Pueblos eslavos

De Metapedia
(Redirigido desde «Eslavos»)
Saltar a: navegación, buscar
Muchacha eslava con traje tradicional

Los pueblos eslavos son un conjunto de pueblos indoeuropeos que viven mayoritariamente en Europa. El núcleo de los pueblos eslavos se encontraba situado hasta el siglo VI al norte de los Cárpatos llamados antiguamente en el siglo I por Plinio el Viejo y Tácito veneti o vénetos. Tras la caída del Imperio romano y el abandono de varias tribus germánicas de las zonas que ocupaban para trasladarse al sur, junto a una explosión demográfica, las distintas comunidades que constituían esta etnia se trasladaron por todo el continente europeo.

Los eslavos se autodenominaban con el endónimo slověnski o "pueblo del mundo".

Clasificación

Países con predominio de etnia eslava. Tanto Hungría como Rumanía y Moldavia no son de "cultura" eslava en cuanto a idioma, pero poseen herencia étnica eslava.
  Eslavos occidentales.
  Eslavos orientales.
  Eslavos meridionales.

Un primer grupo serían los eslavos occidentales formado por los checos, moravos, casubios, eslovacos, sorbios, liutiches, pomeranios, mazovianos, vistulianos, polacos y silesios se trasladó hacia occidente, instalándose en la zona que ocupaba el río Danubio al sur, el río Vístula al este, el río Elba y el Mar Báltico al oeste el actual límite con la frontera de Lituania al norte. Empezando en el siglo VII han formado varios reinos, entre los más antiguos contamos la Gran Moravia, basada sobre el río Morava en la presente República Checa. Más tarde "los países de la Corona Checa" o Polonia cuentan entre los reinos más poderosos en esta región.

Un segundo grupo formado por los eslavos orientales que engloban las regiones de las llanuras de la actual Ucrania y Rusia, por el norte hasta el lago Ladoga, por el este hasta Moscú y por el oeste hasta las fronteras de los actuales estados de Letonia, Lituania y Estonia. Éste fue el grupo más numeroso y estaba constituido por los volinios, polianos, drevlianos, dregoviches, radimiches, viatiches y severianos. Formarían con sus uniones los pueblos ruso, ucraniano y bielorruso, mezclándose con los normandos (varegos o varengos) otro nombre para los vikingos.

El tercer grupo, los eslavos meridionales, se estableció en la zona de los Balcanes: croatas, serbios, eslovenos, búlgaros, macedonios y los eslavos de Albania. Aquí se encontrarían con los protobúlgaros con quienes se mezclaron parcialmente. De ellos nacerían los estados de Bulgaria, Serbia, Eslovenia, Croacia, Bosnia, y Montenegro.

Orígenes

La probable Urheimat de los eslavos, en rojo. Obsérvese que abarca partes de Ucrania, Polonia, Bielorrusia y Eslovaquia. Estas tierras estaban marcadas por un clima extremo, la ausencia de mar y la abundancia de bosques, grandes ríos y pantanos. En rosa, la primera fase expansiva de los eslavos (entorno a 150 EC, cuando se topan con las fronteras del Imperio Romano). Las zonas en verde claro se corresponden con el predominio de la raza blanca.

Milenios antes de la Era Cristiana, del tronco ario común se desprendió una rama que la lingüística moderna denomina "balto-eslavo-germánica". Tiempo después, las ramas báltica y eslava se separaron de la germánica. Los baltos se quedaron a orillas del Mar Báltico, y los eslavos se desplazaron más al Sureste. Algunos dicen que las afinidades entre estas tres ramas no significan necesariamente que en el pasado hubiese un pueblo "proto-báltico-eslavo-germánico", pero las similitudes, en todo caso, están allí.

El lugar más antiguo al que se ha reducido el origen de los eslavos, y a partir del cual hay ya una diferenciación del Urvolk eslavo, es un territorio que hoy comprendería partes de Ucrania, Polonia, Bielorrusia, Eslovaquia y Hungría.

Cultura

Los eslavos, como el resto de sus hermanos arios, vivían en clanes patriarcales, y por lo tanto eran diferentes a los pueblos ugrofineses y asiáticos que se encontraron en el Este, que tendían al matriarcado y que tenían una tradición totalmente diferente. Los eslavos incineraban a sus muertos en vez de enterrarlos, rendían culto al Sol y al fuego antes que a la Tierra y al agua, y en su panteón de dioses tenían un lugar preeminente los dioses celestes, de la guerra y del trueno. Los lugares de culto religioso eran parajes naturales considerados de gran importancia simbólica. Uno de ellos era el santuario de Arkona, en la actual isla alemana de Rügen, donde se construyó un templo-fortaleza de madera, al estilo escandinavo. Éste lugar era considerado un centro religioso santo para germanos, baltos y eslavos, que rendían allí tributo a un dios llamado Svantovit.

A día de hoy, la mayoría de los pueblos eslavos conservan la costumbre patriarcal de adjudicar un segundo nombre al hijo, que es el nombre de su padre más la partícula –vich (Rusia), -vic (los Balcanes) o –witz (Polonia). Así, el hijo del Zar era llamado Zarevich. Las mujeres heredan generalmente la terminación –ova, -ovna o -evna. Estas terminaciones podrían considerarse el equivalente eslavo a las terminaciones –son, -sen o –sohn de los germanos, así como el sufijo –ez de los españoles o el prefijo Mac- de los escoceses.

La primera mención que la Historia registra de los eslavos es la que hace el geógrafo alejandrino Ptolomeo (85-165), que habló de tribus de slavanoi, aunque el romano Tácito (55-120), en su "Germania" menciona por encima las tribus que vivían al Este de los germanos.

En el Siglo VI, las fuentes greco-bizantinas hablan de sklavenoi, y las latinas de sclaueni. Las palabras, muy probablemente, derivan todas del proto-eslavo *sláva, un vocablo que significa "gloria", "fama", y que equivale, en los países eslavos, a la aclamación latina salve o a la germánica hail.

Expansión

Alrededor del año 150, los eslavos comenzaron a moverse e invadir nuevas tierras. En el Oeste, su avance fue parado por pueblos celtas y germanos. Al Sur, se toparon con las fronteras del Imperio Romano. Al Noreste, los eslavos se internaron en lo que hoy es Rusia, arrinconando gradualmente a tribus ugro-finesas de raza mongoloide. En el Este —en lo que hoy es Ucrania—, acabaron entrando en contacto con los escitas, los sármatas y los alanos, pueblos iranios que se habían mantenido en las estepas de Ucrania y el Sur de Rusia en estado semi-bárbaro, así como con los godos, un pueblo germánico procedente de Suecia, que estableció un gran reino en la zona. Hubo alianzas, confederaciones y, hasta cierto punto, una mezcla, entre todos estos grupos, aunque no puede hablarse propiamente de "mestizaje" si nos referimos a pueblos de la misma raza.

La llegada de los hunos en el Siglo V, y la posterior caída del Imperio Romano de Occidente, puso en marcha un inmenso proceso migratorio que tardaría siglos en sublimarse. Los pueblos afectados fueron los eslavos, los germanos y ciertos grupos iranios (como los alanos) confederados a éstos. Los eslavos, por su parte, se movieron hacia el Oeste y hacia el Sur, e incluso algunos grupos suyos acompañaron a los vándalos y alanos hasta Andalucía y el Norte de África.

Cuando este proceso finalizó siglos después, los Balcanes se convirtieron en zona eslava.

Artículos relacionados