Trofim Lysenko

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
Trofim Denisovich Lysenko (ruso: Трофи́м Дени́сович Лысе́нко, ucraniano: Трохи́м Дени́сович Лисе́нко; Karlivka, Imperio Ruso, 29 de septiembre greg. / 17 de septiembre jul., 1898 – Moscú, URSS, 20 de noviembre, 1976) fue un biólogo y agrónomo soviético de origen ucraniano. Cobró notoriedad al rechazar la genética mendeliana en favor de la teoría de la hibridización propuesta por Ivan Michurin, lo que le permitió crear un movimiento pseudocientífico que fue bautizado como "lysenkoísmo".

Falseando datos, convenció a Stalin en la víspera del Holodomor de que, mediante la aplicación de sus métodos agrícolas, la URSS podría combatir la hambruna que había sido provocada por la colectivización agraria forzosa.

Lysenko ascendió políticamente en el interior de la comunidad científica soviética hasta lograr en 1948 que se firmara un decreto que ilegalizaba cualquier crítica que se le hiciera a su teoría. De todos modos hacia finales de la década de 1950 su influencia en el ámbito agrícola de su país terminó por desvanecerse.

Formación

Lysenko nació en el seno de una familia de campesinos y fue analfabeto hasta los 13 años de edad. En 1921 ingresó en el Instituto Agrícola de Kiev de donde se graduó en 1925.

En 1927, mientras trabajaba en Azerbaiján, Lysenko experimentó con semillas de trigo. Allí descubrió la vernalización (un proceso de manipulación térmica de semillas que permite hacer que los cereales invernales se comporten como cereales primaverales), la cual existía en Europa desde hacía unos cien años pero que era poco conocida en la URSS. A partir de su experiencia, Lysenko inventó dos conclusiones que no se seguían de las premisas de las cuales había partido: las semillas vernalizadas tenían un rendimiento exageradamente alto y la vernalización se volvía hereditaria.

Elemento de propaganda soviética

En poco tiempo la fama de Lysenko se acrecentó. Asesorado por el propagandista Izaak Prezent , el botánico Nikolai Vavilov, a la sazón presidente de la Academia Lenin de Ciencias Agrícolas de la Unión Soviética (VASKHNIL, según la sigla rusa), aplaudió la presentación de los resultados de su investigación que hizo Lysenko y lo catapultó hacia el estrellato. El diario Pravda anunció que los conocimientos de Lysenko revolucionarían al mundo, permitiendo que la agricultura se divorcie del clima. Acto seguido el charlatán fue bienvenido en el PCUS.

El sistema de propaganda soviético amaba a Lysenko, pues él encajaba perfectamente en su plan comunicacional: un campesino humilde, con una educación más bien rudimentaria, había podido hacer un descubrimiento fabuloso que beneficiaría a toda la humanidad, y todo gracias a la abolición del yugo que el capitalismo burgués le había impuesto para anular su creatividad y convertirlo en un simple trabajador cuyo único destino era vivenciar la alienación.

Muchos campesinos que habían sufrido de la confiscación de sus tierras se sintieron estimulados a regresar a sus actividades (debido a las políticas colectivistas aplicadas, la mayoría de los campesinos rusos, bielorrusos y ucranianos habían dejado los campos o se habían inclinado a sabotear sus labores, para hacerles notar a las autoridades soviéticas que, dado que ellos poseían los conocimientos técnicos para sembrar y cosechar, no se los podía maltratar sin pagar las consecuencias). Lysenko recorrió muchos pueblos para explicarle a la gente cómo funcionaba su descubrimiento, prometiéndoles a su vez a los campesinos que, gracias al empleo de los métodos que él proponía, la producción sería tan abundante que podrían ellos retener la mayor parte de lo cultivado y aún así cumplir con la cuota confiscatoria que el gobierno les exigía.

Politización de la ciencia

En 1938 Lysenko fue nombrado presidente de la VASKHNIL. Para esa fecha ya era evidente que lo suyo era pseudociencia, por lo que entre los círculos científicos soviéticos muchos lo criticaban abiertamente. Para detener la caída de Lysenko y aleccionar a los que se opusieren a lo que el Kremlin predicaba, el gobierno encarceló al crítico del lysenkoísmo Vavilov en 1940, y lo dejó morir por inanición mientras estaba en prisión en 1943.

Tras la muerte de Stalin, Lysenko ganó el apoyo de Nikita Kruschev, quien sabía que el sujeto era un fraude pero que comprendía que aún así era muy influyente. De todos modos el gobierno soviético jubiló a Lysenko y preparó el camino para que el lysenkoísmo fuese cuestionado, tratando de evitar el tener que reconocer que habían promovido una visión científica completamente errada e inservible.

Caída

En 1962 los físicos Yakov Zeldovich y Vitaly Guinzburg , junto al ganador del Premio Nobel Piotr Kapitsa, prepararon un informe a pedido del gobierno en el cual señalaban que el lysenkoísmo era un gigantesco fraude ejecutado por el enemigo del pueblo Lysenko en contra del bienestar de los habitantes de la URSS. El mismo diario Pravda que había presentado al agrónomo como un héroe lo convirtió en un villano: le atribuyeron a su perniciosa influencia la difamación, despido, arresto y muerte de miles de valiosos científicos.

Para 1965 Lysenko había sido expulsado de todas las sociedades académicas a las cuales pertenecía. De todos modos, más allá del proceso público de demonización que había sufrido, el agrónomo pasó sus últimos diez años de vida trabajando como jefe de laboratorio en una granja experimental ubicada en las afueras de Moscú.

Artículos relacionados