Hitler y los animales

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
Hitler junto a su mascota Blondi
La pretendida carencia de derechos de los animales, el prejuicio de que nuestra conducta con ellos no tiene importancia moral, de que como se suele decir, no hay deberes para con los irracionales, todo esto es, ciertamente, una grosería que repugna. Una barbarie de occidente, que toma su origen del judaísmo.

Arthur Schopenhauer

Amante de los animales

Hitler era un amante de los animales, como lo confirman las fotos privadas de Eva Braun y las publicadas por su fotógrafo Hoffman después de la guerra, o las de Albert Speer al salir de la Prisión de Spandau.

La postura de Hitler frente a los animales se puede sintetizar en tres puntos fundamentales:

  1. Su vegetarianismo estaba basado en evitar la muerte de los animales.
  2. Su postura respecto a la regulación de la cacería, admitiéndola sólo cuando se practica por razones de subsistencia y cuando se procura la preservación y el desarrollo sano del animal: "El deber de un cazador digno de este nombre no consiste sólo en dar caza a la presa, sino también en mantenerla y cuidarla para que se produzca y se preserve una situación de la presa más sana, más fuerte y más diversificada en lo que a las especies se refiere..." (Das Reichsjadgesetz).
  3. Su amor a la naturaleza, que le hacía sentir admiración por la belleza de las montañas, los bosques y las flores, pero que le obligaba, todavía más, a sentir amor por las criaturas sensibles que habitan esa naturaleza.
Hitler fue un gran militar, un gran estratega, un gran político, un gran revolucionario, pero, lo más importante, lo que le diferencia de los otros políticos, revolucionarios, militares o estrategas, es que él era sobre todo y ante todo un gran hombre, un hombre total y completo, con unos sentimientos y una humanidad que le convierten en una persona única en la historia. No es raro que este hombre con gustos sencillos y austeros, salido del pueblo y con sensibilidad de artista, tuviese para con los niños y los animales un amor especial y profundamente íntimo.

Maestros inspiradores

Hitler y un pequeño ciervo

Como en tantos otros aspectos de la vida de Hitler, es necesario buscar a sus maestros inspiradores para comprender de donde provenía su educación autodidacta en lo que respecta a los animales. Fundamentalmente, tenemos que pensar en la influencia del maestro Richard Wagner y en este caso particular -aunque también en otros- en la del no menos conocido filósofo alemán -profundamente admirado por Hitler- Arthur Schopenhauer. Ambos genios, pero especialmente el primero, se caracterizaron por un profundo amor a los animales nacido de su no menos intenso amor por la naturaleza. Estas ideas le confirmaron lo que Hitler sentia. Desde su niñez fue un amante apasionado de las montañas y la naturaleza, amor que mantuvo hasta el día de su muerte, y, logicamente, encontró en Wagner y Schopenhauer almas paralelas a las que se sentía unido por encima del tiempo.

Wagner y Schopenhauer eran, al igual que Hitler, almas sensibles de un profundo romanticismo y si hablaban de respetar los bosques, las plantas y las flores, con mayor motivo propugnaban el respeto y defensa de los animales. Schopenhauer sentía veneración y admiración especialmente hacia los perros de los que decía: "Lo que me hace tan agradable la compañía de mi perro es la transparencia de su ser. Mi perro es transparente como el cristal. Si no hubiera perros, no querría vivir. La piedad hacia los animales está unida íntimamente a la bondad de carácter, de tal manera, que puede afirmarse con seguridad que quien es cruel con los animales no puede ser un buen hombre". Estas ideas, escuetas pero que definen perfectamente una postura frente a la cuestión que nos ocupa, reflejan y con exactitud la actitud de Hitler con respecto a los animales. La ley de protección a los animales del nacionalsocialismo prohibía, entre otras cosas, el degollamiento de animales al estilo judío, forma ritual que ha sido causa de problemas en varias naciones.

El rito judío de degollamiento (Shechita), según una información de Mr. Crouch, miembro del Parlamento británico es "un método terrible" y dijo "podemos asegurar que el tiempo transcurrido desde que se hace el corte hasta que sobreviene la inconciencia oscila entre 10 y 15 segundos". Al serles prohibido su rito de degollamiento, levantaron protestas contra el gobierno, siendo un punto de fricción más entre la comunidad judía y el Estado nacionalsocialista.

Vegetarianismo

Hitler y un ave

Wagner defiende el vegetarianismo, pero no lo hace por razones dietéticas. A Wagner las razones dietéticas no le importan; sus razones para no comer carne son siempre de tipo moral. La postura de Wagner era compartida por Adolf Hitler. Sin embargo, a pesar de su preferencia por las comidas vegetarianas, Hitler no fue un vegetariano estricto. Hitler padecía de indigestión y espasmos periódicos desde que era adolescente, malestares que creía atenuar si eliminaba o reducía el consumo de carne, pero nunca renunció completamente a sus platos de carne favoritos, especialmente las salchichas bávaras, las albóndigas de hígado y las piezas de caza rellenas y asadas.

De acuerdo con el biógrafo de Hitler, Robert Payne, el relativo vegetarianismo de Hitler habría sido aprovechado y exagerado por el ministro de propaganda Joseph Goebbels para dotar al Führer de un aire ascético:

El ascetismo de Hitler jugó un importante papel en la imagen que proyectaba sobre Alemania. De acuerdo con la leyenda ampliamente creída, él nunca fumaba ni bebía, así como tampoco comía carne o tenía nada que ver con mujeres. Sólo lo primero fue cierto. Robert Payne, The life and death of Adolph Hitler.

Y en una revista alemana se leía:

¿Sabes que tu Führer es un vegetariano, y que él no come carne debido a su actitud general respecto a la vida y su amor por el mundo animal? ¿Sabes que tu Führer es un amigo de los animales ejemplar, e incluso como canciller, no se separó de los animales que mantuvo durante años?... El Führer es un ardiente oponente de cualquier tortura en los animales, en particular la vivisección y ha declarado que acabará con esas condiciones... cumpliendo así su papel como el salvador de los animales, de los continuos e innombrables tormentos y el dolor.
Neugeist/Die Weisse Fahne (Revista alemana del movimiento Nuevo Pensamiento

Hitler, con frecuencia llamaba a sus compañeros de mesa que consumían carne, en tono irónico, "consumidores de inmundicia", "devoradores de carroña", etc. pero no ejercía la menor presión sobre sus invitados por lo que hace referencia a la alimentación vegetariana, aun cuando hablase con frecuencia del tema.

Hitler impulsó diversas medidas hacia la cacería. El jefe de Prensa del Reich, Otto Dietrich, nos dice en la obra: "Yo fui amigo de Hitler" del Sr. Heinrich Hoffmann: "Durante los últimos años de la guerra, Hitler prohibió, toda clase de artículos en la prensa que hicieran referencia a la caza. Además, hasta los últimos meses de la guerra, Hitler exigió que se mantuviese unas cartillas de racionamiento para perros. Hitler sabía que aquellas personas que poseían animales domésticos no los iban a matar simplemente, porque estaban en guerra. Comprendiendo su situación, quiso evitar que los poseedores de animales domésticos tuviesen que renunciar a una parte de su propio sustento para alimentar a sus animales y para no añadir una penalidad más a la guerra en sí, instituyó las cartillas de racionamiento para perros".

Explica August Kubizek, amigo de Hitler en su juventud, que ya a sus 16 y 17 años Hitler sentía un amor ilimitado hacia la naturaleza en medio de la cual se hallaba como en su propio ambiente, por otra parte nos explica asimismo Kubizek que ya en aquellos tiempos hablaba de la deficiente actuación de las sociedades protectoras de animales que permitían que los perros San Bernardo fuesen utilizados para tirar de los carros de la leche, lo cual era agotador e indignaba mucho al futuro Führer de Alemania.

A pesar de es un hecho de que Hitler llegó a adoptar la dieta vegetariana debido a cuestiones de salud y éticas, no lo hizo la mayor parte de su vida, sino que adoptaba esa dieta de forma intermitente, pero sobre todo durante el período final de su vida. Hitler luchó en la Primera Guerra Mundial siendo omnívoro, dio el Putsch de Munich siendo vegetariano. Y llevó al NSDAP al poder siendo omnívoro. Su salud por entonces era de hierro. De hecho él mismo mencionó que "jamás hubiera podido conseguir mis objetivos si no hubiera dejado de fumar y no hubiera comido carne".

Incluso, cuando llegó al poder en 1933, disolvió todas las sociedades vegetarianas del país, detuvo a sus dirigentes y clausuró la principal revista vegetariana que se publicaba en Frankfurt. Durante la guerra, los nacionalsocialistas prohibieron todas las organizaciones vegetarianas en los territorios que ocuparon.

Algunos atribuyen que su salud al final de la guerra se deterioró debido a su dieta vegetariana ya que los cinco primeros años de vegetarianismo los soportó bien, pero en cuanto comenzó la guerra su salud se deterioró a pasos agigantados, y con sólo 56 años su salud era lamentable, y que si hubiese mantenido una dieta omnívora, a pesar de la presión psicológica de la guerra, su salud se habría mantenido estable.

Buenos amigos

A lo largo de su vida, Adolf Hitler poseyó una gran cantidad de animales, casi en su totalidad perros, aunque, según su secretaria, tuvo también un gato llamado "Peter" que ésta le regaló y por el que Hitler sintió pronto cariño aunque habitualmente no le gustasen los gatos por su afición a cazar pájaros.

Otto Dietrich en 1937 nos dice: "Frente a la casa, ahora como antes, se oyen los murmullos de la vieja fuente que baja de los prados empinados del monte y a los tres mastines, Muck, Wolf y Blondi, como buenos amigos del Führer, le dan guardia segura".

  • "Fuchsl" o "Foxl" ("Zorro", en alemán) fue un perro que perteneció a Hitler, probablemente fue el perro más famoso del führer después de Blondi. Este fue adquirido durante su servicio en la Primera Guerra Mundial.
  • "Wolf" fue un perro macho que le fue regalado a Hitler, como obsequio de cumpleaños, por Christian Weber en 1922. Aparece en algunas fotos del célebre "día de Coburgo", en octubre de 1922.
  • "Prinz" ("Príncipe", en alemán) fue un perro macho perteneciente a Hitler. Aparece en una foto tomada en 1925 y que fue publicada en la primera parte de la biografía de Hitler escrita por Ian Kershaw.
  • "Blondie" (1928-1930) fue un perro de color claro perteneciente a Adolf Hitler.
  • "Bella" (1942-?) fue un perro hembra perteneciente a Hitler. Éste la compró a un funcionario de correos.
  • "Blondi" (1934-1945), fue un perro hembra de raza pastor alemán. Fue regalada a Hitler por Martin Bormann en 1941, apareció con su dueño en muchas fotografías y filmaciones realizadas por Eva Braun.

Además de éstos, sabemos que tuvo un terrier escocés llamado "Burly".

Hitler le dijo una vez a Speer: "Llegará un día en que no tenga más que dos amigos: la señorita Braun y mi perro". En 1945 cuando el Tercer Reich se derrumbaba, las palabras de Hitler se confirmaron en parte. La señorita Braun, con la que contrajo matrimonio el día antes de su muerte, se había desplazado especialmente a Berlín para morir con él, ambos supuestamente se suicidaron cuando la ciudad estaba a punto de caer en manos de los soviéticos. Algunos miembros del círculo íntimo que rodeaba a Hitler le fueron traicionando, explicando mentiras y desfigurando la personalidad del que fue uno de los más grandes hombres de la historia, pero en cambio tuvo la satisfacción de saber que miles de personas a las que él no llegó a conocer nunca, dieron sus vidas por defender la idea por la que había luchado y que, especialmente los jóvenes y también los niños, fueron ejemplo en la lucha por Berlín.

Artículos relacionados

Fuentes

  • "Hitler y los animales" - Ediciones Bau

Enlaces externos

Vídeos