Theodore Kaczynski

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
Theodore Kaczynski

Theodore John Kaczynski [kaˈtʂɨɲskʲi] (Chicago, Illinois, Estados Unidos, 22 de mayo de 1942), también conocido con el sobrenombre de "Unabomber", es un superdotado estadounidense de origen polaco, matemático prodigio, filósofo, profesor de universidad y neoludita, conocido por cometer actos de terrorismo doméstico mediante envío de cartas bomba motivado e influenciado por su análisis crítico del desarrollo de la sociedad contemporánea, haciendo un especial enfásis en las consecuencias perjudiciales que trajo consigo el desarrollo tecnológico de las sociedades humanas posterior a la Revolución industrial; plasmando sus análisis y reflexiones neoluditas en un extenso manifiesto bautizado como La sociedad industrial y su futuro, siendo conocido también por los medios de comunicación de la época como El Manifiesto del Unabomber, dicho manifiesto fue firmado bajo el seudónimo de "Freedom Club".

Nació en Chicago, en el estado de Illinois, y desde una muy pronta edad demostró excelentes capacidades académicas. Kaczynski se graduó en la Universidad de Harvard y obtuvo un doctorado (PhD) en matemáticas por la Universidad de Míchigan. Se convirtió en assistant professor (equivalente a profesor ayudante doctor) en la Universidad de California, Berkeley, a la edad de 25 años, pero dimitió dos años más tarde. En 1971 se mudó a una cabaña sin luz ni agua corriente en las remotas tierras de Lincoln, Montana, donde empezó a aprender técnicas de supervivencia y a intentar ser autosuficiente. Después de presenciar la destrucción de la vida salvaje que rodeaba su cabaña, concluyó que ni siquiera se podría vivir en la naturaleza a menos que la sociedad industrial desapareciera y comenzó su campaña de bombardeos en 1978.

De 1978 a 1995, Kaczynski envió 16 bombas a objetivos incluyendo universidades y aerolíneas, acabando con la vida de 3 personas e hiriendo a otras 23.

Kaczynski envió una carta al diario The New York Times el 24 de abril de 1995 y prometió "cesar el terrorismo" si el Times o el Washington Post publicaban su manifiesto, en el que argumentó que sus bombardeos fueron extremos pero necesarios para llamar la atención sobre la erosión de la libertad y la dignidad humanas por las tecnologías modernas que requieren una organización a gran escala.

El Unabomber fue el objetivo de una de las investigaciones más costosas de la historia del FBI. Antes de conocer la identidad de Kaczynski, el FBI usaba el sobrenombre de "Unabom", que proviene de "University and Airline Bomber" (Terrorista de Universidades y Aerolíneas), para referirse al caso, lo que dio lugar más tarde a que los medios de comunicación se refirieran a él como el Unabomber. A pesar de los esfuerzos del FBI, la investigación no dio el resultado que se esperaba. Fue en realidad el hermano de Kaczynski el que reconoció el estilo de escritura e ideas expresadas en el manifiesto y se lo hizo saber al FBI. Para evitar la pena de muerte, Kaczynski consiguió realizar un trato con la fiscalía, por el que se declaraba culpable y era condenado a ocho sentencias consecutivas de cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional.

Aunque se le suele relacionar con el anarcoprimitivismo, Theodor Kaczynski no se considera a sí mismo un primitivista, en cambio ha criticado a este movimiento, por lo cual muchos consideran que no es adecuado incluirlo en el anarquismo primitivista

Biografía

Primeros años

Kaczynski nació el 22 de mayo de 1942 en Chicago, Illinois, formando parte de una familia de la segunda generación de polaco-estadounidenses. Sus padres se llamaban Theodore Richard Kaczynski y Wanda Dombek. Kaczynski fue al Colegio de Educación Elemental Sherman en Chicago desde primer a cuarto grado. Después se cambió al Colegio Evergreen Park Central para cursar desde quinto a octavo grado. Como consecuencia de los resultados de una prueba de inteligencia llevado a cabo en quinto grado, que demostraban que tenía un cociente intelectual de 167 (superior a Stephen Hawking de 160), se le permitió saltarse sexto y asistir directamente a séptimo. Según Kaczynski este acontecimiento marcó su vida para siempre. Señala no encajar en la clase de los mayores y ser sujeto de violencia verbal, bromas pesadas y provocaciones por parte de estos. De niño, Kaczynski tenía miedo de la gente y los edificios, y jugaba con otros niños sin interactuar con ellos (Juego en paralelo).

Realizó sus estudios de bachillerato en el Evergreen Park Community High School. Kaczynski hizo un gran trabajo académico, pero encontraba las matemáticas de segundo año demasiado fáciles. Debido a esto fue pasado a una clase de matemáticas más avanzadas. Kaczynski dominó a la perfección rápidamente sus estudios, y de ese modo se saltó séptimo grado. Con la ayuda de una escuela de verano de inglés, completó sus estudios de bachillerato dos años antes de lo habitual. Le animaron a solicitar plaza para estudiar en la Universidad Harvard, y más tarde fue admitido para comenzar sus estudios superiores en el otoño de 1958 a la pronta edad de 16 años. Durante sus estancia en Harvard, Kaczynski recibió clases del afamado profesor de lógica Willard Quine, convirtiéndose en el primero de la clase de Quine con una nota final de 98.9%.

Participación en un estudio psicológico

Como estudiante de segundo año, Kaczynski participó en un estudio descrito por el autor Alton Chase como un "experimento psicológico deliberadamente embrutecedor", dirigido por el psicólogo de Harvard, Henry Murray. A los estudiantes se les dijo que debatirían la filosofía personal con un compañero y se les pidió que escribieran ensayos que detallaran sus creencias y aspiraciones personales. Los ensayos fueron entregados a un agente anónimo, quien en una sesión posterior sometería a los sujetos a ataques psicológicos "vehementes, arrolladores y personalmente abusivos", utilizando el contenido de los ensayos como munición. Durante la prueba, los estudiantes eran amarrados a una silla y conectados a electrodos que monitoreaban las reacciones fisiológicas del sujeto mientras se les mantenía en una sala con focos y un espejo de doble vista. Estos encuentros fueron filmados y grabados en audio, y más tarde se les hacía revivir a los estudiantes el sentimiento de ira impotente volviendo a reproducir sus palabras. El experimento finalmente duró tres años, con alguien que verbalmente abusaba y humillaba a Kaczynski cada semana. En total, Kaczynski pasó 200 horas como parte del estudio.

Los abogados de Kaczynski posteriormente atribuyeron su hostilidad hacia las técnicas de control mental a su participación en el estudio de Murray. Algunas fuentes han sugerido que los experimentos de Murray fueron parte de la investigación de la CIA sobre el control mental, conocida como Proyecto MKUltra. Chase y otros también han sugerido que esta experiencia puede haber motivado las actividades criminales de Kaczynski. De acuerdo con Chase, las grabaciones de Kaczynski sugieren que era emocionalmente estable cuando comenzó el estudio.

Carrera profesional

Kaczynski se graduó en la Universidad Harvard en 1962 y acto seguido se matriculó en la Universidad de Míchigan para realizar un máster y un doctorado en matemáticas. La especialidad de Kaczynski era una rama del análisis complejo llamada teoría de funciones geométricas. Su tesis doctoral se titulaba "Boundary Functions" (funciones en la frontera), y con ésta resolvía en menos de un año un problema matemático que uno de sus profesores en Michigan no fue capaz de resolver, George Piranian, quien más tarde realizó unos comentarios sobre Kaczynski en los que decía que, "No es suficiente decir que era listo."​ Maxwell Reade, un profesor de matemáticas retirado miembro del comité de disertación de Kaczynski, también dijo de su tesis que, "Es posible que únicamente unas 10 o 12 personas en todo el país la entendieran o la aprecien." En 1967, Kaczynski ganó el premio de $100 Sumner B. Myers de la Universidad de Michigan, que reconocía su tesis como el mejor trabajo académico en matemáticas del año en esa universidad.​ Durante su etapa de estudiante graduado en Michigan, ocupó un cargo en el claustro de la National Science Foundation e impartió clases a estudiantes no licenciados durante tres años. Publicó dos artículos en relación a su disertación en revistas matemáticas, y cuatro más después de dejar Michigan.

Kaczynski logró el puesto de assistant professor (equivalente al de profesor ayudante doctor) de matemáticas en la Universidad de California, Berkeley en otoño de 1967. Aunque este puesto no duró mucho; Kaczynski dimitió sin motivo aparente en 1969, a la edad de 26 años. El jefe del departamento de matemáticas, J. W. Addison, dijo del hecho que era "repentino e inesperado",​ mientras que el vicejefe de departamento, Calvin Moore, dijo que dada la impresionante tesis y conjunto de publicaciones de Kaczynski, "podría haber llegado a día de hoy a ser un miembro senior de la facultad."

Retiro a la naturaleza

En verano de 1969, Kaczynski se mudó a la pequeña residencia de sus padres en Lombard, Illinois. Dos años después, se mudó a una remota cabaña construida por él mismo en medio de Lincoln, Montana donde vivió una vida sencilla con muy poco dinero, sin electricidad ni agua corriente, y encontrando alimento mediante la caza y la recolección. Kaczynski realizó trabajos ocasionales y recibió apoyo económico por parte de su familia, con el que compró el terreno y, sin el conocimiento de ésta, comenzó su campaña de bombas. En 1978, trabajó durante un corto tiempo con su padre y su hermano en una fábrica de gomaespuma.

Su objetivo original era ser autosuficiente para poder vivir de forma autónoma. Aprendió por sí mismo habilidades de supervivencia como el juego de rastreo, la identificación de plantas comestibles, la agricultura orgánica, la perforación de proa y otras tecnologías primitivas. Utilizaba una bicicleta vieja para llegar a la ciudad, y un voluntario de la biblioteca local dijo que la visitaba con frecuencia para leer obras clásicas en sus idiomas originales. Otros residentes de Lincoln dijeron más tarde que ese estilo de vida no era inusual en el área.

Kaczynski concluyó que era imposible vivir pacíficamente en la naturaleza debido a la destrucción de las tierras salvajes en torno a su cabaña por el desarrollo inmobiliario y los proyectos industriales. Más tarde recordó haber quedado sorprendido en una caminata ante uno de sus lugares salvajes favoritos:

Es una especie de terreno ondulado, no plano, y cuando llegas al borde se encuentran estos barrancos que cortan muy abruptamente en formaciones acantiladas e incluso hubo una cascada allí. Fue una caminata de dos días desde mi cabaña. Ese fue el mejor lugar hasta el verano de 1983. Ese verano había mucha gente alrededor de mi cabaña, así que decidí que necesitaba algo de paz. Volví a la meseta y cuando llegué descubrí que habían puesto una carretera justo en el medio de la misma... No se puede imaginar lo triste que estaba. Fue a partir de ese momento que decidí que, en lugar de tratar de adquirir más habilidades en la naturaleza, trabajaría para devolverle el favor al sistema. Venganza.

En respuesta, en 1975 comenzó a realizar actos de sabotaje contra desarrollos cercanos y se dedicó a leer sobre sociología y filosofía política, como las obras de Jacques Ellul. En una entrevista de 1999, describió su pérdida de fe en una potencial reforma del sistema y concluyó que el colapso violento era la única forma de derribar el sistema industrial-tecnológico:

La gente tomará el camino más fácil, y renunciar a su automóvil, su televisor, su electricidad, no es el camino de menor resistencia para la mayoría de las personas. Tal como lo veo, no creo que haya una forma controlada o planificada en la que podamos desmantelar el sistema industrial. Creo que la única manera de deshacernos de él es si se descompone y colapsa ... El gran problema es que las personas no creen que una revolución sea posible, y no es posible precisamente porque no creen que sea posible. posible. En gran medida, creo que el movimiento eco-anarquista está logrando mucho, pero creo que podrían hacerlo mejor ... Los verdaderos revolucionarios deberían separarse de los reformadores ... Y creo que sería bueno si se hiciera un esfuerzo consciente para que la mayor cantidad posible de personas se introduzca en la vida salvaje. De manera general, creo que lo que hay que hacer no es tratar de convencer o persuadir a la mayoría de las personas de que tenemos razón, sino tratar de aumentar las tensiones en la sociedad hasta el punto en que las cosas comiencen a derrumbarse. Para crear una situación donde las personas se sientan lo suficientemente incómodas como para rebelarse. Entonces la pregunta es ¿cómo incrementar esas tensiones?

Atentados

La primera carta bomba fue enviada a finales de mayo de 1978 al profesor de ingeniería de materiales, Buckley Crist, en la Universidad de Northwestern. El paquete fue encontrado en un aparcamiento de la Universidad de Illinois en Chicago, con el remitente a nombre de Crist. El paquete fue reenviado a Crist. Sin embargo, cuando Crist recibió el paquete, se percató de que la letra de la dirección no era suya. Bajo sospechas, llamó a Terru Marker, policía del campus, quien abrió el paquete, el cual explotó inmediatamente. A pesar de que sólo fue levemente herido, su mano izquierda sufrió daños que hicieron necesaria la asistencia médica en el Hospital Evanston.

La bomba estaba hecha de metal que podría provenir de un taller casero. El principal componente era un conducto de metal, con forma de tubo o cañón, de 25 mm de diámetro 230 mm de largo. La bomba contenía pólvora sin humo, y la caja y bujías que sellaban el extremo del cañón estaban tallados a mano en madera. En comparación, la mayoría de bombas tubo usan normalmente extremos de metal ensartados, que pueden encontrarse en la mayoría de ferreterías. Los extremos de madera no son lo suficientemente resistentes para permitir una gran cantidad de presión en el tubo, por lo que la explosión que provocó esta primera bomba no causó graves daños. El primitivo accionador que usó la bomba era un clavo, tensado por gomas diseñadas para prender seis cabezas de cerillas en cuanto se abriese la caja. En el momento en que se prendiesen las cerillas se produciría la ignición de la pólvora. Sin embargo, cuando el accionador prendió las cerillas, sólo tres comenzaron a arder. Una técnica más eficiente usada más tarde por Kaczynski sería emplear baterías y un pequeño filamento caliente para provocar la ignición de los explosivos más rápida y eficientemente.

Al atentado inicial de 1978 le siguieron otros con cartas bomba dirigidas a agentes de aerolíneas, y en 1979 colocó una bomba en el equipaje del vuelo American Airlines Flight 444, un Boeing 727 que volaba de Chicago a Washington D.C. La bomba comenzó a humear, forzando al piloto a realizar un aterrizaje de emergencia. Muchos de los pasajeros fueron tratados por inhalación de humo. Un fallo en el mecanismo del temporizador provocó que la bomba no explotara. Las autoridades dijeron que tenía suficiente potencia como para “devastar el avión”.

Dado que atentar contra un avión es un delito federal en los Estados Unidos, el FBI se hizo cargo del incidente e inventó el nombre UNABOM (University and Airline Bomber). También se llamó al sospechoso Junkyard Bomber debido al material usado para fabricar las bombas, que era ordinario y poco profesional (junkyard significa “chatarrería”). En 1980, el agente en jefe John Douglas, al trabajar con los agentes de la Unidad de análisis del comportamiento del FBI, emitió un perfil psicológico del terrorista aún sin identificar en el cual se le describía como un hombre con inteligencia superior a la media y con estudios. Más tarde se cambió el perfil para redefinir al terrorista en cuestión como un neoludita con estudios superiores en ciencias. Sin embargo este perfil psicológico fue descartado en 1993 en favor de una teoría alternativa desarrollada por analistas del FBI, que se concentraba en las pruebas físicas recogidas de los restos de explosivos. En este perfil se declaraba que el sospechoso era un simple mecánico de aviones. Se estableció una línea directa en el número 1-800-701-BOMB para recibir cualquier llamada relacionada con la investigación y una recompensa de un millón de dólares para aquel que pudiera dar información que llevase al arresto del Unabomber. El agente James R. Fitzgerald, criminalista que desarrolló refinadas técnicas de análisis de textos, tuvo un rol importante en la investigación que llevó a su captura y proceso legal.

Detención

En 1995, Unabomber había enviado al periódico The New York Times una carta en el que hacía públicas sus quejas hacia las nuevas tecnologías y había pedido la publicación de un artículo largo a cambio de no enviar más bombas. Estuvieron dudando unos meses sobre su publicación, ya que no creían en su promesa de parar sus envíos, aunque dedujeron que hicieran lo que hicieran las bombas proseguirían y que, al hacer público un documento escrito por él, alguien podría identificarle.

Recibieron miles de llamadas de personas que creían conocer a Unabomber y tenían miles de sospechosos. El hermano de Kaczynski lo reconoció en este documento, entre otras cosas, por una frase clave «No puedes comerte la tarta y seguir teniéndola», la cual era típica de su hermano, aunque no podía creer que fuera un asesino. Investigó el documento y las cartas enviadas y alertó a las policías, pero entre tantos sospechosos uno que no poseía siquiera agua corriente tenía más difícil la fabricación de una bomba.

Cuando investigaron a este sospechoso se percataron de que había una probabilidad de que fuera él, por lo que pidieron a su hermano que señalara en un mapa el lugar donde se encontraba su cabaña, lo detuvieron y al comprobar las pertenencias que había en la cabaña dedujeron que los actos habían sido premeditados. También encontraron su diario y un cuaderno de notas en el cual se describía la fabricación de sus bombas.

Una vez en la penitenciaria de máxima seguridad de Colorado, Ted Kaczynski ha desarrollado una enorme actividad epistolar, gran parte de la cual gira en torno a las ideas de su manifiesto. La mayoría de su correspondencia con más de 400 personas está depositada en la Universidad de Michigan (The Labadie Collection), donde también están guardados nuevos escritos de Kaczynski. Estos escritos han dado lugar a diferentes recopilaciones publicadas en varios idiomas, como Textos de Ted Kaczynski, Colpisci dove più nuoce: scritti di T. J. Kaczynski,​ L'effondrement du systéme technologique, The road to revolution: the complete & authorized Unabomber,​ o Technological slavery: the collected writings of Theodore J. Kaczynski, a.k.a. "The Unabomber".

Kaczynski está encarcelado en ADX Florence, cárcel federal de máxima seguridad ubicada en el Estado de Colorado​ que tiene el número de la Agencia Federal de Prisiones 04475–046.

El manifiesto

Aquel largo artículo que Kaczynski ofreció a The New York Times fue finalmente publicado el 19 de septiembre de 1995 tanto por The New York Times como por The Washington Post. Llevaba por título La sociedad industrial y su futuro, aunque es conocido popularmente como El manifiesto de Unabomber. Este escrito llama a una revolución mundial contra las consecuencias de la sociedad moderna, denominada en el manifiesto "sistema tecno-industrial".

La sociedad industrial y su futuro comienza con la afirmación de Kaczynski de que la "Revolución Industrial y sus consecuencias han supuesto un desastre para la humanidad",​ en parte porque el sistema tecnoindustrial "tiene que obligar a la gente a comportarse de un modo que está cada vez más alejado de los patrones naturales de la conducta humana".​ Kaczynski afirma que la tecnología ha tenido un efecto desestabilizador en la sociedad, ha hecho que la vida no sea satisfactoria y ha causado un sufrimiento psicológico generalizado. Sostiene que debido a los avances tecnológicos, la mayoría de las personas dedican su tiempo a actividades inútiles que él llama "actividades sustitutivas", en las cuales las personas luchan por objetivos artificiales. Los ejemplos que brinda de actividades sustitutivas incluyen el trabajo científico, el consumo de entretenimiento, ocio y espectáculos deportivos.

Esto provoca, según el manifiesto, trastornos psicológicos ejemplificados por el izquierdismo. Con este término, Kaczynski hace referencia a las personas "sobresocializadas" que reprimen sus inclinaciones naturales y se avergüenzan cuando su forma de comportarse o hablar son contrarios a las expectativas de la sociedad. Esto les lleva a rebelarse contra la sociedad, paradójicamente. Un izquierdista "toma un principio moral establecido, lo adopta como propio y, entonces, acusa a la sociedad convencional de violar dicho principio", poniendo el manifiesto de ejemplos de esos principios morales a la igualdad, la ayuda a los pobres, la paz o el rechazo del maltrato a los animales.​ Por ello, postula la existencia de una necesidad humana (probablemente de origen biológico) de experimentar lo que llama el “proceso de poder” que consta de cuatro elementos: meta, esfuerzo, consecución de la meta y autonomía. Sugiere además que en sociedades primitivas este proceso se experimentaba mejor que en la sociedad tecnoindustrial en la cual las metas vitales son sustituidas paulatinamente por metas artificiales que no satisfacen el proceso de poder.​ Por otra parte, Kaczynski argumenta que la libertad se ve cada vez más amenazada y limitada por el desarrollo de la sociedad tecnoindustrial y por ello defiende la necesidad de una revolución contra ella.

Kaczynski predice que los avances tecnológicos adicionales llevarán a una extensa ingeniería genética humana aplicada negativamente para diseñar seres humanos que puedan satisfacer las necesidades de los sistemas sociales, en lugar de ser al contrario. Él cree que el progreso tecnológico se puede detener, a diferencia de algunas personas, quienes dicen comprender algunos de sus efectos negativos pero lo aceptan pasivamente como inevitable, y pide un retorno a la "naturaleza salvaje".

Kaczynski sostiene que la erosión de la libertad humana es un producto natural de la sociedad industrial porque "el sistema tiene que regular estrechamente el comportamiento humano para funcionar" y que una reforma del sistema es imposible ya que "cambios lo suficientemente grandes como para marcar una diferencia duradera a favor de la libertad, no se iniciarían porque se comprendería que perturbarían gravemente al sistema". Sin embargo, afirma que el sistema aún no ha logrado el "control del comportamiento humano" y "actualmente está inmerso en una lucha desesperada para superar ciertos problemas que amenazan su supervivencia". Predice que "si el sistema tiene éxito en adquirir suficiente control sobre el comportamiento humano con la suficiente rapidez, probablemente sobrevivirá. De lo contrario, se descompondrá", y que "el problema probablemente se resuelva en las próximas décadas", de 40 a 100 años." Por lo tanto, Kaczynski afirma que la tarea de quienes se oponen a la sociedad industrial es promover el estrés e inestabilidad social y propagar una ideología que se oponga a la tecnología, una que ofrezca el "contra-ideal" de la naturaleza para ganar apoyo entusiasta. Por lo tanto, cuando la sociedad industrial sea suficientemente inestable, "una revolución contra la tecnología puede ser posible".

A lo largo del documento, Kaczynski se refiere como "izquierdismo" a un movimiento, que se puede identificar con la nueva izquierda, mejor conocido como marxismo cultural. Define a estos izquierdistas como políticamente correctos, feministas, activistas homosexuales, activistas de los derechos de los animales y similares, afirmando que el izquierdismo se basa en dos tendencias psicológicas: los "sentimientos de inferioridad" y la "sobresocialización", y ridiculiza al marxismo cultural como "una de las manifestaciones más extendidas de la locura de nuestro mundo". Kaczynski afirma además que "un movimiento que exalta la naturaleza y se opone a la tecnología debe adoptar una postura resueltamente anti-izquierdista y debe evitar toda colaboración con los izquierdistas", ya que en su opinión "el izquierdismo es, a la larga, inconsistente con la naturaleza salvaje, con la libertad humana y con la eliminación de la tecnología moderna". También critica a los conservadores, describiéndolos como "tontos" que "se quejan de la decadencia de los valores tradicionales, sin embargo, apoyan con entusiasmo el progreso tecnológico y el crecimiento económico. Aparentemente, nunca se les ocurre que no se pueden hacer cambios rápidos y drásticos en la tecnología. y la economía de una sociedad sin causar cambios rápidos en todos los otros aspectos de la sociedad, y que tales cambios rápidos rompen inevitablemente los valores tradicionales".

Citas

Aquellos que son más delicados sobre la terminología «políticamente correcta» no son los negros, inmigrantes asiáticos, mujeres o personas discapacitadas, sino una minoría de activistas, muchos de los cuales no pertenecen a ningún grupo «oprimido», sino que provienen de estratos sociales privilegiados. La corrección política tiene su mayor arraigo entre los profesores de universidad, los cuales tienen empleo seguro con salarios confortables y, la mayoría de ellos, son varones blancos heterosexuales de familias de clase media.
12.
Los izquierdistas tienen una intensa identificación con los problemas de grupos que tienen una imagen de "débiles" (mujeres), "derrotados" (indios americanos), "rechazados" (homosexuales), o por lo que sea "inferiores". Nunca admitirán en su fuero interno que tienen tales sentimientos, pero es precisamente por su visión de estos grupos como "inferiores" por lo que se identifican con sus problemas. (No sugerimos que las mujeres, los indios, etc., sean inferiores; sólo describimos la psicología izquierdista).
13.
Las feministas están ansiosamente desesperadas por demostrar que las mujeres son tan fuertes y tan capaces como los hombres. Ellas están claramente machacadas por el miedo de que las mujeres puedan no ser tan fuertes y capaces como los hombres.
14.
Los izquierdistas odian todo lo que tenga una imagen de ser fuerte, bueno y exitoso. Ellos odian a Estados Unidos, odian la civilización occidental, odian a los varones blancos, odian la racionalidad. Las razones que dan para odiar a Occidente, etc. claramente no coinciden con sus motivos reales. 'Dicen' que odian a Occidente porque es guerrero, imperialista, sexista, etnocéntrico, pero cuando las mismas faltas aparecen en países socialistas o culturas primitivas, encuentran excusas para ellos o, como mucho, lo admiten a regañadientes, mientras que señalan (y muchas veces exagerando en exceso) estas faltas cuando aparecen en civilizaciones occidentales. Así, está claro que estas faltas no son los motivos reales para odiar a Estados Unidos y a Occidente: en realidad los odian porque son fuertes y exitosos.
15.
El izquierdista es antagonista al concepto de competencia porque, interiormente, se siente como un perdedor.
16.

Recepción

En The Atlantic, Alston Chase informó que el texto "fue recibido en 1995 por muchas personas reflexivas como una obra genial, o al menos de gran profundidad, y como bastante sensata". Chase mismo argumentó, sin embargo, que "no es el trabajo ni de un genio ni de un maníaco. [...] Su pesimismo sobre la dirección de la civilización y su rechazo del mundo moderno se comparten especialmente con los más educados del país".

El profesor de la UCLA, James Q. Wilson, que fue mencionado en el manifiesto, escribió en The New Yorker que el manifiesto era "un artículo cuidadosamente razonado y artísticamente escrito ... Si es obra de un loco, entonces los escritos de muchos filósofos políticos: Jean Jacques Rousseau, Tom Paine, Karl Marx, son apenas más cuerdos".

David Skrbina, profesor de filosofía en la Universidad de Michigan y ex candidato del Partido Verde para gobernador de Michigan, ha escrito varios ensayos en apoyo de la investigación de las ideas de Kaczynski, uno de los cuales se tituló Un Revolucionario para Nuestros Tiempos.

Paul Kingsnorth, exdirector adjunto de The Ecologist y cofundador de Dark Mountain Project, escribió un ensayo para Orion Magazine en el que describió los argumentos de Kaczynski como "preocupantemente convincentes" y afirmó que "podrían cambiar mi vida".

Keith Ablow, escribiendo para Fox News, declaró que Kaczynski era "reprensible por asesinar y mutilar personas", pero "justamente correcto en muchas de sus ideas", y comparó la Sociedad Industrial y su futuro con Un mundo feliz de Aldous Huxley y 1984 de George Orwell.

Algunos autores anarco-primitivistas, como John Zerzan y John Moore, acudieron en defensa de Kaczynski, al tiempo que mantenían ciertas reservas sobre sus acciones e ideas.

Enlaces externos

Artículos relacionados