Emil Cioran

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
Emil Cioran

Emil Michel Cioran nació en Răşinari, Rumania el 8 de abril del 1911 y murió en París, Francia el 20 de junio del 1995 con 84 años de edad. Fue un filósofo y escritor rumano. Prosista, aforista y anti-intelectual por antonomasia, su pensamiento se caracteriza por su extremo pesimismo y nihilismo. Cioran fue un hombre torturado por la idea del suicidio y la inutilidad.

Vida

Cioran nació cerca de Sibiu, en Rumania. Su padre, Emilio Cioran, era sacerdote de la Iglésia Ortodoxa de Sibiu e impartía clases de teología. Todo un letrado. La madre de Cioran, por el contrario, era un espíritu más independiente. Fue ella quien introdujo al pequeño Cioran a la música de Bach que, según palabras de Cioran, fue el único motivo que le hizo reflexionar sobre su actitud rebelde y juvenil ante ella en aquellos tiempos.

Cioran tuvo un hermano y una hermana respectivamente. Pronto, la familia Cioran, se trasladarían a la capital donde Emil Cioran estudiaría la carrera de Filosofía tras haber cursado estudios elementales en un colegio privado en el cual vivió la dura experiencia de la soledad. A pesar de ello, hizo buenos amigos más tarde que serían para toda la vida algunos de ellos, como por ejemplo Eugène Ionesco, Mircea Eliade, el hermano de Ionesco y el filósofo Constantin Noica, el cual estudiaría Cioran con mucho detenimiento en la Biblioteca pública junto a filósofos como Voltaire, Rousseau y Nietzsche, y escritores como Dostoievsky.

El traslado, a pesar de que le benefició en el ámbito social e intelectual, afligió mucho a Cioran y fue la culminación de su infelicidad y su sentimiento de hastío que, con el tiempo y las influencias filosóficas, materializará en sus obras.

Se apasionó por la filosofía de Nietzsche y el pesimismo de Schopenhauer y de Mainländer, además de su pasión por Bergson que más tarde descalificaría como "un filósofo que no entendió la tragedia de la vida". Asimismo, calificará a Nietzsche y Sartre de ser ingenuos porque ven las cosas 'desde lejos'. Se convirtió en un agnóstico, tomando como un axioma "la inconveniencia de la existencia". Durante sus estudios en la Universidad él fue influenciado por la obra de Georg Simmel, Ludwig Klages y Martin Heidegger, pero, fue el filósofo ruso Lev Shestov, quien añadió que la vida es arbitraria al sistema central del pensamiento de Cioran.

Su insomnio, sus pensamientos recurrentes, el inicio de una depresión que pareciera provenir de niño y sus brillantes capacidades filosóficas y líricas, convirtieron a Cioran en un monstruo a vista de la Sociedad. Sus pasatiempos por las noches en las que no podía dormir y a las que hubiera puesto término si hubiera querido eran caminar reflexionando sin rumbo fijo. Caminar y caminar en la noche y en la soledad de ésta, y frecuentar a las prostitutas rumanas. La gente pensaba que era un perturbado. Un hombre ha salido a la calle de noche, y cada noche realiza el mismo ritual.

Participó en la Guardia de Hierro de Codreanu junto a sus amigos intelectuales. Nunca se alistó al movimiento a pesar de su apego a él y su atracción por el misticismo que había detrás de esa forma de nacionalsocialismo representado con las camisas verdes. Cioran consideraba que Rumania necesitaba una transfiguración. Tras escribir su primer libro En las Cimas de la Desesperación, un libro ácido y tóxico lleno de ideas anti-humanistas con tintes personales y misantrópicas, e incluso misoteístas, Emil Cioran escribió un ensayo: La transfiguración de la Rumania.

Una vez había terminado su carrera, engañó a sus padres diciendo que haría una tesis sobre Bergson y se iría a Alemania a seguir con su vida. Allí presenciará la Noche de los cuchillos largos y la noche de los cristales. El partido nacionalsocialista alemán le reconoció como a uno de los suyos y Cioran escribiría en el Diario público alemán una columna afirmando: "No hay ningún líder que me provoque tanta simpatía que Hitler. El mayor líder que haya podido haber jamás".

Tras su incursión alemana, Cioran volvió a Rumania para estar poco tiempo allí y prepararse para su 'exilio' en Francia. Una vez se preparó para su beca de estudios, abandonó su Rumania para no volver nunca más, y se instaló en París para el resto de su vida. Se reconcilió con la vida a través de su iniciativa de cruzar Francia entera con su bicicleta y dormir en las tumbas de los cementerios. Esta experiencia fue la más renovadora para el filósofo rumano. Abandonó así la lengua rumana (aunque la conservaría) y empezó a escribir exclusivamente en francés. Sus libros en francés están dotados de una especie de indulgencia ineludible e impregnados del pesimismo anti-filosófico que siempre caracterizó al escritor ahora rumano-francés. Escribió Historia y Utopía (Histoire et Utopie) entre otros libros en francés. Ha escrito más libros en francés que en rumano y a pesar de que el rumano lo hacía ser más original, el francés le daba una sensación literaria a sus escritos y aforismos tan tóxicos.

Se hizo amigo del pintor y poeta Henri Michaux y no perdió el contacto con sus amigos de la Rumania que en aquellos tiempos se encontraba bajo el régimen de la Unión Soviética. Se hizo enemigo de Jean-Paul Sartre. Sartre calificó a Cioran de "un hombre de ideas patéticas". Cioran acusó a Sartre de ser "un ingenuo fabricante de ideas e izquierdista".

Ganó algunos premios que rechazó todos excepto el primero. El dinero de sus obras iba dirigido mayoritariamente a su hermano Relu. Cioran comía en La Sorbona cuando ya había terminado sus estudios. Se convirtió según él en un parásito de la Universidad.

Más tarde renunció no sólo a su apoyo a la Guardia de Hierro, sino también a sus ideas nacionalistas. En una entrevista en 1972, lo condenó como "un conjunto de movimientos, más que eso, una secta demente", y confesó: "Me di cuenta entonces [...] lo que significa ser transportado por la ola, sin el menor asomo de convicción. [...] Ahora soy inmune a ella".

Cioran pronto abandonaría la escritura y se reconciliaría por segunda y última vez con la vida mediante el estilo. El filósofo moriría en junio del 1995 con una enfermedad degenerativa de la memoria con 84 años de edad.

Legado tardío en España

Fue un gran amante de España. En este país cosecharía una espléndida fama, sobre todo durante la época post-franquista. Es paradójico, según dijo el propio Emil Cioran, que los republicanos y los rojos, quienes eran por definición anti-fascistas, sintieran una gran simpatía por la obra cioraniana, y más aún teniendo en cuenta que el autor formó parte de la inteligencia rumana que apoyó movimientos como el de Codreanu y el nacionalsocialismo de Adolf Hitler.

Artículos relacionados