Racismo inverso

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar

El término "racismo inverso" o "discriminación inversa" es utilizado por el discurso antiblanco y marxista cultural para referirse a la idea constatable de que la gente blanca también puede ser objeto de ofensas por motivos de raza (antiblanquismo), la cual se niega sistemáticamente, argumentando a continuación el concepto de "privilegio blanco".

Se utiliza especialmente en Estados Unidos contra la idea de que la discriminación positiva y otros programas similares que supuestamente combaten la desigualdad racial son una forma de racismo contra los blancos.

Por lo tanto, su uso es una forma semántica de negacionismo de la discriminación antiblanca.

Concepto falaz

En foros de Internet si alguien percibe actitudes ofensivas contra la gente blanca y lo señala y denuncia, un antiblanco le responderá que "el racismo inverso no existe", queriendo decir en realidad que el racismo antiblanco no existe.

¿Por qué se necesita llamarlo "inverso"?

El trasfondo del uso del término "racismo inverso", puesto que lleva la sutileza de añadir el calificativo "inverso", busca implicar que sólo los blancos han ejercido discriminación contra no-blancos; que sólo los blancos han sido la clase opresora y que no puede ser al contrario ("inverso"), apelando al argumento del "privilegio blanco y a "hechos del pasado".

Quienes lo utilizan, generalmente lo hacen cuidando en colocarlo como un concepto del todo ajeno a ellos, y más bien es alegado como propio de quienes denuncian el racismo antiblanco, pese a que eso es falaz.

Así, por ejemplo, En el libro México Racista, Federico Navarrete dice que "el concepto de “racismo inverso” no tiene de ninguna manera la fuerza del racismo dominante en el país, aún cuando se trate de insultos o agresiones de personas morenas hacia otras de tez más clara."

Yásnaya Elena Aguilar, indica que "para que el racismo fuera al revés tendrías que tener la situación contraria a la que se ha vivido por siglos: que la población blanca hubiera sido esclavizada, que no hubiera podido tener acceso a universidades, que se hubiera traficado con ellos y que el canon de personas fuera de personas no blancas y que los puestos de poder fueran ocupados por personas no blancas".[1]

En pocas palabras, según esta lógica, si un no blanco ataca a un blanco, no puede ser considerado racismo, aún cuando los motivos sean raciales. Además, se infiere que los hechos del pasado bien pueden justificar tratos indignos, ofensas y actitudes flagrantemente discriminatorias contra los blancos, bajo el argumento marxista de "blanco=opresor malo/no-blanco=oprimido bueno".

Como puede observarse, sólo quienes buscan justificar estas actitudes discriminatorias contra blancos hablan de "racismo inverso", para posteriormente refutarlo a su gusto de forma similar a la falacia del hombre de paja.

El racismo es racismo, sea quien sea el agraviado. Considerar que el racismo existe sólo cuando es contra un no blanco pero no si es contra un blanco, es hacer uso de dobles raseros hipócritas y caer en lo mismo que se dice combatir ya que este discurso permite el racismo en términos aceptados socialmente y políticamente correctos.

Las definiciones de racismo no incluyen condicionantes por motivos de nivel de opresión histórica. Todos los pueblos de la historia han ejercido opresión, esclavitud, etc. contra otros, sin embargo, según este discurso antiblanco, se debe asumir que sólo la gente blanca la ha ejercido y pretende echarle la culpa a los blancos de todos los males del mundo.

Referencias

Artículos relacionados