Lysenkoísmo

De Metapedia

Se entiende por lysenkoísmo (o también lysenkismo) al control político de la genética, la biología y la agricultura ejecutado por Trofim Lysenko y sus seguidores en la URSS desde 1930 hasta 1960.

Contenido

Bases teóricas

El lysenkoísmo estaba inspirado por la obra de Iván Michurin[1], un horticultor soviético que trabajaba en el área de la hibridización de especies vegetales, intentando demostrar que el lamarckismo era una teoría científica válida. Básicamente Michurin sostenía que podía hacer que una planta adquiriese ciertas características –como aumentar el número de sus hojas o reducir su tamaño– y forzar a que el individuo modificado se las transmita a su descendencia. Sin embargo lo característico de su discurso era que aseguraba que ello se producía sin que hubiese un factor genético involucrado, por lo que la modificación era producida por factores externos.

Lysenko vernalizó semillas de trigo (vernalizar es un proceso que consiste en manipular térmicamente a las semillas) y obtuvo una mejora en el rendimiento de la cosecha, luego repitió la operación registrando un resultado levemente mejor que el anterior, y decretó que había probado la tesis de Michurin. Es decir Lysenko creyó que el enfriar y el calentar semillas generaba plantas diferentes, las cuales producían semillas que portaban consigo esa diferencia producida en la planta de la cual provenían. El proceso, en teoría, podía repetirse indefinidamente, optimizando progresivamente a cada generación de individuos con la mera manipulación térmica.

El lysenkoísmo aceptaba la existencia de la evolución biológica, pero negaba que ésta estuviese vinculada a los procesos genéticos. En su lugar Lysenko intentó demostrar (sin poder comprobarlo nunca) que la naturaleza se comporta según la doctrina del materialismo dialéctico. El científico francés Jacques Monod afirmó que Lysenko tenía razón al afirmar que la genética clásica era incompatible con el marxismo: o es la una o es el otro, pero no ambos al mismo tiempo.

Aplicación en el campo de la agricultura

La vernalización probó ser útil en la URSS, y Lysenko fue declarado héroe del pueblo. Por cuestiones de propaganda, el gobierno soviético apoyó la idea de que el lamarckismo y el materialismo dialéctico, es decir el lysenkoísmo, explicaban el funcionamiento de los seres vivos mejor que cualquier otra teoría, y a raíz de ello convirtieron a Lysenko en el máximo referente de la comunidad de genetistas soviéticos. Por esa época la gente de la URSS que trabaja en el campo de la genética tenía un escaso interés en la agricultura, ya que los esfuerzos se concentraban en el estudio de las moscas (drosophilia melanogaster), el cual facilitaba enormemente la comprobación de las leyes de Mendel.

Debido a que cuando irrumpió el lysenkoísmo el país se encontraba atravesando la deskulakización, Lysenko fue enviado a los campos para convencer a los campesinos de que se podían aplicar toda clase de técnicas no-tradicionales para aumentar la producción agrícola, cubrir la cuota de producción que el gobierno le confiscaba a los campesinos y aún con ello gozar de un abundante remanente productivo. Así, durante la primera mitad de la década de 1930, Lysenko fue presentado como un motor creativo, que buscaba revolucionar el campo de la agricultura del mismo modo en que Lenin había revolucionado el campo del trabajo.

La vertiginosa actividad de Lysenko era deliberadamente propagandeada por la prensa soviética, la cual presentaba a los auténticos genetistas como científicos encerrados en una torre de cristal que no le daban al pueblo las respuestas a sus problemas que se merecía. Los genetistas eran muchas veces tratados de "amantes de las moscas" y "reaccionarios de la biología". El lysenkoísmo, en cambio, era presentado como la muestra de que no debían de existir diferencias entre la teoría y la praxis biológica.

En 1935 el propio Josef Stalin elogió a Lysenko. Ello fue interpretado como que el gobierno soviético hacía del lysenkoísmo una teoría oficial del Estado (al igual que lo era el marxismo), y el acto de cuestionar a la teoría se convirtió en signo de disidencia. Muchos científicos fueron despedidos, detenidos y hasta asesinados por oponerse al lysenkoísmo[2] –el biólogo norteamericano Hermann Joseph Muller, un hombre muy interesado en la eugenesia, tuvo que dejar su puesto de investigador en la URSS y regresar a los EEUU para no terminar siendo reprimido por los soviéticos. En 1948 se llegó al extremo de decretar que todo aquello que contradijese al lysenkoísmo era un acto ilegal, propio de un burgués antisoviético. De ese modo la genética fue descartada completamente, al punto tal de que cuando se descubrió el papel exclusivo del ADN en la heredabilidad, la prensa soviética tildo a la novedad de ser un cuento más de la "mitología capitalista".[3]

Con los únicos críticos del lysenkoísmo que hubo tolerancia fue con la pequeña comunidad soviética de físicos nucleares de la época, puesto que encarcelar, torturar o asesinar a esa gente en el inicio de la Guerra Fría no era recomendable para el gobierno.

Posteriormente, con el proceso de desestalinización, el lysenkoísmo cayó en desgracia y fue declarado pseudocientífico.

Aplicación fuera del campo de la agricultura

Lysenko se cuidó de afirmar que su teoría pudiese aplicarse fuera del campo de la agricultura (como en el de la biología humana por ejemplo). Ello ocurrió no sólo porque Lysenko fuese un hombre de escasa formación científica que era incapaz de exceder los límites de su campo de estudio, sino además porque el aparato propagandístico soviético lo había limitado al ámbito agrícola y le prohibía terminantemente que se alejase del guión que le habían fabricado.

De todos modos el lysenkoísmo fue aceptado por muchos en el ámbito de las ciencias sociales ya que, indirectamente, aportaba pruebas de que era cierta la tesis marxista que sostiene que la conciencia individual es un producto social.

El papel de Izaak Prezent en la difusión de la mentira

Izaak Israelievich Prezent (1902-1969) fue un biólogo y pedagogo soviético afiliado al Partido Comunista de la Unión Soviética. Durante la década de 1920 ascendió en los círculos científicos de su país no por sus investigaciones sino por sus intentos de compatibilizar la doctrina marxista con la práctica de las ciencias naturales. A partir de 1930 fue asesor en cuestiones filosóficas de la Academia Lenin de Ciencias Agrícolas de la Unión Soviética. Su objetivo era dar forma a una "ciencia proletaria" que ayudase a la liberación del ser humano, oponiéndose a la "ciencia burguesa" que sólo contribuía con su alienación (más tarde reformularía su programa hablando de "ciencia materialista" en contra de la "ciencia idealista").

Cuando Lysenko irrumpió con sus estudios sobre la vernalización, la comunidad de agrobiólogos soviéticos no se entusiasmo con ello, dado que la mayoría de sus miembros sabía de la existencia del proceso. Prezent, sin embargo, destacó que el mérito de Lysenko era haber simplificado la técnica hasta hacerla comprensible y practicable por cualquier individuo. Ello encajaba estupendamente bien con la retórica propagandística de la época, la cual se focalizaba en ubicar a "héroes del pueblo" entre los miembros del pueblo mismo (el estajanovismo, por ejemplo, comenzó en 1935). Por ese motivo Prezent se convirtió en la eminencia gris detrás de Lysenko, y fue uno de los máximos responsables de ejercer el control político sobre los biólogos y genetistas soviéticos, confeccionando listas negras para indicar despidos, destierros, aprisonamientos y torturas. Por su estilo agresivo y altanero para debatir en las reuniones de científicos, sus oponentes lo apodaban "el enano pendenciero".[4]

A Prezent le repugnaba el darwinismo, teoría que en muchos casos era usada por los movimientos nacionalistas de la época. A raíz de ello buscaba erradicarlo del pensamiento soviético. Stalin compartía el mismo punto de vista.

En 1965, cuando Lysenko cayó en desgracia, Prezent negoció con las autoridades soviéticas para que les permitieran tener a ambos una granja experimental en las afueras de Moscú. El gobierno aceptó la propuesta, porque Prezent les prometió que trabajarían con especies animales, algo que les interesaba a los soviéticos. Sin embargo, cuando las autoridades allanaron la granja unos años después tras la muerte de Prezent, encontraron que sólo habían experimentado una vez con cabras, sin haber obtenido ningún resultado positivo. Por piedad, la URSS le permitió a Lysenko vivir sus últimos años de vida en la granja experimental, convertida en un geriátrico antes que en un centro científico.

El lysenkoísmo en el mundo comunista

Los países encerrados detrás de la cortina de hierro soviética recibieron con entusiasmo al lysenkoísmo. En Polonia, por ejemplo, toda la comunidad de genetistas fue obligada a incorporar la teoría a sus investigaciones. Sin embargo para 1956 ya nadie hacía caso del lysenkoísmo y las universidades del país comenzaron a estimular a los genetistas para que ignoren a la teoría pseudocientífica.

En Checoslovaquia el lysenkoísmo fue oficialmente adoptado entre 1949 y 1963. Dado que Gregor Mendel había vivido en el país y era considerado una personalidad ilustre, el gobierno organizó una campaña para desprestigiarlo, rebautizando espacios públicos que llevasen su nombre y eliminando los bustos y las estatuas dedicadas a su persona.

En la República Democrática Alemana el lysenkoísmo tuvo poca repercusión, debido a que en ese país existía la cooperación con la comunidad científica de Alemania Occidental. De todos modos el lysenkoísmo era enseñado en las escuelas como si fuese una teoría totalmente válida.

En China, un país predominantemente agrario a mediados del siglo XX, el lysenkoísmo fue ampliamente aceptado y difundido hasta 1956.

Fuera de los países comunistas, el lysenkoísmo no tuvo muchos adherentes. John Desmond Bernal , un polémico científico británico (padre de Martin Bernal, el autor del libro Black Athena), defendió internacionalmente a Lysenko pese a las apabullantes críticas que el soviético recibió.

Uso actual del término

Actualmente se usa la palabra "lysenkoísmo" de manera metafórica para describir el acto de manipular o distorsionar el proceso científico con el objetivo de alcanzar una conclusión preestablecida por un motivo ideológico, normalmente relacionado a algo político, cultural, social o económico[5].

También se usa el término "lysenkoísta" para referirse a los científicos que desprecian la sociobiología y que desestiman el papel de los genes en la modelación del comportamiento humano, v. gr. Richard Lewontin y Stephen Jay Gould .

Desde 1990 la organización francesa Club de l’Horloge otorga anualmente el galardón satírico Premio Lysenko a un académico que se destaque por haber intoxicado a su discurso científico con sus visiones ideológicas.

Referencias

  1. Sánchez Garduño, Faustino; Miramontes, Pedro; Gutiérrez Sánchez, José Luis (coordinadores) Clásicos de la biología matemática Siglo veintiuno editores, p. 131. ISBN 968-23-2361-4. Accedido el 5/1/2012.
  2. Salomone, Mónica Impostores de la ciencia El País, 19/2/2006. Accedido el 5/1/2012.
  3. El caso Lysenko Tecnología obsoleta, 26/4/2005. Accedido el 5/1/2012.
  4. Kolchinsky, E. I. Чем закончилась попытка создать пролетарскую биологию Boletín de la RAS. Nº 12, 2000, pp. 1077-1085. Accedido el 19/07/2012
  5. Labohm, Hans El Desenlace es Inminente Mitos y Fraudes (Fundación Argentina de Ecología Científica) 20/7/2004. Accedido el 5/1/2012.

Artículos relacionados

Enlaces externos

Herramientas personales