Mariano Rajoy

De Metapedia
(Redirigido desde «Mariano Rajoy Brey)»)
Saltar a: navegación, buscar
Mariano Rajoy
Rajoy y José Luis Rodríguez Zapatero dándose la mano y haciendo un supuesto saludo masón.

Mariano Rajoy Brey (nacido el 27 de marzo de 1955) es un líder político gallego español, actual presidente del Partido Popular y, ex presidente electo de España desde noviembre de 2011 a junio de 2018. Posible masón y pro-sionista, impulsó duros recortes económicos, y se le critica principalmente por no tomar ninguna medida contra la inmigración ni contra el desempleo.

A finales de enero de 2013 fue acusado de un grave caso de corrupción. Según unos documentos facilitados por el ex tesorero del Partido Popular, Rajoy habría recibido más de 320.000 euros en dinero negro [1].

Biografía

Rajoy es nieto de Enrique Rajoy Leloup, uno de los redactores del Estatuto de autonomía de Galicia en 1932 que fue apartado de la docencia universitaria por el régimen franquista hasta principios de los cincuenta.

Licenciado en Derecho por la Universidad de Santiago de Compostela, comenzó a preparar las oposiciones a Registrador de la Propiedad en el último año de carrera y las aprobó al año siguiente. Con 24 años se convirtió en el registrador más joven de España. Fue destinado a Padrón (Galicia), a Villafranca del Bierzo (León) y a Santa Pola (Alicante).

Fue ministro entre 1996 y 2003, en diversas carteras y vicepresidente del gobierno en el período 2000-2003.

El 3 de septiembre de 2003 abandonó sus demás cargos políticos al ser propuesto por José María Aznar como Secretario General del PP y candidato a la Presidencia. Tras el XIV Congreso del Partido Popular se convertiría en el nuevo líder del PP.

Entre 2004 y 2011 fue líder de la oposición.

Como candidato a la presidencia de España obtuvo el mejor resultado de la historia de su partido en las elecciones generales del 20 de noviembre de 2011. Aun así, el PP obtuvo medio millón de votos menos de los que obtuvo el PSOE en 2008. El PP ganó, no por aumento de votantes propios, sino por decrecimiento de votantes contrarios.

Artículo de opinión

Rajoy y Pedro Sánchez Pérez-Castejón dándose la mano y haciendo un supuesto saludo masón.

El pacto del bipartidismo: el PSOE permitió a Mariano Rajoy alcanzar la Presidencia en 2016 a cambio de repartirse la legislatura, por José L. Román[2].


"La traición del gobierno de Rajoy a sus votantes no tiene parangón. Las millonarias concesiones a los separatistas vascos para que apoyasen los Presupuestos y la mala gestión del golpe de estado en Cataluña, con el nombramiento del repugnante y supremacista Torra como presidente del gobierno autónomo, eclipsaron lo que probablemente sucedió durante la investidura de Rajoy como presidente del Gobierno, en octubre de 2016, en cuya votación el PSOE de Pedro Sánchez se abstuvo para que esa investidura tuviese éxito y saliese adelante.

Después de la moción de censura que ha permitido que los socialistas de Pedro Sánchez lleguen al poder, gracias a que Rajoy no presentó su dimisión en tiempo y forma, nos lleva a la conclusión de que todo estaba más que pactado:

– “Yo me abstengo en la votación de tu investidura para que seas presidente, pero con una condición: nos repartimos la legislatura”.

Dicho y hecho. El probable pacto del cobarde y el villano en nombre del bipartidismo, vuelve a colocar a España en manos de lo más siniestro y dañino que ha podido parir la política en un sistema de partidos.

Hemos vuelto a la etapa de Zapatero, bajo la dirección de un resentido Pedro Sánchez, gracias a la traición y la cobardía de un presidente del gobierno que antepuso salvar el bipartidismo antes que a España. Deseo que pese y caiga sobre su conciencia como un latigazo el resto de sus días.

Retirarse a Santa Pola renunciando a su paga vitalicia como ha hecho Rajoy, y volver a su “registro de la propiedad” como si aquí no hubiese pasado nada, teniendo en cuenta que tuvo cuatro años de mayoría absoluta para revertir el curso de la Historia, no lo librará de su felonía cuando tenga que comparecer ante Dios y el Tribunal de España. Pedro Sánchez llamó “indecente” a Rajoy, y éste sin embargo, lejos de tener en cuenta semejante insulto y humillación, tuvo el cuajo de poner en valor la “lealtad” de un traidor a España, que hoy es presidente de la nación.

Ese gesto de genuflexión claudicante, que no de buen cristiano, no solo lo invalidó como jefe del Ejecutivo sino también como hombre.

Insisto, la falsedad de ambos personajes no tiene parangón, pero la traición y cobardía de Rajoy nos lleva a catalogarlo como el presidente “felón” que, para ser recordado como el presidente que nos sacó del pozo heredado de ZP, emprendió la huida y dejó en manos de un resentido incapaz y de su “organización” la llave del Tesoro Nacional.

Dejar la nación y a los españoles a los pies de semejante “organización”, a cuyos miembros les importa mucho más la voladura del Valle de los Caídos que el enfrentamiento civil que tiene lugar en Cataluña, espoleado por comunistas y separatistas, es la felonía más siniestra que Rajoy y su equipo de gobierno han cometido.

El más que probable acuerdo para repartirse la legislatura, “pactado” en secreto por el bipartidismo, no solo ha llevado a Pedro Sánchez a ser presidente del Gobierno, de forma legal pero ilegítima, sino que le va a permitir cumplir con su “organización” y sus incondicionales. O sea, que además de garantizarse un buen futuro económico, para él y su familia, gobernar mediante decretazos hasta agotar la legislatura, colocar a sus más estrechos colaboradores/as en puestos relevantes, y enchufar en cualquiera de las tres administraciones a cientos de miles de sus palmeros, le ha ofrecido usted, don Mariano, la posibilidad de crear su particular clientelismo político que lo perpetúe en el poder. Exactamente igual que hicieron ustedes, y antes Felipe González.

No estaría de más y con esto termino, ahora que nos han impuesto un presidente ilegítimo cuyo nombramiento estrella ha sido el de una vicepresidenta del Gobierno que dice que “el dinero público no es de nadie”, recordar el mensaje que dejó en su día la premier británica Margaret Thatcher (DEP): “No olvidemos nunca esta verdad fundamental; el Estado no tiene más dinero que el dinero que las personas ganan por sí mismas y para sí mismas. Si el Estado quiere gastar más dinero, solo puede hacerlo endeudando tus ahorros o aumentando tus impuestos. No es correcto pensar que alguien lo pagará. Ese alguien eres tú’. No hay dinero público, solo hay dinero de los contribuyentes".

Artículos relacionados

Referencias

Enlaces externos