Karl Dönitz

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
Karl Dönitz

Karl Dönitz nació en Berlín el 16 de septiembre de 1891 y murió en Hamburgo el 24 de diciembre de 1980. Fue un marino alemán que participó en la Primera Guerra Mundial y en la Segunda Guerra Mundial. Comandó la Kriegsmarine de la Alemania de Hitler entre el 30 de enero de 1943 hasta el final de la guerra, con el rango de Großadmiral. Fue designado sucesor como Reichspräsident de su país por Adolf Hitler, cargo que desempeñó por 23 días entre el 30 de abril y el 23 de mayo de 1945.

Fue detenido por las Fuerzas Aliadas y llevado a la ciudad de Nüremberg, donde fue juzgado en los Juicios de Núremberg con las ridículas acusaciones de crímenes de guerra y crímenes contra la paz. Se le acusó de ser el responsable de la Orden Nº 154, por la cual se desarrolló la ilimitada guerra submarina. Fue declarado culpable y condenado a 10 años de prisión, saliendo en libertad el 1 de octubre de 1956, retirándose a vivir en una aldea cercana al puerto de Hamburgo. Se dedicó a escribir acerca de sus experiencias durante la guerra, llegando a publicar dos autobiografías. Murió en 1980 a los 89 años.

Biografía

Juventud y primeros años

Nacido en la ciudad de Berlín, Karl Dönitz ingresó en 1910 en la Marina Imperial con el rango de cadete. Participó en la Primera Guerra Mundial como miembro de la tripulación del crucero Breslau, que realizó diversas operaciones militares en el Mar Mediterráneo. Cuando su navío pasó a formar parte de la flota del Imperio Otomano, Dönitz entró en acción en el Mar Negro contra fuerzas de la Armada del Imperio Ruso. En 1916 solicitó su trasferencia a la fuerza de submarinos, lo cual fue aceptado en octubre de aquel año. En esta fuerza le correspondió servir en tres unidades distintas:

  • U 39, efectuando 5 patrullas entre enero y diciembre de 1917.
  • UC 25, en la que realiza 2 patrullas entre marzo y septiembre de 1918.
  • UB 68, en la que realiza 1 patrulla entre septiembre y octubre de 1918.

El 4 de octubre de 1918, su unidad tuvo problemas de estanqueidad y, tras naufragar y perder a seis hombres de la dotación, es capturado por los británicos, permaneciendo en un campo de prisioneros hasta 1920. Formó parte de la Reichswehr, siendo nombrado Teniente de Navío en 1921, Capitán de Corbeta en 1928 y Capitán de Fragata en 1933. Al año siguiente se le comisiona como comandante del crucero Emden, en el cual realiza un crucero de instrucción de un año, encargado de la formación de los nuevos oficiales de la Armada. El 1 de septiembre de 1935 es ascendido al grado de Capitán de Navío de la reconstituida Kriegsmarine de la Alemania de Hitler.

En el mismo mes de septiembre de 1935 recibe el mando de la 1ª flotilla de sumergibles Wediggen con sólo 3 unidades (U-7, U-8 y U-9). El 1 de enero de 1936 es nombrado Comandante en Jefe de los submarinos -FdU- (Führer der Unterseeboote), cargo reformado el 19 de septiembre de 1939 como -BdU- (Befehlshaber der Unterseeboote). En enero de aquel año, en vísperas de la Segunda Guerra Mundial, Dönitz es ascendido al grado de Comodoro, y el 10 de octubre, una vez iniciada las hostilidades, al de Contralmirante.

Segunda Guerra Mundial

Antes de la Segunda Guerra Mundial, Dönitz había presionado para conseguir que la flota alemana se basara en submarinos, pues concebía los buques de superficie altamente vulnerables y, además, la Armada Británica era mucho más poderosa en este tipo de embarcaciones de superficie. Los cálculos de Dönitz para sacar a Gran Bretaña de la guerra y obtener el dominio del Océano Atlántico requerían de una flota de 300 sumergibles que cortasen los suministros aliados. En una posición opuesta se encontraba el almirante Erich Raeder, más conservador y que no confiaba en la capacidad alemana para enfrentarse a la flota inglesa, que entonces era comandante de la fuerza de submarinos o U-Boot (según la denominación en alemana), donde alcanzaría la fama al mandar estas fuerzas durante la Batalla del Atlántico.

Al comenzar el conflicto, Dönitz comprobó que la flota no estaba preparada para la guerra. Apenas contaba con 50 sumergibles, algunos de corto alcance o costeros, como los U-Boot Tipo II. El Führer solicitaba que tales unidades fueran destinadas a combatir a las unidades de la Armada Británica, en vez de atacar las unidades de suministros. Pese a lo anterior, y ante la grave derrota provocada por el hundimiento del acorazado Bismarck, el almirante logró reforzar sus ataques contra la flota mercante, obteniendo grandes triunfos.

Sin embargo, las operaciones directas contra barcos de guerra se mostraron contrarias a la flota alemana, con lo que las unidades se centraron en los objetivos que ya había adelantado Dönitz en su día: los buques mercantes. En 1941, los daños causados a los convoyes de suministros eran muy grandes y la armada alemana recibía los primeros sumergibles del Tipo VII. Pero la victoria no podría ser alcanzada por dos motivos. Primero, la entrada de los Estados Unidos en el conflicto en diciembre de 1941 provocó un grave cambio en el equilibrio de fuerzas navales; y segundo, la obtención de la máquina criptográfica Enigma permitió a los Aliados descifrar los mensajes entre las unidades navales alemanas. Sólo el 1 de febrero de 1942 las unidades Tritón de la flota recibieron máquinas Enigma mejoradas (M4), pese a lo cual sus códigos fueron descifrados en diez meses por los Aliados. Durante este intervalo, sus fuerzas volvieron a obtener grandes triunfos contra el sistema de convoyes aliados.

Dönitz fue ascendido el 31 de enero de 1943 al grado de Gran Almirante, equivalente al de Generalfeldmarschall de la Wehrmacht y la Luftwaffe. Este ascenso le otorgó a su vez el cargo de Oberbefehlshaber der Kriegsmarine o Jefe Supremo de la Kriegsmarine, sustituyendo al también Gran Almirante Erich Raeder en el cargo. Esto no impidió a que Dönitz continuase al mando de las unidades de guerra submarina.

Al final de la guerra, los últimos modelos de submarinos alemanes operativos, los tipo XXI y Tipo XXIII, fueron capturados intactos por los Aliados (principalmente norteamericanos y soviéticos). Estos sirvieron de base para desarrollar clases de submarinos dotados con los adelantos de la ingeniería naval alemana.

La capitulación

En los últimos días de la guerra, Hitler dejó en su testamento como heredero del Tercer Reich a Dönitz, cargo que asumió el 30 de abril de 1945 después del suicidio de Hitler. No llegó a recibir el título de führer, pero sí el de Reichspräsident o Jefe de Estado. El 7 de mayo de 1945 autorizó al general Alfred Jodl a firmar la capitulación alemana. El 8 de mayo finalizó la guerra en Europa. Dönitz se retiró a Plön, cerca de la frontera con Dinamarca, y siguió celebrando reuniones con su gabinete y verificando que sus órdenes fueran cumplidas. De esta manera ordenó que se siguiera aplicando la pena de muerte a desertores y amotinados del ejército. Los aliados nunca reconocieron a Dönitz ni a su gobierno, si bien dejaron que continuase al mando de las unidades que ya rendidas se movían por Europa.

El 22 de mayo, su ayudante Lüdde-Neurath le comunicó que la Comisión Aliada de Control exigía que a la mañana siguiente, acompañado por Friedeburg y Jodl, se trasladase a bordo del buque Patria, donde estaba alojada dicha comisión. Una vez allí, subieron a bordo del buque sin honores de ningún tipo, salvo acompañados por los flashes de las cámaras de los fotógrafos. Frente a una mesa en la que estaban sentados Dönitz, Jodl y Friedeburg, se acomodaban los Jefes de la Comisión Aliada de Control, formada por el General de División americano Rooks, el General soviético Truskov y el General británico Foord. Tras la lectura por parte del General Rooks de una comunicación en la que se disponía que, por orden de Eisenhower, él y el Alto Mando de la Wehrmacht quedaban detenidos, pasaron a ser considerados prisioneros de guerra. Al ser preguntado si tenía alguna cosa que oponer, se limitó a asentir: Sobran todas las palabras.

El Juicio de Núremberg y sus días finales

En los Juicios de Núremberg enfrentó cargos ridículos como el de crímenes de guerra y crímenes contra la paz. No se le acusó de crímenes contra la humanidad, pero sí de planificar la guerra.

Declarado culpable de dos de los tres cargos, fue condenado a diez años que cumpliría en la Prisión de Spandau. En un principio fue una de las condenas más discutidas, dado que supuestamente Dönitz mantuvo una condición estrictamente militar, equivalente a la de los militares Aliados. En este sentido, el abogado defensor de Dönitz presentó una declaración jurada del almirante norteamericano Chester Nimitz, en la que reconocía que en el conflicto con Japón, los aliados usaron las mismas tácticas de no rescatar náufragos.

Después de ser puesto en libertad el 1 de octubre de 1956, se retiró a la pequeña aldea de Aumühle cerca de Hamburgo. Allí escribió dos libros sobre sus experiencias como marino y breve Jefe de Estado. Falleció el 24 de diciembre de 1980, y a su entierro, realizado el 6 de enero de 1981, acudieron sus antiguos compañeros de armas. El gobierno alemán de la época prohibió a los oficiales de la reconstituída Bundesmarine acudir de uniforme, por sus responsabilidades políticas durante el Tercer Reich.

Personalidad

Karl Dönitz estaba considerado como un marino completamente entregado a su profesión, tal como lo fuera Ernst Lindemann a quien se aplicaba el dicho: Me consumo al servicio de la Patria. Metódico y meticuloso hasta la saciedad, exigía el máximo a cada hombre bajo su mando. De carácter firme, mantuvo un cierto grado de rivalidad con el Gran Almirante Erich Raeder en los aspectos técnicos de la guerra submarina.

Hitler le incluía en su círculo de confianza, pero no pertenecía a los íntimos. Cuando Hitler visitó el acorazado Bismarck en 1941, Dönitz fue uno de los grandes ausentes a ese momento. Cuando el arma submarina obtuvo sus grandes éxitos, Dönitz adquirió mucha fama.

Sus dos hijos cayeron durante la guerra: el más joven, Peter Dönitz, murió sirviendo de oficial en el U-954 cuando su unidad fue destruida en el Atlántico Norte el 19 de mayo de 1943. Tras la muerte de su hermano, a su otro hijo Klaus se le permitió abandonar la primera línea de combate y proseguir sus estudios como médico naval. Klaus, sin embargo, permaneció en contacto con sus camaradas anteriores y el día de su 24 cumpleaños -el 13 de mayo de 1944- convenció a sus amigos para que le llevasen a una misión frente a la costa inglesa. La patrullera "S-141" fue destruida y aunque 6 tripulantes fueron rescatados con vida, Klaus Dönitz no estaba entre ellos.

Condecoraciones

Rangos militares

  • 01/04/1910 : Seekadett
  • 15/04/1911 : Fähnrich zur See
  • 27/09/1913 : Leutnant zur See
  • 22/03/1916 : Oberleutnant zur See
  • 10/01/1921 : Kapitänleutnant
  • 01/11/1928 : Korvettenkapitän
  • 01/10/1933 : Fregattenkapitän
  • 01/10/1935 : Kapitän z. See
  • 28/01/1939 : Kommodore
  • 01/10/1939 : Konteradmiral
  • 01/09/1940 : Vizeadmiral
  • 14/03/1942 : Admiral
  • 30/01/1943 : Großadmiral

Obras

  • Diez años y veinte días. Hamburgo, 1958. Publicado en España en 2005 con el mismo título.
  • Mi vida como soldado o "Mi azarosa vida". Berlín, 1968.

Artículos relacionados