Tercer Reich

De Metapedia

Großdeutsches Reich
Gran Imperio Alemán1
1933-1945
Bandera Escudo
Bandera Escudo
Lema nacional: Ein Volk, Ein Reich, Ein Führer (español: «Un pueblo, un imperio, un líder»).
Himno nacional: Das Deutschlandlied
(alemán:
«La canción de Alemania»)

Die Fahne Hoch (alemán: «Bandera en Alto»)
Ubicación de Tercer Reich
Mapa del territorio de Alemania durante el Tercer Reich.
Capital Berlín
Idioma oficial Alemán
Gobierno Nacionalsocialismo, autarquía, unipartidismo y totalitarismo
Reichspräsident (Presidente)
 • 1925-1934 Paul von Hindenburg²
 • 1934-1945 Adolf Hitler
 • 1945 Karl Dönitz
Reichskanzler (Canciller)
 • 1933-1945 Adolf Hitler
 • 1945 Joseph Goebbels
 • 1945 Lutz Schwerin von Krosigk³
Historia
 • Hitler toma el poder

30 de enero de 1933

 • Establecimiento4 31 de marzo de 1933
 • Noche de los cuchillos largos 30 de junio de 1934
 • Anschluss 10 de abril de 1938
 • Acuerdos de Múnich 30 de septiembre de 1938
 • Inicio de la Segunda Guerra Mundial 1 de septiembre de 1939
 • Muerte de Hitler 30 de abril de 1945
 • Rendición incondicional 8 de mayo de 1945
Superficie
 • 1933 633.786 km²
Población
 • 1933 est. 65.336.000 
     Densidad 103,1 hab./km²
Moneda Reichsmark (ℛℳ)
Miembro de: Fuerzas del Eje, Pacto Tripartito
¹ Desde 1933 hasta 1943 Deutsches Reich; desde 1943 Großdeutsches Reich.
² Desde la muerte de Hindenburg, el cargo de Presidente quedó vacante, aunque Hitler lo tomó de manera implícita. Esto quedaría demostrado al nombrar a Dönitz como su sucesor en el cargo en 1945.
³ Antes de morir, Hitler nombró Canciller a Goebbels, pero éste se suicidó al día siguiente.
4 La República de Weimar no fue disuelta oficialmente hasta 1945.

El Tercer Reich, término derivado de la expresión alemana Das Dritte Reich, y oficialmente Großdeutsches Reich (Gran Imperio Alemán) fue el nombre del Estado alemán durante el periodo histórico en que el Nacionalsocialismo gobernó Alemania entre los años 1933 y 1945 bajo el liderazgo de Adolf Hitler. También es referido como Alemania Nacionalsocialista.

El Tercer Reich fue visto como sucesor del Sacro Imperio Romano (Primer Reich) y del Imperio Alemán (1871-1918) (Segundo Reich), además de ser continuador del legado y los valores del mundo indoeuropeo.

Contenido

Territorio

Además del territorio de Alemania durante la República de Weimar, el Tercer Reich llegó a incluir, en los años que precedieron a la Segunda Guerra Mundial, las zonas con poblaciones étnicas germanas como Sarre, Austria (tras el Anschluss pasa a denominarse Ostmark), los Sudetes (Crisis de los Sudetes) y el territorio de Memel. Regiones incluídas después del estallido de la Segunda Guerra Mundial incluyen Eupen-et-Malmédy (Bélgica), Alsacia-Lorena, Ciudad Libre de Danzig y diversos territorios del centro y norte de Polonia. Además, de 1939 a 1945, el Tercer Reich anexó territorio checo dándole el nombre de Protectorado de Bohemia y Moravia. Aunque este protectorado se consideraba una parte de la "Gran Alemania", mantuvo su propia moneda y una frontera interna comercial con Alemania.

La Silesia Checa se incorporó en la provincia de Silesia en el mismo período. En 1942, Luxemburgo se anexa directamente como provincia de Alemania. Las regiones sur y central de Polonia estaban a cargo de un gobierno llamado el Gobierno General, aunque en posición menos autónoma que el Protectorado de Bohemia y Moravia. A finales de 1943, tras la rendición de Italia, Alemania ocupa Istria y el sur del Tirol, que había sido territorio de Austria antes de 1918, si bien en este caso no hubo anexión directa.

Los estados federales que integraban Alemania según la Constitución de Weimar fueron controlados por los Gaue (distritos) dirigidos por representantes llamados Gauleiter, que fueron completamente leales al gobierno central. En la mayoría de los casos de antiguos territorios extranjeros, el Gauleiter era también responsable de la unión del territorio a un Reichsgau. Estos cambios administrativos habían desmantelado la hegemonía política regional heredada del Imperio Alemán desde 1871. Sin embargo, el título del Primer Ministro de Prusia fue utilizado por Hermann Göring de 1933 a 1945, sin que tales estados fueran disueltos oficialmente.

En muchas zonas, se crearon territorios llamados Reichskommissariat, como por ejemplo el Reichskommissariat Ostland en la Unión Soviética y Ucrania. En el norte de Europa, estaban el Reichskommissariat Niederlande (Holanda) y el Reichskommissariat Norwegen (Noruega), que estaban destinados a fomentar la colonización alemana. En 1944, se fundó un Reichskommissariat en el norte de Francia y Bélgica, anteriormente conocido como la Administración Militar de Bélgica y el norte de Francia.

Las fronteras del Reich cambiaron mucho antes de su derrota militar en mayo de 1945, debido a que la población alemana huyó hacia el oeste ante el avance del Ejército Rojo y la presión de los Aliados occidentales en el este de Francia. A finales de la guerra, tan sólo quedó una pequeña franja de tierra que iba desde Austria a Bohemia y Moravia - así como algunas otras regiones aisladas - que no estuviera bajo el control de los Aliados. Tras su derrota, el Tercer Reich fue sustituido por zonas de ocupación administradas por Francia, la Unión Soviética, el Reino Unido y los Estados Unidos, tanto en Alemania como en Austria. La zona alemana previa a la guerra al este de la línea Oder-Neisse y Stettin y sus alrededores se establecieron bajo administración polaca y soviética, respectivamente. Estos cambios territoriales conllevaron la completa disolución de Prusia como un componente territorial alemán. Prusia por tanto se dividió, quedando su territorio repartido entre Polonia y la Unión Soviética (región de Kaliningrado). Mediante la firma del Tratado de Varsovia (1970) y el Tratado sobre la Solución Final con respecto a Alemania (1990), Alemania confirmó finalmente que aceptaba renunciar a cualquier reclamación de los territorios perdidos durante la Segunda Guerra Mundial.

Ideología del régimen

Artículos principales: Nacionalsocialismo y Mein Kampf


Desde una perspectiva internacional, el nacionalsocialismo había tomado una gran parte de la base ideológica del fascismo que se desarrolló originalmente en Italia con Benito Mussolini. Ambas ideologías coincidían en el nacionalismo, el anticapitalismo y el anticomunismo.

Los nacionalsocialistas hicieron suyo el concepto de Großdeutschland, o la Gran Alemania, y consideraron que la incorporación de los pueblos germánicos en una sola nación (pangermanismo) era un paso de vital importancia para su éxito y prosperidad en su propio Lebensraum o espacio vital en el cual autogobernarse sin injerencias extrañas a la nación.

Por ejemplo, la anexión de Austria al Reich (Anschluss) tuvo el objetivo de unir a dos naciones del mismo origen étnico y la anexión de parte de Checoeslovaquia, tras los Acuerdos de Múnich, tuvo el objetivo de proteger a la minoría étnica alemana que vivía en ese territorio.

Historia

Artículo principal: 30 de enero de 1933


El jefe de Estado, Paul von Hindenburg, nombró a Hitler canciller alemán el 30 de enero de 1933. Una vez en el cargo, Hitler decretó nuevas elecciones. Poco tiempo antes de los comicios, el edificio del Reichstag fue incendiado por un comunista holandés, Van der Luebbe. Era el comienzo de una revolución marxista cuyo objetivo era sembrar el pánico y así los bolcheviques poder tomar el poder en Alemania. Finalmente, las elecciones le otorgaron al NSDAP una victoria contundente.

El Führerprinzip reemplazaba aí a un gobierno irresponsable e impotente (el parlamentario), por otro poderoso. Así, la voluntad del Führer se transformaba en la ley.

Economía

Artículo principal: Economía nacionalsocialista


Cuando el NSDAP llegó al poder en 1933, la economía de Alemania estaba sumergida en un desastre económico originado por el vergonzoso Tratado de Versalles y aún sufría los efectos de la Gran Depresión iniciada en EEUU en 1929 y que también había perjudicado severamente el comercio exterior alemán con seis millones de desempleados y dos millones de subempleados.

Al Nacionalsocialismo le bastaron dos años para impulsar un desarrollo desbordante de prosperidad. Y a los cuatro años el país era ya una potencia entre las potencias.

Adolf Hitler estuvo a cargo de una de las mayores y mejores expansiones de la producción industrial, de infraestructura y la mejora civil como nunca antes se había visto, levantando enormemente la economía alemana.

Entre 1934 y 1937, la Alemania de Hitler gozó de excelentes estándares de vida para la clase obrera y media. La tasa de desempleo se redujo sustancialmente para posteriormente desaparecer por completo. Esto debido en su mayor parte a través de la construcción de obras civiles (Organización Todt).

Se iniciaron importantes trabajos de comunicación vial (carreteras); en siete años de su gobierno se construyó una red de autopistas nacionales de 12.000 kilómetros que aún hoy en día se utiliza, además de represas, ferrocarriles y edificios majestuosos. Entre 1933 y 1938 se construyeron en Alemania 677.870 edificios que contienen 1.458.124 viviendas populares.

El régimen de Hitler impulsó una enorme intervención del Estado en la economía ya sea creando empresas estatales de servicios como fijando controles de precios y reglamentando toda actividad de las empresas privadas, de tal manera que los empresarios alemanes debieron seguir las directivas gubernamentales.

Los judíos le declaran la guerra a Alemania en 1933

Arte, cultura y formación

Véase también: Arte nacionalsocialista


Cuando Hitler se convirtió en la cabeza del Estado alemán, apoyó el desarrollo de las artes, exceptuando aquellas que la ideología nacionalsocialista consideraba como decadentes, y tomó bajo su alero al arquitecto Albert Speer, quien transformó las excelentes ideas de Hitler en hormigón.

Buena parte de la producción artística alemana en este periodo se consagró al ensalzamiento de los valores de la familia, la nación y en especial la raza aria. En este tema, el ministro de propaganda Joseph Goebbels tuvo un importante papel doctrinario.

La arquitectura también recibió un impulso considerable durante el régimen. Un ambicioso plan, que buscaba convertir Berlín en la capital más imponente del mundo, nunca llegó a concretarse a causa del estallido de la guerra. Durante años Hitler y su arquitecto en jefe Albert Speer proyectaron edificios y planearon un radical cambio urbanístico.

El primer paso de estos planes fue el Estadio Olímpico de Berlín donde se llevaron a cabo los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936, diseñado por Werner March, la única gran obra arquitectónica de este periodo que ha sobrevivido.

Speer proyectó asimismo la nueva Cancillería del Reich, que incluía un enorme salón dos veces mayor que el Salón de los Espejos del Palacio de Versalles. Hitler quería construir una tercera Cancillería, aún mayor, aunque nunca se comenzó. La segunda cancillería fue dañada seriamente por el ejército soviético en la batalla de Berlín en 1945.

En 1937, Speer proyectó el pabellón alemán de la Exposición Internacional de 1937 en París, que estaba situado justo en frente del pabellón soviético. Su diseño magnificente opacó al pabellón soviético. Speer pretendía representar una defensa sólida contra los embates del comunismo. No obstante, ambos pabellones fueron galardonados con medallas de oro por sus diseños.

Otras obras destacadas que han sobrevivido son el Aeropuerto de Berlín-Tempelhof y Prora, una estación vacacional construida en la isla de Rügen.

Entre los proyectos de Speer y Hitler se encuentra la Volkshalle, o Salón del Pueblo, un domo de 200 metros de altura y 250 metros de diámetro, 16 veces más grande que la Basílica de San Pedro. Hitler también planeaba construir un arco, similar al Arco de Triunfo de París, pero de 100 metros de altura, en cuyo interior estarían grabados los nombres de todos los muertos alemanes de la Primera Guerra Mundial. El prematuro comienzo de la guerra evitó que se construyeran estas gigantescas obras debido al racionamiento de materiales de construcción.

El cine tuvo en Leni Riefenstahl su representante más destacada, gracias a dos obras: El triunfo de la voluntad y Olympia. Esta última película es admirada por el uso de técnicas innovadoras para la época.

Por su parte, la formación de las nuevas generaciones estaba tempranamente enmarcada dentro de proyectos nacionalistas, como las Juventudes Hitlerianas. En centros construidos especialmente, como el castillo Vogelsang en la actual Renania del Norte-Westfalia (RNW), se formaba a la élite nacionalsocialista. Tras la caída del régimen, el castillo con sus 330 hectáreas circundantes fueron ocupadas, primero por el ejército británico y a partir de 1950, por el de Bélgica.

Salud

Texto del anuncio: "No él, sino ella (en alemán el cigarrillo es femenino) se come a él. El fumador empedernido".
Mientras en América se promovía sin control el hábito de fumar, incluso en dibujos animados, Alemania fue uno de los primeros países en lanzar una dura campaña en contra del cigarrillo. Se decía que la motivación provenía del propio Adolf Hitler, quien desarrollo una aversión tan marcada hacia el tabaco que no permitía a nadie fumar en su presencia.

Así, durante los años 30s y 40s, Alemania marcó pautas al prohibir el cigarrillo en restaurantes y sistemas de transporte público. Además se elevaron los impuestos al tabaco y se racionó su importación. Incluso se llegó tan lejos como advertir que el tabaco podía provocar problemas durante el embarazo, un concepto revolucionario para aquel entonces.

El resultado: un alemán tenía un consumo promedio de 749 cigarrillos al año, mientras que un estadounidense consumía en la misma época 3.000 cigarrillos.

Los historiadores y epidemiologistas apenas acaban de empezar a explorar el movimiento anti-tabaco desarrollado en Alemania durante el gobierno de Adolf Hitler.

Alemania tuvo el más fuerte movimiento antifumador del mundo en la década de los 30 y la primera mitad de la década de los años 40, con medias tales como la prohibición de fumar en lugares públicos, prohibiciones de anunciarse, restricciones para las raciones de tabaco para las mujeres, y la más refinada investigación mundial sobre los efectos del tabaco, aportando pruebas científicas de la ya evidente relación entre el tabaco y el cáncer de pulmón.

En la ultima década los historiadores médicos han aportado estudios que mejoran nuestro conocimiento sobre la medicina y la salud publica en la Alemania del III Reich. Sabemos gracias a ello que aproximadamente la mitad de los médicos del sistema sanitario público estaban afiliados al NSDAP.

Muchos lideres Nacionalsocialista se oponían claramente al consumo de tabaco, como el Doctor Robert Ley, del Frente del Trabajo Alemán, siendo Adolf Hitler uno de los más férreos en su oposición.

El primer caso de un estudio controlado sobre la relación entre cáncer de pulmón y tabaquismo se llevo a cabo en Alemania en 1939. Esto fue posible con el respaldo de la Oficina Contra los Riesgos del Alcohol y el Tabaco, establecida en 1939 por el Doctor Leonard Conti, responsable de los Asuntos de Salud del Reich, al que había precedido en el cargo Gerhard Wagner. El Instituto de Investigación de los Riesgos del Tabaco, establecido en la Universidad de Jena, desarrolló un segundo estudio en 1942. Este Instituto fue financiado con 100.000 marcos del Reich provenientes de las finanzas personales de Adolf Hitler.

Además de investigaciones sobre el tabaquismo, también había muchas campañas de promoción de lo saludable de no fumar. La Juventud Hitleriana y la Liga de Muchachas Alemanas repartieron abundante propaganda anti-tabaco. En 1942 la Liga de Mujeres Alemanas (BDM) lanzó una campaña contra el consumo de tabaco y alcohol.

El Frente Alemán del Trabajo también desarrollo muchas campañas donde se hacía hincapié en los efectos dañinos del tabaco para la salud.

La lucha contra el tabaquismo fue solo uno de los asuntos de salud que recibieron atención por parte de la Alemania Nacionalsocialista. También se llevaron a cabo campañas contra el consumo de alcohol. Se recomendaba consumir frutas y verduras, pan integral y no abusar de las grasas. Una destacada figura de la medicina del III Reich, Erwin Klein, predijo que en el futuro se descubriría que el cáncer era un resultado de una dieta inconveniente.

Las políticas anti-tabaco en Alemania se aceleraron a finales de los años 30, y en los primeros años de la Segunda Guerra Mundial el consumo de tabaco ya había empezado a declinar. La Luftwaffe prohibió fumar en sus instalaciones en 1938, al igual que el Servicio Postal. La prohibición de fumar se extendió a muchos centros de trabajo, oficinas del gobierno, hospitales y casas de reposo.

El NSDAP prohibió fumar en su oficinas en 1939, y ese mismo año el jefe de las SS, Heinrich Himmler anunció la prohibición de fumar para todos los policías uniformados y oficiales de las SS mientras estuviesen de servicio, lo que no impidió que, durante la guerra, uno de los regalos que entregaba Himmler a miembros de las Waffen SS que habían destacado, fuese una pitillera de plata con su firma personal.

También se prohibió fumar en los refugios antiaéreos, aunque en algunos de ellos había zonas separadas para fumadores. Durante los años de la guerra los cupones de racionamiento de tabaco se denegaban a las mujeres embarazadas y a todas las que tuviesen menos de 25 años, y los restaurantes y cafés tenían prohibida la venta a sus clientas. Estas medias tenían como fin preservar la salud de las mujeres. A partir de 1943 se decreto la prohibición de fumar en público para todos los menores de 18 años.

Todas estas políticas se enmarcaban dentro de una campaña que pretendía marcar "el principio del fin" del consumo de tabaco en Alemania.

El 20 de junio de 1940 Adolf Hitler ordeno que las raciones de tabaco fuesen distribuidas entre los soldados "de un modo que disuadiese a los soldados de fumar". Las raciones de cigarrillos estaba limitadas a 6 cigarrillos por persona al día. Con raciones alternativas disponibles para los no fumadores, como chocolate o comida extra. En ocasiones muy limitadas había cigarrillos extra disponibles para fumar, pero estaba limitados a 50 al mes por persona.

Las raciones de tabaco no se podían proporcionar a las mujeres de la Wehrmacht. Una ordenanza del 3 de noviembre de 1941 aumento la tasas sobre el tabaco a un nivel tan alto como nunca había estado, siendo entre el 80% y el 95% del precio de venta, con el fin de aumentar el precio y desincentivar el consumo. Tras la muerte de Adolf Hitler tuvieron que pasar más de 25 años para que las tasas sobre el tabaco se volviesen a incrementar.

Tras la guerra Alemania perdió su posición como la nación con unas campañas y una ciencia anti-antitabaco más agresiva. Tras la muerte de Hitler, muchos de los doctores que trabajaron en la campaña anti-tabaco o bien perdieron su trabajo o fueron silenciados. Karl Astelm director del Instituto de Jena de Investigación de los Riesgos del Tabaco, que era además el rector de la Universidad de Jena y oficial de las SS, se suicido en su oficina la noche del 3 al 4 de Abril de 1945. El responsable de los Asuntos de Salud del Reich, Leonardo Conti, otro activista antitabaco, se suicido el 6 de octubre de 1945 en una prisión aliada donde estaba a la espera de juicio por su participación en el programa de eutanasia. Hans Reiter, presidente de la Oficina de Salud del Reich, que en una ocasión definió a la nicotina como "el mayor enemigo de la salud del pueblo" y "el estorbo numero uno de la economía alemana" fue internado durante dos años en una prisión americana, y posteriormente trabajo como medico en una clínica de Kassel, no volviendo jamás a ejercer en la sanidad pública.

Segunda Guerra Mundial

Artículo principal: Segunda Guerra Mundial


La Crisis de Dánzig alcanzó su punto máximo meses después de que Polonia rechazara la oferta inicial de Alemania en relación con la Ciudad Libre de Dánzig y el Corredor polaco. Los alemanes rompieron relaciones diplomáticas y poco después Alemania comenzó la Campaña de Polonia el 1 de septiembre de 1939. Cuando el 3 de septiembre de 1939, el Reino Unido y Francia declararon la guerra a Alemania esto dio lugar al inicio de la Segunda Guerra Mundial en Europa.

Alemania invadió la Unión Soviética (Ver: Operación Barbarroja) el 22 de junio de 1941 y en vísperas de la invasión, el lugarteniente de Hitler, Rudolf Hess, trató de negociar las condiciones de paz con el Reino Unido en una reunión privada no oficial después de aterrizaje accidentado en Escocia. Esos intentos fracasaron y fue detenido.

A finales de 1941, Alemania y sus aliados controlaban casi todos los paises de Europa continental y del Báltico, con excepción del neutral Suiza, Suecia, España (aliado del Eje), Portugal, Liechtenstein, Andorra, Ciudad del Vaticano y Mónaco.

En su guerra contra los soviéticos los nacionalsocialistas aseguraban que un objetivo de esta guerra era defender la civilización occidental contra el bolchevismo de subhumanos. Debido a las atrocidades del estalinismo, los mensajes alemanes tuvieron efecto en grandes partes de la Unión Soviética. Muchos ucranianos, bálticos y soviéticos combatieron junto con los alemanes, y europeos de otras nacionalidades y se alistaron en las divisiones de las Waffen SS.

Desde 1942, los Aliados occidentales intensificado los bombardeos. Una gran controversia acerca de las tácticas aliadas, fueron los bombardeos de la Alianza a ciudades alemanas, que dieron como resultado la completa destrucción de las ciudades de Colonia y Dresde, así como las demás. Estos bombardeos causaron numerosas víctimas entre la población civil y de graves dificultades para los supervivientes que vivian en medio de la destrucción de la infraestructura. La invasión de Italia, así como el colapso del régimen fascista, causó el debilitamiento de las fuerzas alemanas y su propagación para combatir a los dos frentes.

Con un período de tres campañas por frente, el agotamiento de petróleo y de las líneas de suministro, y un constante bombardeo por los Aliados, el territorio alemán fue lentamente tomado por los Aliados. Como se acercaba el ejército Rojo a Prusia Oriental, los civiles alemanes comenzaron a huir de Prusia Oriental, Silesia y Prusia Occidental en masa hacia el oeste, por temor a la persecución por parte de los soldados soviéticos (Ver artículo: Expulsión de alemanes tras la Segunda Guerra Mundial). Aunque hubo atrocidades cometidas por los aliados occidentales, muchos alemanes creían que iban a estar más seguros bajo la ocupación de las fuerzas aliadas occidentales, que con las fuerzas soviéticas.

A principios de 1945, las fuerzas soviéticas rodearon Berlín (Batalla de Berlín), las fuerzas estadounidenses y británicas habían tomado la mayor parte de Alemania occidental y con las tropas soviéticas en movimiento hacia el oeste se reunieron con las tropas aliadas que se desplazaban hacia el este en Torgau en el río Elba el 26 de abril de 1945 (Cohen). Con Berlín sitiado, Hitler y los otros miembros clave del régimen se vieron obligados a vivir en la clandestinidad blindados Führerbunker mientras que la parte superior del terreno de Berlín fue constantemente bombardeado por el Ejército Rojo.

El 30 de abril de 1945, Hitler se suicida en su búnker subterráneo. Hitler fue sucedido por el Almirante Karl Dönitz. Goebbels se suicidó en la Fuhrerbunker un día después de asumir el cargo. El gobierno de Dönitz, establecido cerca de la frontera danesa, solicitó sin éxito, una paz con los Aliados occidentales. Del 4 al 8 de mayo de 1945 el resto de las fuerzas armadas alemanas se rindieron incondicionalmente en toda Europa.

Artículos relacionados

Enlaces externos

Videos

Documental inédito sobre el Tercer Reich, comentado por Léon Degrelle"

León Degrelle, poeta, filósofo, General de las Waffen SS y amigo personal de Hitler, presenta una serie de videos inéditos en formato documental sobre la Segunda Guerra Mundial y el Tercer Reich, incluyendo tópicos como el invento del cine, los crímenes del comunismo, los cientos de miles de alemanes asesinados por los aliados, el arte alemán y Hitler artista, entre otros temas de relevancia. El testimonio del líder belga, fue grabado en 1989, cinco años antes de su fallecimiento.

Herramientas personales