Ernesto Guevara

De Metapedia

Artículo destacado
Ernesto "Che" Guevara en 1960.

Ernesto Guevara, más conocido como el Che nació el 14 de junio de 1928 en Argentina y murió el 9 de octubre de 1967 en Bolivia. Fue un médico, político y guerrillero. Fue uno de los líderes de la Revolución cubana que puso fin al gobierno de Fulgencio Batista. En la década de los 60 se estableció con un pequeño grupo guerrillero en Bolivia, como parte de una serie de intentos de exportar la revolución cubana a otros países. Fue capturado y ejecutado en forma clandestina por el Ejército Boliviano con la colaboración de la CIA. La historia oficial lo ha convertido en un mito, presentándolo como un romántico revolucionario que luchaba por la justicia social y olvidando sus violentos crímenes.

Contenido

Pensamiento

Lejos de la imagen romántica del guerrillero que con fines propagandísticos se encarga de difundir la izquierda, Nicolás Márquez revela el otro lado de este personaje en su libro El canalla, la verdadera historia del Che.

El siguiente es un fragmento del mensaje de Ernesto Guevara a los pueblos del mundo:

El odio como factor de lucha; el odio intransigente al enemigo, que impulsa más allá de las limitaciones del ser humano y lo convierte en una efectiva, violenta, selectiva y fría máquina de matar. Nuestros soldados tienen que ser así; un pueblo sin odio no puede triunfar sobre un enemigo brutal.

Hay que llevar la guerra hasta donde el enemigo la lleve: a su casa, a sus lugares de diversión; hacerla total. Hay que impedirle tener un minuto de tranquilidad, un minuto de sosiego fuera de sus cuarteles, y aún dentro de los mismos: atacarlo donde quiera que se encuentre; hacerlo sentir una fiera acosada por cada lugar que transite. Entonces su moral irá decayendo[1].

Cómo asesinaba el Che

(por Pierre San Martín)

Eran los últimos días del año 1959; en aquella celda oscura y fría 16 presos dormían en el suelo y los otros 16 restantes estábamos parados para que ellos pudieran acostarse, pero nadie pensaba en esto, nuestro único pensamiento era que estábamos vivos y eso era lo importante; vivíamos hora a hora, minuto a minuto, segundo a segundo sin saber que depararía el siguiente.

Fue como una hora antes del cambio de turno cuando el crujiente sonido de la puerta de hierro se abrió, al mismo tiempo que lanzaban a una persona más al ya aglomerado calabozo. De momento, con la oscuridad, no pudimos percatarnos que apenas era un muchachito de 12 o 14 años a lo sumo, nuestro nuevo compañero de encierro.

-¿Y tú que hiciste?, preguntamos casi al unísono.

Con la cara ensangrentada y amoratada nos miró fijamente, respondiendo:

-Por defender a mi padre para que no lo mataran, no pude evitarlo, lo asesinaron los muy hijos de perra.

Todos nos miramos como tal vez buscando la respuesta de consuelo para el muchacho, pero no la teníamos, eran demasiados nuestros propios problemas.

Habían pasado dos o tres días que no se fusilaba y cada día teníamos mas esperanzas que todo aquello acabara, los fusilamientos son inmisericordes, te quitan la vida cuando mas necesitas de ella para ti y para los tuyos, sin contar con tus protestas o anhelos de vida.

Nuestra alegría no duró mucho más, cuando la puerta se abrió, llamaron a 10, entre ellos al muchacho que había llegado ultimo; nos habíamos equivocado, pues a los que llamaban nunca mas los volvíamos a ver.

¿Como era posible quitarle la vida a un niño de esta forma? ¿Sería que estábamos equivocados y nos iban a soltar?

Cerca del paredón donde se fusilaba, con las manos en la cintura, caminaba de un lado al otro el abominable Che Guevara.

Dio la orden de traer al muchacho primero, y lo mandó a arrodillarse delante del paredón. Todos gritamos que no hiciera ese crimen, y nos ofrecimos en su lugar.

El muchacho desobedeció la orden, con una valentía sin nombre le respondió al infame personaje: -Si me has de matar tendrás que hacerlo como se mata a los hombres, de pie, y no como a los cobardes, de rodillas.

Caminando por detrás del muchacho, le respondió el Che:

"-Con que sois un pibe valiente..."

Desenfundando su pistola le dio un tiro en la nuca que casi le cerceno el cuello.

Todos gritamos:

-Asesinos, cobardes, miserables…! y tantas otras cosas mas.

Se volteó hacia nosotros y vació el peine de la pistola, no se cuantos mató o hirió; de esta horrible pesadilla, de la cual nunca logramos despertar, pudimos darnos cuenta que aunque heridos estábamos en aquella clínica del estudiante del hospital Calixto García, por cuanto tiempo no lo sabríamos, pero una cosa si estaba clara, nuestra única baraja era la de escapar, única esperanza de supervivencia.

Oposición al Che Guevara

Afiche de la conferencia en Librería Europa: "Che Guevara, anatomía de un fracaso"

Existen muchísimos sectores que se oponen a las acciones y figura de Ernesto Guevara, especialmente en la comunidad de cubanos en el exilio y grupos anticomunistas, que lo ven como un asesino y un terrorista.

Entre los actos censurables que le atribuyen a Guevara se encuentran las ejecuciones de cientos de opositores, principalmente cuando comandó la Fortaleza de La Cabaña, así como de campesinos en las regiones controladas o visitadas por sus fuerzas guerrilleras.

También señalan que Guevara fundó el sistema cubano de campos de trabajo, cuando estableció un campo de trabajo en Guanahacabibes para reeducar a los directores de empresas estatales considerados culpables de violaciones a la "ética revolucionaria".

Los opositores a la figura del Che Guevara también remarcan sus ideas comunistas, a las que consideran totalitarias, y la influencia que tuvo para que Cuba se adhiriera al comunismo y, durante la Guerra Fría, ingresara al bloque comunista conducido por la Unión Soviética.

En 2005, después de que el guitarrista Carlos Santana llevara una camiseta del Che a la ceremonia de los Premios Oscars, el cubano Paquito D'Rivera escribió una carta abierta censurando a Santana por apoyar al que calificaba como "Carnicero de La Cabaña". En su carta D'Rivera se refiere al período en el que el Che Guevara estuvo al mando de Fortaleza de San Carlos de La Cabaña supervisando los "juicios revolucionarios" y la ejecución de los disidentes condenados, entre los que se encontraba su propio primo, quien sostiene fue encarcelado en La Cabaña a causa de su condición de cristiano y que afirma haber sido testigo de la ejecución de gran cantidad de personas por el solo hecho de tener creencias cristianas.

Sus detractores sostienen que sus adherentes han realizado una gran propaganda para presentarlo como un guerrero formidable, pero que en realidad fue un pobre estratega. Fundamentalmente sostienen que, atendiendo a los resultados, Guevara fracasó en la dirección de la economía cubana, ya que "supervisó el cuasi colapso de la producción de azúcar, el fracaso de la industrialización y la introducción del racionamiento. Todo esto en la que había sido una de las cuatro naciones latinoamericanas más exitosas desde antes de la dictadura de Batista.

El periodista estadounidense Paul Berman, en un artículo en inglés titulado "El Culto del Che: no aplaudan Diarios de Motocicleta" (2004), critica la película Diarios de motocicleta y sostiene que "este culto moderno del Che" oscurece el "tremendo conflicto social" que actualmente está teniendo lugar en Cuba. Por ejemplo, el artículo menciona el encarcelamiento de disidentes, como el poeta y periodista Raúl Rivero, que fue finalmente liberado después de la presión internacional debida a una campaña de solidaridad dirigida por el Comité Internacional por la Democracia en Cuba el cual contó con el apoyo de antiguos disidentes del bloque soviético y otras personalidades como Václav Havel, Lech Wałęsa, Árpád Göncz o Elena Bonner entre otros. Berman afirma que en los EE.UU., donde Diarios de Motocicleta recibió ovaciones en el Festival de Cine de Sundance, la adoración del Che ha causado que los estadounidenses pasen por alto la situación apremiante de los disidentes cubanos.

La figura de Ernesto Guevara también ha sido críticada desde sectores radicales, principalmente anarquistas y libertarios civiles, considerándolo una persona autoritaria, cuya meta era la creación de un régimen de estado estalinista y burocrático.

Referencias

  1. Ernesto "Ché" Guevara - Mensaje a los pueblos del mundo. Tricontinental. Suplemento especial. 16 de abril de 1967

Artículos relacionados

Videos

Enlaces externos

Herramientas personales