Wehrmacht

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
Cruz negra. Emblema de la Wehrmacht.

Wehrmacht es el nombre que recibieron las fuerzas armadas alemanas, surgidas en 1935 tras la disolución de la Reichswehr por el régimen nacionalsocialista. Durante la Segunda Guerra Mundial, la Wehrmacht consistía en el ejército (Heer), la marina de guerra (Kriegsmarine), la fuerza aérea (Luftwaffe) y a partir de 1940, encuadraba a las Waffen-SS, añadiéndose ocasionalmente unidades de la Sturmabteilung (SA).

Segunda Guerra Mundial

1939-1943

Durante los primeros cuatro años de la Segunda Guerra Mundial, la Wehrmacht logró victorias completas y resonantes en todos los teatros de operaciones, derrotando a los ejércitos europeos con relativa facilidad debido a su superioridad técnica y de doctrina militar y a la avanzada ingeniería militar desarrollada por Alemania en esos años. Esta superioridad militar alemana quedó demostrada sobretodo en el uso de la guerra relámpago cuando la mayoría de ejércitos europeos aún guiaban sus tácticas en base a fortificaciones estáticas y en la guerra de trincheras, sin tener planes para movimientos rápidos de tropas, y sin haber aprovechado las grandes posibilidades bélicas de una mortífera combinación de tanques en extensas formaciones (divisiones Panzer), infantería móvil y aviación de apoyo como la que practicaban los jefes militares germanos.

La táctica de pinzas fue usada en Francia y la Unión Soviética con gran éxito en 1940 y 1941 respectivamente. Consistía en la embestida profunda en forma de pinzas y localizada contra el frente enemigo con la mayor concentración de fuerzas y armas de apoyo, para posteriormente enviar a través de la brecha conseguida las reservas acorazadas y motorizadas. Fuerzas blindadas atacarían los flancos cerrando el dispositivo y envolviendo al enemigo.

La velocidad de estas fuerzas permitiría en una fase posterior de la batalla, rodear y aniquilar a las fuerzas enemigas desde su propia retaguardia, estrangulando su sistema logístico y de suministro, y aislarlas hasta formar bolsas (en alemán Kessel, 'caldero') de resistencia que acabarían rindiéndose.

La moral combativa y el heroísmo de la Wehrmacht, fuertemente imbuida en los principios del nacionalsocialismo, una oficialidad muy competente, su inquebrantable lealtad al Führer, sus tácticas veloces y masivas, el logro efectivo y rápido de objetivos, con suministros y logística muy eficaces, sumado a la existencia de armamento avanzado, con tanques rápidos y una aviación táctica adaptada a las nuevas estrategias, hicieron del ejército alemán el más efectivo y poderoso de la época. Para 1939 la Wehrmacht contaba con más de nueve millones de efectivos hábiles, de los cuales más de seis millones eran soldados profesionales con una experiencia en el ejército de más de 10 años.

En el ataque preventivo contra la Unión Soviética, que comenzó el 22 de junio de 1941, la Wehrmacht logró una aplastante victoria y contundentes éxitos iniciales, así como la aniquilación de gran parte de las dotaciones fronterizas del Ejército Rojo y profundos avances dentro del territorio de la URSS, consiguiendo liberar del yugo bolchevique a Bielorrusia, los países bálticos, Ucrania e importantes partes de la Rusia europea, conquistar Minsk, Smolensk, Kiev y Járkov y llegar hasta las puertas de Moscú y Leningrado. Sin embargo, el atraso de cuatro semanas en las campañas de Creta y Grecia fueron vitales, ya que el invierno más crudo en 50 años se dejó sentir tempranamente en las latitudes rusas, frenando el avance alemán cuando los caminos se transformaron en lodazales y además los suministros de equipos de invierno no pudieron ser distribuidos en el frente de manera adecuada, sumado a una red logística cada vez más extensa y frágil. Por lo que los soviéticos finalmente lograron resistir la embestida y movilizando todas sus interminables reservas humanas y materiales, apoyados por sus crudos inviernos, su aplastante superioridad numérica, un material bélico mejor diseñado para la producción en masa que el alemán y la gigantesca ayuda logística norteamericana, frenaron el empuje de los alemanes, quienes no pudieron hacerse con Moscú, en diciembre de 1941-enero de 1942, ni Stalingrado, en diciembre de 1942-febrero de 1943, sufriendo en ésta última la pérdida del VI Ejército alemán en 300.000 bajas entre muertos y heridos, incluyendo unos 90.000 soldados germanos que quedaron como prisioneros de guerra.

No obstante, la maquinaria bélica alemana aún era muy fuerte y dominante, al punto de poder mantener efectivamente ocupada prácticamente la totalidad de Europa y combatir en África.

Por gestión del ministro de armamentos, Albert Speer, se habían incorporado nuevos modelos de tanques como el Tiger, el Panther o el Jadgpanther.

En el verano de 1943, sin embargo, la Wehrmacht sufrió otra grave varapalo en tierras rusas, cuando en la batalla de Kursk, la fortaleza de las defensas y la posterior contraofensiva soviética destruyó las mejores unidades blindadas de la Wehrmacht y le causó bajas irremplazables en tropas de élite en Korsun-Cherkassy. La batalla de Kursk se considera la última ofensiva estratégica de la Wehrmacht y representó su última oportunidad de obtener la victoria en la guerra en el Este en un futuro cercano.

Por otra parte, en 1943 la Wehrmacht no logró rechazar la invasión anglo-estadounidense del sur de Italia pero sí logró establecer una línea de defensa en el centro y el norte de la península, la cual resistió hasta abril de 1945.

1944-1945

En estos dos años la Wehrmacht ya estaba exhausta y cansada de luchar en tantos combates, además de tener que combatir en 2 frentes a la vez, y que la situación en Italia era crítica, y los italianos eran vencidos con relativa facilidad durante sus combates contra los aliados occidentales.

En 1944 la Wehrmacht, que ya estaba muy desangrada y debilitada por las pérdidas en combate contra la Unión Soviética no pudo rechazar ni contener el avance de tropas británicas, estadounidenses y canadienses en Francia y Bélgica tras la batalla de Normandía, debiendo efectuar un rápido repliegue. Pese a esto, la invasión aliada de Europa Occidental encontró una dura y heroica resistencia por parte de las tropas alemanas y la Wehrmacht consiguió obtener importantes victorias defensivas en Holanda y en el bosque de Hürtgen que lograron retrasar la derrota y destrucción de su patria durante casi un año más. Durante el invierno de 1944-1945, la Wehrmacht realizó sorpresivamente en el frente occidental su última gran ofensiva, la llamada Batalla de las Ardenas, siendo su última iniciativa de ataque en el oeste, la cual no obstante terminó en derrota germana y la pérdida de hombres y material que la Wehrmacht ya no podía reemplazar fácilmente, la ofensiva de las Ardenas fue la última oportunidad de los alemanes para ganar la guerra en el frente occidental.

La desangrada Wehrmacht de 1944 y 1945 no podían en modo alguno compararse a la casi invencible Wehrmacht de 1940, 1941 o 1942. A partir de 1944, la Wehrmacht carecía de suficientes soldados veteranos para cubrir sus filas, sus mejores tropas habían sido mayormente destruidas en batalla contra las tropas soviéticas en tres años de lucha, quedando ante ellas en una clara situación de inferioridad numérica todavía mayor a la que ya afrontaron desde el principio de la guerra, mientras que en sector occidental no podía resistir mucho tiempo a la abrumadora superioridad material de los aliados occidentales.

Adolf Hitler intentó paliar ese déficit de tropas reclutando desde 1943 a las Waffen-SS como tropas adicionales de combate, inclusive en países ocupados, y cuando ello no bastó para cubrir la falta de soldados, desde octubre de 1944 se instituyó la Volkssturm como leva en masa donde se enroló en la Wehrmacht a prácticamente todos los varones alemanes de entre 14 y 65 años de edad y todos los hombres anteriormente considerados no-aptos para el servicio militar que aún quedasen en retaguardia para defender el propio territorio germano. No obstante, las tropas de la Volkssturm a pesar de encontrarse carentes de instrucción militar y de un armamento adecuado dadas las muy adversas circunstancias, lucharon valientemente y con una moral de combate sorprendentemente alta, infligiendo cuantiosas bajas a las tropas soviéticas, estadounidenses, canadienses y británicas. No obstante, a pesar de su heroísmo y su bravura en combate, la Volkssturm poco pudo hacer para evitar la derrota final.

Sin embargo, en enero de 1945 aún podía contar con más de 7 millones de efectivos (millón y medio en el Oeste, otro millón en Italia y el resto en el Este). Una gran parte de estos pertenecían a la Volkssturm y mostraban gran heroísmo y afán de lucha a pesar de encontrarse en circunstancias tan adversas.

Los criminales bombardeos terroristas estadounidenses y británicos empezaron a dañar severamente el suministro normal de combustibles y armas a las unidades de la Wehrmacht desde 1943, consiguiendo progresivamente la superioridad aérea y obteniendo para 1945 el estrangulamiento de la industria de guerra alemana, y la destrucción de su sistema de comunicaciones, además de numerosas ciudades.

La Wehrmacht fue derrotada finalmente por los bolcheviques en la batalla de Berlín mientras los aliados occidentales la batían en el oeste de Europa, dejando de existir tras la rendición alemana del 8 de mayo de 1945. Las bajas totales que sufrió la Wehrmacht en la Segunda Guerra Mundial fueron de cerca de 5.533.000 de alemanes y de otras nacionalidades que peleaban como aliados del Tercer Reich. El numero de heridos fue de 6.000.000 y los prisioneros de guerra 11.000.000.

Después de la guerra

Después de la derrota de Alemania y la Wehrmacht que tuvo efecto el 8 de mayo de 1945, algunos elementos del ejército seguían en activo con las fuerzas aliadas como fuerzas de policía. Para finales de agosto de 1945, esas unidades quedaron disueltas y al año siguiente las fuerzas de ocupación aliadas declararon oficialmente disueltas a todas las unidades de la Wehrmacht y a Alemania se le prohibía tener un ejército.

Artículos relacionados

Enlaces externos

Vídeos