Yggdrasil

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
El Yggdrasil (La imagen en el artículo Níðhöggr es un fragmento de ésta).

Yggdrasil (o Yggdrasill) es el Árbol de la Vida, o Árbol del Universo, identificado como un fresno perenne en la mitología nórdica.

Sus raíces y ramas mantienen unidos los diferentes mundos: Asgard, Midgard, Helheim, Niflheim, Muspellheim, Svartalfheim, Alfheim, Vanaheim y Jötunheim. De su raíz emana la fuente que llena el pozo del conocimiento, custodiado por Mímir.

A los pies del árbol se encontraba el dios Heimdall que era el encargado de protegerlo de los ataques del dragón Níðhöggr y de una multitud de gusanos que trataban de corroer sus raíces y derrocar a los dioses a los que este representaba. Pero también contaba con la ayuda de las nornas que lo cuidaban regándolo con las aguas del Urðarbrunnr o Pozo de Urd. Un puente unía el Yggdrasil con la morada de los dioses, el Bifröst, el arcoiris, todos los dioses cruzaban por él para entrar en el Midgard.

Yggdrasil rezuma miel y cobija a un águila que entre sus ojos tiene un halcón que se llama Veðrfölnir, a una ardilla llamada Ratatösk, a un dragón llamado Níðhöggr y a cuatro ciervos, Dáinn, Dvalinn, Duneyrr y Duraþrór. Cerca de sus raíces habitan las nornas.

Etimología

Etimológicamente, Yggdrasil se ha interpretado como un kenning, es decir, una perífrasis derivada de mitos nórdicos. En este caso, el kenning significa "Caballo de Odín", ya que Yggr (o Uggr, "temible, feroz") es uno de los apelativos de Odín, e Yggs es el genitivo de Yggr;[1] drasill (o drösull, "errante, vagabundo") es una expresión poética para "caballo".[2] Este nombre reflejaría aparentemente la imagen de Odín subiendo y bajando a voluntad por el tronco y las ramas del fresno, es decir, metafóricamente "cabalgando" entre los mundos. Otros autores interpretan el nombre como "árbol terrible" o "cadalso de los colgados", en referencia a como Odín colgó de él durante nueve días.[3]

Los Nueve Reinos

Ilustración del siglo XIX que representa el Árbol del Mundo según la Edda prosaica.

Para los nórdicos, el mundo del hombre era nada más una rama del gran Yggdrasil, el fresno del mundo, "el más grande y mejor de todos los árboles" que atraviesa por los Nueve mundos, y por los que atravesó Odín antes de obtener el secreto de las runas.

Los mundos son los siguientes por orden ascendente:

  1. Helheim, el Reino de los muertos.
  2. Niflheim, el Reino primordial del hielo, el frío, envuelto en sombras y niebla helada.
  3. Muspelheim, el Reino primordial del fuego.
  4. Svartálfaheim, el Reino de los elfos oscuros.
  5. Jötunheim, el Reino de los gigantes.
  6. Midgard, el Reino de los Hombres. (también conocido como Mannaheim.)
  7. Alfheim, el Reino de los elfos de la Luz. (también conocido como Ljusalfheim.)
  8. Vanaheim, el Reino de los Vanir (la tribu de los dioses de la fertilidad).
  9. Asgard, el Reino de los Aesir (la tribu de los dioses de la sabiduría y la guerra).

El árbol se divide en tres partes. Helheim, Midgard y Asgard (raíz, tronco y copa, respectivamente), se puede notar en esto la representación del ciclo de nacimiento, vida y muerte que se ve en las nornas. En el nivel del medio, además de Midgard se sitúa Niflheim al norte, a Muspelheim hacia el sur y a Jotunheim en el este. En la cima del fresno sagrado habitan el águila y el halcón, que representan sabiduría. Una ardilla llamada Ratatösk, que simboliza al intrigante, lleva y trae noticias por las ramas. Los cuervos de Odín, que informan al dios supremo lo que acontece en la tierra, también habitan la copa. Tres ciervos pastan junto al árbol despojándolo de su corteza, y el dragón Nidhogg come sus raíces. En el cielo del fresno está el reino de los elfos luminosos, de figura "más bella que es el Sol", en tanto los elfos oscuros, "más negros que el alquitrán", viven debajo del árbol.

Las tres raíces y los tres pozos

Sus ramas se extienden por todo el mundo y alcanzan el cielo. Es sostenido por tres raíces principales que también se extienden extremadamente lejos: una "está entre los Æsir (Asgard), la segunda entre los jötnar de escarcha (Jotunheim) y la tercera sobre Helheim (o Niflheim) que es roída por el gusano Níðhöggr, y debajo de ella yace el manantial Hvergelmir ("Manantial hirviente") el cual genera el líquido que contribuyó a la creación de los primeros seres vivientes.

Debajo de la raíz que alcanza a los jötnar helados, justo en el lugar donde solía estar el Ginnungagap, está el pozo Mímisbrunnr (Pozo de Mímir), que según la Edda Menor, "contiene sabiduría e inteligencia", mientras que según la Edda Mayor contiene hidromiel. Mímir bebe de este hidromiel en el cuerno de Heimdall, Gjallarhorn. Odín sacrificó su ojo a Mímir para poder obtener sabiduría, bebiendo de ese hidromiel, y su ojo está sumergido en el agua del pozo.

Debajo de la tercera raíz del pozo que "se extiende hasta el cielo" yace el pozo "muy sagrado" Urðarbrunnr (Pozo de Urðr o Pozo del Destino), en el cual los dioses tienen su corte, y todos los días los Æsir cabalgan hacia Urðarbrunnr por el puente Bifröst. Las nornas riegan el fresno con las aguas y la arcilla provenientes del pozo de Urd para que éste no pierda su verdor ni se pudra. Este pozo es tan sagrado que todo lo que llega a él se vuelve tan blanco como una membrana del interior del cascarón de un huevo.

Las gotas que caen del gran fresno al Midgard donde habitan los hombres, es llamado "rocío de miel", una sustancia de la que nacen las abejas. Esta creencia combina lo dulce de la savia de un fresno con la miel de las abejas y también con el verdadero rocío matinal.

Referencias