Guerra contra la subversión en Argentina

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
9.000 o 30.000?

La Guerra contra la subversión, también conocida como Guerra sucia, fue el conflicto armado que vivió Argentina durante el Proceso de Reorganización Nacional (1976-1983) contra el terrorismo y la subversión de grupos izquierdistas y quienes les apoyaban. En ella, resultaron muertos o desaparecidos entre 7.158[1] y 13.000 personas[2], en tanto fueron asesinados 523 miembros de las fuerzas armadas entre 1969 y 1975[3] y 205 entre 1976 y 1978[4]. En total, hubieron 18.331 víctimas del terrorismo de izquierda en Argentina, incluyendo unos 13.000 civiles y cerca de 5.500 uniformados muertos o cicatrizados por vida.[5]

Muchas organizaciones de derechos humanos citan documentos desclasificados por la policía secreta chilena, entre ellos un documento oficial del Batallón de Inteligencia 601. El texto informa de 22.000 muertos o desaparecidos entre 1975 y mediados de 1978. No obstante, se debe tomar en cuenta que durante este período hubieron al menos 12.000 desaparecidos que fueron detenidos en centros de detención bajo las órdenes del Poder Ejecutivo Nacional (PEN) y posteriormente liberados en los últimos años del gobierno militar, debido a la presión diplomática extranjera. En 1979, el presidente de Estados Unidos Jimmy Carter ofreció a aceptar a 3.000 desaparecidos-detenidos del PEN, siempre y cuando no tuvieran un pasado terrorista.

Después de que el gobierno democrático fue restaurado, el Congreso aprobó una ley para indemnizar a las familias de las víctimas. Unos 11.000 argentinos, así como familiares directos o personas cercanas, recibieron de las autoridades correspondientes hasta US $ 200.000 cada uno como compensación monetaria por la pérdida de seres queridos durante el Régimen Militar.[6] Esto a pesar de que la mayoría de ellos estaban vinculados a grupos violentos. El juez Ricardo Gil Lavedra quien tomó parte en el Juicio de las Juntas diría más tarde: «Sinceramente creo que la mayoría de las víctimas de la represión ilegal eran militantes de la guerrilla».[7]

Antecedentes

La profesora Patricia Marchak en su libro God's Assassins: State Terrorism in Argentina in the 1970s, el profesor Carlos Marcelo Shäferstein en su trabajo Cien años de subversión en Argentina y los historiadores Alejandro García[8]y Antonius C. G. M. Robben[9]mantienen que la guerra sucia en la Argentina tiene sus verdaderos origenes en el levantamiento armado bolchevique durante la Semana Trágica en 1919 en Buenos Aires, y en los levantamientos armados de la Patagonia Trágica en la provincia de Santa Cruz que tuvieron lugar entre 1921 y 1922. En el transcurso de estas rebeliones, alrededor de 300 anarquistas fueron muertos en acción o fusilados por el ejército en Santa Cruz[10]además de los 140 anarquistas muertos tratando tomar el poder en Buenos Aires, sembrando la semilla de futuras calamidades en el país.

Previo a los levantamiento armados, en un esfuerzo por interrumpir las celebraciones que marcaban el 25 de mayo de 1910 el primer centenario de la Revolución de Mayo, un anarquista le dio una bomba a un niño para que la plantara adentro de una catedral bonaerense, pero la bomba explotó antes de tiempo y el menor murió y otro perdió sus brazos.[11]El 28 de junio 1910, otra bomba explotó adentro del Teatro Colón y 20 civiles resultaron heridos[12], y como consecuencia el Senado y la Cámara de Diputados aprobaron un proyecto de ley que imponía la pena de muerte para aquellos anarquistas responsables de muertes. El 9 de julio 1916, un anarquista intentó asesinar a balazos al presidente Victorino de la Plaza. El atentado tuvo lugar mientras el presidente argentino atendía en la capital argentina un desfile militar durante las celebraciones que marcaban el primer centenario de la independencia argentina.[13]El 9 de febrero de 1918, se produjeron violentas huelgas en las principales ciudades argentinas; por lo cual tropas del ejército fueron enviadas a las zonas de disturbios después de que cientos de anarquistas sabotearon las vías de ferrocarriles y quemaran carros cargados de trigo para la exportación.[14]Los simpatizantes de la Revolución rusa hasta editaban y repartían un periódico entre los soldados conscriptos. [15]

Después de los levantamientos fallidos en la Patagónica, la violencia anarquista continuó. El 24 de diciembre de 1927 estallaron dos poderosas bombas anarquistas en dos bancos en Buenos Aires, matando a dos.[16]El 23 de mayo de 1923, los anarquistas hacen detonar una bomba que destruye el edificio del consulado italiano en Buenos Aires, matando a nueve e hiriendo a 41, la mayoría de las víctimas siendo civiles inocentes.[17]El 24 de diciembre de 1929 el presidente argentino Hipólito Yrigoyen sufre un atentado a balazos del anarquista italiano, Gualterio Marinelli, de 44 años, quien cae muerto a tiros por la policía.

El 6 septiembre de 1930, el teniente general José Félix Uriburu asumió el poder en Argentina, en lo que fue el primer golpe de Estado del país. El régimen de Uriburu pronto cerró las prensas de los anarquistas y comunistas e hizo difícil, si no imposible, para los anarquistas difundir sus ideales. Uriburu además ordenó la deportación de los inmigrantes anarquistas europeos que habían tratado fomentar una revolución en argentina, y el cambio político, económico y en las condiciones sociales "llevaron a la decadencia de este movimiento, sobre todo en su manifestación dentro del movimiento obrero".[18]

No obstante, los anarquistas fueron capaces de llevar a cabo algunos ataques de represalias, y el 20 de enero de 1931 hicieron explotar tres bombas en el subterráneo de Plaza Once y en las estaciones de trenes Maldonado y Constitución, causando la muerte a cuatro e hiriendo a 17 pasajeros.[19]

En 1959 se produjo la Revolución Cubana, que tendría una fuerte influencia, sobre todo entre los descendientes de los anarquistas a través de la figura del Che Guevara, en la promoción de la revolución armada en América Latina.

Promediando el año 1963, Jorge Ricardo Masetti será el “Comandante Segundo” al frente del Ejército Guerrillero del Pueblo (EGP) que actuará primero en Salta en el norte de argentina.

El 5 de abril 1969, guerrilleros de las Fuerzas Argentinas de Liberación (FAL) atacaron Campo de Mayo, huyendo con 100 modernos fusiles de asalto pertenecientes al Regimiento de Infantería 1 Patricios.[20]

Entre marzo y julio de 1971, los periodistas argentinos informaron de 316 actos terroristas por parte de los guerrilleros izquierdistas.[21]En noviembre de 1971, en solidaridad con trabajadores militantes, guerrilleros Montoneros se apoderaron de una planta de fabricación de automóviles en Caseros, rociendo con gasolina varios Fiat 38, incendiandolos.[22]

Entre 1969 y 1972, hubo una serie de asesinatos de líderes sindicales, militares, políticos y empresariales de primer nivel, de alto impacto en la opinión pública (Vandor, Aramburu, José Alonso, Sallustro, Juan Carlos Sánchez, Roberto Mario Uzal, Emilio Berisso) realizados por los guerrilleros izquierdistas. En 1971, los guerrilleros de la izquierda mataron a 57 policías, y en 1972 los guerrilleros mataron a otros 38 más policías. [23]El 14 de febrero de 1972, militantes perteneciente a FAL, que respaldan las operaciones guerrilleras urbanas en el barrio Barrio Norte de Buenos Aires, entregan una bomba oculta en un ramo de flores a la casa del ex ministro de Justicia Jaime Perriaux, matando a tres policías (Roque Russo, Rómulo Salvatierra y Nestor Godoy) y hiriendo mortalmente a otro (Oscar Raúl Pereda) de una unidad especial anti-explosivos, e hiriendo a otros once, incluidos a varios vecinos.

En julio de 1972, militantes Montoneros detonaron explosivos en la Plaza de San Isidro en Buenos Aires, hiriendo a tres policías y dejando ciego a un bombero (Carlos Adrián Ayala), quien murió dos días más tarde a causa de complicaciones.

El 28 de diciembre de 1972, el conscripto de marina Julio César Provenzano (perteneciente al ERP), pierda la vida cuando la bomba que plantaba en uno de los baños de la sede de la Armada Argentina explotó prematuramente. [24]

La extrema izquierda hizo explotar más de 5.000 bombas, destruyendo numerosos edificios en la década de los setenta en su campaña contra el gobierno; éstos blancos pertenecían principalmente a las jerarquías militares[25]y policiales[26]. Sin embargo, un número de edificios civiles y no gubernamentales fueron también atacados, como el Hotel Sheraton de Buenos Aires[27], que fue casi destruido en 1972, matando a una mujer canadiense e hiriendo a su marido, y un teatro lleno de gente[28]en el centro de Buenos Aires en 1975.

En 10 años de operaciones de la guerrilla (1969-79) hubo 1.501 homicidios, 1.748 secuestros, 5.215 explosiones de bombas y 45 enfrentamiento armados adentro y afuera de unidades militares y policiales atribuidas a las guerrillas revolucionarias.[29]

1973

En esas condiciones el gobierno militar convocó a elecciones en las cuales el 11 de marzo de 1973 fue elegido presidente con casi el 50% de los votos Héctor Cámpora, el candidato elegido por Perón dada su proscripción. Mediante un decreto de indulto de Cámpora y una amplia amnistía del Congreso quedan libres unos 600 guerrilleros y militantes de la izquierda, en nombre de la reconciliación nacional.[30]

Luego de las elecciones la organización marxista ERP permaneció militarmente activa, mientras que la jefatura de los Montoneros declaró que suspendía sus operaciones militares. El 3 de abril de 1973, guerrilleros del ERP secuestraron al contraalmirante Francisco Agustín Alemán. El 4 de abril, el Coronel Héctor Irabarren, jefe del Servicio de Inteligencia del 3er Cuerpo del Ejército , murió al resistir un intento de secuestro por los pelotones Mariano Pojadas y Susana Lesgart de los Montoneros. El 30 de abril, fue asesinado el almirante Hermes Quijada por el ERP, y el 22 de mayo fue asesinado el dirigente sindical Dirk Henry Kloosterman, secretario general del Sindicato de Trabajadores Mecánicos (SMATA), por guerrilleros de las FAP.

El 20 de junio de 1973, en ocasión del regreso definitivo de Perón al país, y ante una movilización de millones de personas jamás vista en la historia argentina, se produjo un feroz tiroteo, organizada por los peronistas izquierdistas en la cual entre 13 y 25 civiles y militantes murieron y 365 resultaron heridas: el hecho es conocido como la Masacre de Ezeiza.[31]

El 6 de septiembre, el teniente coronel Raúl Juan Duarte Ardoy (entonces segundo jefe del Regimiento de Infantería 1 “Patricios”), fue asesinado por un francotirador de la Compañía José Luis Castrogiovani del ERP, en el intento de copamiento del Comando de Sanidad. El 25 de septiembre de 1973, José Ignacio Rucci, secretario general de la Confederación General del Trabajo (CGT), fue asesinado por Montoneros.

A fines de 1973, se forma la Alianza Anticomunista Argentina (Triple A) con sus “escuadrones de la muerte” compuesta en gran parte con uniformados y civiles, que según el libro Guerrillas and Generals: The "Dirty War" in Argentina, buscaban venganza por la muerte de amigos o miembros de la familia.

1974

El 19 de enero 1974, unos 60 o 70 guerrilleros del ERP que viajan a bordo de camiones militares capturados por los izquierdistas[32]atacan y capturan al cuartel de 2.000 efectivos en Azul, matando al comandante del Regimiento de Caballería Blindada 10 Húsares de Pueyrredón, el coronel Camilo Arturo Gay y su esposa (Hilda Irma Casaux), capturando al jefe del Grupo de Artillería 1, el teniente coronel Jorge Roberto Ibarzabal. Los guerrilleros marxistas, vestidos como soldados del Ejército Argentino, pudieron tomar control del cuartel durante siete horas.[33]Patricia Gay, la hija de Gay y Casaux, más tarde se quitaria la vida al no poder recuperarse de la pérdida de sus padres.

Ese año fueron también asesinados por organizaciones guerrilleras, entre otros, el dirigente sindical Rogelio Coria, secretario general de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA); el dirigente sindical petrolero Carlos Pierini y el jefe de la Policía Federal Alberto Villar y su esposa.

El 21 de febrero de 1974, los Montoneros mataron a Teodoro Ponce, un líder sindical peronista en Rosario. Había buscado refugio en un centro comercial tras encontrarse bajo fuego por un auto lleno de guerrilleros armados y enmascarados. Uno de los militantes que se bajaron del auto lo mató a tiros mientras yacía en el suelo y también disparó contra una mujer, que gritó, "Asesino".

El 15 de julio de 1974, guerrilleros de Montoneros asesinaron a Arturo Mor Roig, ex ministro de Asuntos Exteriores mientras comía en un restaurante. El 17 de julio, los guerrilleros urbanos asesinaron a David Kraiselburd, periodista y principal editor del periódico El Día, en el barrio de Manuel B. Gonnet de Buenos Aires tras un intercambio de disparos con la policía

El 9 de agosto 1974, un pelotón de guerrilleros marxistas de la Compañía del Monte "Ramón Rosa Jiménez" (comandados por Hugo Irurzun), iniciaron una operación para asaltar la guarnición militar del Ejército Argentino en Catamarca, al mismo tiempo que otro pelotón se preparaba para tomar la Fábrica militar de Villa María. Parte de la misión consistía en ingresar sorpresivamente para robar armas de los cuarteles del Regimiento de Infantería Aerotransportada 17, y matar o tomar como rehen a sus oficiales. Gran parte del primer pelotón de guerrilleros fueron supuestamente fusilados después de ser capturados por vestir uniformes del Ejército Argentino. Después de la llamada Masacre de Capilla del Rosario en la cual 16 guerrilleros murieron, el ERP anunció que abatiría al menos 16 oficiales del ejército como represalia; la Represalia por la masacre de Capilla del Rosario se inició en septiembre. Para el 10 de diciembre habían sido asesinados 10 oficiales pero entonces la campaña de terror se suspendió a causa de la muerte de una niña de tres años muerta por el fuego de un miitante izquierdista, durante el asesinato de su padre, el capitán Humberto Viola.

El 16 de septiembre de 1974, cerca de 40 bombas montoneras explotaron en las principales ciudades de Argentina y guerrilleros izquierdistas se apoderaron de dos trenes en las afueras de Buenos Aires, robando a los pasajeros a punta de pistola.[34]

El 19 de septiembre, con el fin de financiar sus operaciones, un pelotón de Montoneros secuestraron a los dos hermanos de la empresa familiar Bunge y Born. Unos 20 guerrilleros urbanos vestidos como policías mataron a un guardaespaldas y chófer y desvían el tráfico en esta emboscada bien planificada. Unos 30 militantes y simpatizantes entre la población civil proveyeron las casas para poder esconder los guerrilleros y los autos para poder escapar.[35]Se exigió y recibió un rescate de $ 60 millones en dolares estadounidenses para la liberación de los hermanos Born.

En total, 83 soldados y policías fueron muertos por los guerrilleros izquierdistas entre 1973 y 1974.[36]

1975

El año 1975 registró una extremadamente alta actividad guerrillera agravada por un serio vacío de poder. Unos 500 guerrilleros y militantes de Montoneros planearon y llevaron a cabo el ataque contra el Regimiento de Infantería de Monte 29, asaltando a la guarnición militar de Formosa el 5 de octubre y el ERP atacó el 23 de diciembre, el cuartel militar de Monte Chingolo en la Provincia de Buenos Aires, y en ambos enfrentamientos perdieron la vida gran cantidad de guerrilleros y uniformados. Con el fin de desalentar la inversión extranjera en Argentina, los hogares de cinco ejecutivos de Laboratorios Lazar fueron bombardeados en La Plata, en Buenos Aires.

El hecho más importante en 1975 fue el Operativo Independencia, autorizado por la presidenta María Estela Martínez de Perón en acuerdo general de ministros mediante el Decreto 261/75 del 5 de febrero, en el que se ordenó al ejército intervenir y "aniquilar el accionar de elementos subversivos que actúan en la provincia de Tucumán" (art. 1), y más adelante en todo el país, cuando ocupaba provisionalmente la presidencia nacional, el presidente de la Cámara del Senado, Ítalo Lúder, por licencia por enfermedad de Isabel Martínez, mediante los Decretos 2770, 2771, y 2772 de octubre de 1975. El 28 de octubre mediante la Directiva del Comandante General del Ejército 404/75 (Lucha contra la subversión), se dispuso la zonificación militar del país en 5 zonas, divididas a su vez en sub-zonas y áreas, con sus correspondientes responsables militares. Años después hubo fuertes discusiones sobre el significado y alcance del término "aniquilar" en vinculación directa al concepto de guerra sucia, ya que el resultado concreto de la orden fue el aniquilamiento personal de los insurgentes y no de sus estructuras ni su accionar.

La intervención militar en Tucumán estuvo motivada en el control alcanzado por el ERP en esa provincia, hecho que llevó a Mario Santucho -líder de la organización- a declarar una "zona liberada", para pedir apoyo y reconocimiento de los países socialistas como "ejército beligerante". Los enfrentamientos y acciones represivas en esa provincia causaron la muerte de militares y de guerrilleros, así como de militantes y civiles no combatientes. Entre los primeros meses el ejército pierde un avión de transporte y un helicóptero. Entre los combates terrestres se distinguen el combate de Manchalá y El Cadillal.

Entre el 22 de agosto de 1975, día del aniversario de la Masacre de Trelew, y los días 15 y 16 de septiembre, en recuerdo del golpe militar que derrocó al Presidente Perón en 1955, guerrilleros y militantes Montoneros hacen estallar en todo el país más de cien bombas. El 22 de agosto de 1975, el pelotón montonero Arturo Lewinger hizo estallar al ARA Santísima Trinidad, primer Destructor Misilístico que había sido construida con ayuda británica. El Cuerpo de Infantería de Marina Argentina responde creando varias compañías de seguridad para proteger a sus bases.

El 28 de agosto el pelotón montonero Marcos Osatinsky llevó a cabo la Operación Gardel e hizo explotar una bomba de aproximadamente 150 kilogramos en la pista del aeropuerto de San Miguel de Tucumán, cuando despegaba un avión Lockheed Hércules C-130 (matrícula TC-62) de la Fuerza Aérea transportando 114 miembros de fuerzas especiales de la Gendarmería Nacional, con un resultado de seis muertos y 29 heridos.

El 5 de octubre de 1975 los Montoneros, con la ayuda de cientos de civiles que proporcionan autos para escaparse y casas seguras para esconderse, atacan una guarnición del ejército, una prisión federal y un aeropuerto de la capital de la provincia de Formosa, secuestrando un Boeing 737 de Aerolíneas Argentinas y tomando como rehenes a cientos de civiles en el proceso.

El 26 de octubre 1975, cinco policías (Pedro Dettle, Juan Ramón Costa, Carlos Livio Cejas, Cleofás Galeano y Juan Fernández) son muertos a tiros en Buenos Aires, cuando un pelotón de Montoneros emboscan sus patulleros cerca de la catedral de San Isidro. Se informó que dos de los policías fueron capturados pero ejecutados en esta operación urbana bajo las órdenes del jefe montonero Eduardo Pereyra Rossi (nombre de guerra Carlon).

En diciembre de 1975, unidades helitransportadas de la 5ta Brigada estaban desplegados en las zonas fronterizas de Tucumán con más de 5.000 bien armados efectivos desplegados en la provincia. Sin embargo el comandante de la brigada, General Acdel Vilas no pudo evitar la exfiltración de 30 guerrilleros a través de este acordonamiento y el ERP todavía era fuerte entre los militantes y simpatizantes en Buenos Aires. La Ofensiva de Navidad de Mario Santucho tuvo lugar el 23 de diciembre con la ayuda de estos bien experimintados guerrilleros. La operación fue un shock para la población civil por su impacto a través de informes de la televisión, radio y los periódicos. Con el apoyo de Montoneros, la Compañía José de San Martín atacó el Batallón de Arsenales 601 ubicado en Monte Chingolo en Buenos Aires. En el ataque los izquierdistas fueron derrotados con la ayuda de helicopteros artillados y refuerzos de la policía, sufriendo a 53 guerrilleros y 9 militantes muertos. Se reportaron siete tropas del Ejército Argentino y tres policías muertos en los combates o como consecuencia de sus heridas.[37]

Ese mes, un pelotón de Montoneros atacó una fábrica de armamentos en el barrio de Munro de Buenos Aires, huyendo con 250 modernos fusiles de asalto y metralletas. Ese mismo mes, una bomba montonera explotó en la sede del Ejército Argentino en Buenos Aires, hiriendo al menos a seis soldados.[38]

Para finales de 1975, un total de 137 oficiales, suboficiales y conscriptos del ejército y policías habían muerto ese año combatiendo el terrorismo izquierdista y aproximadamente 1.000 fueron heridos.

Los cuadros de las fuerzas armadas argentinas, en particular los cadetes y jóvenes oficiales del ejército se vuelven inquietos, culpando a la jefatura militar y el gobierno por las perdidas y comienzan a buscar a un líder que ellos consideran lo suficientemente fuerte para asegurar la preservación de la soberanía argentina a raíz de los recientes ataques terroristas de la izquierda, y eligieron al teniente general Jorge Videla para intensificar la guerra contra la subversión. [39]

El periodista estadounidense, Paul Hoeffel, en un artículo escrito para el Boston Globe concluyó que, "A pesar de que existe una renuencia en general en utilizar el término, ahora es imposible pasar por alto el hecho de que la guerra civil ha estallado en Argentina."[40]

1976: antes del 24 de marzo

En los primeros meses de 1976 continuó el alto nivel de violencia guerrillera, combinada con un vacío de poder y descontrol institucional casi totales.

A principios de 1976, tres pelotones de montoneros tomaron la fábrica Bendix en Munro; adonde habían sido secuestrados dieciséis trabajadores.

El 2 de febrero unos 50 guerrilleros urbanos atacaron la Escuela de Policía Juan Vucetich, en La Plata.

El 11 de febrero de 1976, el Coronel Raúl Rafael Reyes (comandante del Grupo de Defensa Artillería Aérea 601), pierde la vida y dos soldados de su unidad (los conscriptos Tempone y Gómez) son heridos en una emboscada del ERP en el barrio La Plata de Buenos Aires.

El 13 de febrero, el Regimiento de Infantería Aerotransportada 14 venció a la Compañía de Monte Montonero en una emboscada en Tucumán. El 23 de marzo el diario La Opinión de Buenos Aires tituló: "Argentina inerme ante la matanza". El 24 de marzo se produjo el golpe de Estado, dando así inicio a un gobierno militar que se autodenominó Proceso de Reorganización Nacional, luego conocido como La Guerra Sucia.

1976: después del 24 de marzo

Durante los primeros meses del gobierno militar argentino, más de 70 policías murieron en la violencia de la izquierda armada.[41]

El 29 de marzo, el ERP sufre doce muertos (incluyendo el Jefe de Inteligencia) en un combate en pleno centro de Buenos Aires con elementos del ejército, pero Santucho junto con cincuenta guerrilleros logran salir de la emboscada.[42]

El 4 de abril, guerrilleros de Montoneros asesinan a un comandante naval (José Guillermo Burgos) y un ejecutivo de Chrysler (Jorge Ricardo Kenny), y en una emboscada matan a tres policías en una patrullero.[43]

El 26 de abril, guerrilleros Montoneros matan al Coronel Héctor Abel Elías Cavagnaro, afuera de su casa en la provincia de Tucumán.

El 18 de Junio, una adolescente guerrillera, Ana María González, entrenada por la agrupación Montoneros, puso una bomba de trotyl accionada con un mecanismo de relojería bajo la cama del General Cesáreo Angel Cardozo. La bomba explotó más tarde matando al general e hiriendo a otras personas que dormían en la casa. La guerrillera había logrado acceder a la vivienda de Cardozo gracias a su relación con la hija del mismo, de la cual era compañera de escuela. Más adelante en un reportaje de la revista española de izquierda Cambio16, González relató detalles del atentado y hasta hizo comentarios irónicos respecto de su relación con la familia Cardozo.

El 27 de junio, guerrilleros Montoneros que operan en la ciudad de Rosario, emboscan y destruyen dos patrulleros, matando a tres policías.[44]

El 10 de julio, la Policía Bonaerense rodea y entra en una casa de impresión en el barrio de San Andrés de Buenos Aires, en un intento para liberar al Vicecomodoro Roberto Echegoyen de la Fuerza Aérea Argentina, pero los guerrilleros matan a su rehén con un balazo en la cabeza.[45]

El 19 de julio, un pelotón de Montoneros matan al general de brigada Carlos Omar Actis (encargado de la supervisión de los campeonatos de fútbol de la Copa Mundial en Argentina en 1978) en el barrio de Wilde en Buenos Aires.

El 26 de julio, guerrilleros de Montoneros que operan en el barrio de San Justo de Buenos Aires, disparan y matan a un policía fuera de uniforme en su día libre, Ramón Emilio Reno, en la presencia de su hermano de 13 años de edad.[46]

El 11 de agosto, guerrilleros urbanos vestidos como policías interceptan y matan al cabo del Ejército Jorge Antonio Bulacio, con dos disparos en la cabeza, destruyendo su camión militar perteneciente al Comando del Batallón de Comunicaciones 141 con una bomba molotov.

El 19 de agosto, el emprasario Carlos Bergometti de Fiat en Córdoba, es interceptado en camino al trabajo y muerto por Montoneros armados con escopetas en un coche.[47]

El 7 de septiembre, Daniel Andrés Cash del Banco de la Nación Argentina es asesinado en camino al trabajo, por un montonero armado con una escopeta.[48]

El 12 de septiembre, un coche bomba de Montoneros destruye un autobús que transportaba a 33 policías en Rosario, matando a nueve policías y una pareja de casados (Oscar Walter Ledesma de 56 años de edad y Irene Ángela Dib de 42 años de edad) detras del autobús en su coche. Hubo al menos 50 heridos[49]en el atantado que pronto sera conocido como la Masacre de Rosario.

El 17 de octubre, una poderosa explosión de una bomba montonera en el microcine del Círculo Militar en el centro de Buenos Aires, deja con heridas a 60 oficiales y sus familiares.[50]

El 9 de noviembre, una bomba puesta por montoneros explotó en el Cuartel General de la Policía de la provincia de Buenos Aires, el saldo fue un muerto y once policías heridos.

El 16 de noviembre, unos 40 guerrilleros izquierdistas atacaron la comisaría de Arana, 30 millas al sur de Buenos Aires. Un capitán y cinco policías fueron heridos en el combate.[51]

El 15 de diciembre, otra bomba de Montoneros plantada en una sala de cine del Ministerio de Defensa dejó al menos 14 muertos y 30 heridos. [52]

El 29 de diciembre, un pelotón de Montoneros dispara y mata al coronel Francisco Castellanos e hirien a su conductor, el soldado conscripto Alberto Gutiérrez, a sólo unas pocas cuadras de la casa del oficial del Ejército en el barrio de la Florida en Buenos Aires.

En el peor año de la insurgencia que fue 1976, 156 oficiales, subofiales y conscriptos del ejército y agentes de policía fueron muertos.[53]

1977

El 4 de enero, guerrilleros Montoneros disparan y matan al soldado Guillermo Félix Dimitri de la 10ª Brigada de Infantería Mecanizada, mientras el conscripto realizaba servicios de control de carretera afuera de la fábrica de Chrysler, en el barrio de San Justo de Buenos Aires.

El 27 de enero, una bomba de Montoneros estalla afuera de una estación de policía en la ciudad de Rosario en la provincia de Santa Fe, matando a un policía (Miguel Ángel Bracamonte) y una niña de 15 años de edad (María Leonor Berardi), que pasaba en las inmediaciones.

El 10 de febrero, dos policías (Roque Farías Alipio y Ernesto Olivera) de una unidad especial anti-explosivos, son fatalmente heridos tratando de desactivar una bomba conectado a una moto en la ciudad de Rosario.

El 15 de febrero de 1977, el cabo Ramón Osvaldo Ríos del ejército murió después de que su patrulla fuera atacada por un pelotón de Montoneros que se habían barricado dentro de una casa en el barrio de Ezpeleta de Buenos Aires.

El 18 de febrero, el ERP ejecutó un atentado fallido contra el avión presidencial de la cabeza de la Junta Militar, Jorge Rafael Videla, que recibió el nombre de Operación Gaviota.

Ese mismo mes, Ireneo Garnica y Alejandro Díaz, ambos trabajadores ferroviarios que se habían negado a participar en una huelga organizada por militantes, murieron cuando Montoneros lanzaron una bomba contra ellos en el barrio de Quilmes, Buenos Aires.

El 5 de abril de 1977, un grupo guerrillero hizo estallar una bomba en la sede del comando de la Fuerza Aérea, dañando estructuralmente el Edificio Cóndor de Buenos Aires, dende estaba ubicado.

El 7 de mayo Montoneros realizó un atentado contra el Vicealmirante César Augusto Guzzetti, Ministro de Relaciones Exteriores del gobierno militar, en el cual recibió graves heridas que le causaron la muerte pocos años después.

El 23 de mayo de 1977, izquierdistas y terroristas en Buenos Aires mataron a dos policías y un inspector retirado, mientras entraba en su casa.[54]

El 14 de agosto de 1977, Susana Leonor Siver y su pareja Marcelo Carlos Reinhold, ambos Montoneros, fueron secuestrados de la casa de la madre de Reinold junto con un amigo por un equipo de 15 hombres pertenenciete a la inteligencia naval y llevado al campo de detención de la ESMA. Después de una sesión de brutal interrogatorio, Marcelo fue supuestamente "transferido" a otro campo de detenidos, pero no se supo nada más de él. En febrero de 1978, Susana fue también desaparecida por las autoridades militares, poco después de dar a luz a una niña.

Entre el 7 y el 10 de diciembre, Adriana y Gaspar Tasca, ambos reconocidos como Montoneros, fueron detenidos y desaparecidos.

En 1977, en tan solo Buenos Aires, murieron 36 policías en atentados o enfrentamientos con grupos guerrilleros y militantes de la izquierda.[55]

1978

Los Montoneros intentaron interrumpir la Copa Mundial de Fútbol que se estaba presentando en Argentina en 1978, con el lanzamiento de una serie de ataques con bombas.

El 1 de agosto, Montoneros ejecutó un atentado con bomba contra el entonces vicealmirante Armando Lambruschini en el Barrio Norte de Buenos Aires, que causó tres muertos -entre ellas Paula Lambruschini, la hija del militar- y 10 heridos.[56]

1979

A principios de 1979 la conducción de Montoneros en el exilio, liderada por Roberto Perdía, decidió lanzar una "contraofensiva popular para retornar al país". La decisión ha sido objeto de fuertes controversias. Cristina Zucker, cuyo hermano Roberto "El Pato" Zucker fue detenido-desaparecido al tratar de ingresar al país durante la contraofensiva, escribió el libro, El Tren de la Victoria (Editorial Sudamericana, 2003), dedicado a los guerrilleros de la contraofensiva.

La contraofensiva se desarrolló en dos etapas, realizadas en 1979 y 1980, respectivamente. En el marco de esa decisión, Montoneros realizó algunos atentados contra funcionarios civiles del gobierno militar pertenecientes al equipo económico o empresarios vinculados. El 27 de septiembre, Walter Klein, secretario de Coordinación Económica del gobierno, sufrió de un atentado sin perdidas al ser dinamitado su domicilio. El 13 de noviembre fue atacado el empresario Francisco Soldati, quien murió en el atentado al igual que el chófer que llevaba como custodio, el cabo primero Ricardo Durán. El 7 de noviembre, el Secretario de Hacienda Juan Alemann, fue ametrallado saliendo ileso.

En el mes de octubre de 1979, el Batallón de Inteligencia 601 informaba que Montoneros se encontraba en una situación de crisis interna debido a la “maniobra de la contraofensiva” realizada en el país el mismo año.

1980-1983

Durante la década de los 80, un comando sandinista capturado reveló que "fuerzas especiales" de Montoneros estaban entrenando a sandinistas como hombres rana y repartiendo armas a través del Golfo de Fonseca a los aliados sandinistas en El Salvador, los guerrilleros del FMLN.

El 14 de junio de 1980, ocho oficiales del Ejército Argentino (en colaboración con las autoridades militares de Perú), secuestraron a Noemí Esther Giannetti de Molfino (una militante izquierdista con vínculos con Montoneros), junto con ocho ciudadanos argentinos más en la capital peruana. En octubre de 2014, el régimen de los Kirchner haria cambiar el nombre de una calle en la ciudad de Resistencia, Provincia del Chaco, en memoria de Noemí. Su hija Marcela, junto con su pareja, Guillermo Amarilla, habían ambos desaparecidoen 1979 mientras intentaban infiltrar Argentina como parte de "contraofensiva estratégica" de Montoneros.

El número de los 30.000 desaparecidos

El 5 de enero de 1979, el periodista David Vidal del New York Times escribió que el número de desaparecidos en América Latina en total eran 30.000.[57]El Christian Science Monitor y el Boston promovian el mismo numero en sus publicaciones, afirmando que 30.000 personas habían desaparecido bajo las dictaduras militares en América Latina y no sólamente en Argentina.[58][59]El diario Los Angeles Times repitió las afirmaciones de 30.000 latinoamericanos y no sólamente argentinos desaparecidos en un nuevo artículo publicado en octubre de 1979[60]y noviembre de ese año[61]

Como resultado de estos informes en la prensa estadounidense, los grupos de derechos humanos en Argentina pronto comenzaron a promover el número falso de 30.000 desaparecidos en Argentina, ignorando el hecho de que los artículos originales estaban diciendo que el número total de 30.000 desparecidos incluía a toda América Latina.

Algunos 12.000 de los desaparecidos fueron detenidos como detenidos-desaparecidos, y sobreviviendo su detención más tarde fueron compensados ​​por su calvario.

Perdidas guerrilleras

Los Montoneros reconocen haber perdido 5.000 guerrilleros muertos o desaparecidos[62], y el ERP ha admitido la perdida de 5.000 de sus propios guerrilleros[63]. En comparación, las fuerzas de seguridad argentinas informan haber perdidio 728 uniformados entre 1969 y 1978. Hubo 18.331 víctimas del terrorismo de izquierda en Argentina, incluyendo unos 13.000 civiles y cerca de 5.500 uniformados muertos o cicatrizados por vida.[64]

El jefe de los Montoneros, Mario Firmenich, en una entrevista de radio a finales de 2000 en España, señaló que "En un país que ha experimentado una guerra civil, todo el mundo tiene sangre en sus manos."[65]

Apoyo cubano

En julio de 2008, el líder cubano Fidel Castro admitió que él apoyó la guerrilla en Argentina: "En el único lugar donde no intentamos promover la revolución fue en México. En el resto (de los países), sin excepción, lo intentamos." [66]

El político Gustavo Breide Obeid, que luchó como un capitán del ejército contra la guerrilla de ERP en Tucumán, afirmó en 2007 que mercenarios de Jordan, Nicaragua y Angola combatieron en la Compañía de Monte Ramón Rosa Jiménez

Referencias

  1. Hablan de 30.000 desaparecidos y saben que es falso
  2. Una duda histórica: no se sabe cuántos son los desaparecidos
  3. Guerrillas and Generals: The Dirty War in Argentina, Paul H. Lewis, Pag. 53, Greenwood Publishing, 2001
  4. State Terrorism in Latin America: Chile, Argentina, and International Human Rights, Thomas C. Wright, Pag. 102, Rowman & Littlefield, 2007
  5. "El 70% de las 18.331 víctimas eran civiles apolíticos, por eso no reclamaron sus derechos al Gobierno. No se conocían, eran sindicalistas, jueces, judíos, católicos, extranjeros... El 30% eran uniformados agredidos en situación de descanso, por lo que son civiles según el derecho internacional."Las víctimas del terror montonero no cuentan en Argentina
  6. State Terrorism in Latin America, Thomas C. Wright, p. 158, Rowman & Littlefield, 2007
  7. Amar al enemigo, Javier Vigo Leguizamón, p. 68, Ediciones Pasco, 2001
  8. La Crisis Argentina, 1966–1976: Notas y Documentos Sobre una época de Violencia Política, Alejandro García, p. 32, EDITUM, 1994
  9. Political Violence and Trauma in Argentina, Antonius C. G. M. Robben, Preface xi, University of Pennsylvania Press, 2007
  10. Los medios anarquistas hablan de 1500 muertos, la prensa oficial de 300. La Causa Argentina, Juan Archibaldo Lanús (pág. 393). Emecé Editores, 1988
  11. BOMBS IN ARGENTINA. BOY BLOWN TO AMOMS
  12. FIND BOMB FACTORY. Argentine Capital Stirred by Uncovering Anarchists Lair
  13. EFFORT MADE TO KILL PRESIDENT OF ARGENTINE
  14. Anarchy Reigns in Argentina When General Rail Strike Brings Riots
  15. "Los anarquistas simpatizantes de la Revolución Rusa editaban un periódico para los soldados y hacían un activo trabajo en los cuarteles." El Marxismo y la Revolución Argentina, Tomo II, Otto Vargas, p. 152, Editorial Agora, 1999
  16. El 24 de diciembre de 1927 vuelan las casas centrales del Citibank y el Banco de Boston, con el lamentable saldo de dos muertos. Los Mitos de la Historia Argentina: De la ley Sáenz Peña a los Albores del Peronismo ", Tomo III, Felipe Pigna, pág. 111, Grupo Editorial Norma, 2006
  17. Nine Killed, 41 Injured By Bomb In Buenos Aires
  18. Argentine Unions, The State & The Rise of Perón, 1930-1945, Joel Horowitz, p. 13, Institute of International Studies, University of California, Berkeley, 1990
  19. BOMBS SET OFF BY ANARCHISTS
  20. FAL : copamiento Regimiento Patricios
  21. Masters of War: Latin America and United States aggression from the Cuban revolution through the Clinton years, Clara Nieto, p. 234, Seven Stories Press, 2011
  22. The Argentina Reader: History, Culture, Politics, Gabriela Nouzeilles, Graciela Montaldo, p. 382, Duke University Press, 2002
  23. Guerrillas and Generals: The Dirty War in Argentina, Paul H. Lewis, p. 53, Greenwood Publishing Group, 2002
  24. Argentine Navy headquarters hit
  25. Encyclopedia of Modern Worldwide Extremists and Extremist Groups, Stephen E Atkins, p. 202, Greenwood Press (2004)
  26. 18 killed in Argentina after bombing
  27. Bomb Blast Kills 1 In Argentine Hotel
  28. Argentina Theater Hit By Bomb
  29. Cronica de La Subversion en La Argentina, Armando Alonso Pineiro, Ediciones Depalma, 1980
  30. "Casi 600 presos políticos, muchos condenados de terrorismo de guerrillas, fueron liberados de la cárcel el sábado y el nuevo gobierno peronista de Argentina anunció que los trabajadores podrían recibir un incremento salarial de emergencia", informaron los diarios extranjeros: sábado, 26 mayo 1973 New Peronist Regime Frees 600 Prisoners
  31. «"Around midmorning they began to notice suspicious movements beyond the fields that flanked the airport highway. Men with different-colored armbands were positionining themselves behind the trees while others were climing up into them. Then, just before noon, a huge column of armed men, led by Governor Oscar Bidegain, appeared at the southern approach to the overpass, flanked by two Leyland buses and some ambulances. A few minutes later someone fired a shot, and the battle was on. It raged for the next three hours (...) One of the Leyland buses was blown up by a grenade. Later, it was found to be full of weapons, with supports in the windows for machine guns (...) Thrown back, the Montoneros began to scatter, pursued by Osinde's men. Some of those who were caught were shot or badly beaten. Most were hauled to the International Hotel at the Ezeiza Airport, where Osinde had set up an emergency interrogation center, and were beaten unmercifully until they revealed who had ordered the attack.» (Guerrillas and Generals: The "Dirty War" in Argentina, Paul H. Lewis, pp. 88-89, Greenwood Publishing Group (2002) )
  32. "Argentine Rebels Hold Garrison 7 Hours"
  33. Latin America's Wars: The Age of the Professional Soldier, 1900–2001 (Volume 2), Robert L. Scheina, p. 297, Brassey's, 2003
  34. Argentina Group Goes On Rampage
  35. Terrorism in an Unstable World, Richard L. Clutterbuck, p. 173, Routledge, 1994
  36. State Terrorism in Latin America: Chile, Argentina, and International Human Rights, Thomas C. Wright , p.102, Rowman & Littlefield, 2007
  37. Hanging from the Cliff
  38. Argentina theater hit by bomb
  39. Hanging from the Cliff
  40. Argentine army resists takeover to trap would-be rebels, Paul Hoeffel, The Boston Globe, 18 January 1976
  41. "ARGENTINA: Battling Against Subversion" TIME MAGAZINE, 12 July 1976.
  42. Political Violence and Trauma in Argentina, Antonius C. G. M. Robben, p. 201, University of Pennsylvania Press, 2005
  43. Argentine gunmen slay five persons
  44. La memoria de los de abajo 1945-2007: hombres y mujeres del peronismo revolucionario, perseguidos, asesinados, desaparecidos, caídos en combate, Roberto Baschetti, Página 263, De la campana, 2007
  45. LOS OTROS MUERTOS
  46. Ramón Emilio Reno
  47. In memoriam, Volume 1, p. 437, Círculo Militar, 1998
  48. In memoriam, Volume 1, p. 439, Círculo Militar, 1998
  49. UNA "TRAVESURA" DE LOS JÓVENES IDEALISTAS
  50. ATENTADO AL MICROCINE DEL CÍRCULO MILITAR
  51. Leftists Storm Buenos Aires police station
  52. Encyclopedia of Modern Worldwide Extremists and Extremist Groups, Stephen E. Atkins, p. 202, Greenwood Publishing Group, 2004
  53. State Terrorism in Latin America: Chile, Argentina, and International Human Rights, Thomas C. Wright, p. 102, Rowman & Littlefield, 2007
  54. 16 leftist guerrillas killed in Argentina
  55. Buenos Aires police at war with leftists. Bangor Daily News , Marzo 2, 1978
  56. "Admiral's child killed by bomb in Buenos Aires"
  57. "Relatives of Missing Latins Press Drive for Accounting; 30,000 Reported Missing", David Vidal, The New York Times, 5 January 1979
  58. "Latin America's 'Disappeared' victims", The Christian Science Monitor, 23 January 1979.
  59. Latin American bishops debating church's role, The Christian Science Monitor, 8 February 1979.
  60. A Voice of 'the Disappeared', Los Angeles Times, 21 October 1979.
  61. "Political Prisoners' Plight in Latin America Told", Los Angeles Times, 5 November 1979.
  62. "El ex líder de los Montoneros entona un «mea culpa» parcial de su pasado", El Mundo, 4 de mayo 1995.
  63. A 32 años de la caída en combate de Mario Roberto Santucho y la Dirección Histórica del PRT-ERP
  64. "El 70% de las 18.331 víctimas eran civiles apolíticos, por eso no reclamaron sus derechos al Gobierno. No se conocían, eran sindicalistas, jueces, judíos, católicos, extranjeros... El 30% eran uniformados agredidos en situación de descanso, por lo que son civiles según el derecho internacional."Las víctimas del terror montonero no cuentan en Argentina
  65. Firmenich dijo que no mató "a nadie inútilmente"
  66. "Intentamos exportar la revolución a Latinoamérica", reconoció Fidel

Enlaces externos

Artículos relacionados