ETA

De Metapedia

Anagrama de ETA.

ETA ("Euskadi Ta Askatasuna", que significa País Vasco y Libertad) fue una organización terrorista de ideología marxista, fundada en 1959 por chauvinistas que buscaban la independencia del territorio vasco de España y Francia. Para ello utilizaron el asesinato, el secuestro y la extorsión económica tanto en España como, ocasionalmente, en Francia. Desde su creación asesinaron a 853 personas, sobre todo civiles, pero también miembros de las Fuerzas Armadas y cuerpos policiales.

Tras 43 años de terrorismo que incluyeron la detonación de un sin número de artefactos cuyos blancos fueron principalmente transeúntes al azar, la organización anunció oficialmente en 2011 el cese definitivo e unilateral a lo que denomina "lucha armada"[1]. Derrotada política y militarmente, en 2018 ETA anuncia su desaparición como organización a través de un comunicado, afirmando que ha desmantelado totalmente sus estructuras[2].

Contenido

Métodos

Encapuchados de ETA en un vídeo donde difunden uno de sus comunicados.

Las tácticas intimidatorias utilizadas por ETA incluyen:

  • El atentado, utilizando generalmente el método del coche bomba, la mochila bomba o el disparo a corta distancia, conocido habitualmente como tiro en la nuca (aunque no siempre se dirige a esa parte del cuerpo).
  • La violencia de persecución en forma de amenazas anónimas, carteles y pintadas (que ha obligado a llevar escoltas a los amenazados, sobre todo en el País Vasco y Navarra).
  • La extorsión mediante el cobro del llamado "impuesto revolucionario".
  • El secuestro (argumentado con frecuencia como castigo por no pagar el impuesto revolucionario).

Lleva a cabo gran parte de sus atentados en el País Vasco español y Navarra, aunque frecuentemente su actividad se extiende a otras zonas de España. En el pasado ha tenido contactos con grupos como las FARC y, especialmente, el Ejército Irlandés de Liberación Nacional (INLA), y sus miembros han recibido entrenamiento en Argelia, Libia, el Líbano y Nicaragua.

Víctimas

ETA ha matado al menos a 853 personas desde el 28 de junio de 1960, fecha en la que quitó la vida a la niña de año y medio Begoña Urroz Ibarrola, en San Sebastián, hasta el 24 de septiembre de 2002, cuando la banda terrorista asesinó al guardia civil Juan Carlos Beiro Montes al explosionar un artefacto adosado a una pancarta alusiva a Herri Batasuna (su brazo político) que se disponían a retirar en la carretera NA-1300, entre las localidades de Leiza y Berastegui (Guipúzcoa). En el mismo atentado, otros dos guardia civiles resultaron heridos de diferente consideración.

Algunas víctimas de ETA han sido políticos conservadores, como fue el caso del anterior presidente del gobierno español, José María Aznar, que sufrió un atentado con coche bomba cuando era jefe de la oposición, antes de ser presidente. En las filas de los socialistas, fue víctima el diputado regional Fernando Buesa, asesinado en febrero de 2000. También los regionalistas han sido blanco, como el fuerista navarro Tomás Caballero, que fue asesinado en 1998. Sin embargo, los políticos nacionalistas vascos no fueron asesinados, aunque si algunos militantes del PNV (Partido Nacionalista Vasco), la mayoría miembros de la policía autonómica vasca. También han asesinado a periodistas (por ejemplo a José Luis López de la Calle, en mayo de 2000), no nacionalistas, profesores (Francisco Tomás y Valiente en 1996) y empresarios (Javier Ybarra).

Historia

Fundada en 1959 durante el franquismo tras la expulsión de miembros de las juventudes del Partido Nacionalista Vasco, cometió su primera acción violenta en julio de 1961 e, inicialmente, contó con el apoyo de una parte significativa de la población al ser considerada una más de las organizaciones opuestas al régimen. Tras el proceso democratizador iniciado en 1977, al cual no se incorporó, fue perdiendo apoyos públicos. Sus actos fueron condenados y calificados como terroristas por la mayoría de las fuerzas políticas y sociales, desde la aprobación del Estatuto de Gernika en 1979 hasta la actualidad. Su condición terrorista es plenamente admitida por la gran mayoría de los estados, entre ellos: España, Francia, las organizaciones internacionales tales como el Consejo de Europa,[3] las Naciones Unidas[4][5] o la Europol.[6]

Amnistía

La joven democracia española concedió una amnistía a todos los presos etarras, aunque tuvieran delitos de sangre. Menos de dos semanas después, ETA volvía a matar, en una espiral que le ha llevado a asesinar a centenares de personas.

Negociaciones con el gobierno

El 4 de noviembre de 1998, a las seis semanas de tregua de ETA y cinco meses después del asesinato del concejal del PP Manuel Zamarreño, José María Aznar se dirige a los españoles para anunciar que acepta negociar con la banda terrorista a la que se refiere de forma eufemística como movimiento de liberación.

"He autorizado contactos con el entorno del movimiento vasco de liberación"
José María Aznar

Por aquel entonces, ETA había asesinado ya a 800 personas. Como en el resto de procesos de paz, los preliminares también estuvieron trufados de relevantes declaraciones. En marzo de 1998, Aznar había expresado: "Estoy dispuesto a ser generoso, a ser comprensivo si eso ayuda al final del terrorismo, eso es lo que tiene que entender todo el mundo". Y en la misma declaración, añadía: "No les estoy pidiendo (a ETA), y podía hacerlo, ni siquiera que haga explícita condena de sus propios crímenes, pero sí que acepte las reglas democráticas desde el momento en que anuncia el cese de la violencia".

Acuerdo

En el año 1998, ETA firma un acuerdo con los dos partidos nacionalistas vascos más representativos, PNV y EA. Los tres pretenden hacer un apartheid político a los otros dos partidos no-nacionalistas y así presionar aún más a los ciudadanos no-nacionalistas del País Vasco.

Desde el 2002, diversos partidos políticos y organizaciones sociales han sido ilegalizados por su vinculación a ETA.

Alto al fuego acompañado de nuevos asesinatos y atentados

El 22 de marzo de 2006 ETA declaró un alto el fuego permanente, que quebró en la práctica el 30 de diciembre de ese mismo año con un el atentado con bomba en la Terminal 4 del Aeropuerto Internacional de Barajas que dejó dos muertos. A lo largo del supuesto alto el fuego ETA continuó con su campaña de extorsiones a empresarios, robo de armas y municiones y demostraciones de fuerza diversas, incluyendo acciones de violencia callejera. El 5 de junio anuncia la ruptura de la tregua desde las cero horas del día siguiente. Desde ese momento incrementó su actividad terrorista, finalizando con el asesinato a sangre fría en Mondragón del empleado del peaje de la autopista AP-1 y ex concejal socialista Isaías Carrasco.

Repercusiones del atentado de la terminal T4 de Barajas

Una teoría culpa del atentado de Madrid del 11 de marzo de 2004, a ETA; siendo este el mayor atentado terrorista de la historia de Europa, con casi 200 muertos y cientos de heridos. El gobierno de Aznar culpó inicialmente a la banda terrorista vasca, admitiendo mas tarde su error, cuando las pruebas señalaron a grupos islámicos como los autores del ataque. El confuso mensaje que esto transmitió a la ciudadanía tuvo un efecto tremendamente negativo para el gobierno. La opinión pública del aquel momento vio como evidente la falsedad de las acusaciones iniciales. El resultado fue que el gobierno del PP acabó perdiendo las elecciones nacionales, en contra del pronóstico de muchas encuestas de opinión que le veían ganador antes del atentado.

Alto al fuego de 2010

Tras la petición por parte de diversos mediadores internacionales en marzo de 2010 y de Eusko Alkartasuna y Batasuna el 3 de septiembre de 2010 dentro del acuerdo firmado por ambas organizaciones de un alto el fuego, el 5 de septiembre de 2010, ETA lo anunció en un comunicado a la cadena de televisión británica BBC sin especificar su alcance.

Con anterioridad, el viernes 3 de septiembre de 2010, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, había declarado su escepticismo ante los rumores que existían sobre esta tregua.

Cese definitivo de la actividad armada

El 20 de octubre de 2011, tres días después de la celebración de la Conferencia Internacional de Paz de San Sebastián y apelando a sus conclusiones, la organización anunció "el cese definitivo de su actividad armada" mediante un comunicado publicado en las ediciones digitales de los diarios Gara y Berria.

El por aquel entonces presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, compareció una hora después del comunicado de ETA, destacando que se trata de un triunfo «definitivo y sin condiciones» del Estado de Derecho. Tanto las asociaciones de víctimas del terrorismo, que lo califican de «fraude», como las fuerzas de seguridad del Estado, han acogido con mucho escepticismo y recelo el comunicado de la banda.

Disolución

El 3 de mayo de 2018, la banda asegura que ha desmantelado completamente sus estructuras, da por concluida "toda su actividad política" y asegura que sus miembros seguirán luchando por "una Euskal Herria reunificada, independiente, socialista" pero "en otros ámbitos"[7].

El presidente español Mariano Rajoy rindió homenaje y recuerdo a todas las victimas de ETA. La historia de la banda añade Rajoy, "ha sido la de un fracaso. No han logrado nada por matar ni lograrán nada por su disolución. No hubo ni habrá impunidad. Nada les debemos y nada les tenemos que agradecer"[8].

Referencias

Artículos relacionados

Herramientas personales