Kim Jong-il

De Metapedia

Kim Jong-il

Kim Jong-il (16 de febrero de 1942 - 17 de diciembre de 2011) fue el dictador de Corea del Norte entre 1994 y 2011. Sucesor en el cargo, de su padre, Kim Il-sung; recibió los títulos de Presidente de la Comisión Nacional de Defensa, Comandante Supremo del ejército y Secretario General del Partido de los Trabajadores.

El culto a la personalidad y la intensa campaña de propaganda que llevó adelante su gobierno, hicieron que se lo conociera en su país como el "Querido Líder",[1] mientras que en la constitución nacional ostenta el título de "Líder Supremo".[2] También se le llegó a conocer como el "Gran Dirigente", pese a que medía aproximadamente 1 metro y 64 centímetros de altura; y utilizaba alzas en los zapatos para parecer mas alto. Su cumpleaños solía ser una fiesta nacional.

Adicto al cine y a las películas extranjeras, llegó a reunir una colección privada de unos 1.500 títulos. A finales de 2011 falleció de un ataque cardíaco tras gobernar el país durante 17 años. La propaganda del régimen señala como causa de la muerte, una gran fatiga física y mental como resultado del excesivo e incansable trabajo del "amado líder" al servicio de su pueblo. Otras fuentes apuntan a la afición del dictador al coñac y al tabaco a lo largo de los años, como posible detonante del ataque que le produjo la muerte. Su hijo Kim Jong-un asumió el cargo ya que éste había sido elegido por Kim Jong-il para sucederle como dictador a su fallecimiento.

Contenido

Críticas

En junio de 2010, la revista internacional Foreign Policy publicó su lista de los 23 peores dictadores del planeta, que se elabora sobre la base de informes sobre 177 países, calificados a partir de criterios económicos, políticos y de seguridad, como derechos humanos, servicios públicos, seguridad e intervención exterior. Una vez más, el líder de Corea del Norte, Kim Jong-il, se aseguró el primer lugar con 16 años al mando del país, porque es "un aislacionista que cultiva el culto a su personalidad". La revista agrega que Kim "empobreció a su pueblo, permitió hambrunas, al tiempo que gasta los pocos recursos de su país en un programa nuclear".[3]

Atentado

El 22 de abril de 2004 se produjo una gran explosión en la estación de tren de Ryongchŏn. Varias horas después de que el tren en el que Kim volvía de su visita a China pasara por dicha estación. El atentado mató a más de 3000 personas. Al principio se dijo que la explosión fue causada por un fallo eléctrico; sin embargo, los reportajes surcoreanos sugieren que hay pruebas para pensar que el incidente pudo haber sido una tentativa de asesinato contra el "Querido Líder".

Armas nucleares

En el año 2000, durante la administración de Bill Clinton, la Secretaria de Estado Madeleine Albright visitó Corea del Norte y consiguió la promesa de Kim de que no continuaría con su programa nuclear, si Estados Unidos le suministraba otros medios energéticos. Sin embargo el trato nunca se concretó. La administración de Bush II adoptó una postura más dura hacia el país asiático, acusándolo de chantaje nuclear y lo demonizó, diciendo que formaba parte de un supuesto "Eje del mal", junto con Irán y el Iraq de Saddam Hussein (por aquel entonces, países ambos hostiles a los intereses de Israel). El gobierno chino ha intentado mediar entre Estados Unidos y Corea del Norte. En 2005, el líder norcoreano anunció que su país ya disponía de un arsenal nuclear. Dos años mas tarde, anunció la realización de una primera prueba atómica, que recibió la condena internacional.

Secuestro de ciudadanos japoneses

Entre 1977 y 1983, de acuerdo con Japón, Corea del Norte habría secuestrado a ciudadanos japoneses en suelo japonés. Japón reconoce oficialmente solo 17 casos, aunque se cree que decenas mas de desaparecidos sufrieron la misma suerte.

El 17 de septiembre de 2002, el primer ministro japonés Junichiro Koizumi visitó Corea del Norte para encontrarse con Kim Jong-il. Para facilitar la normalización de relaciones con Japón, Kim Jong-il admitió que su país había secuestrado a 13 ciudadanos japoneses y ofreció una disculpa verbal atribuyendo los secuestros a "alguna gente que quiso demostrar su heroísmo y temeridad", evitando asumir la responsabilidad. Dijo que solo 5 de los secuestrados seguía con vida y accedió a que estos visitaran Japón con la condición de que regresaran luego. Los 5 ciudadanos volvieron a Japón el 15 de octubre de 2002.

Sin embargo, el gobierno japonés, escuchando las súplicas de las familias de los secuestrados y del público en general, le dijo a los norcoreanos que las víctimas no iban a regresar. El gobierno norcoreano montó en cólera por la no devolución de los secuestrados a los que había retenido contra su voluntad por décadas. Afirmó que ésta era una clara violación del acuerdo y que renunciaba a continuar con las conversaciones. Las cinco víctimas devueltas eran Yasushi Chimura, su esposa Fukie, Kaoru Hasuike, su esposa Yukiko e Hitomi Soga.

Se cree que secuestraron a las víctimas para enseñar la lengua y cultura japonesas en escuelas de espías norcoreanas. También secuestraron a personas de mayor edad para obtener y suplantar sus identidades.

Por otra parte hay testimonios de que muchos ciudadanos no japoneses, entre ellos nueve ciudadanos de la Unión Europea, han sido secuestrados por Corea del Norte.

Apasionado por el fútbol

El fútbol parece haber sido una pasión para Kim Jong-il. El profesor Jaume Giné Daví escribe lo siguiente sobre el rol del dictador norcoreano en el mundial de fútbol de Sudáfrica 2010, donde Corea del Norte cayó derrotada ante Brasil por un digno marcador de 2 a 1.

El jugador Yun Nam-Ji marcó un extraordinario gol contra Brasil en el minuto 89. Pero el verdadero autor del gol fue el presidente Kim Jong-il, la luz que guía y el artífice de los grandes logros del país, incluso los deportivos. Los norcoreanos jugaron un gran partido contra las estrellas brasileñas aunque su selección nacional solo ocupa el 105º lugar en el ranking FIFA. Sus clubes no participan en las competiciones internacionales.

Kim Jong-il, un apasionado al fútbol, disfrutó "iluminando" a sus esforzados jugadores. El entrenador Kim Jong-hun reconocía que el mérito correspondía a los consejos tácticos del dictador. La propaganda afirmó que estuvo en contacto directo con el banquillo durante el match. El deporte es también un instrumento nacionalista para el culto a la personalidad del dictador...

Tras el espectacular partido con Brasil, el régimen decidió por primera vez retrasmitir "en directo" un acontecimiento deportivo extranjero. Los norcoreanos vaciaron las calles de la capital y de todo el país para ver apretujados ante los escasos televisores el choque contra Portugal. Se crearon grandes expectativas... Una vana ilusión que duró hasta que Raul Meredes marcó el primer gol en el minuto 29. Luego llegaron otros seis goles portugueses y los comentaristas de la cadena oficial enmudecieron ante el 7-0, la goleada más abultada del Mundial. En el tercer y último partido con Costa de Marfil encajo otros 3 goles.

Kim Jong-il solo marco un gol en Sudáfrica. Si bien el jugador Yun Nam-ji fue iluminado por el dictador, parece que el portero y sus defensores no escucharon sus consejos tácticos.[4]

Muerte

Con la muerte Kim Jong-il, una enorme estatua que le representa (derecha) fue agregada al Mansudae, junto a la de su padre Kim Il-sung.

El sábado 17 de diciembre de 2011 Kim Jong-Il murió a los 69 años debido a un ataque cardíaco. Su cuerpo fue embalsamado y exhibido al público junto con objetos personales como sus gafas y los zapatos de plataforma, que utilizaba regularmente para disimular su escasa estatura.[5]

La muerte de Kim Jong-il dio lugar a escenas de dolor colectivo en las que se vio a gran cantidad de norcoreanos llorando desconsoladamente. Posteriormente, la cadena de noticias Russia Today publicó un artículo diciendo que aquellos que no demostraron suficientes muestras de dolor (en un contexto en el que se informaba que incluso los pájaros lloraban de dolor por la pérdida del líder), se enfrentaban a condenas de hasta 6 meses de trabajos correccionales, además de sesiones de escarnio público que se llevaron a cabo entre diciembre de 2011 y enero de 2012. Asimismo se informó que se castigaría a quienes exageraron de manera poco creíble su consternación por el fallecimiento frente a cámaras.

El raro y cruel culto a la personalidad alcanzó cotas cómicas cuando la agencia oficial de noticias del país, Korean Central News Agency (KCNA), publicó una nota en la que asegura que un pájaro y un árbol lloraron la muerte de Kim. La nota, firmada en Pyongyang, sostiene que "un milagro de la naturaleza" sorprendió a los berlineses en pleno "luto mundial" por la muerte del dictador. Según dicha información, un pájaro se posó ante la puerta de la embajada de Corea del Norte en Berlín y permaneció quieto durante una hora, mientras una "muchedumbre interminable" se agolpaba en la puerta del edificio para contemplar el raro fenómeno. Los afortunados que contemplaron tal fenómeno también se sorprendieron, prosigue la información, cuando el albaricoque japonés ubicado en el jardín de la embajada, floreció súbitamente a pesar del intenso frío, y permaneció en flor mientras duró el luto por la muerte de Kim.

Sucesión en el poder

El 29 de diciembre, al finalizar las exequias y honores, Kim Yong-nam, presidente de la Asamblea Suprema del Pueblo, confirmó a Kim Jong-un como líder nacional, al pronunciar el siguiente discurso en la Gran Plaza de Pionyang: "El hecho de que él haya solucionado totalmente el asunto de la sucesión es el logro más noble del Gran Camarada Kim Jong Il". El nuevo mandatario de Corea del Norte, es el hijo que el fallecido líder tuvo con una bailarina profesional llamada Ko Young-hee, actualmente fallecida, que se cree que fue su amante, si bien oficialmente en la actualidad se la presenta como su tercera esposa.

Su hermanastro Kim Jong-nam parecía ser el sucesor pero el primogénito cayó en desgracia tras ser descubierto al intentar entrar a Japón con pasaporte falso para visitar el parque de atracciones de Disneylandia en Tokio. El segundo en la línea sucesoria, Kim Jong Chul, que se cree tiene una edad similar a Kim Jong-un, fue considerado por su propio padre como demasiado afeminado para liderar el país.

Referencias

Artículos relacionados

Enlaces externos

Vídeos

Herramientas personales
Otros idiomas