La farsa judía

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
Portada del libro "La farsa judía" de la escritora Hannerl Gossler

"La farsa judía" es un libro escrito por Hannerl Gossler y prologado por Salvador Borrego. Narra los hechos que condujeron a la Segunda Guerra Mundial; contra qué y cómo combatían en realidad los aliados y expone la verdad sobre los campos de concentración, las cámaras de gas y la situación judía. Fue publicado en 1982.

Este es un libro de plena actualidad en 1982, aunque a primera vista parezca que sólo se refiere a sucesos de la segunda guerra mundial, que terminó hace 37 años.

“Juicio Final” es un examen panorámico que arroja luz sobre aquellos terribles acontecimientos, y penetra hasta el fondo del problema. Ahora bien, como es un problema que todavía está vigente; como es una tragedia que todavía azota en Vietnam, en Polonia, en Cuba o en Centroamérica, y como es un peligro que crecientemente amenaza a todo el mundo, este libro es ahora de plena actualidad.

La segunda guerra mundial no ha terminado. Lo que en ella se debatía sigue a debate. Es como si en una enfermedad mortal cesa la fiebre, pero sigue cundiendo el virus que destruye las fibras más profundas del organismo humano.

Ahora, como en 1939 y en 1945, la suerte del mundo sigue pendiente de una lucha sutil en el ámbito de las ideas, que en cualquier momento puede irrumpir de nuevo como una lucha terrible entre fuerzas armadas y de fuerzas armadas contra civiles inermes.

“Juicio final” relata el infierno de las ciudades alemanas bombardeadas; el holocausto de Nagasaki e Hiroshima; las vejaciones, saqueos y crímenes cometidos contra la población civil alemana después de que terminó la guerra, y señala un aspecto poco conocido (por seguir siendo ocultado), de lo que ocurrió en Alemania después de la rendición incondicional: la crueldad con que actuaron las tropas de ocupación. Una crueldad que no se ablandaba ni ante niños huérfanos y hambrientos.

De los soviéticos no extraña nada, pues el marxismo que los alienta mató en forma directa o indirecta a 62 millones de rusos entre 1917 y 1945. Pero, ¿los ingleses, los franceses y los norteamericanos? …Pueblos civilizados, cuyas tropas actuaron tan bárbaramente contra una población civil inerme…

La señora Gossler dice que las mentes de los vencedores fueron envenenadas por una propaganda falsa y pertinaz. “Juicio Final” derrumba muchas de las falsedades que se esgrimieron durante la guerra y que han seguido circulando hasta ahora, precisamente porque el conflicto básico de la segunda guerra mundial sigue actuante en nuestros días.

La idea precede al acto. Antes de que choquen las armas hay un choque metafísico de ideas que pugnan entre sí. Antes de que estalle una guerra hay un choque de ideas, intenciones y voliciones.

La destrucción que reverbera en un campo de batallas estremece como una realidad terrible de la materia. Y sin embargo, es sólo el efecto visible, actual, de una causa invisible que metafísicamente empezó a luchar antes de que dispararan los cañones.

El término de la segunda guerra mundial fue únicamente el fin de una etapa en una magna lucha no resuelta aún: una lucha entre dos grandes grupos de ideas.

Todo el mundo percibe que no hay paz; cuando más, un aparente compás de espera, en el cual la lucha del marxismo victorioso de 1945 continúa en forma de propaganda, de desorientación, de calumnia, de envenenamiento mental, como preludio de nuevos golpes.

“Juicio Final” es un libro que aporta datos concretos, conceptos claros, y que servirá de guía para el lector que quiera nuevos elementos de juicio sobre la actual crisis internacional.

-Salvador Borrego-

Detalles de la publicación

Este libro descorre el velo de mentiras y abre la puerta a la verdad no sólo de las injusticias que se cometieron, de los atropellos de los soviéticos, de la conjura del judaísmo, de los campos de concentración alemanes, sino también de los odios de los estadistas de aquella época sangrienta…

Los seis millones de judíos asesinados es un mito.

La cámara de gas de Dachau fue construida después de la guerra.

¿Sabía usted que los salvajismos en los campos de concentración alemanes fueron cometidos por los mismos reos y no por los alemanes?

Cientos de miles de cadáveres incinerados en los hornos crematorios, eran víctimas alemanas y no judías como se ha hecho creer.

Índice

Prólogo de Salvador Borrego

Aclaración previa

Introducción

Violación de todos los derechos internacionales
Culpados por crímenes en los que los aliados estuvieron de acuerdo
Crímenes contra la humanidad
Los sentenciados de Nuremberg
Los hombres de Spandau
Churcill manejado por la masonería
Matanza de Katyn
Churchill, la madre casquivana y el padre sifilítico
No ardió París, pero Hamburgo sí
Crímenes de las tropas de ocupación inglesas
Nada daña más que una propaganda nociva, corrompe las mentes y exalta los ánimos
Roosevelt llevó a Norteamérica a una guerra que no deseaba
Roosevelt fue un traidor
Una mentira repetida se torna en verdad evidente
Roosevelt provoca una matanza de norteamericanos
Guerra que convirtió a hombres en monstruos
Traición a Polonia
Traición a Europa y a China
La bomba atómica
Tropas de ocupación norteamericana en Alemania
El espíritu ruso
La Rusia comunista
José Stalin
La explotación del trabajador en Rusia
Diferencia entre el comunismo y el marxismo
Campos de trabajo
Tropas de ocupación rusa en Alemania
Evacuación de la población civil alemana
El muro de Berlín
Daladier - Petain - De Gaulle
Los italianos
Los japoneses
Campos de concentración
Hornos crematorios
Nacimiento y funcionamiento de los campos de concentración alemanes
Descripción del campo de concentración de Buchenwald
Cámaras de gas
Fotografías
El drama judío
El bolchevismo judío
El capitalismo
Los judíos no perdonan a Hitler
Alemania exime de su deuda a países pobres
La solución de Hitler al problema judío
Los Protocolos, el Talmud y el anticristianismo
Antisemitismo, racismo y genocidios
Alemania, Hitler y el nacionalsocialismo
Hitler
Antecedentes de Alemania
Tratado de Versalles
La post-guerra del catorce
Hitler y el nacionalsocialismo
La anexión de Austria
El Rey Eduardo VIII
La guerra
Los judíos en Alemania
Los medios de comunicación
La psiquis de los alemanes está un poco dañada
Humanidad despierta de tu letargo

Epílogo

Concluisón

Bibliogragía

Pedidos

Librería Vigente La Derrota Mundial

vigenteladerrotamundial@gmail.com


Artículos relacionados