Óscar Pérez

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
Óscar Pérez

Óscar Alberto Pérez (Caracas, Venezuela, 7 de abril de 1981 - El Junquito, Venezuela, 15 de enero de 2018) fue un policía venezolano, asesinado por liderar una rebelión armada en contra del gobierno de Nicolás Maduro.

Agente de la policía

Pérez miembro de CICPC.

Pérez creció en Caracas y, tras terminar el bachillerato, ingresó al Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), incorporándose a la Brigada de Acciones Especiales (BAE), llegando a ser jefe de operaciones de la División Aérea del cuerpo policial. Su especialización era el manejo de aeronaves.

En 2015 ganó fama nacional tras participar como actor y productor de la película Muerte suspendida. Posteriormente creó la fundación GV 33 Moral y Luces, destinada a brindar asistencia social a niños, ancianos y enfermos de Venezuela.

Líder rebelde

El 27 de junio de 2017, Pérez secuestró un helicóptero del CICPC con el que sobrevoló por el centro de Caracas. Desde ahí efectuó disparos y lanzó dos granadas hacia la sede del Tribunal Supremo de Justicia. En las redes sociales se viralizaron videos y fotografías de Pérez con una pancarta que decía “Art. 350, Libertad”, en alusión al artículo de la Constitución Nacional que llama a la desobediencia civil ante la violación de los derechos humanos. En sus comunicados Pérez aseguró que no pertenecía a ningún grupo político, y calificó a los hombres que lo acompañaban de "nacionalistas, patriotas e institucionalistas".

Óscar Pérez leyendo un comunicado contra el régimen chavista.

El presidente Nicolás Maduro no dudó en calificar al hecho del helicóptero como un "ataque terrorista", y el ministro Ernesto Villegas sugirió que la maniobra era parte de una "escalada golpista" orquestada por los opositores del chavismo.

El 13 de julio Pérez salió de la clandestinidad para participar de la Marcha por los Caídos. Allí acusó al gobierno venezolano de tener vínculos con narcotraficantes y luego volvió a ocultarse. Desde Twitter lanzó el movimiento de militancia ciudadana Equilibrio Nacional por Venezuela, al que se le sumaron organizaciones similares como Resistencia Venezolana, el Movimiento Nacional Soldados de Franelas y Anonymous Venezuela.

Durante octubre fue detenido Manuel Bernardo Chacín, un dirigente del partido Voluntad Popular. El vicepresidente Tareck El Aissami sostuvo que las fuerzas del gobierno habían frustrado una conspiración liderada por Chacín y Pérez para generar desmanes y suspender las elecciones regionales. Según el líder venezolano, el movimiento de Pérez y Chacín estaba actuando a través del sabotaje, provocando fallas en el servicio eléctrico, generando problemas con la distribución de gasolina y causando la falta de dinero en los cajeros automáticos. Ésto fue rápidamente desmentido por Pérez, quien acusó a El Aissami de querer demonizarlo.

A mediados de diciembre, como parte de la Operación Génesis, Pérez lideró la toma de un puesto de la Guardia Nacional Bolivariana en San Pedro de Los Altos. El grupo secuestró armas y dejó a todos los oficiales amarrados al retirarse.

Asesinato

Artículo principal: "Masacre de El Junquito".
La imagen muestra los numerosos impactos de bala que recibió Pérez de espalda sobre la cabeza.

Óscar Pérez fue asesinado el día 15 de enero de 2018, durante un operativo en el que la Policía Nacional Bolivariana y grupos parapoliciales rodearon el chalet en el que se encontraba el grupo de Pérez, en la localidad venezolana de El Junquito. La negociación con las autoridades fue difundida por las redes a través de su teléfono móvil. El cuerpo del líder rebelde recibió al menos cinco disparos. Al momento del enfrentamiento, se sabía públicamente que estaba negociando con el gobierno su rendición, por lo que se sospecha que fue ejecutado sumariamente por las fuerzas leales al gobierno chavista.

Néstor Reverol, ministro de Interior y Justicia, informó que otras seis personas murieron en el operativo: Daniel Soto Torres, Abraham Agostini, José Alejandro Díaz Pimentel, los hermanos Jairo y Abraham Lugo Ramos, y Lisbeth Ramírez, una mujer embarazada que era pareja de uno de los asesinados.

En marzo de 2019, la exiliada fiscal general de Venezuela Luisa Ortega Díaz compartió estremecedoras imágenes del cuerpo del ex policía que se rebeló al régimen de Nicolás Maduro, Óscar Pérez, luego de ser abatido por las fuerzas de seguridad chavistas. A través de su cuenta de Twitter, la magistrada señaló que enviará en los próximos días a la Corte Criminal Internacional las más de 300 fotos que tiene de la masacre que llevó a cabo la Policía Nacional de Venezuela en El Junquito contra Pérez y un grupo de sublevados. "Esa evidencia no deja ninguna duda de que lo ocurrido con Óscar Pérez y su grupo es un crimen de lesa humanidad", aseguró Ortega Díaz.[1][2]

Entierro

El régimen de Nicolás Maduro finalmente entregó a seis días de su muerte, el cuerpo del Óscar Pérez, enterrándolo velozmente en un cementerio cerrado por cordones militares y sin permitir siquiera el velatorio.[3][4]

Sólo autorizaron que dos familiares, su tía y una prima estuvieran presentes en el entierro, esta ultima dijo: "Lo enterraron con sólo dos familiares y no nos dejaron pasar. No nos avisaron. A mí no me consta (que el cuerpo esté sepultado en el lugar), pueden poner hasta un muñeco ahí enterrado", ha dicho desde el cementerio Francis Pérez, la prima del ex policía.[3][4]

Referencias

Artículos relacionados

Enlaces externos

Videos