eva Braun era aceptable y no había problemas con ella. En 1931 el NSDAP estaba cerca del poder pero aún no podía soñar seriamente con lograrlo, tengamos en cuenta que Htiler aún ni siquiera tenía la nacionalidad alemana. Su relación con Eva era ya seria pero sin manifestaciones externas. En 1932 y hasta 1938 la casa Hoffmann, con Eva Braun en su nómina, editó millones de álbumes de fotos de Hitler, que era ya muy conocido por el pueblo. De esta forma Eva tenía muchas oportunidades de verse con Hitler, pero poco tiempo en cada visita, y muy espaciadas, pues Hitler estaba totalmente dedicado a las campañas electorales que le llevaron a ser el primer partido con 230 parlamentarios.

Las separaciones eran muy largas y Eva notaba ese alejamiento de Hitler, aún no había asumido que para ser la esposa de Hitler debería aceptar esa situación de su prioridad para el destino revolucionario. Iba a ser una comprensión progresiva y dolorosa. Eva no tenía aun teléfono personal, en aquellos años pocos lo tenían, así que Hitler debía telefonear a la casa Hoffmann, sólo en 1934 tuvo ya Eva teléfono personal. Eva tuvo una depresión muy fuerte debido a estas ausencias tan largas, se auto-lesionó para llamar su atención y Hitler dejó la campaña para ir a verla. Tras hablar seriamente ambos, Eva comprendió que Hitler la amaba pero que debía asumir su papel político excepcional pese a su amor mutuo. Así lo hizo en adelante.

Eva seguía trabajando en la casa Hoffmann, la propaganda antifascista de que la mujer en el Tercer Reich sólo se ocupaba de la maternidad, es falsa. Para poner un ejemplo, en 1933 las mujeres alemanas en la industria eran de 1.200.000 y en 1938 eran ya más de 2 millones. No sólo se apoyaba la maternidad, sino el trabajo, pero compatible y adecuado a las familias.

Dado que Eva era católica y su familia también y practicantes, no veían con buenos ojos este estado de 'no casada' pero unida a Hitler. Pero tanto la madre como el padre de Eva eran simpatizantes del Nacionalsocialismo (los dos tuvieron un juicio de desnazificación en 1946). El padre se hizo del NSDAP en 1937 y declaró en el en el proceso de desnazificación: "Si Hitler hubiera sido una mala persona, mi hija Eva jamás hubiera salido con él.". Hitler no quería que los lazos familiares se entrometieran en temas políticos, enchufes, peticiones, etc... incluso a su hermana Paula, a la que veía cada año, la pidió que mantuviera en secreto el hecho de ser hermana suya, para evitarla problemas de peticiones, etc.

Robert Ley declaró: "Para Hitler, nada, absolutamente nada, ni siquiera la mujer a la que amaba, pudo influir por encima de su deber". Por ello Eva Braun nunca intentó influenciar a nivel político en Hitler, pero si a nivel humano, animándolo o dándole compañía, hablando de música y de arte, y apoyando su política pero sin entrar en ella activamente. No fue un miembro del NSDAP ni de otras organizaciones. Si que logró ayuda económica a través de Hitler para algunas personas que estaban en dificultades.

La llegada de Hitler al poder y la relación entre ambos

En 1935 las relaciones se estrechan. Eva ya participó en el Congreso de la Libertad de Nüremberg con el equipo de Hoffmann como fotógrafos, y estuvo junto a Gerda Borman, Ilse Hess etc... para ella fue ya una forma de participar en el NSDAP, estaba en la Tribuna de Honor pero poca gente sabía quién era y porque estaba allí. En realidad seguía siendo una relación muy esporádica y oculta, pero algo iba a cambiar. A finales de 1935 Hitler empieza a ir al Obersalzberg, cerca de Münich, convirtiendo aquel refugio de montaña en su centro de actividades más privada. Eso va a permitir a Eva Braun una vida más familiar y abierta puesto que allí está lejos de la vista de la gente y podrá tener más aspecto de 'estar en casa'. La zona estaba aislada, y vigilada, de forma que no había problemas de una visión pública de la relación de Eva Braun y Hitler. Hitler tendrá allí una vida con amigos y camaradas escogidos, y sólo de vez en cuando las visitas oficiales, como las de Chamberlain o el ex Rey Eduardo VIII una vez ya obligado a abdicar. Eva se ocupa en el Obersalzberg de seleccionar y visualizar el cine y fotos que recibe de Goebbels, y ver cuales valen la pena pasar a Hitler. Eva llevaba siempre cámaras de fotografía y de cine en 16 mm y gracias a esa afición es por lo que hoy se encuentran cientos de fotografías y películas de la época que pasó con Hitler en el Berghof (Nido del Águila) del Obersalzberg. Poco a poco Eva se va convirtiendo en la 'esposa' no oficial pero si aceptada como tal por los íntimos de Hitler. Es de reseñar las palabras de Fritz Wiedmann, diplomático del Tercer Reich en USA, quien estuvo un tiempo con Hitler en el Obersalzberg: "Hitler tenía una alta estima por las mujeres y fue siempre fiel y servicial con Eva Braun. Su relación con las mujeres allí era lo más limpio y sano que se puede imaginar". Uno de los que estaban en el Obersalzberg normalmente era el Coronel de la Luftwaffe Von Below y su esposa, que estaba de ayudante de Hitler. En 1985 su esposa declaraba en una entrevista que "Hitler era admirado por todos por su excepcional conocimiento de temas de arte". Las conversaciones eran a menudo sobre arte y cultura, el ambiente era agradable y amable. Otro visitante normal era el médico Theodor Morell, personaje muy controvertido pero que supo cuidar a Hitler de sus males de estómago, algo crónico y que especialmente le molestó en los años de nervios de la guerra. Eva Braun no quiso tenerlo de médico más que de forma temporal, aunque ella no sufría de nada crónico.

Relación discreta

Pese a toda esa familiaridad en el ambiente del Obersalzberg, Eva no participaba en los actos del protocolo, en cambio sí lo hacía Magda Goebbels. También era una gran amiga de Ilse Hess, que fue siempre una nacionalsocialista fiel hasta el final, y se mantuvo con Hitler incluso tras el vuelo de Hess a Inglaterra. Eva era una gran esquiadora y de portista. En febrero de 1936 esuvo en los juego de Invierno de Garmisch Partenkirchen, pero no aparece en las fotos de los Juegos Oímpicos en las tribunas ni en actos públicos. Tampoco aparece en la tribuna de los Juegos Olímpicos de Berlín, aunque asisitió a algunos de sus actos. Muchos se preguntan por qué esa 'no oficialidad' de la relación de Eva y Hitler, por una parte Hitler no podía tener tiempo para una vida familiar normal, ni para edcuar y formar hijos. Pero es que en estas circustancias esta relación iba contra toda la propaganda y leyes del propio Tercer Reich. En la ley del 6 de julio del 28 se definía como motivo de divorcio la esterilización voluntaria o el rechazo a tener hijos (cosa que estaba acorde a los motivos de nulidad de la Iglesia). Esto era otro motivo para no efectuar matrimonio de Hitler con Eva, puesto que Hitler tenía claro que no podía tener hijos mientras estaba en plena lucha política y tan cerca de una posible guerra. En 1938 Hitler redacta un primer testamento, dejando su fortuna al NSDAP y unas cantidades anuales para vivir a varios camaradas (entre ellos a Schaub) y a Eva Braun. Lo hace porque tiene que ir de visita a Italia y no se fía de sufrir una atentado allí. Eva irá con él a Italia como fotógrafa, pero sin aparecer en los actos públicos. Filmará mucha parte de los actos y de Roma, cine que pasaba luego en el Obersalzberg. Eva estará también muy ligada al gran proyecto de Hitler de convertir Linz en un gran museo y una capital cultural, y junto a Speer hizo ella misma varias propuestas y cambios en los planes. Hitler tenía la idea de retirarse con Eva a Linz una vez acabada su obra y dejar al mando al NSDAP. Eva Braun fue captando una buena cultura y un gran aprecio por el arte, lo que le unía a Hitler más aún.

Segunda Guerra Mundial

La guerra altera muchos planes, primero convierte el Berghof en un 'Cuartel General', con lo que la visita de militares aumenta y el tiempo para vida privada casi desaparace. Hitler además pasa meses visitando los frentes, estuvo largas temporadas animando a las tropas o dirigiendo la lucha. Si al principio este fue el principal problema para estar juntos, en 1941 el Cuartel General militar de Hitler se instala en Rastenburg, en la Prusia Oriental (llamado La guaria del lobo), con lo que las estancias en el Obersalzberg son aún frecuentes pero más distanciadas. Todos aún creían en la paz, una vez derrotado el comunismo, y de efectuar un trtado con Inglaterra puesto que no tenían nada contra Inglaterra. Eva Braun escribe varias cartas con esta idea, acabar la guerra y poder volver a esa paz que había llevado a Alemania a una situación extraordinaria de arte y desarrollo cultural. En esas cartas se ve que la guerra se considera algo lamentable, no deseado, inevitable contra el comunismo de Stalin pero absurda contra el resto de países. La añoranza de los seis años de paz nacionalsocialistas es constante en Eva y en el propio Hitler. En 1942 Hitler pasa poco tiempo en el Obersalzberg, pero cuando está allí Eva le fotografía muy a menudo y prepara un ambiente familiar y amable que le compense de sus largas estancias en el frente y en los desastres de la guerra. La separación que provoca la guerra en muy dolorosa para Eva, así podemos leer: "El tiempo es delicioso y yo, la amante del hombre más grande de Alemania y del mundo, pero tengo que quedarme sentada en casa (Berghof), mirando por la ventana". Las páginas de ese día concluyen diciendo:"¡Dios mío, si al menos él me respondiera! ¡Una sola palabra, en tres meses de ausencia!". (Extracto del diario de Eva Braun) Sin embargo su papel sigue siendo vital, es la alegría y el refugio familiar de Hitler en esos años durísimos de la guerra, cuando todo está en juego, con problemas y desgracias.... En los Diarios de Goebbels el 25 de junio de 1943 dice de Eva:"Está muy cultivada, su juicio sobre cuestiones artísticas son de gran inteligencia y de gran madurez". "Es un gran sostén para el Fürher". Eva Braun fue un sostén enorme a Hitler y le dio los momentos de paz y familiaridad, conversación artística o alegre. Eva fue de las que más sostuvo a Ilse Hess tras la marcha de su marido Rudolf Hess, y consiguió que Hitler la permitiera escribir cartas a Inglterra y estar en contacto con él mismo. Tras la derrota de Stalingrado se empieza a temer lo peor, aunque aún hay esperanzas en el entorno de Hitler.

Angustia y preocupación por los constantes intentos de atentado contra Hitler

En 1944 con el atentado de Stauffenberg hay un momento de gran dolor para Eva, pues Hitler estaba en Rastenburg cuando ocurre el atentado, y Eva en el Berghof... no lograba comunicarse con Hitler temiendo su muerte. Cuando logra hablar con él, Hitler sólo dice: "Te amo, Dios me protege". Cuando Hitler le preguntó qué hubiera pasado si llega a morir, Eva ya declara su voluntad de unirse a Hitler en todo: " Por mi parte si mueres no me quedará más que una cosa por hacer, buscar mi muerte". Eva ya ha tomado esta decisión.

Su lealtad absoluta por Hitler nunca se hizo tan evidente como tras el atentado del 20 de julio de 1944, cuando le escribió la carta al saber que vivía: "Desde nuestro primer encuentro juré seguirte a donde fueres, aún hasta la muerte. Sólo vivo para ti mi amor". Contra lo que se dice, tras el atentado, el pueblo se indignó con los golpistas, la reacción fue de total apoyo a Hitler pese a que se veía ya la derrota militar. Hitler hizo enviar a Eva Braun al Obersalzberg el uniforme destrozado que llevaba en el atentado, mostrando el milagro de que, pese al estado en que quedo, Hitler no tuviera graves heridas.

Los meses finales de la guerra y la aparición de la desesperanza

Hitler envejeció por los nervios de este tiempo de guerra, el mal de estómago se mantuvo pese aser vegetariano. El 26 de octubre de 1944 Eva Braun redacta su testamento, en Münich, comprende que la guerra va mal y además la salud de Hitler también le preocupa, además Hitler está ahora muy cerca del frente de su Cuartel General en Prusia Oriental. Eva se prepara para su propia muerte.

Cuando Henriette von Schirach (la esposa de Baldur von Schirach) la propuso dejar el Obersalzberg e irse a alguna parte no peligrosa, Eva contestó: "¿Y dejar morir solo a Hitler aquí? Yo estaré con él hasta el último instante, lo tengo bien pensado. Nadie me hará cambiar de idea".

Tras el fracaso de la ofensiva de las Ardenas, Hitler intuye que la guerra está perdida, pero desea un final sin rendición incondicional, sin cobardías somo pasó en la Primera Guerra Mundial, cuando la cobardía y la traición de la retaguardia hizo de la derrota alemana una vergüenza.

El 16 de enero de 1945 Hitler se traslada a Berlín, y Eva Braun le sigue, y le comunica a Goebbels que se quedará allí hasta el final.

Goebbels escribe en su diario el 1 de febrero del 45: "Explico al Führer que mi mujer está firmemente resuelta a quedarse en Berlín, y tampoco desea dejar a nuestros hijos fuera. Ciertamente el Fürher no considera esta decisión sensata pero si muy admirable. Y dice que Eva Braun tiene el mismo punto de vista. Tampoco quiere abandonar Berlín en esta hora crítica. El fürher tiene para ella palabras de gran reconocimiento y la más grande admiración. La verdad es que ella las merece" El 3 de febrero de 1945 unos 900 aviones aliados destrozan la zona civil de Berlín, decenas de miles de civiles muerto, todo el entorno del bunker queda arrasado. El 9 de febrero Eva Braun hace un última salida de Berlín a Münich para despedirse de su familia que vivía en Münich, y vuelve a Berlín ya para no salir.

Algunos mandos aún pensaban en que Hitler podría ir al Obersalzberg y resistit allí un tiempo más en la fortaleza de los Alpes. Aún había la idea en algunos de una ofensiva de las tropas alemanas desde Hungría o el uso de algún arma secreta.

Dado que los rusos estaban muy cerda, Eva Braun ensaya el tiro de pistola por si estraran por sorpresa. Así lo indica en su carta de 19 de abril de 45: "Las secretarias y yo disparamos todos los días con pistola y hemos alcanzado tl maestría que ningún hombre se atreve a competir con nosotros".

El 20 de abril es el 56 aniversario de Hitler, aún con la esperanza del contraataque del General SS Felix Steiner, pero el día 22 saben que han fracasado.

Hitler envía a Morell, su médico personal, con las joyas de Eva Braun y otros documentos al Berghof, declara perdida la guerra y ordena a todos, incluidos Goebbels y Eva Braun, abandonar el Bunker y marchar a lugar seguro. Eva seniega totalmente y le asegura que se queda. Hitler la abrazó emocionado.

Hitler ordena a Schaub, su oficial ayudante, que destruya todos los documentos personales suyos, y que marche al Obersalzberg a destruir allí también todos los documentos personales. Eva Braun escribe su última carta de despedida a su amiga Herta Schneider que estaba con la madre de Eva Braun en el Obersalzberg.

Schaub llegará al Oberzalzberg el 25 de abril y quemará toda la documentación personal de Hitler, sus cartas a Eva Braun, etc... pero parte del diario de Eva Braun sí qie cayó en manos de los americanos, no así las cartas entre Hitler y eVa que fueron destruidas antes.

Las cartas conservadas son en mayoría cartas en viadas a su hermana en 1945. También han quedado 22 páginas de su diario personal y las fotos y películas que se hicieron en el Berghof, en las cuales Eva, a la que le encantaba la fotografía, se mostraba a Hitler con los niños de los amigos allí presentes en un ambiente familiar clásico.

Su muerte

Aún tendrá Hitler un último disgusto, el 28 de abril se entera hitler de que Himmler le ha traicionado y pretendió llegar a un acuerdo de rendición con los aliados occidentales a cambio de liberar a los prisioneros de los campos de concentración. Es rechazada la propuesta, pero Hitler lo condena a muerte se se logra capturarlo y los sustituye del mando de las SS.

Asimismo el mando de la hermana mayor de Eva, Gretl Braun, Hermann Fegelein, que era ayudante personal de Himmler, desertó ese mismo día, pero fue capturado vestido ya de civil en su huida y Hitler lo mandó fusilar. Comparemos estas actitudes con las de Eva Braun y Magda Goebbels, fieles hasta el final, sin tratar de salvarse, y eso que no tenían una rsponsabilidad especial en la guerra.

La boda

Hitler reparte las ampollas de ácido cianhídrico entre los que quedan en el Bunker y redacta su Testamento Privado donde se explicita: "Puesto que creí, en mis años de lucha, que no debía asumir la responsabilidad de contraer matrimonio, me he decidido ahora, a punto de terminar esta mi vida terrena, a tomar por esposa a la muchacha que, tras largos años de fiel amistad, entró voluntariamente en la ciudad, ya casi sitiada, para compartir su suerte con la mía. Por deseo suyo va a la muerte conmigo y como esposa mía, y la muerte nos resarcirá de lo que mi labor al servicio de mi pueblo nos ha robado a los dos"[1]. Por ello decide efectuar el 29 de abril de 1945, matrimonio con Eva Braun, ahora que ya no tiene sentido la dedicación política especial que antes tenía. Firman el documento matrimonial Goebbels, Martin Bormann y Walter Wagner, luego lo celebran sencillamente con Magda Goebbels, los generales Krebs y Wilhelm Burgdorf, von Below y Arthur Axmann, entre otros. Durante el sitio de Berlín, al final de la Segunda Guerra Mundial, Hitler intentó convencerla para que escapase de Alemania, pero ella, obstinada, se negó y prefirió descender al Führerbunker. Parece que Hitler mandó forjar el anillo de boda a toda prisa a uno de sus ayudantes aunque la sortija resultó ser demasiado grande para la destinataria.

Momentos finales

Tras la boda en el búnker y poco antes de morir, Eva Braun entregó el anillo a una confidente suya, luego quedó depositado en una caja de seguridad de una entidad de ahorros alemana y de ahí pasó, por conductos no revelados, a un coleccionista estadounidense, aunque no se tiene certificación de autenticidad. El 29 de Abril la perra Blondi de Hitler tomó veneno... y el 30 las fuerzas soviéticas estaban casi frente al bunker, así que soldados comunistas podían entrar en cualquier momento. A las 3:30 de la tarde del 30 de abril ambos ingresan al despacho de Hitler. Eva recibe una dosis de cianuro y una pistola, Hitler masca la ampolla y se pega un tiro en la cabeza; Eva no alcanza a percutar la pistola, muere por el veneno. Los cadáveres, con el Ejército Rojo a 500 metros del búnker, se queman en el jardín de la Cancillería. Dos días más tarde, el Almirante Karl Dönitz anunció por la radio la lamentable muerte del Führer.

Es evidente que los comunistas cogieron los restos calcinados, pero ocultaron esto a los aliados occidentales, los cuales se volvieron locos pensando que Hitler podría haber escapado. Dos días más tarde, el Almirante Karl Dönitz anunció por la radio la lamentable muerte del Führer.

En 1957 el dentista de Hitler certificó los restos dentarios encontrados. En 1957 la KGB lanzó las cenizas al río Biederitz.

Leyendas acerca de su muerte y la de Hitler

Sobre estos temas se han dicho muchas barbaridades.

Durante años se hizo creer que Hitler quizás escapase... para mantener el odio y la búsqueda de nazis. La mentira era que Hitler y Eva Braun escaparon de Alemania con destino vía la red ODESSA, los rusos, al sentirse burlados por el escape, inventaron todo el asunto de la incineración para no dar a conocer su fracaso o quizá incluso se creyeron una falsa historia de suicidio, todas estas teorías sobre el probable escape de Hitler y su esposa han vuelto a ser presentadas por las organizaciones sionistas últimamente. Para ello presentaron en el año 2009 un presunto cráneo de Hitler que estaba en poder de los rusos (curioso, pues oficialmente estaba destruido) y se hizo un examen de ADN. Los resultados fueron que en realidad se trataban de los restos de una mujer. Así que Hitler habría escapado. En febrero de 2012 en la portada de la revista 'Año Zero' distribuida en todos los kioskos podía verse de gran titular: "Hitler murió en Argentina" junto a un submarino. Todo ello es no sólo una mentira sino que pretende ir contra el Honor de Hitler, que por supuesto jamás hubiera aceptado huir. Hitler deseaba y debía morir como lo habían hecho tantos combatientes del Nacionalsocialismo.

La última carta de Eva Braun

Berlín, 22/IV1945

Mi querida Hertalein:


Estas bien serán mis últimas líneas y con ellas mi última señal de vida. No me atrevo a escribir a Gretl, debes por tanto comunicárselo con cuidado. Os envío mis joyas y te ruego distribuyas mi testamento depositado en la Wasserburgerstrasse. Confío que con ellos podáis en algo manteneros a flote. Por favor, bajad de la montaña tan pronto sea posible. El lugar es muy peligroso para vosotras cuando todo haya acabado. Luchamos aquí a más no poder, pero me temo que el final se acerca amenazadoramente cada vez más. Lo que personalmente padezco por el Fürher no puedo describírtelo. Disculpa por favor si te escribo algo confusamente, pero en torno mío están los seis niños de Goebbels y ni por asomo están quietos. ¿Qué más puedo decirte? No puedo entender cómo pudo pasar todo esto pero ya no puede creerse en Dios alguno. El hombre espera por la carta. Todo, todo con el amor y lo bueno para ti, mi fiel amiga. Saluda a los padres; han de ir a Münich o Traunstein. Saluda a todos los amigos. Muero como he vivido. Difícil no me resultará, tú lo sabes. Sed todos cordialmente saludados y besado por vuestra (Eva). Conserva esta carta hasta que sepas de nuestro fin. Sé que pido mucho de ti, pero tú eres valiente. Tal vez todo vuelva a ser bueno, pero él ha perdido la fe y nosotros, me temo, confiamos en vano.

Personalidad, características y gustos

Eva Braun no era vegetariana como Hitler, pero si era una gran amante de los animales demostrando así, su dulzura y simpatía que caracterizaba a su personalidad.

Según Traudl Junge, la secretaria de Hitler, "Braun era una mujer rubia de baja estatura y de buena apariencia, que le gustaba vestir bien, de cuerpo atlético gracias a que practicaba natación y deportes en general".Eva o Effie tenía las mejillas sonrosadas y una risa que alegraba la casa. Eva Braun poseía uan personalidad sin malicia, cálida, de una atractiva belleza física, risueña y alegre, muy dada a participar de las fiestas sociales, afable y de carácter bromista, muy dada a perseguir ideales románticos. Amante de los deportes, la música y el baile, las novelas sentimentales, el cine romántico, la apasionaba el esquí acuático y sobre nieve, la gimnasia, el alpinismo, la natación y el ciclismo. Como buena amante de la naturaleza adoraba a los animales y por eso le gustó siempre tener mascotas.

Familia

La señora Braun y sus tres hijas conocieron, como todo el mundo, las privaciones, pero supieron aceptar su suerte con gran resignación y solidaridad.

Su hermana mayor, Gretl Braun (Mafarethe Franzisca Braun] fue siempre inseparable de Eva, y se casó con Hermann Fegelein, un oficial de enlace de Himmler. La otra hermana Ilse se mantuvo aparte al principio, puesto que trabajaba de enfermera con un médico judío, pero dejó ese trabajo, y luego en 1937 entró como secretaria de Albert Speer en Berlín. Y se casó con un periodista nacionalsocialista.

Todos los familiares de Eva Braun sobrevivieron a la guerra y su madre Franzisca murió en 1976 a los 96 años de edad.

Poco aprecio

La persona de Eva Braun es poco apreciada debido a que es un "ejemplo de esposa y mujer nacionalsocialista", no una militante política como Gertrud Scholtz-Klink o Florentine van Tonningen, una artista como Leni Riefenstahl, una combatiente como Hanna Reitsch. Fue una mujer Nacionalsocialista, noble y dedicada, que se enfrentó a un reto singular, estar unida a su marido Adolf Hitler. Y demuestra precisamente el heroísmo de la esposa fiel hasta muerte, sin aparato de propaganda ni buscar protagonismo públicos, sino sólo en su unión familiar con el hombre al que amaba y por el que era amada..[2].

Leyendas acerca de su relación Hitler

1- Una de las leyendas fue la asginación de hijos a Eva Braun y Hitler. Para ello se decía que el director del archivo central de la federación Rusa, Sergei Mironyenko, recibió anónimamente una copia de los 8 volúmenes que ocupó la Operación Mito. En esos documentos se relataba que en las declaraciones realizadas bajo tortura a Heinz Linge y dos altos personajes del Tercer Reich, éstos afirmaban que en el momento del suicidio Eva Braun estaba embarazada. Y para colmo, no uno, sino que se han escrito libros y declaraciones diciendo que "Eva Braun tuvo dos hijos, un niño y una niña, durante su larga aventura amorosa con Hitler".

2- Otra idea repetidamente publicada es que Hitler en realidad no amaba a Eva Braun, sino que sólo la utilizaba como argumento para ocultar su impotencia sexual o cosas similares. Cosa jocosa porque de Hitler se ha dicho y escrito por las organizaciones sionistas también todo lo contrario, que celebraba fiestas sexuales, etc.

Görtemaker en su tendencioso libro Eva Braun, Una vida con Hitler, dice también que Eva Braun nunca se enamoró de Hitler: "A fin de cuentas, él siempre recalcaba que vivía sólo para la política, y eso concernía también a su vida privada". Así que Eva Braun sólo estaba con Hitler por "la erótica del poder". Aunque nunca tuvo poder realmente. Lo real es que Speer en sus declaraciones ante los aliados en 1945 reafirmaba que "Hitler hablaba de Eva Braun con gran respeto y admiración", "Eva era la mujer que amaba". Y Max Amann en los interrogatorios aliados declaró: "Hitler era absolutamente normal sexualmente. Y la única mujer que amó era Eva Braun. Durante los últimos mese estuvieron siempre juntos y muy unidos".

Galería

Referencias

  1. Adolf Hitler and Eva Braun Timeline and Marriage Profile
  2. Su suicidio y el de Hitler tienen un curioso parenteso con el seppuku (suicidio ritual japonés). Era una práctica común entre los samurái, que consideraban su vida como una entrega al honor de morir gloriosamente, rechazando cualquier tipo de muerte natural. Y la mujer se suicidaba, normalmente, para seguir honrosamente al marido en la muerte

Artículos relacionados

Enlaces externos

Videos

Herramientas personales