Batalla de Kursk

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
Tanques Panther alemanes bajo el fuego soviético

La batalla de Kursk, también denominada Operación Ciudadela, enfrentó a la Wehrmacht alemana y al Ejército Rojo soviético en el mayor combate de tanques de la historia, donde tomaron parte mas de 7.000 blindados. Tuvo lugar en las inmediaciones de la ciudad de Kursk entre julio y agosto de 1943. Nuevamente los soviéticos sufrieron importantes pérdidas (863.000 bajas soviéticas contra unas 203.000 alemanas) pero la batalla fue una victoria decisiva para el Ejército Rojo y los alemanes nunca recuperaron la iniciativa después de Kursk.

Desarrollo

Las fuerzas alemanas, después de la derrota sufrida en Stalingrado seguían combatiendo con fiereza y lograron capturar el área de Kharkov, estableciendo una punta de lanza en la línea defensiva rusa alrededor de la ciudad de Kursk. Esta línea defensiva tenía 200 km. de ancho y 150 km. de profundidad, por lo que la misma fue el objetivo más obvio y simple para el siguiente ataque de los alemanes.

Tras la victoria soviética en Stalingrado, el Ejército Rojo desencadenó una serie de ofensivas obligando a los alemanes a evacuar el grupo de Ejércitos A ubicado en el Cáucaso por temor a que fueran aislados, quedando aislada la cabeza de puente de Kuban.

Los soviéticos sobreexplotaron su victoria, llegando hasta más allá de Járkov, cerca del Cuartel General de Erich von Manstein en Zaporozhye, donde fueron rechazados por una bien dirigida contraofensiva de este mismo general. De esta manera los alemanes capturaron de nuevo la ciudad de Járkov, formándose un saliente soviético centrado en Kursk (véase Tercera Batalla de Járkov).

Stalin quiso atacar a los alemanes, pero Zhúkov, recién ascendido a Mariscal después de Stalingrado, insistió en que se les dejara a ellos tomar la iniciativa y esperarlos con un plan de defensa que tenía ideado. Stalin abandonó el control sobre el Ejército Rojo y lo dejó en manos del mariscal Georgi Zhukov.

Hitler decidió destruir el saliente, seguro de contar con las fuerzas necesarias para que Alemania retomara la iniciativa. Los soviéticos descubrieron el plan alemán y mediante medidas defensivas en el saliente planearon desgastar el ataque alemán para después contraatacar a las fuerzas desgastadas. El desembarco aliado en Sicilia acabaría con las esperanzas alemanas y la operación Ciudadela sería suspendida.

En Kursk, los alemanes quemaron casi todas sus reservas en cuanto a carros de combate se refiere. También se notó en las bajas humanas, dando lugar a la pérdida de muchos hombres en ambos bandos que eran mucho mas difíciles de reemplazar para los alemanes.

Artículos relacionados