Henry Morgenthau Jr.

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
Henry Morgenthau Jr. (11 de mayo de 1891, Nueva York, Estados Unidos - 6 de febrero de 1967, Poughkeepsie, Estados Unidos) fue un político judío de los Estados Unidos. Entre 1934 y 1945, es decir durante la presidencia de Franklin D. Roosevelt, ocupó el cargo de Secretario del Tesoro. Fue el autor intelectual del genocida Plan Morgenthau y uno de los arquitectos de los Acuerdos de Bretton Woods. Los últimos 20 años de su vida los dedicó a promover y solidificar la invasión y colonización sionista de Palestina y a fortalecer el lobby israelí en Estados Unidos.

Biografía

Henry Morgenthau Jr. era hijo de Henry Morgenthau Sr., un empresario judío que ofició como Embajador de los Estados Unidos en el Imperio Otomano. Tanto él como su padre fueron miembros de la secta B'nai B'rith. Estuvo casado con Elinor Fatman, miembro del clan de usureros Lehman.

Tras estudiar en la Universidad Cornell, hizo carrera como empresario agroindustrial, destacándose especialmente por su emprendimiento de venta de árboles de navidad. Durante la década de 1920 se unió a las asociaciones de granjeros del Estado de Nueva York para obrar como su vocero y escalar así políticamente. En 1928 apoyó a Franklin Roosevelt en su exitosa campaña para gobernador de Nueva York, por lo que pasó luego a desempeñarse como su asesor en asuntos agrarios. Posteriormente hizo lo mismo en torno a su también exitosa campaña para presidente de los Estados Unidos de 1932, por lo que terminó ocupando un importante puesto en la Junta Federal de Granjas.

De cualquier modo Morgenthau tenía más interés por la reforma monetaria que por la reforma agraria. Por ello en enero de 1934 asumió como Secretario del Tesoro. Junto con Marriner Stoddard Eccles, a la sazón presidente de la Reserva Federal, fue uno de los coordinadores del New Deal, un plan económico que buscaba recuperar la prosperidad económica en los Estados Unidos mediante el intervencionismo estatal, lo que implicaba generar un enorme aumento del déficit público. Morgenthau se ocupó de articular la persecución de los empresarios y políticos que se oponían al gobierno, alentando una ofensiva judicial en su contra bajo la acusación de realizar prácticas corruptas o de tener vínculos con el crimen organizado.

Al igual que otros judíos que rodeaban a Roosevelt, alentó al presidente para que empujara a su país a la Segunda Guerra Mundial como contrincante de las Potencias del Eje. Trabajando con miembros del Congreso Mundial Judío, procuró darle credibilidad a la idea de que el gobierno alemán de la época estaba ejecutando un plan de exterminio masivo de la población judía de Europa (fue Morgenthau quien orquestó la difusión de los Protocolos de Auschwitz). De ese modo a principios de 1944 convenció a Roosevelt para que crease la Junta de Refugiados de Guerra, la cual auspició a más de 200.000 judíos para que pudiesen ingresar a los Estados Unidos, bajo la excusa de que si permanecían en el Viejo Continente serían eventualmente asesinados.

A medida que se acercaba el final de la guerra, Morgenthau comenzó a planificar el revanchismo judío. Por esa causa sugirió que todos los hombres que formaban parte de la cúpula del NSDAP fuesen fusilados al momento de ser capturados, sin ser sometidos previamente a juicio. A su vez propuso un proyecto para definir el destino de Alemania una vez que se firmase el armisticio: el Plan Morgenthau consistía en desindustrializar al país, obligando al pueblo alemán a devenir una sociedad campesina. Ello implicaba, entre otras cosas, dejar a millones de personas desempleadas, lo que las obligaría a emigrar fuera de Europa o a quedarse y sobrevivir en un país totalmente degradado. Tanto Roosevelt como Winston Churchill apoyaron a Morgenthau.

Dado que lo que Morgenthau impulsaba era de carácter genocida, se produjo una conmoción cuando el plan se filtró ante la prensa estadounidense. Joseph Goebbels usó esa información para alentar a su pueblo a no rendirse, motivo por el cual los soldados alemanes pelearon en los últimos meses de la guerra convencidos de que la derrota equivalía al exterminio.

Para imponerle la idea al gran público de que el Plan Morgenthau era el castigo más justo para Alemania, su autor publicó el libro Germany is Our Problem a mediados de 1945 en el que justificaba la destrucción de la nación europea y usaba la imagen del recientemente fallecido Roosevelt para validar sus conclusiones.

Harry S. Truman, sucesor de Roosevelt, terminó por descartar el Plan Morgenthau, debido a que temía que colocar a Alemania en esa posición terminaría por favorecer el avance de la URSS sobre Occidente. Morgenthau intentó convencer a Truman para que revirtiera su decisión, sosteniendo que, con el sistema económico que se crearía gracias a los Acuerdos de Bretton Woods, los estadounidenses terminarían dominando al mundo y derrotando a la larga a los soviéticos. Pese a ello Truman se mantuvo firme en sus opiniones, lo que derivó en que Morgenthau renunciase finalmente a su cargo en el gobierno.

Durante los últimos años de su vida, Morgenthau usó su influencia y fortuna para fortalecer el lobby israelí en Estados Unidos. Asimismo contribuyó con la creación del Estado de Israel, siendo asesor en materia económica de diversos gobiernos sionistas.

Artículos relacionados